11 de diciembre, complemento cultural del 23 de abril político

11 de diciembre, complemento cultural del 23 de abril político castellano

¡11 del 12, 11 del 12, 11 del 12…! Hoy es la fecha de la unidad política pacífica y, en poco tiempo más, de la unidad cultural de las dos Castillas (desde el mar Cantábrico, originario de Castilla hasta Sierra Morena: es decir de ambas Castillas) y León.

Dicha unidad pacífica ocurrió el 11 de diciembre de 1230, por el Tratado de Benavente, en que las dos posibles herederas del reino de León (las princesas Sancha y Dulce) decidieron renunciar a sus derechos sobre el trono leonés, a favor de su hermanastro Fernando III el Santo, que ya era rey de Castilla desde diecisiete años antes.

Se alumbraba y gestaba así un asombro cultural mundial que iba a fructificar en la Universidad de Salamanca (futuro germen de los Siglos de Oro castellanos –tres, al menos-) y en la obra cultural igualmente magna de Fernando III y Alfonso X el Sabio (este último ya desde el nuevo centro político y cultural del Reino: Toledo)

¡Enhorabuena a los integrantes de una de las tres o cuatro lenguas y culturas realmente imprescindibles en el planeta Tierra, la compuesta en la lengua de Castilla que comenzó a gestarse un 11 de diciembre…

¡El Arcipreste de Hita, el marqués de Santillana, Garcilaso de la Vega, el Lazarillo de Tormes, Fray Luis de León, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Francisco de Quevedo, Pedro Calderón, José Zorrilla, Jorge Guillén, Dámaso Alonso, Miguel Delibes, Antonio Buero Vallejo… os contemplan, castellanos!

¡Enhorabuena, Castillas y León! ¡Enhorabuena cultura castellana! ¡Enhorabuena castellanos! ¡Estamos orgullosos de serlo! ¡Y de que nuestra cultura vaya a perdurar y a asombrar al mundo por siempre!

No importa lo que políticos miopes, desinformados y anticastellanos desconozcan el abecé de estas cuestiones y por lo tanto ni las celebren ni las incluyan en los planes de estudio de las escuelas castellanas.

Mientras que sí están dispuestos a reconocer historia peculiar a tierras que tienen menos personalidad histórica propia que mi abuelita (la pobre), pero que no homenajean al Estado (dejémonos de nimiedades falsarias como lo de ”nacionalidades”), al Estado soberano, digo, más antiguo de Europa.

1.¿Se enteran los políticos que ahora quieren/van a reformar la Constitución para adecuarla a la “realidad histórica de España”. Pues aquí tienen expuesta una realidad bien clara de España, si les interesa respetar eso de la igualdad territorial entre los territorios de España? Y si no lo hacen ¿de qué son respetuosos estos caballeros y damas de la política, si puede saberse?<

2.Por otra parte, a los propios círculos castellanistas yo les propongo la celebración para próximos años del 11 de diciembre (como fecha cultural) equiparable al 23 de abril (como fecha política).

3.Los liberales-sociales (centristas democráticos) del 23 de abril han perdido buena parte de su sentido unitario en estos días, porque tal fecha se hace pasar por Día de Castilla la Vieja y León (¡), y porque las interpretaciones marxistas de una revolución liberal-social han desvirtuado toda posibilidad de festejo unitario de la jornada.

Respeto para esa fecha y, desde luego, continuidad es lo que se pide desde aquí para el 23 de abril.

4.Pero al mismo tiempo habría que festejar la conmemoración cultural de las dos Castillas y León el 11 de diciembre (fiesta plena, éxito total, sin ninguna derrota ni derramamiento de sangre, día de gloria completo) se podría homenajear a una Cultura sin par, que es la principal honra de la tierra castellana. Así como la máxima garantía que lo que aquel día se unió, volverá a estar unida, precisamente por la cultura conjuntada, asombrosa y de valor universal que desde aquel día comenzó a gestarse en todas nuestras tierras.

¡Unidos estamos culturalmente y unidos estaremos culturalmente para siempre por encima de coyunturales y artificiales fronteras políticas, que mañana pueden y deben variar! ¡Viva nuestra unidad cultural!

Dicho lo cual, añado un poema al respecto de esta cuestión y esta fecha

HIMNO A LA UNIDAD CULTURAL DE LAS DOS CASTILLAS Y LEÓN,
que ninguna política podrá romper ni negar nunca, artificiosamente.

(En conmemoración del Tratado de Benavente, del 11 de diciembre de 1230, en que las Castillas y León decidieron unirse para siempre en la persona de Fernando III, el Santo)

Once del doce firma en Benavente,
Nacimiento de una unión cultural,
Contra la que nada puede: es real,
El engarce más hondo entre la gente.

Diciembre a día once fue la señal
En que una cultura unida se siente,
La Tierra de Campos y Órbigo fluente,
Dan un abrazo en modo natural.

Once del doce, el día en que Castilla
Con León firma el Tratado de unión,
En la cultura, nuestro mayor don,
Única que por siempre luce y brilla.

Nada temas, cultura que ese son
Iniciasteis unidas dos Castillas
Dentro de un León: ¡Tales maravillas
Alumbrasteis que eterna vuestra canción!

De Salamanca, en Madrid, en Toledo…
Creado habéis tanta gran hermosura
Única, que Política… es locura
Luz de vuestra unidad no acepte en ruedo.

Tu Cultura te une, tu Cultura te hace eterna:
Única Castilla que Cultura sabe unida.
Ramas de tiempo vienen revestidas,
Ayer, hoy, para siempre, de cultura materna.

¿La fecha? ¡Once del doce, once del doce! ¡En Benavente,
donde Fernando funde en una lo que una se siente!

Juan Pablo Mañueco (2017)

http://blogs.periodistadigital.com/juan-pablo-manueco/2016/03/13/bibliografia-y-biografia-de-juan-pablo-manueco/

Castilla, España

Comentarios cerrados.