Canción del político señorial (que semeja la ´Canción del Pirata’ de Espronceda, sin serlo)

CANCIÓN DEL POLÍTICO SEÑORIAL

Mañueco-Comedia de la Vieja y Nueva Política

Con diez contables en cárcel
votos en popa, a toda vela,
no me falta a mí la tela
para asaltar el fortín;
porque navego de balde
y es de todos conocido
que el dinero es más temido
para alcanzar tal botín.

La luna me es favorable
para alcanzar mi fortuna,
pues hasta compro la luna
si la preciso comprar.
Que voy contento en la lista,
aunque soy paracaidista
sabiendo voy a ganar.

Navega, partido mío,
a babor,
que del pueblo yo me río
y no hay programa que valga
cuando el dinero cabalga
adelante o a estribor.

Gentes presas
por su voto
que hemos roto
ya después.
¿Prometida?
¡Ya se olvida!
Grandes, gruesas,
del revés.

¡Que es el ser yo señoría
lo que me da libertad;
la ley, lo que yo impongo,
pues todo lo que propongo
se transforma en voluntad
de muda ciudadanía!

Allá voten lo que quieran
ciegas gentes,
por un voto que olvidar,
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca mi señorío
y cuanto me dan mis clientes.

Y no hay valla
que yo no salte
por delante
o por detrás.
Ni batalla
ni derecho,
que de hecho
ya no haya
parte atrás…

¡Que es el ser yo señoría
lo que me da libertad,
la ley lo que yo impongo
pues todo lo que propongo
se transforma en voluntad
de muda ciudadanía!

A la voz de “¡BOE viene!”
es de ver
cómo vira y se contiene
y se decide a fugar
quien me quisiere sitiar,
pues me lo puedo comer.

En las presas
yo divido
lo rendido
por igual:
a las medias
con partido
y es sabido
que es normal.

¡Que es el ser yo señoría
lo que me da libertad;
la ley, lo que yo impongo,
pues todo lo que propongo
se transforma en voluntad
de muda ciudadanía.

¡Sentenciado estoy y todo!
Yo me río:
Pues recurro y de este modo
al mismo que me condena
sacaré yo de la escena
enredando todo el lío.

Y si caigo,
la batalla
no soslaya,
pues a mí
me seguirá
quien hará
lo que yo mismo hice aquí.

¡Que es el ser yo señoría
lo que me da libertad,
la ley lo que yo impongo
pues todo lo que propongo
se transforma en voluntad
de muda ciudadanía!

Son mi música mejor
los talones,
que a ese arrullo y a ese amor
de dineros repartidos
-entre los más conocidos-
no se dan pulsos temblones.

Y aunque truene
clase media
en la comedia
del votar,
yo me duermo
en mi escaño
sin ningún daño.
También clase
popular.
Pues no me pueden,
¡no, no me pueden
revocar!

¡Que es el ser yo señoría
lo que me da libertad,
la ley lo que yo impongo
pues todo lo que propongo
se transforma en voluntad
de muda ciudadanía!

Y si cosas
se torciesen
y se pusiesen
muy mal,
yo me iría
con los ricos
a darnos picos
a un paraíso
panameño o suizo
muy fiscal.

¡Lo mío sí que es la Libertad!
¡Lo nuestro sí es la Fraternidad!
¡La señorial sí que es la Igualdad!

¡La liberal
o la socialista
y también la comunista
si el Régimen es señorial!
¡Y esto es lo principal,
todo lo demás, Monarquías o Repúblicas, es espuma, como que da igual!

Juan Pablo Mañueco.

Único antídoto contra esto que conozco. Leed aquí:

https://www.amazon.es/comedia-Vieja-Nueva-Política-Antimaquiavelo-ebook/dp/B01HJF7O3Y/

Y también hay un poco de solución aquí:

Viaje_Alcarria_Manueco - copia (3)

Castilla, España, Novelas, Teatro

Comentarios cerrados.