La cigüeña de la torre

La división en la Iglesia.

16.04.08 | 14:27. Archivado en Obispos, Iglesia española, Sacerdotes, Religiosos, Papa

Son estos, los del 81 cumpleaños del Papa y el tercer aniversario de su elección como Romano Pontífice, días muy apropiados para considerar el grave problema de la división en la Iglesia.

La Iglesia es una, no varias, y así lo proclamamos en el Credo. Y está edificada sobre la piedra de Pedro. Que es quien tiene, por encargo divino, la misión de apecentar a ovejas y corderos.

Quien no lo acepte se separa de la voluntad de Cristo. Y no hace Iglesia, a lo más se construye una iglesia particular que no es la católica.

La verdadera Iglesia católica tiene unos dogmas, unos sacramentos, una moral, una liturgia que tienen que ser aceptados por quienes quieren pertenecer a la misma.

Pero no todo obliga de la misma forma. Hay conductas que alejan de la gracia pero no necesariamente de la Iglesia. Un asesino, un adúltero, el que no va a misa, un blasfemo... no deja por ello de pertenecer a la Iglesia. Será un pecador pero un católico pecador. Caso frecuentísimo que se resuelve en el confesonario.

Luego están los que no creen en lo que la Iglesia cree. Esos no son católicos. Aunque ellos digan que sí. No se puede pertenecer a la Iglesia si no se cree en la Encarnación del Hijo de Dios en María Virgen, en su Resurrección, en el cielo, en la Presnecia Real, en los mandamientos, en la Iglesia jerárquica cuya cabeza es el Papa...

Esas no son legítimas opiniones compatibles dentro de la Iglesia con las contrarias. Excluyen del Cuerpo Místico de Cristo.

Y no dividen a la Iglesia quienes señalan o denuncian esas actitudes sino quienes las sostienen. A Kennedy le mató su asesino, no el periodista que refirió los sucesos de Dallas. Y el cupable del Watergate fue Nixon no quien lo sacó a la luz.

Dentro de la Iglesia hay muchas opciones legítimas que no rompen para nada la unidad. Uno puede ser kiko, del Opus o simplemente fiel de su parroquia o de otra iglesia. Persona con vocación sacerdotal se hará sin problema alguno dominico, benedictino o sacerdote diocesano. Cofrade de la Macarena, de la Esperanza de Triana o no pertenecer a ninguna cofradía. Rezar el rosario o no. Preferir las guitarras a la polifonía o viceversa. Asistir a misa por un rito u otro. Si se es sacerdote llevar clergyman o no llevarlo. Etc., etc.

Nada de eso rompe la unidad eclesial. Pero no deja de ser curioso que quienes de verdad la rompen acusen de romperla a qioenes se limitan a señalar su ruptura. Y luego están los necios que inventándos una religión a la carta se creen que esa es la católica. Y tachan de rompedores de la unidad a quienes la profesan de todo corazón.

Lo que es católico lo definen el Papa y los obispos en comunión con él. Nadie más. No un obispo aislado y en contradicción con el magisterio o un teólogo con afanes de notoriedad.

Y los católicos de filas podemos utilizar la lógica. Sin definir nada. Simplemente haciéndonos eco de lo definido. ¿Usted no cree en la Resurrección de Cristo tal como la Iglesia la sostiene? Pues usted no es católico. Podrá ser muy simpático, muy buena persona y haber leído mucho. Pero católico no lo es. ¿No admite la autoridad del Papa y de los obispos en comunión con él para regir la Iglesia? Pues tampoco.

Así de sencillo.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 25 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Abril 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930