Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

José Ricardo Wendling: "La Iglesia tiene que denunciar a una candidatura que recuerda al nazismo"

13.10.18 | 06:47. Archivado en Amazonia

José Ricardo Wendling, ha sido el diputado federal más votado en el estado de Amazonas, con más de 197.000 votos, en la elección del pasado 7 de octubre. Él se declara cristiano, y a lo largo de su vida siempre participó y prestó diferentes servicios en la Archidiócesis de Manaos. De él podríamos decir que es un católico alineado con las propuestas del Papa Francisco, que es la propuesta de Jesucristo, estar del lado de los más pobres.

"Brasil está viviendo una situación que nadie esperaba", según el diputado federal recien elegido, "con un discurso efectivamente absurdo para nuestra realidad brasileña", pudiendo decir, en su opinión, que "estamos viviendo una situación sorprendente y ante un cuadro que preocupa a mucha gente la gente". Por eso, como católico, José Ricardo Wendling, dice que la Iglesia tiene que "denunciar que hay una candidatura fascista, una candidatura que recuerda al nazismo, una candidatura que no tiene ninguna propuesta y ella estimula la violencia de sus adeptos", defendiendo que la Iglesia católica tiene que ser más explícita en su postura en este momento de particular importancia que Brasil está viviendo.

Él llega a afirmar que un cristiano no puede votar en Jair Bolsonaro, "porque predica violencia, totalmente fuera de lo que el cristiano", dejando claro que Jesús "denunciaba la explotación de los líderes religiosos y políticos contra los más pobres". Por su parte, el diputado afirma que "ese tiene que ser el criterio de la política, ya que ella un servicio para la sociedad". Por eso, critica a "las Iglesias evangélicas, principalmente esas neopentecostales y otras, ellos tienen un proyecto de poder. Por eso ellos hacen cualquier negocio para elegir a sus miembros ... desde que puedan defender sus intereses ". Junto con eso, denuncia a los sacerdotes que apoyan a ese candidato, "para mí es una decepción ... debería entregar su sacerdocio y salir de la Iglesia católica, porque ella no predica eso".

Ante el resultado de la primera vuelta, ¿qué espera del curso de la elección hasta el día 28?

Estamos viendo en esta elección una situación que nadie esperaba, de tener una candidatura que representa a las fuerzas de izquierda del país, que es el Haddad, que representa un poco el legado de lo que fue el gobierno de Lula y de Dilma, con la defensa de los programas sociales implantados en Brasil que hicieron la diferencia, en el sentido de mejorar la calidad de vida de la población, una candidatura que continúa defendiendo inversiones prioritarias en el área de educación.

En el otro lado, una candidatura de extrema derecha, que los otros partidos de derecha o centro derecha no esperaban, que son los partidos que patrocinaron el golpe en el país de 2016. Ellos se imaginaban que después iban a tener la hegemonía de la política en Brasil. PMDB , PSDB y otros diez partidos que participaron de ese golpe, no esperaban que de todo eso iba a emerger un candidato de extrema derecha, con un discurso efectivamente absurdo para nuestra realidad brasileña y que de forma sorprendente creció en la opinión pública, sin mucha discusión, sin ningún gran debate sobre las cuestiones nacionales, principalmente sin tener debate de propuestas para solucionar los problemas.

Estamos viviendo una situación sorprendente y ante un cuadro que preocupa a mucha gente. Ante la elección mucha gente está queriendo movilizarse para trabajar la conciencia de la población, de los electores, con vistas a analizar bien si vale la pena embarcarse en una propuesta que predica violencia, que predica prácticamente persecuciones a minorías y a sectores de la sociedad, como son los negros , homosexuales y otros, o un proyecto que habla de educación, de empleo, de esperanza, y por tanto, de perspectivas de un futuro mejor.

¿Dónde podríamos encontrar las causas de ese giro político en Brasil, un país donde la extrema derecha nunca apareció de una manera tan clara y hoy vemos que, en la primera vuelta, un 46% de la población eligió esa opción política?

Los estudiosos deben examinar para poder entender la causa de ese cuadro. Tal vez un país donde falta una profundización de la reflexión sobre las cuestiones profundas, un país que viene de 350 años de esclavitud negra y después que fueron liberados los esclavos se quedaron sin derechos. Estamos hablando de la mayoría de la población, que era negra en la época, como continúa todavía hoy.

Un cuadro histórico de discriminaciones, de exclusiones, y que fue minimizado en los 12 años del gobierno del Partido de los Trabajadores. Pero los grupos de las oligarquías, los grupos más ricos de la sociedad, representados incluso por los medios de comunicación, nunca aceptaron un cuadro como ese, y ahora han logrado y están consiguiendo quitar gobiernos de izquierda o progresistas y apoyar situaciones extremas como esa candidatura. Tal vez la historia de Brasil pueda ayudar a entender lo que tenemos latente en la sociedad.

En un clima anti-petista y en un estado donde el candidato Bolsonaro fue el más votado en la primera vuelta para presidente, ¿qué representa para usted el hecho de haber sido el diputado federal más votado en el estado de Amazonas? Incluso sabiendo que los políticos deben estar al servicio del conjunto de la población, ¿quién piensa que debe ser prioridad en su mandato como diputado federal?

Yo veo que los medios de comunicación, los grandes medios, intentan criminalizar a los partidos políticos. Por eso, los candidatos, en general, acaban apareciendo más como individuos y no como parte de un colectivo, de un partido. El PT fue duramente atacado y continúa hasta hoy, y se quedó en el imaginario de la población como sinónimo unido a la corrupción. Aunque de los 35 partidos en Brasil, casi todos tienen gente involucrada en corrupción, el trabajo fuerte de los medios fue encima de un partido sólo, que es el PT, que asocian a una cosa mala.

Como el individualismo está siendo la razón de la elección, entonces escogen personas. Creo que en mi caos, a pesar de ser del PT, donde estoy hace 23 años, el hecho de tener una actitud de fiscalización, de reclamar y también de prestar cuentas, la gente quiere políticos que tengan determinadas conductas, algunos por el discurso, otros por la práctica, un discurso que va a combatir la corrupción o la práctica de rendir cuentas, creo que fue eso. Yo tuve votos de personas que votaron en el candidato de la extrema derecha y votaron en mí, viendo en mí un diputado, un político que está allí presente, está siempre en el día a día.

Por tanto, no una mirada partidista, sino una mirada del individuo, él como político, porque creo que en la sociedad hay un sentimiento así, la gente quiere un salvador de la patria, quieren alguien perfecto, quieren a alguien que resuelva los problemas, se queda en esa ilusión . Por mi parte, entiendo que es un mandato que va a representar muchos anhelos, pero yo pretendo continuar en la misma línea de siempre, tener una voz para cuestionar, cobrar las políticas para la población más pobre, cobrar las políticas de inclusión social, como siempre lo hice.

Diferentes medios de comunicación, sobre todo extranjeros, están insistiendo en la importancia de los evangélicos en esta elección. ¿Cuál es el papel que las Iglesias evangélicas están teniendo en la elección de 2018 en Brasil?

Las Iglesias evangélicas, principalmente esas neo pentecostales y otras, tienen un proyecto de poder. Por eso, ellos hacen cualquier negocio para elegir a sus miembros para los parlamentos y hacen cualquier alianza, no importa quien sea el candidato, siempre que pueda defender sus intereses, que es el proyecto de poder gradualmente, buscando cada vez más espacio en los parlamentos y, en la medida de lo posible, tener candidaturas mayoritarias para poder ocupar espacio también en el poder ejecutivo.

Entonces, ellos tienen ese poder, ellos no analizan la corrupción, la ética, los líderes principales no están preocupados si el candidato está involucrado en corrupción o tiene conductas inmorales o todo lo demás. Ellos tienen un proyecto de poder, que no tiene nada que ver con la religión. Ellos usan la religión, desde mi punto de vista, en busca de ese proyecto de poder.

Usted es católico, participa de la vida de la Iglesia católica y ya prestó, y continúa prestando, diversos servicios en la Archidiócesis de Manaos. La Iglesia católica oficialmente dice que no defiende ningún partido, pero esta semana, tanto en la entrevista con el Portal UOL como en una nota pública tras el encuentro con el candidato Fernando Haddad, el Secretario General de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, Mons. Leonardo Ulrich Steiner, ofreció algunas pautas que defienden que los católicos no deben votar en candidatos que predican la violencia y están en contra de la democracia. ¿Usted cree que la postura de la Iglesia católica está siendo suficientemente firme, profética?

La Iglesia en los documentos, en las conversaciones, en las orientaciones, siempre ha sido profética, al menos en estos últimos años en Brasil. En todos los documentos, y reforzado ahora más con las palabras del Papa, ella quiere ser una voz profética. La cuestión es que cuando involucra nombres, acaba de restringirse, no especifica nombres. Tal vez muchos fieles necesitarían oír eso también. En una situación más extrema, y creo que estamos ante una situación más extrema, ahí creo que tendría que dar un paso más. En este momento ya no cabe sólo el anuncio, tiene que ser la denuncia como profeta, denunciar que hay una candidatura fascista, una candidatura que recuerda al nazismo, una candidatura que no tiene propuesta ninguna y ella estimula la violencia de sus adeptos.

Por tanto, en ese momento, ahora más extremo, desde mi punto de vista, ella tiene que dar nombres, ella tiene que decir claramente de qué lado está. Una cosa son las elecciones, el trabajo de toma de conciencia, todos los documentos de la Iglesia están en esa línea, estoy totalmente de acuerdo. Ahora, que estamos muy cerca, es el momento de hablar con más contundencia, porque después de la elección, después del día 28, ahí sólo cabe trabajar el resultado, y sobre fascismo nadie argumenta, se enfrenta, se combate, eso en todo el mundo.

En el tiempo de la campaña, el Arzobispo de Manaos, Mons. Sergio Castriani, le presentó a usted como una referencia entre otras de político católico, alguien comprometido con las causas de los más pobres y con el bien de la sociedad. ¿Por qué no aparecen esas declaraciones implícitas de parte de muchos obispos, en referencia a políticos católicos, comprometidos con la Iglesia y con las causas sociales, y esa es una actitud cada vez más presente en las Iglesias evangélicas?

Es interesante que veo que muchas comunidades, parroquias, en la época de la elección, el sacerdote presenta varias opciones para sus fieles. En su comunidad hay candidatos y allí promueve encuentros para que el candidato se presente, hable, y a veces el sacerdote recomiende, están aquí estos nombres y ustedes son libres para escoger el nombre en ese universo que se presentó, que tienen un buen perfil, que hay sintonía con lo que la Iglesia predica.

Eso ya he visto mucho, ya he participado en algunos encuentros, eso ha habido. Creo que eso tiene que ser ampliado, porque ahí se deja la libertad de elección para el fiel, pero se presentan algunas opciones, se da espacio para que algunas opciones puedan tener la oportunidad de presentarse, exponer sus propuestas. Creo que es un paso importante. Eso, en mi evaluación, vale para los líderes más grandes también. Recomendar algunos nombres, y no imponer, es importante.

Ahora, en el caso de la segunda vuelta, que sólo hay dos nombres, o es uno o es otro, cada uno representa un proyecto. Desde mi punto de vista, es decir cuál es el proyecto que se apoya, cuál es el proyecto que quisiera que fuera implantado. Es una cuestión más extrema, antes en una primera vuelta, donde tienes muchas opciones, lógicamente, se tiene que decir que hay varias posibilidades, pero ahora no hay varias, sólo hay una u otra.

Más allá de la disputa partidista, ¿por qué un católico, un cristiano, no debería votar por el candidato Jair Bolsonaro?

Porque predica violencia, totalmente fuera de lo que el cristiano, y ahí no es sólo católico sino evangélico también, debería predicar. La pregunta es la siguiente, ¿Jesucristo votaría a quién de los dos? Para quien es seguidor de Cristo, Cristo cuestionaba la violencia. Hasta cuando fue arrestado, Pedro fue a querer defenderle con violencia y espada y Jesús dice que no, no vamos por ese camino, no, ese no es el camino que va a liberar al pueblo, que va a ayudar a crear una vida nueva. Entonces es muy simple, o eres seguidor de Cristo o no lo eres. Si lo eres, su predicación era otra, Él denunciaba la explotación de los líderes religiosos y políticos contra los más pobres y el criterio era éste. Creo que este tiene que ser el criterio de la política, ya que es un servicio para la sociedad, tenemos que trabajar en esa línea.

Independientemente del resultado, vemos que se ha instalado en la sociedad brasileña en los últimos meses y se ha incentivado en las últimas semanas, un clima de violencia física y también en las redes sociales. ¿Piensa que esa realidad va a cambiar, independientemente del resultado, o la elección puede traer una mayor acentuación de la violencia en la sociedad brasileña?

Espero que no se cree, porque ya vivimos un ambiente de extremas injusticias, desigualdades e impunidad. La impunidad es grande y eso favorece la continuidad de la violencia e injusticias porque no hay castigo, sea para los grandes, involucrados en corrupción, en crímenes y otras situaciones, sean los pequeños. Entonces la gente, tal vez se sienta más libre para cometer actos irregulares, de violencia, porque sabe que no va a ser castigado.

Por eso, independientemente del resultado de la elección, tenemos que seguir luchando para mejorar el funcionamiento de las instituciones, por ejemplo el proprio poder judicial, al que nadie controla, es el poder más injusto que hay en la sociedad, es distante del pueblo, es caro. ¿Cuántos jóvenes están esperando juicio en las cárceles? Después el poder judicial no reclama que el ejecutivo cuide de esa juventud. Entonces, es el poder más omiso y él favorece la impunidad, las injusticias y la propia violencia.

En esos días nos hemos sorprendido con unas declaraciones de Marine Le Pen, líder de la ultra derecha francesa, diciendo que lo que el candidato Bolsonaro dice no podría ser dicho en otros países, como Francia, y queriendo mostrar distancia de sus posturas. ¿La elección está degradando la imagen de Brasil en el exterior?

En el exterior, la prensa habla más de Brasil y de lo que está sucediendo que en Brasil mismo. Aquí la gran prensa omite casi todo. Imagínese que una candidatura que la pre-candidatura de Lula, que rodaba Brasil, ellos no escribían una línea. Nuestra gran prensa aquí, ella es anti-izquierda, es una estructura que siempre se ha beneficiado del Estado, y aquí para el pueblo se niega la información verdadera.

En el exterior se tiene una visión mejor, se ve a la gran prensa noticiando la realidad del país, es lamentable aquí. Por eso, una de las grandes propuestas es cambiar las comunicaciones en el país. Como está hoy, el pueblo no recibe la información verdadera. Entonces usted ve que si un líder de derecha en el exterior analiza que el discurso de nuestro candidato no tiene ningún sentido y que sería arrestado por varias cosas que él defiende, aquí lo que no se entiende es que una persona de esas, que ciertamente tiene problemas mentales, cómo tantas personas lo siguen.

He leído uno de los artículos que compara lo que le sucedió a Alemania, donde tanta gente dicha de bien que creyó en el discurso de un loco y llevó al país a una tragedia, a una carnicería, a una guerra y todo lo demás. Por eso, aquí también nos preocupamos con eso. Al final su discurso, que no tiene nexo de nada, tiene adeptos en el país y puede acabar siendo elegido presidente de la república.

Usted habla sobre gente de bien que apoyó a Hitler, incluso parte de los obispos alemanes de la época lo apoyaron cuando fue elegido. En Brasil, ningún obispo manifestó públicamente su apoyo a Bolsonaro, pero muchos sacerdotes, en las homilías y en las redes sociales están de su lado. ¿Cuál es la reacción que le produce?

Para mí es una decepción. Yo conozco sacerdotes así y es la mayor decepción. Ese tipo de gente debe entregar su sacerdocio y salir de la Iglesia católica, porque ella no predica eso. Él debería salir, debería tener respeto a sí mismo, al menos, y decir voy a otra institución, a otra Iglesia, pero no a la Iglesia católica, ya que la Iglesia católica no predica eso, y él está queriendo predicar un mensaje falso para los fieles.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 20 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930