Libros

Los viajes arqueológicos de los nazis de Hitler

13.08.07 | 09:40. Archivado en Debates


(PD/Agencias).- Los nazis no solo intentaron dibujar un nuevo mapa de Europa a sangre y fuego. Tambén pretendieron reescribir la historia entera de la humanidad. Y uno de sus instrumentos fue una organización no muy conocida ligada a las SS, la Ahnenerbe, cuyo objetivo era rastrear los vestigios arqueológicos o folclóricos de una raza aria que estaría en el origen de la civilización.

De crear un mito racista que justificase la superioridad alemana y proporcionase una religión alternativa al cristianismo, sin ningún rastro de semitismo ni piedad, a participar en el genocidio solo había un paso, y algunos miembros de esta institución lo dieron.

Explica Ernest Alós en El Periódico que, aunque pocos pagaron en Núremberg y muchos siguieron sus carreras académicas tras la guerra.

La canadiense Heather Pringle, fascinada por cómo una teoría histórica fantasiosa pudo llegar a convertirse en una ideología justificadora de los peores crímenes, ha dedicado su último libro (El plan maestro. Arqueología fantástica al servicio del régimen nazi, Ed. Debate) a la organización creada por el líder de las SS, Heinrich Himmler.

Ignorar el legado de Egipto y Mesopotamia y convertir la cultura de Grecia y Roma en el producto de una casta de indoeuropeos incontaminados rubios, altos y de ojos azules, como planteaba Hitler reclamaba exagerar hasta la caricatura algunas ideas decimonónicas. Pero Himmler estaba dispuesto a algo más: inventar un pasado glorioso para los germanos, y reconstruirlo después de la guerra con la creación de colonias en sus supuestos territorios ancestrales.

En 1935, Himmler creaba la Deutsches Ahnenerbe (Herencia Ancestral Alemana). Su primer presidente, el germanoholandés Herman Wirth, estaba convencido de que había encontrado en los grabados rupestres de Bohuslän (Suecia) el sistema de escritura más antiguo de la humanidad, creado por una civilización atlántica que había llegado al continente a través de los únicos restos de un continente perdido: Islandia, Canarias y las Azores.

Hacia Suecia se dirigió la primera de las expediciones de la Ahnenerbe, seguida por las campañas de recogida de folclore finlandés en Carelia por el antropólogo amateur Yrjö von Grönhagen.

En 1937, tras una fatua de Hitler contra "los elementos" obsesionados por "una mítica cultura atlante", Himmler traspasó la Ahnenerbe a un catedrático de sánscrito de Múnich, Walter Wüst, que giró la atención hacia el pasado ario de Irán y la India.

En 1938, la Ahnenerbe subvencionaba la expedición de Franz Altheim y Erika Trautmann. Él encontró su lugar al sol en el régimen nazi investigando los orígenes nórdicos de Roma y su choque con "los semitas de Oriente".

Su ruta hasta Oriente Próximo tenía este objetivo académico y establecer contactos con posibles aliados del nazismo. Como el nada ario jeque Adyil al-Yawar, jefe del cuerpo de camelleros del norte de Iraq al que se le empezó a suministrar propaganda nazi.

Mientras, la Ahnenerbe, financiada por la patente del pedal de bicicleta con reflectante que Himmler obligó a montar a todos los fabricantes alemanes, intentaba justificar el germanismo del hombre de Cro-magnon, enviaba expediciones a Grecia, Libia y al Tíbet, para identificar las tribus arias: según Wüst, todas las élites de Asia, desde los sacerdotes brahmanes a los lamas tibetanos, los samuráis japoneses y los emperadores mongoles, eran arias.

Pero la guerra empezó y también las expediciones a Islandia --la reserva racial del norte--, Canarias --para determinar si las momias guanches correspondían a rubios descendientes de los arios atlánticos--, Bolivia --siguiendo la demencial teoría del Mundo Helado, que incluía la construcción de Tihuanaco por unos misteriosos invasores nórdicos-- e Irán, para registrar la inscripción de Behistún que popularizaría a Darío I como un monarca indogermánico.
Las prioridades fueron otras: saquear museos de los países ocupados, hallar un método científico para identificar a los judíos y localizar los restos de un reino godo en Crimea, que debería ser repoblada: el Plan Maestro del Este.

DE LA FANTASÍA AL CRIMEN
De la arqueología a Dachau solo faltaba un paso. En los campos de exterminio nazis, donde colaboradores de la Ahnenerbe participaron en el asesinato de judíos para obtener una colección de cráneos y ejecutaron atroces experimentos mortales para investigar sistemas de esterilización, la resistencia al frío extremo y la efectividad de gases venenosos.

La conexión entre los objetivos de la Ahnenerbe y la Oficina Central para la Raza y la Repoblación (RuSHA) de las SS nunca fue más evidente que durante la ocupación nazi del Cáucaso.

Ernst Schäfer y Bruno Beger, dos de los veteranos de la expedición al Tíbet, fueron enviados al Cáucaso para solucionar el problema de los judíos de las montañas:

era necesario distinguir qué tribus eran de judíos aclimatados a la cultura local y cuáles caucásicos influenciados por las costumbres de sus vecinos judíos para discernir qué grupos debían ser exterminados.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 21 de marzo

    BUSCAR

    Hemeroteca

    Enero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031