Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Paulo Xavier Ribeiro: "la religiosidad popular recupera lo que el pueblo tiene de más profundo en su alma"

La religiosidad popular es un elemento fundamental en la vida de la Iglesia católica en la Amazonía, un fenómeno que no aparece sólo en regiones del interior, sino también en las ciudades. Esta dimensión puede contribuir a los nuevos caminos de la Iglesia en la Amazonía, como recoge el Documento Preparatorio del Sínodo.

Fray Paulo Xavier Ribeiro, es párroco de la Parroquia de San Sebastián de Manaus, que está celebrando su novenario en estos días, una de las fiestas más importantes, y que reúne mayor número de devotos, de la ciudad. El tema de la fiesta de 2019 es el Sínodo para la Amazonía, una reflexión de suma importancia, según el fraile capuchino.

Nacido en Amaturá, a orillas del Río Solimões, que es el nombre que recibe el Amazonas en esa parte de su recorrido, el religioso conoce la vida de los pueblos de la Amazonía y la importancia de la religiosidad popular para esos pueblos, pues siempre ha trabajado pastoralmente en la región.

El sínodo para la Amazonía debe llevar a cambiar actitudes concretas en la vida de las personas y también tiene que llevar a la Iglesia a reflexionar sobre el cuidado de la creación, una llamada que debe ser asumida sin falta como franciscanos, pues "si no conseguimos asumir eso, que es parte de nuestra espiritualidad, de nuestra vida como franciscanos, nos estamos omitiendo".

>> Sigue...


Mary Ángel Marco: “Ojala el Sínodo ayude a que todos sepamos mirar a la gente que está perdida”.

Algunos momentos cambian nuestra vida, o por lo menos nos ayudan a orientarla de una forma diferente. Eso es lo que podemos decir que pasó con Mary Ángel Marco, Ursulina de Jesús, de origen español, que desde hace cinco años es misionera en Ecuador.

Ella misma reconoce que “tuve la suerte de participar de la Primera Escuela de Derechos Humanos de la Red Eclesial Pan-Amazónica - REPAM, acompañando como agente de pastoral el caso de Tundayme, junto con uno de los líderes locales”, escuela que tuvo lugar en 2016 en la ciudad ecuatoriana de Puerto Orellana.

>> Sigue...


Monseñor Joselito Carreño: “una Iglesia que no promueva el laicado no ha crecido en madurez”.

Un obispo enamorado de la misión, de llevar el Evangelio a las periferias del mundo. Esa podría ser una buena definición de Monseñor Joselito Carreño Quiñones, obispo del Vicariato de Puerto Inírida, Colombia, desde 2014. Esta entrevista es fruto de una larga conversación a la orilla del Río Guainía, el mismo que del otro lado, en la parte venezolana se conoce como Río Negro. De hecho, el suyo es un vicariato que no entiende de fronteras, pues acompañan comunidades de uno y otro lado de la frontera.

Monseñor Carreño siempre quiso ser misionero, desde seminarista. Por eso, dejó el seminario diocesano en la Arquidiócesis de Bucaramanga y entró en la Congregación de los Javerianos de Yarumal, una congregación misionera, que le envió a África durante veinte años. De hecho, él piensa que una de las exigencias de un misionero es “estar dispuesto a adentrarnos, a quedarnos ahí con ellos, y dar garantía de estabilidad”. Él ve como algo imprescindible aprender la lengua que la gente habla, pues “el amor pasa por aprender la lengua”.

>> Sigue...


Corrado Dalmonego: “Los pueblos indígenas pueden ayudar a la Iglesia a limpiarse de estructuras obsoletas”.

La Misión Catrimani puede ser calificada como una misión diferente, especial, con unas características definidas a lo largo de más de cincuenta años de presencia, que es lo que realmente define esta misión de los Misioneros de la Consolata con el pueblo yanomami.

Actualmente, junto con tres religiosas de la Consolata, quien vive allí es Corrado Dalmolego, religioso nacido en Italia, que después de once años ha aprendido a vivir, hablar y pensar como un yanomami, asumiendo su cultura y cosmovisión a partir del diálogo, fundamento de una misión en la que nunca ha sido bautizado un indígena, algo que va más allá de un testimonio silencioso, porque cuando se dialoga, se habla, cuando se habla, se anuncia.

>> Sigue...


Comunidad intercongregacional de Islandia, cuando la misión está por encima del carisma

11.12.18 | 06:17. Archivado en Misión, Vida Religiosa, Amazonia, Sínodo Pan Amazonia

Existen experiencias eclesiales que tiempo atrás sonarían a ciencia ficción, situaciones que sólo se dan en la periferias del mundo. Eso es lo que sucede en Islandia, Amazonía peruana, una pequeña isla en el Río Javari, en la frontera con Brasil, donde se levanta una pequeña ciudad de palafitos, que pasa parte del año cubierta por las aguas. Allí conviven y trabajan cuatro religiosas brasileñas, de tres congregaciones diferentes, Hermanitas de la Inmaculada Concepción, Misioneras de Jesús Crucificado y Buen Pastor, junto con un sacerdote diocesano español.

El día que llegué solamente estaban dos de las hermanas, Ivanes Favretto y Zélia Gomes, junto con Cesar Caro, cura de la diócesis de Mérida-Badajoz. Este proyecto, como ellas mismas reconocen surgió por necesidad, pues todas querían estar en la Amazonía y era algo que las congregaciones no podían hacer solas.

>> Sigue...


Jesuitas de la Preferencia Amazónica defienden el protagonismo indígena y laical

Pensar en nuevos caminos siempre ha sido uno de los propósitos de la Compañía de Jesús. Por eso a muchos no nos sorprenden las actitudes del Papa Francisco, que no podemos olvidar es el primer jesuita que llega a la Cátedra de Pedro. La continua presencia de los hijos de San Ignacio en las periferias ha tenido como consecuencia el que algunos consideran el gran cambio del pontificado de Bergoglio, que las periferias han sido llevadas al centro.

En la Panamazonía la presencia jesuítica siempre ha sido destacada. De hecho, la semana pasada, en entrevista publicada por Religión Digital, el Cardenal Pedro Barreto, también jesuita, definía la Amazonía como “la zona más olvidada del Planeta”. En el caso de la Amazonía brasileña, actualmente los jesuitas están repartidos en diferentes regiones, en lo que la Compañía denomina Preferencia Amazónica.

>> Sigue...


Presidenta de la Vida Religiosa en Brasil: “esperamos un Sínodo que apoye una Iglesia comprometida con los más vulnerables”

La Vida Religiosa de la Amazonía brasileña se ha reunido en Manaos, de 16 a 18 de noviembre, para participar del proceso de escucha sinodal. Han sido unas 30 religiosas y algunos religiosos, representantes de aquellos que se hacen presentes en las fronteras amazónicas, en las periferias, en tantos lugares donde son muchas veces la única presencia que acompaña la vida de los que más sufren, de los que son perseguidos por un sistema que mata, indígenas, ribereños, quilombolas, inmigrantes, gente de las periferias de las grandes ciudades, que ven en la Vida Religiosa la mano del Dios de la misericordia.

Junto con ellos se encuentra la hermana María Irene Lopes dos Santos, Secretaria Ejecutiva de la REPAM-Brasil, y María Inés Vieira Ribeiro, Presidenta da Confederación Brasileña de Religiosos – CRB, quien ha señalado que la Vida Religiosa “espera un Sínodo que mire para la situación de vulnerabilidad de los pueblos de la Amazonía, que apoye una Iglesia todavía más comprometida con las causas de los más vulnerables entre los vulnerables”.

>> Sigue...


Monseñor Divasson: “los salesianos tenemos que reflexionar sobre las nuevas situaciones de los jóvenes en la Amazonía”

La familia salesiana se ha reunido en Manaos, de 1 a 4 de Noviembre, para participar del Encuentro Panamazónico Salesiano, en el que pretenden responder a las interpelaciones que provoca el Sínodo de la Amazonía. Son más de cien salesianos y salesianas, así como laicos y laicas que trabajan en la misión salesiana, llegados desde Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela, México, Paraguay, Colombia y Brasil. También están presentes representantes del Gobierno General de la Congregación, tanto de la rama masculina como femenina.

Su presencia en la región amazónica desde hace más de cien años, unido al buen número de salesianos y salesianas indígenas, les convierte en una voz autorizada a la hora de indicar los nuevos caminos que el Sínodo de la Amazonía pretende encontrar. La presencia salesiana en la Amazonía, actualmente cerca de 200 religiosos en 37 comunidades y un número similar entre la rama femenina, como reconoce el padre Juan Bottasso, misionero en Ecuador desde hace cincuenta y nueve años, por encima de los errores y aciertos es “una muestra de entrega personal y generosidad enormes”, destacando la importante aportación en el campo de la educación. Es una historia que debe ser conocida para descubrir lo que ésta enseña y poder construir el futuro de la misión salesiana, a partir de las fuerzas, fragilidades, oportunidades y amenazas presentadas en el encuentro, desde donde surgen propuestas para el Sínodo y para la propia Congregación.

>> Sigue...


Alfredo Ferro: “el Papa nos anima a ir construyendo esa nueva Iglesia con rostro amazónico”.

Construir una Iglesia con rostro amazónico, presente en las fronteras, en las periferias, es uno de los objetivos del Sínodo de la Amazonía. Sobre la misión en lugares desafiantes siempre han tenido mucho que decir los jesuítas. Uno de ellos es Alfredo Ferro, que desde hace cuatro años vive en una región donde la exigencia es grande, la Triple Frontera entre Brasil, Perú y Colombia.

El Padre Ferro vive en la ciudad colombiana de Leticia. Lo hace teniendo como perspectiva “tejer acciones conjuntas”, junto con “otros actores en el territorio” y apostando por la REPAM, “como una forma concreta de animar y de desarrollar propuestas conjuntas”. Para el jesuita colombiano, lo que está pasando en la Amazonía es “un atentado contra la naturaleza y contra los pueblos”. Desde esa perspectiva, señala que el Servicio Jesuíta para la Amazonía pretende trabajar la sensibilización, formación y educación, la investigación y el servicio a la Iglesia.

>> Sigue...


Elsie Vinhote: “el Sínodo es una mirada de cariño de Dios por la Amazonia”

10.09.18 | 02:39. Archivado en Misión, Vida Religiosa, Amazonia, Sínodo Pan Amazonia

La vida religiosa siempre ha tenido una presencia determinante en la evangelización de la región amazónica. Dentro de esa vida religiosa se encuentran las Hermanas Adoradoras de la Sangre de Cristo, que llegaron a la región hace más de setenta años. Actualmente su coordinadora regional es Elsie Vinhote, nacida en Borba, a la orilla del Río Madeira, en plena Amazonia brasileña.

Escuchar a estas personas, que nacieron, crecieron y viven como religiosas en la región, puede ser un buen método para encontrar pistas que nos permitan avanzar en esos nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral que el Sínodo de la Amazonia nos propone, un Sínodo que la religiosa ve como “una mirada de cariño de Dios por la Amazonia”, como “una forma de escuchar como actuamos aquí, y que la vida religiosa, la Iglesia, se encarne en la vida cotidiana del pueblo”.

>> Sigue...


Misionero salesiano muere ahogado en la Amazonía brasileña

06.09.18 | 03:12. Archivado en Misión, Vida Religiosa, Amazonia

Ha sido encontrado en la tarde de este miércoles, 5 de septiembre, el cuerpo sin vida del misionero salesiano Norberto Hohenscherer, que el pasado lunes desapareció en medio de una fuerte tempestad en el Río Uaupes, en el municipio de São Gabriel da Cachoeria cuando se dirigía en canoa hacia su parroquia en el distrito de Iauraté, situado en la frontera entre Brasil y Colombia.

Nacido en Austria el 6 de octubre de 1980, llegó a Brasil en 1966 y desde entonces trabajó en casi todas las parroquias de la diócesis de São Gabriel da Cachoeira. A pesar de sus 80 años el sacerdote continuaba visitando las comunidades más distantes de forma permanente. De hecho, éste no es el primer naufragio sufrido por el Padre Norberto a lo largo de sus más de 50 años de misión en la región del Río Negro.

El sepelio del religioso será celebrado este jueves en la parroquia donde actualmente desempeñaba su labor pastoral. La muerte del salesiano ha causado un profundo pesar en las comunidades de la región, pues era alguien muy conocido entre los indígenas de la diócesis de São Gabriel da Cachoeira, sí como entre los salesianos y la propia díocesis de São Gabriel da Cachoeira.


Novicias indígenas: "No somos sólo pobrecitos, también tenemos nuestra riqueza y valores”.

Una realidad cada vez más presente en la Iglesia de la Amazonia es la presencia de vocaciones nativas, lo que va ayudando a hacer realidad una Iglesia con rostro amazónico y rostro indígena. Juciele Aguiar Moura, Catiana da Silva Menezes y Rigoberta da Silva Menezes son tres jóvenes del pueblo tukano que actualmente son novicias de la Congregación de las Catequistas Franciscanas.

Nacidas en el llamado Triángulo Tukano, en el municipio de São Gabriel da Cachoeira, en el extremo noroccidental de Brasil, Dhuigó, Pirõ Duhio y Ye'pario, por sus nombres de bendición indígena, ven en la cultura y espiritualidad de su pueblo tukano un elemento que ayuda a vivir su vocación religiosa.

En esta entrevista, ellas reflexionan abiertamente sobre como conjugar las dos dimensiones, indígena y cristiana, reconociendo que, poco a poco, se van perdiendo elementos importantes que siempre estuvieron presentes en las comunidades indígenas. Las novicias reconocen la importancia de rezar y celebrar en la lengua local, pues “para algunas personas, de modo especial para los adultos, el portugués sigue siendo un poco difícil”. Por eso, “hablar, cantar, rezar en tukano, rezar en la lengua nativa, nos ayuda a rezar más, a entrar en comunión con Dios”.

>> Sigue...


Miércoles, 16 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031