25 Villancicos y Canciones religiosas de Mañueco

“25 VILLANCICOS Y CANCIONES RELIGIOSAS DE MAÑUECO”.

25 Villancicos y canciones religiosas de Mañueco (Portada)

Enlace: http://www.amazon.com/dp/B01B9J6O0K?ref_=pe_2427780_160035660

Precio de vemta: 3,24 euros

Descripción de los veinte villancicos

1. “Villancico de Reyes de Guadalajara”. Es un recorrido geográfico por las calles del centro urbano de la ciudad de Guadalajara (España), en una supuesta cabalgata de Reyes que va describiendo las principales calles y plazas de la ciudad. Por otra parte, es un puro villancico plenamente cantable.

2. El villancico de la Huida a Egipto o “Quien lleva consigo al sol” es un villancico fuertemente poético, dedicado a la Sagrada Familia, pero especialmente a la Virgen María.

3. El villancico “Alcarreños besos”. Quizá sea uno de mis preferidos. Ha sido ya publicado digitalmente en revistas literarias de España y Argentina, con éxito y agrado sostenidos. También ha sido recogido en uno de mis libros en papel. Se trata de otro villancico de Reyes que transcurre por el Paseo de las Cruces de Guadalajara. Ofrece la particularidad de que algunos de los bustos que en dicha Avenida se encuentran participan activamente en el villancico.

4. “Villancico de la cabalgata de Reyes de Guadalajara”, que está pidiendo a gritos ser cantado con la música de un villancico tradicional, como el lector reconocerá inmediatamente, retoma el tema de la Cabalgata de Reyes. Sólo que ahora constituye un poema con valor literario en sí mismo.

5. “Villancico de Niño Dios Jesús”. Corto y escueto.

6. El “Villancico de Usanos”. Largo poema que constituye una especie de villancico de villancicos. Hay referencia en él a otras muchas de estas canciones navideñas que vienen a postrarse ante el Niño Dios, dentro esta composición larga que las recoge y presenta ante el Señor.

Desde luego, aunque cuanta con varios estribillos, uno de sus instrumentos musicales ha de ser, obligatoriamente, una zambomba, porque el estribillo que más se repite es, escuetamente: “zum, zum; zum, zum”.

7. “Villancico dulce de Usanos: El Niño acuna a su madre”. Por el contrario es una composición muy breve e intensa, que, además de haber sido recogida también ya antes en papel, ha dado varias veces la vuelta al mundo, mediante correos electrónicos que se han ido pasando de centro parroquial a centro parroquial, de diócesis a diócesis.

El sorprendente hecho de que sea el propio Niño Jesús quien se levanta de su cuna para acunar a su cansada madre, la Virgen María, ha llenado de emoción, mimo y ternura a innumerables sacerdotes, sacristías y fieles, según me aseguran.

8. “Oh, bella mi ciudad” pide de inmediato una música muy concreta, que a ningún lector se le escapará.

9. “Si hasta Guadalajara vienes” es un villancico a varias voces, un villancico dialogado, en el cual quien lleva la voz cantante es nada menos que el Niño Dios, el cual explica en primera persona los motivos de su venida al mundo.

10. El “Villancico/saeta del Niño hacia el Madero” quizá fuera mi preferido como villancico (lo es como poema), si no fuera por el azar de que apenas es villancico.

Toca cuestiones sobre el nacimiento del Señor, pero en la estrofa siguiente vemos a ese mismo Niño subiendo ya hacia el Madero.

La misión de ese Niño cumplida en dos estrofas. Desusado, singular, insólito.

¿En su contra? Que no tiene estribillo, pero las reglas no son tales si no tienen excepciones, de cuando en vez.

11. “En Usanos te esperamos”. Otro villancico cantable de inmediato. A varias voces, entre las que se distinguen un solista y un coro. Sencillo y emotivo. Es un villancico alegre, dulce, pleno de sabores, tragaldabas, glotón.

12. “Alegría, alegría y venid”. Una poesía y un estribillo. Que cada cual juzgue.

13. “Al belén, pastores”. Donde las figurillas del belén cobran vida, repentinamente, y hacen uso de esa vida. Finalmente, se señala un monumental belén, mayor que cualquier otro de los citados, puesto que se trata de un pueblo concreto.

Pueblo que, cualquiera que lo conozca, en la realidad, sabrá que, efectivamente, semeja o un pequeño pueblo o un inmenso y formidable belén.

14. “Villancico triste de don Santiago”. Es un villancico dedicado a una persona real que fue, y que ya no está entre nosotros. Quienquiera que lo conociese en vida, sabrá si ha quedado o no bien descrito en él.

15. “Villancico de Julio Lopezosa Espliego”. Otra villancico a persona concreta. Puede decirse lo mismo que en el caso anterior.

16. Villancico “A Irueste, fieles”. El villancico de la paranomasia. “Irueste”. “Adeste”. En el primero, pueblo de la provincia de Guadalajara, bello como toda la Alcarria, he pasado bellos momentos de sol, agua, barbacoa y baño, en compañía de amigos. Pero si está aquí su nombre es por la paranomasia. El lector avisado, e incluso el menos sagaz, ya habrá adivinado con qué música se canta.

17. “Castañas en Guadalajara”. Una anécdota transformada en villancico.

18. “Un milagro en el camino”. La Sagrada Familia, camino de Egipto, y el milagro de la palmera.

19. “Villancico de Castilla Unida”, un villancico cultural sobre una Cultura que ya está unida.

20. “Villancico del Periodismo”. Una profesión y un villancico.

Juan Pablo Mañueco

Libros

Comments Closed

Comentarios cerrados.