Spectre

La última película de James Bond, “Spectre”, deja con un sabor agridulce al espectador.

Un arranque espectacular, con un plano secuencia para la historia del cine, prepara al espectador para un film potente que va decayendo con el paso del tiempo y al final no llega a la altura de lo esperado.

Entretenida y bien dirigida por Sam Mendes, aunque con ritmos desiguales, le sobra metraje y cae a veces en lagunas en farragosas que se podrían suprimir.

Escenas brillantes de acción se mezclan con otras más mediocres. Le falta swin, elegancia, mujeres más atractivas y con más química con James, malos más malos y un “toque Bond” más auténtico. Aunque Daniel Craig sí que está a la altura, es demasiado serio, un poco de ironía y hasta de humor de vez en cuando no le vendría mal.

No es la más conseguida, desde luego, pero aún así, merece la pena.

3 ★★★

Sin categoría

Comentarios cerrados.