Levadura

Romeristas y Romerianos

15.05.17 | 22:31. Archivado en Sobre los Laicos

Romero está de moda. Lo que hace unos años nos parecía imposible ocurre actualmente con la mayor naturalidad. La presencia en estos mismos días del CELAM en nuestro País es un dato más a favor del prestigio que ha adquirido nuestro Beato en pocos años. Es probable que su canonización se acelere.

Lo que no queda claro es si todos los que alaban hoy al Beato Romero circulan en el mismo carro. Digamos que hay romerianos, es decir aquellas personas que desean que continúe la acción comprometida de Monseñor, adaptada, por supuesto a las nuevas circunstancias del País. Y hay también romeristas, personas que quieren sobre todo levantar al Beato Romero más arriba que el Trifinio y sacarlo a relucir por cualquier medio y ocasión, sin pasar de ahí hacia compromisos transformadores.
Lo que separe a unos y otros quizá no sea la glorificación de Romero, punto en el que puede haber un acuerdo general, sino la puesta en práctica de lo que fue e hizo Monseñor. Podríamos quizá decir que la línea que marca la diferencia sea el formidable discurso de Monseñor en la Universidad de Lovaina, cuando fue a recibir el doctorado honoris causa. En aquellas circunstancias tan peligrosas, cabía esperar un discurso de circunstancias, siempre comprometido, pero no con aquella intensidad del discurso. Y sin embargo ocurrió lo más osado y admirable, que fue exponer abiertamente la situación de persecución en que se hallaba la Iglesia arquidiocesana –y en conjunto, toda la Iglesia de El Salvador- como una discreta pero fervorosa acción de gracias a Dios por la línea evangélica adoptada y por los mártires que iluminaban la postura de la Iglesia. La lectura de aquel discurso, siempre gustosa, nunca cansada, sigue siendo un enorme estímulo para las gentes romerianas, que ansían no solo la glorificación del Beato, sino el compromiso real, como el de Monseñor, por una sociedad menos injusta y más igualitaria.

Romeriano podríamos decir que es quien preside la misma Iglesia arquidiocesana de la que fue pastor Monseñor. Probablemente su ejemplo y enseñanza ha tenido una influencia real en la solución correcta del problema de la minería. De ahí a una permanente acción social de un laicado comprometido y capacitado, hay una distancia notable, dada la dedicación mayoritaria de los laicos a tareas intraeclasiales. La admiración de personas importantes de la Iglesia universal hacia la exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi, ¿no debería traducirse en una línea clara de compromiso sociopolítico de laicos plenamente mentalizados? Ello exige, por un lado, que la formación del laicado incluya entre sus temas los candentes problemas de nuestro mundo laboral y las formas de organizarse eficazmente para hacer frente a la oposición cerrada que provoca cualquier intento de organización de los trabajadores. Y por otro, una nueva orientación de muchos de los laicos comprometidos hacia la acción social directa. Tal como están cosas, necesitarán todo el apoyo de la Iglesia y una nueva conversión del empresariado católico. Quizás necesitamos también los clérigos un cambio de mentalidad para tener un pensamiento más laical, más directamente social, y dejar de pensar que las prédicas hechas desde las instancias eclesiales, por muy directas que sean, vayan a cambiar las condiciones de trabajo y de vida de la mayor parte de nuestra sociedad.

Monseñor merece que, además de alabar a Dios por él, conduzcamos al rebaño eclesial a su verdadero campo de compromiso, que son las instituciones civiles. O ¿no fue esto lo que nos enseñó el concilio, cuando nos dijo que también el ser laico es una vocación? (Cf. LG 31 y ss).

Patxi Loidi, mayo de 2017


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 28 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031