Historia de España, desde el siglo XV hasta 2017

Historia de España, desde el XV hasta 2017
(Resumen en prosa, que a veces parece verso libre)

I. Siglo XV

Primero había un fortísimo país, que era el más potente del mundo, y que se llamaba Reino de Castilla.

Y había también un pequeño y poco poblado Reino de Aragón,
donde Cataluña era el más pobre y con menos habitantes de los tres territorios de la Corona de Aragón.

Después la débil Corona de Aragón entró en guerra con la poderosa Francia y necesitó el apoyo de Castilla para no perecer ante una guerra tan desigual contra los franceses.

Fernando de Aragón, rechazado por Enrique IV de Castilla,
que le negó el enlace matrimonial con su hija Juana –Enrique IV quería para su hija Juana cualquier enlace, menos con Aragón, pues sabía que eso implicaba la guerra contra Francia, el aliado tradicional de Castilla-, buscó a la desesperada casar con Isabel, la hermanastra del rey, para de esta forma hacer que fuera la sucesora de Enrique y Castilla apoyara a Aragón contra Francia.

La nobleza y los comerciantes de todo Aragón y Cataluña empujaron al joven Fernando para que consumara sus planes de contar con el apoyo de Castilla a cualquier precio, como fuera y con las tretas y los engaños y sobornos que fuese, pues de otra forma perecían.

Fernando de Aragón e Isabel la hermanastra de Enrique, desencadenaron una cruenta guerra civil que ensangrentó a Castilla –la Guerra de Sucesión castellana- , pero al final de ella la hija de Enrique IV, Juana, heredera legítima de Castilla, fue destronada y Castilla y Aragón se unieron: Francia dejó de ser amenaza para el escaso potencial de Aragón, ahora la poderosa Castilla le defendía.

II. Siglo XVI y XVII

La Casa de Austria sometió al reino rico, Castilla, a una presión fiscal agotadora durante dos siglos, que acabó esquilmándola y agotándola en esas dos centurias de esfuerzos sobrehumanos, para realizar Guerras absurdas por Centroeuropa, en beneficio personal y familiar de los Austrias.

Apenas prestó presión fiscal sobre Aragón, porque no era mucho lo que podía sacar de unos territorios económicamente irrelevantes.

III. Siglo XVIII

La nueva Casa de Borbón creó el mercado único español, y Cataluña comenzó a despuntar económicamente, al haberse librado de la opresión fiscal anterior y tener ahora el mercado español y americano para expandirse.

Lo mismo pasó con las Provincias Exentas (las vascas) protegidas por sus fueros económicos que los Austrias habían quitado a Castilla.

Aquellas Provincias, pequeñas y poco potentes, empezaron a crecer y desarrollarse también con los Borbones.

IV. Siglo XIX.

El sistema liberal del XIX creó una especie de consorcio
bancario, financiero y de intereses que voy a llamar “Triespaña”, el cual comenzó a gobernar desde Madrid en beneficio de Madrid, Barcelona y de las provincias vascas.

Las provincias de Triespaña comenzaron a crecer económica y demográficamente, en detrimento de las restantes provincias de España que iniciaron o acentuaron su declive, más postradas y desfavorecidas todavía ante las tres zonas beneficiadas.

V. Siglo XX

La capas más rancias de Cataluña y Vascongadas, envanecidas por su éxito económico, crearon y financiaron ideologías ultraconservadoras y nacionalistas que inventan unas glorias históricas que nunca existieron y despreciaron a los charnegos y maquetos (los inmigrantes), considerándoles inferiores.

El socialismo se posicionó en contra de esas ideologías ultraconservadores y xenófobas de los nacionalistas regionales.

VI. República española

En algún momento del principios del XX y sobre todo durante
II República española, el socialismo considera que aliándose
con las derechas nacionalistas puede vencer a la derecha
nacional española, y comienza una colaboración en principio anti-natura.

VII. Régimen de Franco

Franco prosiguió la política económica en beneficio de Triespaña (en esto no hubo variación alguna desde el XIX), superdesarrollando Madrid, Barcelona y Vascongadas y vaciando de riqueza y de gente al resto de España: todas las provincias de las dos Castillas, entre ellas.

Las lenguas regionales son prohibidas en libros, en prensa y en la Administración.

Pero también en castellano sólo se pudo decir “sí”, pero ni en libros ni en prensa ni en la Administración se pudo decir “no” en castellano.

Esto último, a menudo interesadamente se olvida, o no puede oírse, porque no hay medios de comunicación castellanos que lo difundan.

Pero es cierto.

También la cultura castellana le fue extirpada políticamente a Castilla, vaciando a esta tierra de contenido cultural propio, para atribuírselo a España.

Todavía no le ha devuelto a Castilla las señas de identidad culturales que le pertenecen, con lo cual Castilla resulta ser también la tierra más perjudicada en lo cultural por el Régimen anterior.

Lo cual tampoco suele decirse (o si se dice, es con escasa potencia de medios y voz, como aquí), pero también es cierto.

VIII. La Transición

La democracia española prosigue con la extraña alianza de la izquierda con los partidos nacionalistas de derechas y surge la discriminación “nacionalidades y regiones” del Estado español: habrá autonomías y tierras de primera y de segunda en España.

Nadie se percata o no difunde en esta época que durante el franquismo en los territorios la España olvidada sufrieron una descomunal sangría y opresión económica y política, que debería también corregirse y subsanarse…

Y que, por supuesto, también sufrieron la opresión política de todos, y la cultural y lingüística que se ha dicho.

IX. La Democracia

Los territorios ahora ricos (desde el XIX) siguen fomentando y
financiando sus propios partidos y medios de comunicación poderosísimos para difundir falsos sentimientos de ser ellos las “víctimas”.

Con ello, fanatizan a parte de su propia población en contra de unos supuestos opresores exteriores, y aparecen efectivamente como víctimas ante la opinión publicada española e internacional.

Las tierras verdaderamente víctimas de estos siglos y etapa franquista están tan despobladas y empobrecidas que ya no pueden financiar ni fomentar sus propios partidos ni sus propios medios de comunicación, que hagan saber sus carencias y hacer escuchar su voz al resto de España.

La izquierda socialista y comunista continúa con su extraño enlace con las derechas regionales, por la misma razón que a principios de siglo: consideran que con esta antinatural alianza pueden batir a la derecha nacional.

X. El siglo XXI

Las superpotentes Euskadi y Cataluña deciden que ya no les hace falta el depauperado y despoblado mercado español. Ahora su mercado es Europa.

O consiguen más privilegios económicos dentro de España (como viene ocurriendo en los dos últimos siglos), perspectiva que no les desagrada, o piensan ya en el mercado europeo, deshaciéndose de la rémora de unas tierras españolas deshechas e irrelevantes.

Y ciertamente, con el control de la Enseñanza y de los Medios de Comunicación, han conseguido millones de fanáticos dispuestos a seguir las consignas más peregrinas que les marquen sus líderes.

XI. Cataluña año 2017 (Casi prosa poética).

Vinieron primero por los del PP, pero yo no era del PP, así que no me preocupé.

Vinieron luego por los de Ciudadanos –pintaban en sus casas “Ciudadanos, esta no es vuestra tierra ni vuestro país”-, pero yo no era de Ciudadanos, así que no me preocupé.

Vinieron después a las sedes de los socialistas –que a veces, dejaban de lado sus estrategias electorales y comprendían cuáles eran sus verdaderas bases electorales, más que nada: emigrantes- y les rompían los cristales y las puertas y pintaban en sus sedes consignas contra ellos, pero yo no era socialista, así que no me preocupé.

Vendrán más tarde a las sedes de todos los que se opongan a su uniformidad impuesta, y harán lo que les apetezca porque las hordas fanatizadas no razonan, actúan contra todo lo consideren enemigos, pero yo no soy de ningún grupo, así que no me preocuparé.

Después quise hablar en una de las dos lenguas de Cataluña, que están en Cataluña desde la Edad Media, y desde luego más aún están desde que en el XIX comenzaron a llegar millones de castellanoparlantes a enriquecer a la plural Cataluña.

Pero las leyes de Cataluña niegan lo evidente: que Cataluña es plural, así que me miraron mal por usar una de las dos lenguas de los catalanes: la mía propia vernácula y que lleva aquí desde siempre.

Entonces, vinieron a por mí; pero ya no había nadie que pudiera defenderme.

Estrambote de esta Historia:

1/ En Cataluña sólo se conseguirá la paz interna, si alguien pronuncia estas bellas palabras:

“Catalunya, ama y respeta a Cataluña”, porque las dos comunidades lingüísticas sois propias, reales y enriquecedores de esta tierra.

2/ Y sí además esta verdad de hecho se recoge en la Constitución (cuando se reforme) y en el Estatuto de Cataluña (cuando quiera asumirse esta realidad, y se legalice oficialmente): “Las lenguas propias de Cataluña son dos: porque Cataluña es, en su interior, una realidad plurinacional o, por lo menos, plurilingüística”

JPMañueco (2017)

España

Comentarios cerrados.