Blade Runner 2049

Aunque técnicamente es impecable, con una fotografía extraordinaria de Roger Deakinsy, con una paleta de colores muy creativa, la nueva “Blade Runner 2049” de Denis Villenueve no llega a la genialidad de su antecesora de 1982, dirigida por el maestro Ridley Scott. Y es especialmente por tener un metraje exagerado que podría haber reducido drásticamente en la primera parte del film, evitando alucines innecesarios y dando más ritmo a la película, que hubiese quedado mucho más redonda.

Pero la segunda parte del film es otra cosa, porque empiezan a encajar las piezas y comienzas a disfrutar no solo de unos efectos especiales asombrosos, sino también de un contenido que va burbujeando cada vez más fuerte.

Sin duda el momento más brillante llega con la aparición del Blade Runner original, Harrison Ford, que sobrevive a aquella joya cinematográfica y vuelve a mostrar una presencia implacable en unas secuencias que son ya una maravilla hasta el final. Aunque no puedo dejar de elogiar al nuevo protagonista, Ryan Gosling, que también está fantástico.

Muy aconsejable. Debes de verla en un buen cine con un sonido acorde a este logrado remake.

4 ★★★★

Sin categoría

Comentarios cerrados.