Dinosaurios de Metal

Ya han pasado varios días de la destitución de Pedro Jota de El Mundo y he leído tantas tonterías que no puedo por menos que dar mi opinión en este asunto.

No es cuestión de corporativismo, porque no es mi colega periodista, ni de amiguísimos, porque no es mi amigo, es algo mucho más sencillo: decir la verdad. Esa verdad que debemos de defender todos los periodistas y que parece que la crueldad de unos cuantos mediocres quiere oscurecer.

La verdad es que Pedro Jota es un periodista excepcional, inteligente y brillante, pero que no se casa con nadie. Y eso ya le costó el puesto con los “felipistas” y ahora con los “marianistas”. El que crea que los políticos no influyen en estas decisiones es que no tiene ni idea de dónde vive. También él lo sabía, pero eligió publicar todo lo que consideró cierto y de interés para sus lectores y para mi acertó, aunque le haya costado el puesto. Ya resucitará de nuevo. Lo que no puedes ser es un vendido al poder y saltar a su comba, como hacen otros, ya sea con el pie izquierdo o con el derecho.

La última vez que le vi fue en mi querida facultad, la UCM, en un acto organizado por Arturo Gómez Quijano, en donde los alumnos acabaron sentados por los pasillos de lo lleno que estaba. Allí narró las grandezas del periodismo y explicó la situación actual, asemejándola a un nuevo desembarco de Normandía en una playa difícil y llena de peligros, pero asegurando que se avecina una nueva era de esplendor. Ya sea en un soporte o en otro el periodismo subsistirá. Porque lo importante no son esos dinosaurios de metal que escupen los 200 gramos de cada ejemplar, sino la mente inquieta de cada periodista.

Esto es lo que declaraba Pedro Jota a los interesados alumnos a los que invitó a hacerse “Orbyteros”, no sin reconocer que estaba en contra del periodismo gratuito.

Tuvo fallos, como todos tenemos, pero que la envidia y la venganza, tan propias de este país, no se impongan nunca a la verdad, sería tan injusto como lo que le han hecho a Pedro Jota los que mandan. Para mi han echado a uno de los mejores directores de la historia del periodismo, y el que quiera ponerse una venda negra, pues que se la ponga, pero creo que está todo bastante claro.

 

 

 

 

Sin categoría

Comentarios cerrados.