La hora de la verdad

Cristiano Ronaldo se va como leyenda madridista, pero sin ser un loco madridista

10.07.18 | 18:43. Archivado en Sobre el autor, Madridismo en estado puro, Deporte

Ahora que ya es oficial y Cristiano Ronaldo no es jugador del Real Madrid, solo se le puede despedir con un “gracias” eterno. Se va el mejor jugador que he visto con nuestra camiseta (a mis 35 años no he disfrutado de Di Stéfano), el más determinante en nuestra historia moderna, siendo capaz de sobreponerse al Barça de Messi y dejar el golpetazo en la Historia de cuatro Copas de Europa en cinco años, siendo las tres últimas consecutivas. Tal caudal de felicidad deja a un lado todo lo demás.

O no tanto… Porque, en este día triste, lo que más me entristece es la sensación de que, después de una década teniendo el placer y el orgullo de jugar cientos de partidos en el Santiago Bernabéu y de meter cientos de goles (más goles que partidos, lo que es una brutalidad), no se va un apasionado enamorado de nuestro escudo. La gloria blanca le importó, pero aún más la suya personal. Y eso, siendo legítimo y hasta lógico (odio la fría lógica cuando hablamos de sentimientos), me duele. Mi ilusión era verle sufrir en las derrotas (más incluso que gozar las victorias) como uno de nuestros más locos madridistas que rugen desde la grada.

¿Utopía en estos malditos tiempos del fútbol moderno? Por supuesto. Pero, si hablamos de un jugador único y genial (que lo es), soñaba con que esa pasión desarbolada por sentirse miembro de la familia madridista compensase todo lo demás.

Cristiano Ronaldo meterá muchísimos goles en la Juve. Ganará varias Ligas y, tal vez, la Copa de Europa. Pero ya no será con nosotros. Ya no será vengando la memoria de quienes, siendo jugadores y, al mismo tiempo, enamorados del madridismo, no pudieron levantar una sola orejona vestidos de blanco. Ni siquiera caerá en ello, pero él se lo pierde.

Cristiano Ronaldo se va como leyenda madridista, pero sin ser madridista. O, al menos, no un madridista de los que me estremecen. Por tanto, reconociéndole siempre como el más grande, en mi corazón blanco estarán muchos antes que él. Me quedo con Juanito (al que tampoco pude ver jugar) saltando feliz mientras era cambiado al consumarse una remontada europea o con Míchel llorando y besando el césped del Bernabéu en su último partido con nuestra camiseta. Ninguno ganó una sola Copa de Europa, pero son el alma de mi madridismo para tiempos antiguos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 19 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930