Ajedrez de la cultura castellana, algunas piezas

AJEDREZ DE LA CULTURA CASTELLANA: Algunas piezas

El rey ha de serlo Alfonso X, el rey Sabio,
que de Toledo viene, con su capa cuartelada.
La reina, séalo Teresa, la monja doctora de Ávila,
que llega coronada de misterios literarios.

Álfil, por el sesgo de su pluma y de su espada,
Quevedo lo ha de ser, madrileño de hábito a Santiago,
Y el otro álfil séalo el conquense Fray Luis alado,
a quien en etéreo canto de liras sus odas sutiles alaban.

El caballo largo de la cultura es Cervantes, que el castellano
hizo cabalgar hasta el fin de lo posible. No hay cabalgadura más dorada.
Y sea el otro caballo y caballero Alonso Quijano, que cabalga
al inmortal Rocinante, que Cervantes pintó en tan perpetuo hálito.

Por una de las torres téngase a López de Mendoza, marqués de Santillana,
que siendo palentino, por Guadalajara tiene su palacio edificado.
Y otra torre la levanta don Juan Manuel, otro toledano de torreón batallado
que anuncia la lengua de Castilla a su culmen ya casi llegada.

¡Y por peones, qué ofensiva lanzarán los juglares y las mesnadas del Cid con su canto!
¡Qué embestida acometerán los cantares de gesta y romances de héroes con espada!
¡Qué tretas no inventarán Hita, el de Alcalá, y Celestina, la de Salamanca!
¡Qué argucias no emplearán los pícaros que a la vida a la briba se lanzan!

Hasta San Juan de la Cruz sus hábitos se remanga por servir de peón extraordinario.
Y Calderón de la Barca con su teatro baja al palenque de la singular batalla.
Y Tirso de Molina y José Zorilla por la cultura de Castilla batallan.
Y Gerardo Diego, el santanderino, Berceo, el riojano, Delibes vallisoletano.

¡Prepárese el tablero del mundo, que no ya a España
y sus internas comunidades culturales o regiones,
sino al orbe entero retan estas combativas piezas castellanas
que confrontarán al ajedrez con poso de ventaja, al tiempo que entonan sus canciones!

PD. Obsérvese si es grande esta selección castellana
que hasta el Cid ha partido al destierro del peonaje,
pero en esa posición trae la albricia de un mensaje:
¡si será inmensa de Castilla la cultura que la soberana
épica del castellano en la línea de atrás no cabe!

¡Opóngase a Castilla quien partida de ajedrez con ella taje,
o ríndasele desde ahora mismo el merecido y justo homenaje!

Seleccionó: Juan Pablo Mañueco.

Castilla, España

Comentarios cerrados.