Viaje a la Alcarria, versión siglo XXI

Viaje a la Alcarria, versión siglo XXI

Tranco XI. Entre la Concordia, el parque de San Francisco y el Fuerte, que fue convento, además de El Escorial de Guadalajara, la prosa se torna lírica y aun se deja hablar a la poesía

ENTRE EL PARQUE DE LA CONCORDIA, uno de los mejores espacios ajardinados de Guadalajara, y la iglesia del Fuerte de San Francisco, el templo mayor de toda la ciudad de Guadalajara, y antiguo convento franciscano, es por donde transita la vía conocida como la Carrera, y el trayecto que están haciendo Manuel, el clérigo de órdenes menores y el escribidor de esta historia, el cual, aunque Manuel le cae bien, no sabe como quitárselo de encima, según trae la prisa que trae, que no le permite entrar en complejas conversaciones.

Hasta hace relativamente poco tiempo el Fuerte de San Francisco perteneció al Ministerio de Defensa y por eso, y por alguna construcción exterior de salvaguarda que semeja ser una pequeña muralla con sus almenas, cubos y torretas defensivas y todo, recibe el nombre de “El Fuerte”. Antes de llegar a él, se encuentra el parque de San Francisco, que arranca ya desde la circular plaza de Bejanque.

El parque de San Francisco es longitudinal, esto es, hecho en el sentido de la longitud más que en el de la anchura; profundo, como Kant, Aristóteles, Leibniz, Platón, Schopenhauer, Plotino, Nietzsche, Heráclito o algún otro pensador alemán o griego, por ejemplo… Bueno, quizá no tanto; pero sí es bastante profundo.

El parque de San Francisco también es denso, compacto, apretado, verdoso que para eso es parque, pero tirando a oscuro, sombrío, sombreado, un tanto melancólico, muy alto de copudos y empinados ejemplares de árbol, más bien proclive a lo tenebroso y entoldado, un poco triste y pesimista, por lo que a uno no le parece un buen lugar para declararle amor eterno a la parienta, cubierto y nublado aunque luzca el sol por el mundo de afuera, con rayos solares que también le llegan al suelo, ¡no vaya el lector a creer que lo que se adentra en el parque son únicamente rayos de sombra!

El parque de San Francisco hace dos o tres años fue remodelado concienzudamente por el Ayuntamiento de Guadalajara: saneado en toda su superficie, mejorado e impermeabilizado en el vaso de su fuente ornamental, adoquinado en los dos viales que parten de la fuente, erigido un tramo de escaleras para que una el parque con el Fuerte de San Francisco, automatizado totalmente en el sistema de riego del parque, renovado y ampliado su sistema de iluminación.

Pese a ello, el parque de San Francisco de Guadalajara sigue teniendo un aire borrascoso y encapotado, como si fuera a llover sobre el alma.

Cuando instalan en él los corrales de toros, para los encierros urbanos matinales hasta el coso del paseo de las Cruces, durante las fiestas de septiembre, la manada sale de las proximidades del parque en estampida, como si les diera miedo a los animalitos estarse en sitio tan oscuro y frondoso mucho tiempo…

Casi antes de que suene el cohete, ya están corriendo los morlacos a todo correr, apenas se abren las puertas. El escribidor cree que es porque no están muy seguros de su integridad en sitio tan cerrado y oculto… Ni los restantes cornúpetas o astados, sirve decir, los mansos, que también huyen del sitio que se las pelan, por la Carrera arriba, camino de donde sea. Pero de otro sitio.

De cierto, a la caída de la tarde en el Parque de San Francisco no apetece estar. Y por la noche, menos. Que nunca sabes qué sombra te va a salir, ni qué penumbra te va a dar en la cara, ni qué nube entre tinieblas hecha de nocturnos tubos de noche y de infames turbas de noctámbulas aves trasnochadoras y noctívagas, como si no hubiera bastantes horas durante el día para vagar adonde se quiera.

Sobre autor:

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0&feature=youtu.be

España, Guadalajara, Novelas

A orillas de Antonio Machado (Sobre la leyenda negra castellana, de la que Machado es cumbre poética)

A ORILLAS DE ANTONIO MACHADO,

A ORILLAS DEL DUERO es el Poema 2 de “Campos de Castilla”, aunque en realidad sólo trata de los campos de Soria y sus alrededores, y que supone la culminación poética de la leyenda negra castellana –o anticastellana- que agrede y destruye el concepto integral de Castilla, desde mediados del siglo XIX

Poeta, Antonio, eres grandioso, sencillo y claro,
en nombre y adjetivo tuyo, y -rimando- un faro.
Pero, si me permites que esparza esta semilla,
siembro aquí: no son los tuyos “Campos de Castilla”.
Si acaso, puedan ser llamados “Campos sorianos”
los que agavillaste con tal nombre.
¡Y machadianos!

Son “Campos machadianos” que a Soria dedicaste,
a ti te expresan.
Y a España en Soria reflejaste.
Pero a Castilla sólo en muy poco conociste
y por Leonor un poco a esta tierra la quisiste.
¿Los campos sin arados, regatos ni arboledas?
¡No te interrogas
por el ocaso de estas gredas!

¿Atónitos palurdos sin danzas ni canciones?
¿Y a Castilla amabas
con tales sensaciones?
Un solitario y melancólico andaluz triste
que en un desgarrador tiempo de España viviste.

¿Castilla miserable? Muy generosa contigo

¿Castilla miserable?, ¿ayer dominadora?
¿envuelta en sus andrajos?, ¿desprecia cuanto ignora?
A cualquier tierra que la llamases “miserable”
no es fácil
te nombrara poeta venerable,
Antonio. Admitirás que en ello es generosa
tierra que te venera en forma casi amorosa.

Y si hubiera que entender, por ello, “empobrecida”
debíaste igual preguntar por qué su caída.
Agentes, causas, heridas…
cuando ricas tierras
en lanas, carnes, tejidos, mantas, sedas, sierras
gentes, hasta hoy
que las ves con tan poco preciada
voz, en tu Castilla despreciable y despreciada.

Dominada Castilla, casi destruida

(Siglos VIII y IX)

¿Ayer dominadora Castilla te parece,
Antonio…? ¿Y cuándo eso, buen Machado, acontece…?
¿Cuando un pequeño rincón Castilla entre el mar bárdulo
y montañas que debía proteger con párvulos
recursos de ataques dominadores…? ¡Califas
de islam despreciaron tales rocas insumisas!

Ignoraban que aquello breve que despreciaban
-Tan breve que ´castro leve´, ´castillo´, llamaban-,
sabría erguirse como la luz de la mañana
para conformar -con otros pueblos- el de España.
No, Castiella,
la tierra de los breves castillos,
se amparaba en rocas sólo, elevaba portillos.

Pequeño condado marítimo y montañoso

(Siglo IX)

¿Consideras que Castilla era dominadora
Antonio, cuando solo una tierra que el mundo ignora
era? Con el breve territorio de un condado
marítimo, entre Bardulia-Cantabria a este lado
y tramos iniciales de Ebro (Burgos arriba:
Reinosa, Villarcayo, Mena… Nada más iba
entrado el IX, la marina y la montañosa
-tan verde, agreste, salada, feraz, deliciosa
dependiente hogar-, y dulce tierra de Castilla).

¿Esa minúscula, condal, boscosa y sencilla
tierra, sierra, costeña, fluvial y encantadora
Castilla es la que piensas que domina e ignora?

Castilla aún no llega al Duero,
pero ya va sobrada de agua, verdor y rocas

(Siglo IX)

¿Tal vez tu Castilla parda, seca, sin arroyos
y sin arboledas, surge –única- en los cogollos
del siglo IX, cuando ya se avanza hacia Amaya
Valpuesta, Miranda de Ebro, Pancorbo…?
¡Bien que haya
tanta haya, prado, pasto, alta braña, verde bosque
en que granjas, villas, pastores, gente se embosque
entre pino y robles…!
Brañosera fuero diera
de libertad, a quien a esta Castilla viniera,
¡por protegerse de Córdoba, dominadora
y musulmana! ¡Ansia libre castellana ignora.

Castilla de Fernán, el conde, a Fernando III, el rey santo:
navegan las sevillanas.

(Siglos X al XIII)

¡Oh, poeta triste y noble!, ¡Miremos centurias
posteriores…!
Del X del conde que aún penurias
tantas pase ante Córdoba soberbia, invasora,
al XIII en que Fernando el Santo Córdoba incorpora
a la invadida tierra de aquella estirpe goda
que Al-Ándalus –dominadora-, cercena y poda.

Mira que de los puertos norteños de Castilla
una flota de barcos parte a tomar Sevilla.
¡Son barcos castellanos, Antonio,
que te entregan
Sevilla porque nazcas! ¡Incluso a ti navegan!
¡Y en tanto navegan van cantando castellanas
seguidillas…! Sevilla las muda a… “sevillanas”.

Reino, Corona, Mundo, pero pronto tierra esquilmada

(1492 –Colón, Corona de Castilla-,1522 –Magallanes, Espinosa, Elcano, Corona de Castilla-)

XIII al XV, Castilla algo de Hispania incorpora,
pero de nada ajeno es ella dominadora.
¿De Colón a Magallanes, Espinosa, Elcano…?
Es cierto: océanos, mundos se incorporan -plano
a redondo- al orbe castellano. ¿Treinta años?

¿Son esos –noventa y dos, veintidós- los peldaños
desde Colón hasta el regreso de nao Elcano
los solos treinta años de dominio castellano?

Puede ser… Aquello que una carabela abriese,
la “Victoria” castellana vuelta al mundo diese.
¡Pues tampoco es mal dominio dominar los mares!:
¡Explíquense en la escuela de quién los navegares!

La forzada y forzosa decadencia, siglo tras siglo,
provocada por el poder central

(Desde 1522 en adelante)

Pero a partir de mil y quinientos veintidós,
Castilla va a quedarse poco a poco ya en pos
de la Casa de Austria.
A su interés sólo sujeta.
Aún el Dieciséis da a Castilla y Soria inquieta
iglesias, catedrales, palacios, solariegas
casonas, manufacturas, bellezas. No niegas
tú mismo, buen Machado, pues ellas mismas vieras
o sus restos, ruinas o vestigios presintieras.

Cuatro siglos en tu tiempo, cinco en este ahora,
mucho la hace dominada (no dominadora).

La mayor presión fiscal o el olvido inversor
conducen al presente y arrumbado dolor
de las ruinas a las que han reducido a Castilla.
¡Hasta su historia esquilmada…!
¡En verso se la humilla!

¿Sólo Castiella desprecia cuanto ignora?

Pregunta nada retórica

Todos ignoramos mucho, Antonio, hasta los sabios,
pero no todos ignoramos lo mismo. Labios
humanos no pueden abarcarlo todo.
Errando
es como aprendemos y después rectificando.
¿Por qué llamas ignorante sólo a mi Castiella?,
¿y eres tú el poeta
que cantara su epopeya?

¿El resto nada desprecia, incluso en algún verso…?
Hay mucha altivez a lo ajeno en el universo.
No es buen rasgo tuyo, Antonio, orillarte ante el Duero
por rimar en principio este poema primero.
¡Duro inicio,
que recuerda más el escolar,
y quien no es muy dado a leer ni a poetizar!

De “Castilla, la gentil”, a la Castilla machadiana

Que el tópico falso se convierta en verdadero, por exclusión de cuanto no entre en él. Siglos XX y XXI

Sus tierras se cuartean, se parten y trocean.
Y de sus bosques se hacen astillas que golpean
quienes la seca, parda, llana, sin arboleda
la llaman… Año a año imagen literaria ceda
cuanta Castilla sobre, para ajustarla a eso:
tierra en permanente de lo bello retroceso.

¡Que el tópico falso se convierta en verdadero
el continuo logro es de criterio tan artero!
¡Pero si “Castiella la gentil” es en “Poema
del Cid” llamada…!,
¿cómo ahora esta hosca diadema?
¡Y si entre rocas, prados y litoral y playa
la Bardulia original a Castilla pronto halla…!,
¿cómo sólo es
la pelada, parda, seca y llana
Castilla hoy la dominadora, la machadiana?
Anuladora… en realidad de las otras todas
que ya ni intentan cantarlas mudos sus rapsodas.

Machado, buen amigo

Machado, buen amigo, está ya la primavera.
vistiendo las ramas de los álamos que viera
reír el Duero, al pasar camino a San Saturio.
¡La ermita que a río, cielo, roca y Soria augurio
es…! Por estas lágrimas de piedra que el sol traza
en agua cristalina del Duero,
Soria enlaza
cuanto corazón por entre esta alameda pasa.
¡Románicas iglesias nuestro sentir abrasa!

Castilla, sin ser tu tierra, y siendo más diversa
y varia que una sola provincia, en ti está inmersa
entera…
¡Gentes del alto llano numantino,
y gentes de todas las Castillas en tu sino
y verso están inscritas!
Mas toda su belleza
dispar, extensa y amplia fuese absurda proeza
que nunca hubiese cabido en un tan breve libro que por tu “Retrato” empieza.

Continuará:

Video sobre autor:

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

Castilla, España

Castilla y el primer Villalar de 1976. Novela. Prólogo de Delibes.

EL LIBRO CASTELLANO PARA ESTE DÍA DEL LIBRO.

Regálatela por el Día del Libro o, si ya la tienes en papel, regálasela a uno o muchos amigos que quieras llevar hasta el afecto por Castilla. Puedes regalarles cuantas descargas del libro quieras y no lo notará tu bolsillo.

CUANDO EL 23 DE ABRIL REIVINDICABA UNA CASTILLA ENTERA, DESDE SANTANDER A SIERRA MORENA.

“Castilla y el primer Villalar de 1976”. Novela. Juan Pablo Mañueco. Amplio e intenso prólogo de Miguel Delibes

Información contenido, amplio comentario y compra en:

http://aache.com/tienda/651-castilla-y-el-primer-villalar-de-1976.html

También en Casa del Libro de Madrid (en persona o venta por internet, con 5% descuento PVP)

https://www.casadellibro.com/libro-castilla-y-el-primer-villalar-de-1976/9788417022167/5636635

Foto que se publica por primera vez: Los cuatro jóvenes de apenas 20 años que aquel domingo 25 de abril de 1976 iniciaron viaje desde Madrid hasta un Villalar de los Comuneros tomado por la Policía y la Guardia Civil, para intervenir en una celebración prohibida.

LOS DESEOS QUE LLEVABAN a una manifestación por conseguir una Castilla autónoma, fuerte y unida desde Santander a Ciudad Real, los incidentes del viaje, la forma en que se logró romper el cerco policial y entrar en Villalar de los Comuneros por una vía insospechada, lo que dentro del pueblo aconteció, la forma en que fue disuelta la comida y bailes que allí se celebraban, y lo que aconteció después, cuando los manifestantes decidieron congregarse en los pinares de Tordesillas… constituye las partes principales de la ágil novela, que ya sólo por el prólogo que la encabeza tiene interés como reflejo espléndido de la Castilla de la Transición

La misma novela en versión digital, más económica y ahora mismo descargable:

https://www.amazon.es/Castilla-primer-Villalar-1976-Pr%C3%B3logo-ebook/dp/B01GQPMCIK

Castilla, España, Novelas

En el centro del bosque encantado de los sueños

EN EL CENTRO DEL BOSQUE ENCANTADO DE LOS SUEÑOS

Se ha pintado de verde el día desde que entré en el bosque.
¡Es la hora de la esperanza aquí adentro!
Vayamos de esta espesura buscando el centro
donde arboleda, matorral, maleza y broza parecen ser cónyuges.

Es fácil y bello y grato y gustoso soñar de la floresta dentro
como si pudiera cumplirse todo cuanto se sueñe en esta verde noche.
Cumplirse por ejemplo que el planeta entero se llenara de amores
y el mismo orbe plenamente viniese en paz a nuestro encuentro.

Sí, acaso por esta vez nos sea dado pensar en nuestros corazones
que estamos en el lugar exacto que se sitúa en mitad del universo,
aquí mismo, en donde

es posible alcanzar –aunque sea uno sólo- un encantador y delicioso sueño.
Lo pediré desde aquí mismo, en el interior, lo pediré a voces:
¡Agua, pan y paz para todos los seres pido desde el interior del bosque!

Juan Pablo Mañueco

Vídeo sobre autor:

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

Sonetos

El gran debate

ANTE EL GRAN DEBATE DE HOY
EN UN PARLAMENTO AUTÓNOMO,
DE LOS QUE FATIGAN EL DINERO DE LA GENTE Y MERMAN TAMBIÉN SU ENTENDIMIENTO

España, en la política, perdura.
Los argumentos siempre son los mismos.
Idénticos verbales hipnotismos,
en selva salvaje, hiriente y muy dura.

Idénticos los sucios mecanismos
de esparcir hacia todos la basura.
Miente ora uno, otro y otro… en desfigura
de todos los lógicos silogismos:

Si este dice verdad… aquel procura
lo contrario vestir de idealismos,
para que en él no luzca la negrura.

“Y tú también” se oyen unos cinismos.
“Y tú más” dicen otros con frescura.
Y, ante libretos de iguales espejismos,

yo escribo -algo aburrido- este soneto,
cual mi moción en verso de censura.
¡Expongo al menos un tema concreto!

Y luego me voy a dar un paseo.
Y a vivir vida real entre la gente,
que trabaja, paga, habla, y según veo,
harta está de que tantos cuentos cuenten,
para que luego las señorías todas las ilusiones les revienten.

Juan Pablo Mañueco.

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

España

Sonar de sombras y negrura de un cuchillo (Rosalía y M. Hernández)

SONAR DE SOMBRAS Y NEGRURA DE UN CUCHILLO, resuelto finalmente en claridad

Cuando a ti, sombra, te veo,
sombra de los seres idos,
con tu tiniebla peleo
pero vuelve tu latido.

Cuando siento que has partido
en rayos del sol te ideo;
eres el recuerdo herido,
astro sin luz que vadeo.

Cuando cantan, tu son leo.
si lloran, es tu gemido.
Desearte, es el deseo.
Noche, aurora… sin olvido.

Cuando todo detenido,
la propia sombra bordeo;
parezco un cuerpo tendido
en la sombra que soy, creo.

Cuando yo me siento reo
de la sombra en que he nacido,
oigo sólo el tintineo
de un río en sombras venido.

Carnívora sombra mía,
hiriente como un cuchillo,
vuelas de noche y de día
como penumbra en su brillo.

Nube de un umbroso anillo
de soledad triste y fría,
golpeas como un martillo
que en mi corazón anida.

Por tu sombra, está la mía
llorosa en llanto amarillo,
mi ánimo -sin alegría-
ha rendido su castillo.

Rayo de sombras ovillo
por figura ya no mía,
pues soy completo rastrillo
que a la pena la vacía.

Sombra de sal me salía
por dentro del alma y ojo.
Lluvia de sal que llovía
de la sombra del enojo

¿Dónde iré, pena que alojo,
que no estés, la pena mía?
Siendo de sombras manojo,
han de ser mi compañía.

¿No descansa tu porfía
de arrodillarme en hinojo?
Por más dulce melodía
que quiera cantar, me encojo.

¿Sólo vencer a tu abrojo
con fin de mi travesía?
Hoy de pena me despojo.
¡No quiero más ese guía!

En mi vida, poesía
de amor canto, trovo y cojo
Y así, con mi mediodía,
de sombra abriré el cerrojo.

Sombra de antiguo despojo,
sombra en penumbra sombría,
lejos de mí yo te arrojo
porque entre dulce alegría.

Alguna hora y algún día,
sal no manará ya mi ojo,
y sólo en fotografía
la sombras veré en rastrojo.

¡Flor de pena, te deshojo!
Cese la melancolía.
Júbilo, gozo, recojo
al fin de esta poesía.

Sépalo sabiduría
-de frente, no de reojo-:,
Hijo soy de la alegría,
ella es mi guía y mi antojo
del resto ya me despojo.
Acabe, pues, la agonía.
Que esta rimada armonía
tráiganos a nuestro ojo
sol no sal, amarillo y rojo,
donde reine el mediodía.

Juan Pablo Mañueco

Sobre autor:

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

España

Esta suave poesía

ESTA SUAVE POESÍA

Es el momento del sueño, mi amada,
todas las ocupaciones del día
han finalizado ya. Pararía
ahora el sol cuadriga, ya cansada.

También tú cierras los ojos. Tu umbría
faz va notándose al sueño llamada,
Párpados anteceden a mirada.
Nácar a ébano casi se volvía.

Es instante del sueño, amada mía.
La puerta de tus ojos ya cerrada.
Toda tú vas ganando en lejanía.

Has entrado del sueño en la posada.
Yo rindo este segundo de armonía
para, amor, trazar suave poesía.

Juan Pablo Mañueco (2018)

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

Castilla, España

Oración a nuestro señor, Miguel de Cervantes

ORACIÓN A NUESTRO SEÑOR, MIGUEL DE CERVANTES

Ven para ver tu triunfo Miguel, ven
a una entera entregada a ti cultura,
ven a una lengua que honra tu figura,
señor del castellano. Si no, ¿quién?

Trae tu pluma, alza literatura
que hoy se escribe y expresa, y no muy bien.
Mucho declinó, desde ti, el vaivén
del cálamo que hoy vemos sin soltura.

Porta contigo acaso, sí, también
el fulgor de tu espada y armadura,
soldado raso audaz, luego rehén.

Pues esta lengua, tierra y aventura
cultural de España quizá en su sien
sienta hendirla en exceso hoy la locura.

Y como Espronceda fuese necesidad dura
pedir a nación el defenderla, ser sostén.

Escucha nuestras preces, tú, Miguel.
Eleva y vale a España. Y paz. Amén.

Juan Pablo Mañueco (2018)

Vídeo sobre autor:

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

Castilla, España

Buen lugar, si oviesse buen mandatario

ESPAÑA Y EL MUNDO, QUÉ BUEN LUGAR SI OVIESSE BUEN MANDATARIO

Mandatario: persona que acepta del mandante o jefe su representación personal para ejercer su representación subordinada o la gestión igualmente subordinada de un negocio.

Señoría: Persona que domina un cargo, lugar o cosa.

Esta España es buen lugar,
si oviesse ´buen mandatario´:
del mandante propietario
subordinado ha de estar.

Más si se ha de levantar
sobre él dicho mercenario…
no será buen mandatario:
¡señoría por cambiar!

Sí un régimen señorial
hay, en donde el mandatario,
no se queda en secundario…
Pueblo sí. ¡Actor principal!

¿Qué hay de revolucionario
si es sistema señorial
éste nuestro hoy, tan actual…?
Donde el votante es precario

pagador de un señorial
representante sicario
de su jefe y secretario
político general…

Y si el pueblo soberano
sólo tiene por función,
¡pagar a la dirección!
¡no tener él dirección!
¡deponer de toda acción!,
¡cobrar muy poca pensión!,
¡carecer toda misión!,
¡pasivo de obligación!,
¡obedecer al señor
mandatario: mandatario
que, de ser el secundario,
se convirtió en el señor
de un régimen señorial,
como este y tal y cual!

Donde el cargo es el mandante,
y no sólo el encargado,
que cumple subordinado
encargo del importante:
¡pueblo que se lo ha encargado,
más sigue siendo el mandante,
no el cargo subordinado!

Ni Revolución francesa.
Ni Revolución inglesa.
Ni Revolución soviética.
Ni revolución chinesa.
Ni revolución americana.
Ni revolución cubana.
Ni revolución hitleriana.
Ni revolución coreana,
han sido nunca revolución…

¡Sí cambio de viejo señor
por nuevo señor de hoy!
Subvertidamente alzado
sobre el presunto soberano
que calla y paga la función.

¡Como ayer, y anteayer y hoy!

¡España y el mundo, qué lugares soberanos,
si oviesse subordinados mandatarios,
y no señorial sistema aún hoy!

Juan Pablo Mañueco.

https://www.amazon.es/comedia-Vieja-Nueva-Pol%C3%ADtica-Antimaquiavelo-ebook/dp/B01HJF7O3Y

Libros

La Humanidad, salvada por el Quijote en el Juicio Final

LA HUMANIDAD SALVADA POR “EL QUIJOTE”,
EL DÍA DEL JUICIO FINAL

Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla.
Teste David cum Sibylla!

Quantus tremor est futurus,
quando iudex est venturus,
cuncta stricte discussurus!

Día de la ira, aquel día
en que los siglos se reduzcan a cenizas.
¡Como testigos el rey David y la Sibila!

¡Cuánto terror habrá en el futuro
cuando el juez haya de venir
estricto a juzgar lo claro y oscuro!

Allí cuando el Dies Ire,
ya la Humanidad mire,
Dios a todos se vire.–

Y aún siendo sólo humus.
Pasado y aun igual futuro,
así el Juicio será summun.

-Humanos, habéis mentido,
robado y asesinado,
todo precepto incumplido,
fornicado y engañado,
mi nombre en vano tomado…
Todos merecéis infierno
tan angustioso y eterno,
como imaginarse pueda.
¿Decidme de qué manera,
os perdone algo siquiera
y os librara del averno?

Y en ese preciso instante,
entre el grupo se alzará alguien,
con un Quijote en la mano
y admitirá que lo humano
ha sido un muy incesante,
muy copioso y abundante
ramillete de pecados.
Pero dirá, ante el divino semblante:
-“Señor, cuanto nos decís es verdad;
pero por nuestro descargo, mirad:
¡También hemos hecho esto,
en otro platillo, opuesto!”

Y don Quijote mostrando,
allí se irá equilibrando
la balanza de Humanidad.
Y así será que el Quijote,
será el mejor sacerdote
para lo humano salvar.
Dios nos llegue a perdonar,
ante la gloria que dote
a Humanidad el Quijote.
¡Tal que la llegue a salvar!

Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla.
Teste David cum Sibylla!

Que será entonces Castilla,
do mayor servicio preste.
¡Será servicio celeste!,
a toda la Humanidad.

Juan Pablo Mañueco (2018)

Video sobre el autor:

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

Castilla, España