La Marea de Pérez Henares

Calderón "el pobre": Me reafirmo en todo lo dicho

31.10.08 | 12:29. Archivado en ¡Pura vida!

El señor Calderón, en su comparecencia, no desmintió ni una palabra de lo dicho por "Negocio" ni en este artículo. Dijo que era un "corta y pega", me imagino que refiriendose a los documentos que se aportaba y que efectivamente se reprodujeron. No negó en absoluto la veracidad de los mismos.Tan sólo afirmó que sí ha presentado declaraciones de Hacienda, sin querer hacerlas públicas. En la denuncia presentada ante la Comisaría tampoco se refiere en absoluto a este artículo ní a la información en él recogida.
Sobre otros documentos exhibidos por la COPE y el Mundo, y a expensas de lo que me imagino se resolverá en el futuro , me dejo por el momento guiar por el sentido común y, parece verdaderamente peliculero eso de que, por un lado, es la tarjeta de su hija y por otro que alguien se hace pasar por él ¿o por su hija?. Su rueda de prensa, en mi humilde parecer, fue un despropósito. Manténganse en linea, que habra noticias. Hasta puede que yo dé alguna.

(este es el artículo publicado en el diario "Negocio" en el que me he metido en el proceloso mundo del futbol y el dinero)

Cualquier ciudadano español, y uno mismo hasta hace unos días, pensaría de primeras dadas que el señor Ramón Calderón, presidente del Real Madrid es bajo todos los conceptos un hombre de posibles. A tenor de su nivel de vida, empaque, boato, hechuras, desplazamientos, habitáculos y movimientos ello es lo que trasluce y que se entiende como lógico en el personaje y en su desenvolverse social. Un rico, vamos.
Pero resulta que no. A tenor de los documentos fiscales que obran en poder de este periódico podría afirmarse muy al contrario que don Ramón Calderón es todo un pobre. No hay nada malo en ello pero si una cierta perplejidad. Reconocerán conmigo que percibirlo como tal es toda una sorpresa. Cuando se ve a don Ramón Calderón no piensa uno que está precisamente ante un desarrapado.

Pero según los datos de la Agencia Tributaria a que ha tenido acceso este periódico y tanto en los datos referidos a los años 2004 y 2005, previos a su ascenso tras aquellas polémicas y judicializadas elecciones a la presidencia madridista, como en los del 2006 y 2007 y al frente de la misma, don Ramón Calderón carecía de ingresos que se derivaran del ejercicio de actividad profesional o empresarial alguna. Cero actividad. Cero ingresos. Cero impuestos, por tanto. Todos los dígitos indican en estos apartados el cero absoluto. Pero absoluto. Nada. Don José Ramón Calderón Ramos según la Agencia Tributaria no ha hecho nada, ni ha cobrado por nada ni ha tributado por nada. Está en el limbo fiscal
Los sucesivos epígrafes sobre actividad señalan el doble cero de manera continua y a lo largo de los cuatro años. "Sin aplicación en base". "Falta de Datos". "No presentado". "Sin gravar".

No significa esto nada culposo, o al menos no tiene porque significarlo. A juicio de los fiscalistas consultados tan sólo refleja que esta persona física no tiene ninguna actividad profesional. No ejerce nada, no cobra por nada y por tanto no tributa por nada. Su profesión previa a la del cargo que ocupa era la de abogado y como tal se recuerda en Madrid la existencia de un despacho que se disolvió ya hace años. La conclusión que se extrae, al margen, y sometida a interpretación es que se deduce también que el señor Calderón no ha presentado, por tanto, declaración de renta alguna y por ello la Agencia Tributaria no dispone de más datos.

Sí aparece, sin embargo en los datos de la Agencia Tributaria algún elemento añadido. El más substancial viene dado por las actividades económicas bajo el epígrafe de “Otras ganancias y pérdidas patrimoniales” pero ellos más bien se suponen derivados de las operaciones de su cónyuge pues como tal aparecen tales incrementos, que son exiguos, la verdad. En el año 2004, alcanzan los 1.101,33 euros, en movimientos de compraventa sobre 23.810,12 euros y 24.911,45 euros. O sea, un pobre mileurista, pero anual.

No mucho más es el beneficio de los años 2005 (1.678,24) o de 2006 (1.800,33) o de 2007 (2.450,05). No parecen dar, pues, tales bienes gananciales y a la mitad con el cónyugue para muchos excesos
Claro que ya sabemos que si bien no es oro todo lo que reluce, tras aparentes pobrezas se descubren los palacios. Y algo de eso se desprende también de los pocos documentos que la Agencia Tributaria parece disponer sobre las actividades y bienes de don Ramón Calderón. Porque la primera anotación interesante, del año 2005, es la propiedad, al 50 por 100 con su esposa, del chalet en el Paseo de Conde los Gaitanes, en la exclusiva urbanización de la Moraleja. La valoración catastral, siempre inferior en mucho a la real, es de 1.061.057,07 euros.

El piso nuevo
Al año siguiente 2006 aparece un nuevo elemento. Un piso en la calle Castelló de Madrid, ese al 100 por 100 de su propiedad, comprado en mayo, cuya tasación catastral es de 169.944,69 euros pero cuyo valor calculado es de 810.000 euros. Y eso ya es una pasta. Aunque seguramente menos de lo que aún con la crisis se estime por la ubicación y superficie. Y sorprende de nuevo que alguien sin aparentes ingresos pueda hacer frente a tales compras.

Esta es la escueta información que ofrecen los números y los datos que la Agencia Tributaria y ahora “Negocio” tienen en su poder. Las preguntas que de ellos se derivan son sin embargo múltiples y desde luego buena parte de los ciudadanos, simplemente sea por curiosidad, pueden hacérselas.

La primera es sin duda de donde provienen los ingresos para el elevado ritmo de vida de don Ramón Calderón. Que pueden ser muy claro y legítimos. Por ejemplos: enormes cantidades que renten elevados intereses en instituciones bancarias. O bien multitud de acciones en otras tantas empresas que le repartan cada año pingues dividendos. O ventas de las mismas. Pero uno tiene en su ignorancia entendido que tales cosas es de obligado cumplimiento declararlas.

Y eso es lo que deja perplejo. Esa total ausencia de datos. Porque de los que hoy se dispone, y dispone el propio fisco, resulta sorprendente su alto ritmo de vida. Más aún si como reflejan los estatutos del Real Madrid el cargo de presidente de la entidad no supone remuneración alguna. Es más, y según han dicho sus antecesores en el cargo, cuesta dinero pues es tradición madridista que el presidente pague de su bolsillo desplazamientos y hoteles, desde luego siempre que lo haga con su esposa o allegados así solían hacerlo, que bien pudieran cargarse a las espaldas del club. Presidente hubo que a los directivos les hacia abonar hasta la camisetas que podían destinar a reagalos y que sacaban del club.

Un periódico económico, y Negocio lo es, no ha de ir ni pretende ir más allá. Tan sólo y quizás como conclusión de puro sentido común recordar aquella cancioncilla de los madriles castizos, la de la famosa chica del 17 de la calle del Tribulete, aquella que decía: “¿De dónde saca “pa” tanto como destaca?” Porque no deja de ser profundamente sorprendente que con estos estos ceros en los papeles tributarios destaque tanto don Ramón Calderón, el “pobre”.v


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 27 de marzo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Marzo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031