El Vicio del Poder

Excelente dirección y guion, ambos de un portentoso Adam McKay, que se regodea con una crítica despiadada, salpicada de un humor sutil, riéndose de todo el establishment norteamericano, especialmente en la era de George W. Bush, al que retrata como un chico malo con poco más de una neurona.

Pero el protagonista principal de esta mezcla de documental y extravagante biopic es Dick Cheney, el `Vice´ más poderoso de EE.UU., y su abnegada familia.

Corrupción, poder, manipulación, traición, y dinero, mucho dinero, corren libremente por todo lo que rodea a este oscuro y mediocre personaje, según se desprende del film, tan relevante y esencial en la historia reciente de Estados Unidos de América. Bien es verdad que ofrece una visión parcial, sin mostrar la opinión de Cheney de los conservadores, que posiblemente sea muy distinta.

McKay se divierte y propone dos finales, el `bueno´ y el `malo´, en un alarde de ironía, donde el parecido de las ideas de Cheney con las del `Naranjito´, como le llaman en la peli, es asombroso.

Un largo de más de dos horas para disfrutar, donde se explican acontecimientos esenciales del Siglo XXI de una manera inteligente y con un estilo diferente y audaz.

Sumamente interesante. Quedarse a ver hasta los créditos finales, por favor.

4½: ★★★★½

Sin categoría

Comentarios cerrados.