El blog de Juan Molina

Perseverancia en la fe es la clave

29.11.18 | 13:30. Archivado en religión

Ayer finalizaba el Evangelio proclamado en la misa con esta afirmación del evangelio de Lucas:

"Con vuestra perseverancia, salvaréis vuestras almas"

Perseverancia o constancia...

¡Detrás de estas palabras se esconden multitud de éxitos y logros!

Quien no tira la toalla ante las dificultades

Quien no abandona ante el fracaso e insiste

Quien los obstáculos los ve como oportunidades....

Quien se mantiene fiel a pesar de ambientes hostiles o contrarios...

Suele cosechar lo que siembre: éxito y logros.

Ser cristiano no es cuestión de herencia, uno no es cristiano porque lo ha heredado... la fe se transmite por contagio. Uno aprende a vivir como un cristiano, la fe es un don y una tarea!

Da la sensación que el ambiente social del mundo que vivimos se ha colado en la Iglesia inundando también los corazones y los entendimientos de muchos de los seguidores de Jesús con el "virus" del relativismo...

PERSEVERAR significa:

1) Tomar conciencia y abrir el corazón a Jesús.

2) Renovar la adhesión a la Iglesia, la comunión.

3) Esforzarse por una vida moral acorde con los valores evangélicos.

4) Saberse en constante crecimiento y aprendizaje cuidando con esmero e interés la propia formación.

En un mundo como el nuestro que a veces da la sensación:

1) Persigue el placer sacrificando / /ignorando o pervirtiendo el amor

2) Fomenta la dispersión despreciando la comunión

3) Acrecienta la confusión en lugar de cimentar en la Verdad

Permanecer perseverantes en la fe exige de nosotros buenos cimientos:

1) Oración diaria e intensa

2) Formación en las Sagradas Escrituras y enseñanzas de la Iglesia (magisterio)

3) Aprecio y participación activa en los sacramentos que celebran nuestra fe y que robustecen las raíces y el sentido de pertenencia....


El P. Pío y los ángeles custodios

02.10.18 | 00:20. Archivado en religión, liturgia

UNA CARTA ESCRITA POR EL PADRE PÍO CON CONSEJOS A ANA RODOTE SOBRE EL ÁNGEL DE LA GUARDA .

A Ana Rodote (1890-1972) le escribía el 15 de julio de 1915, y le da, y nos da, una serie de invalorables consejos sobre cómo actuar con respecto al ángel de la guarda, a las locuciones y a la oración.

Querida hija de Jesús,
Que tu corazón siempre sea el templo de la Santísima Trinidad, que Jesús aumente en tu alma el ardor de su amor y que él siempre te sonría como a todas las almas que él ama.

Que María Santísima te sonría durante todos los acontecimientos de tu vida, y abundantemente sustituya a la madre terrenal que te falta.

Que tu buen ángel de la guarda vele siempre sobre ti, que pueda ser tu guía en el camino escabroso de la vida.

Que siempre te mantenga en la gracia de Jesús y te sostenga con sus manos para que no puedas tropezar en una piedra.

Que te proteja bajo sus alas de todas las trampas del mundo, del demonio y la carne.
Ten gran devoción, Annita, a este ángel bueno.

¡Qué consolador es saber que cerca de nosotros hay un espíritu que, desde la cuna hasta la tumba, no nos deja ni por un instante, ni siquiera cuando nos atrevemos a pecar.
Y este espíritu celestial nos guía y protege como un amigo, un hermano.

Pero es muy consolador saber que éste ángel ora sin cesar por nosotros.

Ofrece a Dios todas nuestras buenas acciones, nuestros pensamientos, nuestros deseos, si son puros.

Por el amor de Dios, no te olvides de este compañero invisible, siempre presente, siempre dispuesto a escucharnos y listo para consolarnos.

¡Oh deliciosa intimidad!, ¡Oh deliciosa compañía! ¡Si tan sólo pudiéramos comprenderlo!

Mantenlo siempre presente en el ojo de tu mente. A menudo recuerda la presencia de este ángel, dale las gracias, órale a él, siempre mantén la buena compañía.

Ábrete tu misma a él y confíale tu sufrimiento a él. Ten un miedo constante de ofender la pureza de su mirada. Sabe esto y mantenlo bien impreso en tu mente.

El es muy delicado, muy sensible.
Dirígete a él en momentos de suprema angustia y experimentarás su ayuda benéfica.

Nunca digas que estás sola en la batalla contra tus enemigos.

Nunca digas que no tienes a nadie a quien puedas abrirte y confiar. Harías para este mensajero celestial una grave equivocación.

Por lo que respecta a las locuciones interiores, no te preocupes, pero ten calma. Lo que se debe evitar es que tu corazón se una a estas locuciones.

No les des demasiada importancia a ellas, demuestra que eres indiferente. Ni desprecies tu amor, ni el tiempo para esas cosas. Siempre da respuesta a estas voces:

“Jesús, si eres tú el que está hablándome, déjame ver los hechos y las consecuencias de tus palabras, es decir, la virtud santa en mí”.

Humíllate delante del Señor y confía en él, gasta tus energías por la gracia divina, en la práctica de las virtudes, y luego deja que la gracia obre en ti como Dios quiera.

Es la virtud la que santifica el alma y no los fenómenos sobrenaturales.

Y no te confundas a ti misma tratando de entender qué locuciones vienen de Dios.

Si Dios es su autor, uno de los signos principales es que en cuanto escuchas esas voces, llenan tu alma con miedo y confusión, pero después, te dejan una paz divina.

Por el contrario, cuando el autor de las locuciones interiores es el diablo, comienzan con una falsa seguridad, seguido de agitación y un malestar indescriptible.

No dudo en absoluto de que Dios es el autor de las locuciones, pero hay que ser muy cauteloso porque muchas veces, el enemigo mezcla una gran cantidad de su propio trabajo a través de ellas.

Pero esto no te debe asustar, éste es el juicio al que fueron sometidos, incluso los más grandes santos y las almas más ilustradas, y que fueron aceptables al Señor.

Debes sencillamente tener cuidado de no creer en estas locuciones con demasiada facilidad, sobre todo cuando ellas se relacionen en cómo debes comportarte y lo que debes hacer.

Debes recibirlas y enviarlas a juicio de quien te dirige. A continuación, debes resignarte a su decisión.

Por lo tanto lo mejor es recibir las locuciones con mucha cautela e indiferencia constante.

Compórtate de esta manera y todo va a aumentar tu mérito ante el Señor.

No te preocupes de tu vida espiritual; Jesús te ama mucho, y trata de corresponder a su amor, siempre avanzando en santidad delante de Dios y de los hombres.

Ora vocalmente también, que aún no ha llegado el momento de dejar estas oraciones, y con paciencia y humildad soporta las dificultades que experimentas en hacer esto.

Que estés pronta también a someterte a las distracciones y la aridez, y no debes, de ninguna manera, abandonar la oración y la meditación. Es el Señor que quiere tratarte de esta manera para tu provecho espiritual.

Perdóname si termino aquí. Sólo Dios sabe lo mucho que me cuesta escribir esta carta. Estoy muy enfermo, reza mucho para que el Señor pueda desear librarme de este cuerpo pronto.
Te bendigo junto con la excelente Francesca. Que puedas vivir y morir en los brazos de Jesús.


Fe y ciencia no son enemigas

19.09.18 | 18:05. Archivado en religión, Actualidad

¿Sabías que fe y ciencia no son enemigas y que, de hecho algunos grandes descubrimientos científicos fueron realizados por sacerdotes y hombres y mujeres de fe?

Algunos episodios del medioevo son usados como tópicos para defender la postura de que la Iglesia ha sido enemiga de la ciencia pero.... ¿realmente es así de sencilla la cosa?

¿Sabías que Copérnico era un monje polaco, por ejemplo?

veamos...

1. Jean Baptiste Carnoy impulsó el estudio de la célula fundando la primera revista científica especializada, La Cellule, en 1884.

2. La Tierra se mueve y el universo no tiene centro. Es lo que escribió Nicolás de Cusa en 1440.

3. Pierre Teilhard de Chardin heredó de su padre la afición a la geología. Como jesuita, viajó por Asia datando los fósiles de cada zona según los estratos donde se habían hallado.

4. El astrónomo Nicolás Copérnico cristalizó la teoría del heliocentrismo, abriendo el camino para que Galileo y otros científicos inaugurasen la astronomía moderna.

5. Roger Bacon introdujo la pólvora en Europa y estudió la luz con ingeniosos experimentos en óptica.

6. El primer animal vivíparo que nació por una fecundación artificial fue obra de Lazzaro Spallanzani. Los experimentos eran su tema de conversación preferido. Lo mantuvo hasta en su lecho de muerte.

7. En 1866, Gregor Mendel publica su experimento sobre las leyes de la herencia genética, que se perdió hasta que se hizo famoso, 40 años más tarde.

8. En 1900 José María Algué presenta su barociclonómetro, un instrumento que mide la fuerza y la trayectoria de los ciclones, imprescindible en los barcos hasta que se inventó la radio.

9. En 1905 Jozef Murgas, pionero de la telegrafía sin hilos, consigue transmitir ondas de radio a una distancia de 30 kilómetros.

10. la abadesa Hildegard von Bingen fue física, filósofa, naturalista, compositora, poetisa y lingüista del medievo. Physica es una obra extensa de nueve volúmenes que se ocupa principalmente del uso medicinal de las plantas, los árboles, las piedras preciosas, los metales y los animales.

El Concilio Vaticano II afirma en Gaudium et Spes 36:

“Si por autonomía de la realidad se quiere decir que las cosas creadas y la sociedad misma gozan de propias leyes y valores, que el hombre ha de descubrir, emplear y ordenar poco a poco, es absolutamente legítima esta exigencia de autonomía. No es sólo que la reclamen imperiosamente los hombres de nuestro tiempo. Es que además responde a la voluntad del Creador. Pues, por la propia naturaleza de la creación, todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado, que el hombre debe respetar con el reconocimiento de la metodología particular de cada ciencia o arte. Por ello, la investigación metódica en todos los campos del saber, si está realizada de una forma auténticamente científica y conforme a las normas morales, nunca será en realidad contraria a la fe, porque las realidades profanas y las de la fe tienen su origen en un mismo Dios. Más aún, quien con perseverancia y humildad se esfuerza por penetrar en los secretos de la realidad, está llevado, aun sin saberlo, como por la mano de Dios, quien, sosteniendo todas las cosas, da a todas ellas el ser. Son, a este respecto, de deplorar ciertas actitudes que, por no comprender bien el sentido de la legítima autonomía de la ciencia, se han dado algunas veces entre los propios cristianos; actitudes que, seguidas de agrias polémicas, indujeron a muchos a establecer una oposición entre la ciencia y la fe.”


"¿Por qué el presbítero de parte la Hostia en el momento de la consagración?"

19.09.18 | 00:20. Archivado en religión, liturgia

Un hermano me preguntó esto:

"¿Por qué el presbítero de parte el pan en el momento de la consagración?"

Partamos de lo que ya nos avisa el nº 55 de la Instrucción Remdemptionis Sacramentum sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía:

"En algunos lugares se ha difundido el abuso de que el sacerdote parte la hostia en el momento de la consagración, durante la celebración de la santa Misa. Este abuso se realiza contra la tradición de la Iglesia. Sea reprobado y corregido con urgencia."

Por lo tanto una afirmación ya podemos hacer:

NUNCA SE DEBE PARTIR LA HOSTIA DURANTE LA CONSAGRACIÓN.

Ante la pregunta que se realizaba está el por qué no se debe hacer esto.

¿Qué nos dice el Ordenamiento General del Misal Romano en la rúbrica 83?

"El sacerdote parte el pan eucarístico, con la ayuda, si es del caso, del diácono o de un concelebrante. El gesto de la fracción del Pan realizado por Cristo en la Última Cena, que en el tiempo apostólico designó a toda la acción eucarística, significa que los fieles siendo muchos, en la Comunión de un solo Pan de vida, que es Cristo muerto y resucitado para la salvación del mundo, forman un solo cuerpo (1Co 10, 17). La fracción comienza después de haberse dado la paz y se lleva a cabo con la debida reverencia, pero no se debe prolongar innecesariamente, ni se le considere de excesiva importancia. Este rito está reservado al sacerdote y al diácono.

El sacerdote parte el pan e introduce una parte de la Hostia en el cáliz para significar la unidad del Cuerpo y de la Sangre del Señor en la obra de la redención, a saber, del Cuerpo de Cristo Jesús viviente y glorioso. La súplica Cordero de Dios se canta según la costumbre, bien sea por los cantores, o por el cantor seguido de la respuesta del pueblo el pueblo, o por lo menos se dice en voz alta. La invocación acompaña la fracción del pan, por lo que puede repetirse cuantas veces sea necesario hasta cuando haya terminado el rito. La última vez se concluye con las palabras danos la paz."

Nos dice claramente el momento en el que hay que hacer tal partición.

¿Por qué?

El doctor Ralph Keifer nos dice al respecto: «Partir la hostia durante el relato de la Institución es un abuso porque el relato es principalmente una proclamación de por qué celebramos la Eucaristía (…); no es una demostración de lo que hacemos nosotros en la Eucaristía. Si el relato fuera una demostración de lo que nosotros hacemos, lo propio sería no sólo partir el pan sino también compartirlo en ese momento y, una vez dichas las palabras sobre el cáliz, darlo también en ese momento. El relato de la Institución no está concebido como un relato litúrgico dramatizado. Está concebido para proclamar que celebramos la Eucaristía porque es el memorial del Señor»

Podríamos además añadir que teológicamente hay una comunión entre el significado del gesto y el memorial de la Última Cena de nuestro Señor. En el relato de la Institución aparecen cuatro verbos (expresan acción recordemos...) «tomó», «bendijo», «partió», y «dio», y estos cuatro verbos expresan también el tempo celebrativo... cada verbo vendría a identificarse con cada una de estas partes de la santa Misa: con el ofertorio, la consagración, la fracción y la comunión.


comparto una vivencia de la misa de hoy!

15.09.18 | 01:24. Archivado en religión, liturgia

Al final me he decidido a poneros por escrito una vivencia que he tenido esta mañana cuando celebraba la misa de 8 de la mañana como hago a diario... mientras os escribo escucho este enlace bellísimo con todos los cantos gregorianos dedicados a nuestra Madre María...os lo recomiendo ;)

Como ya hemos dicho a lo largo del día el 14 de septiembre la liturgia nos invita a celebrar la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz...

Desde que dio comienzo la celebración hasta el final tuve el corazón en un puño.... sentía una emoción interior que me hacía percibir de manera muy intensa que estaba en terreno sagrado, la presencia del Misterio me inundaba... ya en los ritos iniciales cuando invitaba a la asamblea litúrgica a reconocernos pecadores sentí como si algo se me clavara en el corazón... a la vez se apoderó de mi una sensación profunda de saberme pecador, atrapado por pasiones y hábitos desde mi juventud que parecen enquistados en mi y me recuerdan que es su gracia la que me sostiene.... junto a una sensación de Amor incondicional tan hermoso que me saltaron las lágrimas.... era como si una voz en mi interior me repitiera... "no te das cuenta, Juan, no eres tú...soy Yo... te amo con amor eterno, os amo con amor eterno, sois mis hijos e hijas amadísimos.... no temáis nada... estoy Yo aquí" y uf.... se me erizaba la piel al sentir un amor que me llenaba tantísimo.... al recitar la oración de perdón "Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna..." de nuevo la voz interior... como si dijera "díselo a mi pueblo... háblales de lo mucho que los amo... diles que no teman que no se alejen, que me amen..." y al ser fiesta recitábamos el gloria.... cerré los ojos y quería tomar conciencia de cada una de las palabras que recitábamos... al decir: `porque solo Tú eres Santo, solo Tú Señor, solo Tú altísimo Jesucristo..." de nuevo mis ojos llenándose de lágrimas ....

seguimos con la liturgia de la Palabra y al llegar al ofertorio... cuando me lavaba las manos mientras recitaba en voz baja... "lávame Domine pecatta mea, purifica iniquitatem meam" (Lávame Señor de mis pecados, purifícame de mis iniquidades)... mi corazón en un puño... los pecados que más me duelen en mi vida estaban ahí en ese agua... incondicionalmente Dios siempre me muestra su ternura... y nos adentramos en la plegaria eucarística ... consciente de la presencia del Misterio con esa sensación que inundaba el ambiente elijo la plegaria tercera y de nuevo las lágrimas al rezar "das vida y santificas todo...". Llegamos a la consagración... cambio el ritmo al orar... me inclino con el pan en las manos.... apenas me atrevo a tocarlo... y tras pronunciar las palabras de la institución... elevo al Señor ante su pueblo en un silencio que llena el ambiente de trascendencia... toda la asamblea arrodillada en actitud de adoración y respeto... toda! qué regalo Señor... la fuerza que me transmite tu pueblo, el pueblo al que sirvo... se me entrecortan las palabras me siento emocionado.... pero no quiero molestar o dar espectáculo a la asamblea trato de controlar la situación....pero me apetecería permanecer arrodillado mientras repito "perdón Señor, ten piedad de nosotros Señor..."

Toda la celebración estuve con una sensación como si me agarraran el corazón con una mano.... e invadía un dolor grande por tantos pecados y situaciones de ofensa al Señor... y a la vez una profunda sensación de saberme amadísimo.... la ternura sanadora del Dios de la Vida....

Fe sin duda una celebración hermosa....una manifestación de Dios en el momento más hermoso del día...la celebración de la eucaristía. .... ;)

¡FELIZ! GRACIAS SEÑOR!


preciosa enseñanza de este domingo: huir dela vaciedad del relativismo

05.08.18 | 01:42. Archivado en religión, liturgia, Actualidad

PRECIOSA la segunda lectura de este domingo 5 agosto 2018

Del Apóstol San Pablo a los Efesios 4, 17. 20-24

"Hermanos:

Esto es lo que digo y aseguro en el Señor: que no andéis ya, como es el caso de los gentiles, que andan en la vaciedad de sus criterios. Vosotros, en cambio, no es así como habéis aprendido a Cristo, si es que es él a quien habéis oído y en él fuisteis adoctrinados, tal como es la verdad en Cristo Jesús. Cristo os ha enseñado a abandonar el anterior modo de vivir, el hombre viejo corrompido por deseos de placer, a renovaros en la mente y en el espíritu. Dejad que el Espíritu renueve vuestra mentalidad, y vestíos de la nueva condición humana, creada a imagen de Dios: justicia y santidad verdaderas."

Fijémonos en estas expresiones:

1/ "no andéis como los gentiles... que andan en la vaciedad de sus criterios"

2/ "no es así como habéis aprendido a Cristo, si es que es él a quien habéis oído y en él fuisteis adoctrinados, tal como es la verdad en Cristo Jesús"

3/ "Cristo os ha enseñado a abandonar el anterior modo de vivir, el hombre viejo corrompido por deseos de placer, a renovaros en la mente y en el espíritu"

4/ "Dejad que el Espíritu renueve vuestra mentalidad, y vestíos de la nueva condición humana, creada a imagen de Dios"

DE RABIOSA ACTUALIDAD son estas palabras, familia! ;)

1/ la vaciedad del RELATIVISMO (de sus criterios...) que estamos viviendo exactamente igual en nuestros días!

2/ ¿Dónde fundamento mis criterios? ¿Es la Verdad de Cristo? ¿Aprendo su doctrina?

3/ En una sociedad como la nuestra entregada al hedonismo (placer) y al narcisimo (egocentrismo).... ¿Cómo vivo yo? ¿Sigo en el antiguo modo de vivir o me dejo ir renovando dócilmente por el Espíritu?

4/ Dios no tira la puerta abajo... Dios respeta nuestra libertad y si le dejamos entrar en nuestra vida Él actúa... nuestra misión es ir transformándonos a imagen de Dios y no transformar a Dios según nuestra imagen!

Así que manos a la obra..... hay trabajo personal que hacer ;)


la pena de muerte es inadmisible

04.08.18 | 11:27. Archivado en religión, Actualidad

Vale la pena leer este ajuste nuevo del número 2267 del catecismo de la Iglesia católica donde se enseña la doctrina cristiana sobre la justa interpretación del quinto mandamiento: “no matarás”, este número en concreto decía lo siguiente:

“La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas.

Pero si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana.

Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen, haciendo inofensivo a aquél que lo ha cometido sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, los casos en los que sea absolutamente necesario suprimir al reo «suceden muy [...] rara vez [...], si es que ya en realidad se dan algunos» (EV 56)”

Y tras la nueva redacción propuesta por el papa Francisco la nueva redacción queda así:

“ Durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común.

Hoy está cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves. Además, se ha extendido una nueva comprensión acerca del sentido de las sanciones penales por parte del Estado. En fin, se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente.

Por tanto la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que «la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona»[1], y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo.”

Acaso ha cambiado la enseñanza de la Iglesia sobre este asunto!?

En realidad la enseñanza de la Iglesia en su esencia NO HA CAMBIADO.

Fijémonos en las expresiones de la anterior redacción:

1/ “no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto”

Los requisitos son importantes:

- plena comprobación de la responsabilidad
- si ésta fuera el ÚNICO CAMINO POSIBLE

Pero en el párrafo siguiente se sigue insistiendo:

2/ “si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios”

AQUÍ ESTÁ LA CLAVE!

Hoy en día la Iglesia tras observar la realidad de los nuevos tiempos y los recursos que las sociedades han desarrollado para proteger al común ha matizado de nuevo su enseñanza A FAVOR DE LA VIDA y escribe en la nueva redacción:

1/ “cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves”

2/ “se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente.”

POR LO TANTO:

La Iglesia no cambia su enseñanza y su doctrina en favor de la vida.

Se trata de una matización exigente moralmente con el mundo actual que TIENE LOS RECURSOS NECESARIOS para proteger el bien común y la paz sin necesidad de condenar a muerte al agresor.

Lee el documento oficial aquí:

http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/ladaria-ferrer/documents/rc_con_cfaith_doc_20180801_lettera-vescovi-penadimorte_sp.html


¿Es posible ser bueno si no existe Dios?

28.02.18 | 23:39. Archivado en religión, Actualidad

Hace unos días en un diálogo... sobre la existencia de Dios... le decía a la otra persona que a los chicos les hago una pregunta:

¿Es posible ser bueno si no existe Dios?

De entrada la primera respuesta que nos nace a todos es "POR SUPUESTO" porque conocemos o somos conscientes que hay personas no creyentes que son muy buena gente...

Pero fijaros mi "pregunta trampa"....

No he preguntado si se puede ser bueno "SIN CREER EN DIOS"... la pregunta es "SIN DIOS".

Os invito a parar un momento después de leer esta frase y antes de seguir le des un poco de vueltas a esa pregunta... si Dios no existe ¿se puede ser bueno?

Probablemente aún habrá quien insista en el "POR SUPUESTO QUE SÍ"... llegados a este momento os invito a situaros en esta tesitura: imaginaos que somos ateos (quizás alguien que lea estas líneas lo es con lo que será más fácil ponerse en situación)... y nos consideramos buenas personas. ¿Cómo responderíamos a preguntas como estas?

¿A qué te refieres con “hacer el bien”?

¿Cómo sabes cuál es el bien que debes hacer?

Una afirmación tan simple como “esto está mal” implicar admitir que existen exigencias éticas, que no dependen del deseo de cada persona, que son obligatorias, incluso en contra de la voluntad del sujeto que actúa, y que provienen de una fuente superior a la realidad de las cosas que simplemente son... en el caso del ateo: ¿de dónde nacen estas exigencias éticas que juzgan que algo es bueno o malo?

En realidad la cosa tiene miga, nos encontramos con dos premisas:

Premisa 1: Si Dios no existe, no existen deberes morales ni valores morales objetivos. Todo es puro relativismo moral, algo es bueno o malo para mi únicamente pero puede no serlo para otro. Conclusión: No podemos obligar a otros a aceptar lo que para nosotros es bueno o malo subjetivamente por lo tanto... el ser humano se vuelve amoral.

Premisa 2: Existen deberes morales y valores morales objetivos, es decir, que no los decide la persona. Conclusión: Por lo tanto, Dios existe.

Llegados aquí acabamos diciéndonos:
Si Dios no existe como referente moral y fuente de los principios de moralidad el ser humano está condenado a la ley de la selva donde unos son cervatillos y otros leones. Los fuertes podrán dominar y someter a los débiles.

Cuando hablábamos de todas estas cosas la otra persona me dijo... "entonces crees en Dios por necesidad y por miedo a un castigo"... mi cabeza deseaba responder que creo en Dios no porque lo necesite sino por razonamiento lógico y evidencia.... era como si quisiera rehuir de admitir que realmente....

¡POR SUPUESTO QUE NECESITO A DIOS!
¡POR SUPUESTO QUE SIN DIOS MI VIDA CARECE DE NORTE Y DE SENTIDO!

DECIR QUE NO NECESITO A DIOS ES TAN ABSURDO Y PEDANTE, TAN VANIDOSSAMENTE SUICIDA COMO DCIR QUE NO NECESITO DEL OXÍGENO PARA VIVIR.

https://www.youtube.com/watch?v=ew6lsokHOsk


¿Qué enseña la Iglesia sobre la fecundación In Vitro?

29.10.17 | 01:33. Archivado en religión, Actualidad

El pasado jueves en una clase de bachillerato me preguntaron esto mismo:

¿Qué piensas de la fecundación in vitro?

La Iglesia no la reconoce como un camino moralmente transitable por un clarísimo motivo:

Se fecundan varios óvulos para asegurarse de que alguno prospere en un embarazo. Y qué se hace con los demás óvulos fecundados que no se han utilizado? SE CONGELAN y bien se donan a experimentos científicos o bien se desechan.

Alguien podría preguntarse: Pero ¿qué problema hay con eso? Solo son óvulos fecundados congelados...

La Iglesia enseña que:

"La vida ya concebida ha de ser salvaguardada con extremos cuidados desde el momento de la concepción. El aborto y el infanticidio son crímenes abominables" Gaudium et Spes, 51

"Desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre... la genética moderna otorga una preciosa confirmación. Muestra que desde el primer instante se encuentra fijado el programa de lo que será ese viviente: un hombre, este hombre individual con sus características ya bien determinadas. Con la fecundación inicia la aventura de una vida humana, cuyas principales capacidades requieren un tiempo para desarrollarse y poder actuar" Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, Declaración sobre el aborto procurado, 12 - 13

Y más en concreto, la Instrucción DONUM VITAE (el don de la vida) se afirma en el nº 5 lo siguiente:

¿Qué juicio moral merece el uso para la investigación de embriones obtenidos mediante la fecundación "in vitro"?

Los embriones humanos obtenidos in vitro son seres humanos y sujetos de derechos: su dignidad y su derecho a la vida deben ser respetados desde el primer momento de su existencia. Es inmoral producir embriones humanos destinados a ser explotados como "material biológico" disponible.

En la práctica habitual de la fecundación in vitro no se transfieren todos los embriones al cuerpo de la mujer; algunos son destruidos. La Iglesia, del mismo modo en que condena el aborto provocado, prohibe también atentar contra la vida de estos seres humanos. Resulta obligado denunciar la particular gravedad de la destrucción voluntaria de los embriones humanos obtenidos "in vitro" con el solo objeto de investigar, ya se obtengan mediante la fecundación artificial o mediante la "fisión gemelar". Comportándose de tal modo, el investigador usurpa el lugar de Dios y, aunque no sea consciente de ello, se hace señor del destino ajeno, ya que determina arbitrariamente a quién permitirá vivir y a quién mandará a la muerte, eliminando seres humanos indefensos.

Los métodos de observación o de experimentación, que causan daños o imponen riesgos graves y desproporcionados a los embriones obtenidos in vitro, son moralmente ilícitos por la misma razón. Todo ser humano ha de ser respetado por sí mismo, y no puede quedar reducido a un puro y simple valor instrumental en beneficio de otros. Por ello no es conforme a la moral exponer deliberadamente a la muerte embriones humanos obtenidos in vitro. Por haber sido producidos in vitro, estos embriones, no transferidos al cuerpo de la madre y denominados "embriones sobrantes", quedan expuestos a una suerte absurda, sin que sea posible ofrecerles vías de supervivencia seguras y lícitamente perseguibles."


Tiempo de pensar en nuestra situación...

28.09.17 | 12:36. Archivado en religión, liturgia

Escuchamos al profeta Ageo que invita a la reflexión: “Pensad bien en vuestra situación. Sembrasteis mucho, y recogisteis poco, coméis y no os llenáis; bebéis y seguís con sed; os vestís y no entráis en calor; el trabajador guarda su salario en saco roto.” Esta invitación que lanza el profeta de parte de Dios es respuesta a una actitud del pueblo. Una actitud de desidia, de abandono, de desplazar a Dios del momento presente: “No es momento de ponerse a construir la casa del Señor”.
Según oraba estas palabras irremediablemente venía a mis pensamientos la convicción que son palabras profundamente actuales. Hoy muchos hombres y mujeres viven esa convicción: “no es tiempo para Dios y para religiones”. No exageramos si afirmamos que una buena parte de nuestras sociedades no consideran ni precisan de Dios. Es como si el ser humano se hubiese abandonado en manos del materialismo, del hedonismo y del narcisismo. Se persigue el bienestar material, la acumulación de cosas; se anhela una vida desde lo placentero y agradable, el placer por el placer, huyendo de todo lo que suene a sacrificio y sufrimiento. Y, sin duda, las dos realidades anteriores se alimentan por medio del pronunciado narcisismo que ensalza al individuo, al yo haciéndole creer que sólo uno es dueño y señor de su vida, que solo yo soy el centro, el origen y la meta de todo lo que vivo y experimento.
Podríamos decir que el tetraca Herodes, de algún modo, participaba de todo esto también: poder, placer y egocentrismo… pero nos narra el evangelio de hoy que incluso un hombre así, un hombre como Herodes… tenía ganas de conocer a Jesús.
Mirémonos a nosotros mismos… en qué lugar estoy, cuáles son los bienes que persigo… qué mueve mi vida. ¡Qué importante que despertemos de nuevo la sed de Dios, el deseo de conocer a Jesús! Escuchemos y recordemos las palabras del profeta Ageo: “Pensad bien en vuestra situación. Sembrasteis mucho, y recogisteis poco, coméis y no os llenáis; bebéis y seguís con sed; os vestís y no entráis en calor”… pensemos en nuestra situación…


Reconstruyamos el templo que es la Iglesia, que somos nosotros!

26.09.17 | 10:39. Archivado en religión, liturgia

En la primera lectura de hoy escuchamos como el rey Dario ordena la reconstrucción del templo… quedémonos con esta palabra: reconstruir.
En el evangelio se ha proclamado ese breve pasaje donde Jesús abre el concepto de familia y va más allá de los familiares y conocidos: “Mi madre y mis hermanos son estos: los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen”.
Estamos en un tiempo de cierta crisis social, política, económica y humanitaria… crisis de valores y una profunda crisis de fe. Parece como si las grandes religiones, en concreto para nosotros, la Iglesia, el cristianismo… ya no son referentes ni necesarios. Podemos hacer mil conjeturas y seguro que hay una parte de verdad en todas ellas pero no podemos cerrar los ojos a lo que se refiere a nosotros mismos, nuestra responsabilidad. ¿Podría el Señor reconocernos como parte de su familia tal y como estamos viviendo nuestra fe actualmente? ¿podemos decir que escuchamos la Palabra de Dios y que la cumplimos, la vivimos, la ponemos en práctica?
Quizás parte de la solución está en un buen análisis del problema… la Iglesia ya no es referente para muchos porque quizás los que la formamos estamos dormidos en los laureles, no somos coherentes, no encarnamos la Palabra de Dios en lo cotidiano….

Es tiempo de reconstruir la Iglesia para los tiempos de hoy, con los cimientos sólidos de la profunda experiencia de Dios y vivencia del proyecto que el Señor nos ha revelado: el evangelio.

Reconstruyamos el templo como en tiempos del rey Dario… el templo que es la Iglesia y el templo que somos cada uno de nosotros, como dice San Pablo: mirad que vosotros sois templos del Espíritu Santo.


¿Quieres ser feliz? Reconoce y Observa

11.08.17 | 09:42. Archivado en Acerca del autor, religión, liturgia

Hoy celebramos la memoria de Santa Clara de Asís, la dulzura y la ternura de una joven que deja que el Señor acaricie su corazón y consagra su vida entera a cantar sus maravillas a alabar su grandeza.

Los santos son siempre modelos que la Iglesia pone ante nuestra mirada como estímulos en nuestro caminar personal hacia la santidad. Si ellos/as fueron capaces de amar así al Señor… ¿por qué nosotros no? ¡Claro que podemos! Empecemos desde hoy mismo a tomarnos en serio el camino hacia la santidad.

La santidad es dejarse llenar de Dios, el único santo, la fuente de toda santidad. En la primera lectura de hoy, extraída del libro del Deuteronomio el autor escribe precisamente:

"RECONOCE hoy, y medita en tu corazón, que el Señor es el único Dios allá arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra; no hay otro.
OBSERVA los mandatos y preceptos que yo te prescribo hoy, para que seas feliz, tú y tus hijos, después de ti, y se prolonguen tus días en el suelo que el Señor, tu Dios, te da para siempre"

Dos verbos: Reconocer y observar. Reconocer la belleza de Dios, su grandeza. Dejarse admirar por la compasión y la ternura de quien nos creó por amor y por amor desea nuestra salvación. Para reconocer la belleza de Dios es necesario un corazón libre de apegos egoístas, de intereses mundanos que solo piensan en tratar de satisfacer los anhelos que todos llevamos en lo más íntimo… pero fracasan, son intentos estériles. Nada puede calmar la sed de plenitud que solo en Dios encuentra sentido.

Para poder observar las enseñanzas de Dios es fundamental haber dado antes el primer paso: vaciarnos de nosotros mismos, nuestras pasiones y tomar conciencia como rezábamos en el salmo “¿Qué dios es grande como nuestro Dios?”, ¿Qué puede llenar mi corazón con la paz y la plenitud con que lo hace el Señor? Nada. Todo lo demás tiene fecha de caducidad, es cuestión de tiempo de que pierda interés o fuerza. Pero si abandonas tu corazón a la belleza del Señor, “encontrarás tu vida, el sentido de tu existencia”. Porque “¿De qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla?”

Hoy puede ser el primer día de tu Vida. Reconoce el poder del Señor sobre ti, que Él puede cambiar tu vida y calmar tus anhelos más profundos. Y observa sus palabras, trata de guiar tu vida desde la belleza de las enseñanzas del Evangelio: “Serás feliz, te irá bien”.


Miércoles, 12 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930