La hora de la verdad

Unamuno y Don Quijote, el alma del Partido Decente

27.12.16 | 16:50. Archivado en Sobre el autor, Rezando a San Unamuno

Unamuno fue la integridad insobornable, un motor que jamás dejó de caminar en la búsqueda de emanciparse de todo lo que era artificial en él. Convulso, siempre en guerra contra sí mismo, pagó exilio por oponerse a una dictadura militar mientras que apoyó la siguiente como único freno de mano frente a la bilis totalitaria materialista que amenazaba con engullir España y borrar todo lo que la nutría de espíritu. Su sacrificio, el de ir contra sus más hondos ideales humanistas, lo llevó a cabo afrontando con estoicismo su última pena: morir meses después en silencio, sin que le reivindicara ninguna bandera. Aunque, en el fondo, al espíritu más libre que ha dado este país no podía depararle otro destino.

>> Sigue...


“La lección de honestidad y sacrificio de Unamuno debería enseñarse en las aulas” (entrevista a Víctor Clavijo, Don Víctor en ‘La isla del viento’)

08.12.16 | 17:44. Archivado en Sobre el autor, Entrevistas, Rezando a San Unamuno, Cine

En La isla del viento, Víctor Clavijo (Algeciras, 1973) interpreta a Don Víctor, un cura al que Miguel de Unamuno, desterrado en Fuerteventura por oponerse a la dictadura de Miguel Primo de Rivera, acaba poniendo ante el abismo que busca esconder: su ausencia de fe. Nace así una catarsis que, finalmente, le aboca a entregarse a los más desfavorecidos, ignorados hasta ahora por él en la práctica. Todo ese torrente íntimo se descarga en una escena clave, en la que es Unamuno el que “confiesa” al sacerdote. En esta entrevista, el propio Víctor Clavijo desvela que un proceso similar es el que él mismo vivió mientras rodaba la película. Se agradece encontrar a un actor que se abre en canal y reconoce crisis… En este caso, sobre la propia fe en su desarrollo artístico. Como a su personaje, el cura sin fe, el abismo le sirvió para echar a volar. Y lo hace bien alto. Un actor grande.

>> Sigue...


Cuando Unamuno se encarnó en Fuerteventura

26.11.16 | 13:13. Archivado en Sobre el autor, Crítica, Rezando a San Unamuno

Escribo estas líneas, casualmente, horas después de anunciarse la muerte de Fidel Castro, cuya revolución utópica frente a un régimen corrupto y títere del Imperio acabó sin embargo sumiendo a Cuba en una burbuja congelada en el tiempo, sin libertad, justicia, ni igualdad (una élite corrupta está muy por encima de un pueblo llano igualado en la pobreza). Pero yo venía aquí a escribir de Miguel de Unamuno… y la única película que se le ha dedicado (para vergüenza de la cultura en este país, no pudiendo obviarse además que apenas se emite en un puñado de cines) desde que muriera hace ya casi siete décadas. Afortunadamente, La isla del viento, estrenada hace una semana, hace justicia a quien fue, es y será el alma de España. En ella está, auténticamente, Unamuno. Y encarnado en la utopía que construye.

>> Sigue...


La Pasión de San Unamuno resucitado

El combate de Miguel de Unamuno ha tocado a su fin. En esta Nochevieja de 1936, quien ha dedicado su vida entera a luchar en mil causas, sabe que la última ha sido la esencial de todas: soñar con tener una fe en la eternidad como único modo de poder seguir caminando en este mundo. Quiere creer, pero no puede. Se ilusiona con creerse realmente lo que sabe encantamiento, pero en él no cala esa medicina que propone a todos. Pese a todo, ahora, en el último instante, cuando cierra los ojos para siempre al calor de su brasero, en su casilla de Salamanca en la que le ha confinado el irascible Millán Astray, mira al cielo con los ojos cerrados y musita una sencilla oración: “Dios mío…”.

>> Sigue...


La conversión de Millán Astray en el entierro de Unamuno

19.01.16 | 21:29. Archivado en Sobre el autor, España, Relatos, Rezando a San Unamuno

Día I del Año II de la incivil Guerra Civil. En un ejercicio de virilidad exacerbada, la tropa de falangistas que ha acompañado marcialmente el féretro de Miguel de Unamuno hasta el camposanto de Salamanca lo entrega brazo en alto en las puertas a algunos de los compañeros docentes de la Universidad a la que el pensador bilbaíno ha dedicado buena parte de su vida. Al unísono, los jóvenes mozalbetes desafían al frío de este 1 de enero de 1937 cantando a pleno pulmón el Cara al sol. Lo que debería ser homenaje de honduras y silencios no es sino aquelarre de pasión infecta y desatada, de barbarie sin fin. Aquella contra la que siempre se levantó el caído al fin.

>> Sigue...


La Nada, el horror que hizo a San Unamuno

28.03.12 | 00:08. Archivado en Sobre el autor, Relatos, Reflexiones, Rezando a San Unamuno

Este y no otro fue el horror que, a modo de motor, movió la entera vida de San Unamuno: la sospecha de que, tras la muerte, está la Nada. Esto, que casi todos lo podemos pensar, él lo profundizó de verdad, lo acurrucó en sus entrañas; con ello aguijoneó su alma hasta destrozarla.

>> Sigue...


La última Misa de San Unamuno

Sacerdote laico durante más de siete décadas, ejercido desde el apostolado de la duda que interpela, San Miguel de Unamuno, sin saberlo, celebra su última Misa una tarde otoñal del 36. Derrotado, recluido en su casuca de Salamanca, se limpia la simbólica sangre reseca que le ha dejado su postrera gran batalla. Millán Astray, el bárbaro, se cree vencedor por haber sido vitoreado por decenas de jóvenes, vigorosos y azulados brazos en alto que desprecian el intelecto. Mas no puede ser triunfante sino Don Miguel, único profeta en el templo del Paraninfo de la Universidad secular. “Vencer no es convencer y hay que convencer sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión”. Digno epitafio de santo.

>> Sigue...


El Evangelio según San Unamuno

29.01.12 | 19:30. Archivado en Religión, Reflexiones, Rezando a San Unamuno, Sobre el blog

No estoy de acuerdo con la visión de Unamuno como un autor agnóstico, angustiado porque quería creer pero no podía. No, Unamuno fue mucho más. Y, sin duda, fue un autor cristiano... aunque a su modo. Como no podía ser menos en una personalidad tan fuertemente libre.

>> Sigue...


Unamuno debía haber sido Sabino Arana

05.01.12 | 17:23. Archivado en Sobre el autor, Reflexiones, Rezando a San Unamuno

El primer Miguel de Unamuno era un joven arraigado en los valores que le inculcó su entorno más cercano: un catolicismo ultramontano y un sentimiento nacionalista vasco de corte atávico. Es decir, que perfectamente podía haber sido Sabino Arana, el racista fundador del PNV, del que fue contemporáneo.

>> Sigue...


San Unamuno, por los toros hacia Dios

San Unamuno, el alma hecha contradicción, nunca fue demasiado aficionado a los toros. Decía que distraían demasiado a la gente y no la dejaban pensar en otras cosas más importantes. Los veía algo así como el pan y circo de la plebe. Pero, en realidad, yo creo que no fue taurino porque no le dio tiempo. Y eso que murió a los 72 años.

>> Sigue...


San Unamuno y la lucha con Dios

Lo dejó escrito San Unamuno en ‘Mi religión y otros ensayos’, de 1910: “Mi religión es buscar la verdad en la vida y en la vida la verdad, aun a sabiendas de que no he de encontrarla mientras viva; mi religión es luchar incesantemente e incansablemente con el misterio; mi religión es luchar con Dios desde el romper del alba hasta el caer de la noche, como dicen que con Él luchó Jacob. No puedo transigir con aquello del Inconocible –o Inconognoscible, como escriben los pedantes– ni con aquello otro de “de aquí no pasarás”. Rechazo el eterno ‘ignorabimus’. Y, en todo caso, quiero trepar a lo inaccesible. (...) Yo quiero pelear mi pelea, sin cuidarme de la victoria. ¿No hay ejércitos y aún pueblos que van a una derrota segura? ¿No elogiamos a los que se dejaron matar antes que rendirse? Pues ésa es mi religión”.

>> Sigue...


San Unamuno y el cristianismo socialista

08.01.11 | 01:01. Archivado en Sobre el autor, Religión, Reflexiones, Rezando a San Unamuno

Sigo con mis comentarios sobre San Unamuno. En este caso con una selección de textos de 1894, cuando el pensador bilbaíno dio el paso de afiliarse al entonces naciente Partido Socialista Obrero Español. Es increíble comprobar cómo, hace más de un siglo, ya abordó cuestiones que hoy en día están de plena actualidad. Con la diferencia de que entonces, lógicamente, se desconocía en qué modo evolucionarían las ideologías que en aquellos años de crisis del modelo liberal burgués acabarían oponiéndose a éste desde la ruptura con el sistema; a través de dos fórmulas: haciendo hincapié en el fortalecimiento de la colectividad (socialismo, comunismo, fascismo) o en el del individuo (anarquismo). Dejo hablar ya a San Unamuno:

>> Sigue...


Lunes, 19 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031