La hora de la verdad

Lanzarote

29.04.08 | 23:36. Archivado en Sobre el autor, Viajando voy

Este fin de semana he estado con varios de mis compañeros de facultad en Lanzarote. Y como mis amigos ya saben, me “flipo” con todos los sitios que visito. Pero la verdad es que Lanzarote es especial. Lanzarote es olor a sal, sabor a pescado fresco, piel tostada al sol y degustación de frescas cervezas (esplendorosa la rivalidad entre la ‘Tropical’ y la ‘Dorada’) y ron miel.

Sus paisajes volcánicos, su arena negra, su calor asfixiante, el mar siempre inabarcable, sus rocas de formas inverosímiles, todo ello te transporta a un mundo que no parece terreno. La sequedad del desierto, la pequeñez de sus pueblos, el dominio de la nada, los kilómetros y kilómetros de paisaje virgen y alejado de la perniciosa mano del hombre... Lanzarote es “otra cosa”, única y diferente.

Pero lo mejor es la gente: alegre, sencilla, feliz en lo poco, inmejorable en el trato al visitante, gozadora de la vida y amante de la tranquilidad. El ritmo es otro en las islas. Lejos de la vorágine endiablada de la urbe cosmopolita, Lanzarote es paz, sensibilidad y tradición apegada a la esencia del sentir. El amor a la tierra que les vio nacer es lo que une a todos los canarios.

¿Qué más se puede pedir que el tener a dos horas y media de Madrid tal paraíso en la Tierra? Porque es llegar a la capital y todo es abismalmente diferente. Ruido, prisas, gente de aquí para allá... Sin embargo, qué queréis que os diga, será porque me he acostumbrado al loco frenesí, pero como diría el poeta Sabina, “que me entierren en la tierra en la que viví”.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 27 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Mayo 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031