The Guilty

Una película muy creativa que se desarrolla visualmente en el interior de una oficina de policía, mientras que los sonidos nos trasladan de una manera extrasensorial a una historia espantosa donde va aumentando la tensión según la trama se va complicando hasta un final distorsionador.

Está interpretada con tesón por un gélido Jakob Cedergren y bien dirigida por Gustav Möler, que juega con el tiempo, el ritmo y las sensaciones de una manera vibrante y diferente.

Parece increíble que este cine-no cine sea tan atractivo, donde vives con sufrimiento lo que no ves como si lo estuviese viendo.

Imaginativa y admirable.

3½: ★★★½

Sin categoría

Comentarios cerrados.