La Muerte de Stalin

Película muy bien pensada, que se basa en una historia oscura y terrible de la Unión Soviética, pero su director y coguionista Armando Iannucci le da un giro de humor negro al contenido y consigue un esperpento muy divertido.

Las interpretaciones tanto de Josef Stalin como de todos sus posibles sucesores son brillantes, especialmente la de Steve Buscemi como Nikita Kruschev.

La verdad es que es tremendo reírse de todo lo que ocurrió en aquel país en aquella época, especialmente por las secuencias tan crueles que muestra sin ningún tipo de complejos, donde violan, torturan y asesinan sin piedad en sus conocidas purgas, pero Iannucci lo consigue y encima te lo pasas bomba.

Disfruta con esta inteligente sátira, tú que puedes ir a verla, porque como dato anecdótico el Ministerio de Cultura de Rusia ha prohibido su proyección, porque podría crear revueltas ciudadanas entre los simpatizantes del Partido Comunista Ruso…

4 ★★★★

Sin categoría

Comentarios cerrados.