El blog de Juan Molina

Fe y ciencia no son enemigas

19.09.18 | 18:05. Archivado en religión, Actualidad

¿Sabías que fe y ciencia no son enemigas y que, de hecho algunos grandes descubrimientos científicos fueron realizados por sacerdotes y hombres y mujeres de fe?

Algunos episodios del medioevo son usados como tópicos para defender la postura de que la Iglesia ha sido enemiga de la ciencia pero.... ¿realmente es así de sencilla la cosa?

¿Sabías que Copérnico era un monje polaco, por ejemplo?

veamos...

1. Jean Baptiste Carnoy impulsó el estudio de la célula fundando la primera revista científica especializada, La Cellule, en 1884.

2. La Tierra se mueve y el universo no tiene centro. Es lo que escribió Nicolás de Cusa en 1440.

3. Pierre Teilhard de Chardin heredó de su padre la afición a la geología. Como jesuita, viajó por Asia datando los fósiles de cada zona según los estratos donde se habían hallado.

4. El astrónomo Nicolás Copérnico cristalizó la teoría del heliocentrismo, abriendo el camino para que Galileo y otros científicos inaugurasen la astronomía moderna.

5. Roger Bacon introdujo la pólvora en Europa y estudió la luz con ingeniosos experimentos en óptica.

6. El primer animal vivíparo que nació por una fecundación artificial fue obra de Lazzaro Spallanzani. Los experimentos eran su tema de conversación preferido. Lo mantuvo hasta en su lecho de muerte.

7. En 1866, Gregor Mendel publica su experimento sobre las leyes de la herencia genética, que se perdió hasta que se hizo famoso, 40 años más tarde.

8. En 1900 José María Algué presenta su barociclonómetro, un instrumento que mide la fuerza y la trayectoria de los ciclones, imprescindible en los barcos hasta que se inventó la radio.

9. En 1905 Jozef Murgas, pionero de la telegrafía sin hilos, consigue transmitir ondas de radio a una distancia de 30 kilómetros.

10. la abadesa Hildegard von Bingen fue física, filósofa, naturalista, compositora, poetisa y lingüista del medievo. Physica es una obra extensa de nueve volúmenes que se ocupa principalmente del uso medicinal de las plantas, los árboles, las piedras preciosas, los metales y los animales.

El Concilio Vaticano II afirma en Gaudium et Spes 36:

“Si por autonomía de la realidad se quiere decir que las cosas creadas y la sociedad misma gozan de propias leyes y valores, que el hombre ha de descubrir, emplear y ordenar poco a poco, es absolutamente legítima esta exigencia de autonomía. No es sólo que la reclamen imperiosamente los hombres de nuestro tiempo. Es que además responde a la voluntad del Creador. Pues, por la propia naturaleza de la creación, todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado, que el hombre debe respetar con el reconocimiento de la metodología particular de cada ciencia o arte. Por ello, la investigación metódica en todos los campos del saber, si está realizada de una forma auténticamente científica y conforme a las normas morales, nunca será en realidad contraria a la fe, porque las realidades profanas y las de la fe tienen su origen en un mismo Dios. Más aún, quien con perseverancia y humildad se esfuerza por penetrar en los secretos de la realidad, está llevado, aun sin saberlo, como por la mano de Dios, quien, sosteniendo todas las cosas, da a todas ellas el ser. Son, a este respecto, de deplorar ciertas actitudes que, por no comprender bien el sentido de la legítima autonomía de la ciencia, se han dado algunas veces entre los propios cristianos; actitudes que, seguidas de agrias polémicas, indujeron a muchos a establecer una oposición entre la ciencia y la fe.”


"¿Por qué el presbítero de parte la Hostia en el momento de la consagración?"

19.09.18 | 00:20. Archivado en religión, liturgia

Un hermano me preguntó esto:

"¿Por qué el presbítero de parte el pan en el momento de la consagración?"

Partamos de lo que ya nos avisa el nº 55 de la Instrucción Remdemptionis Sacramentum sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía:

"En algunos lugares se ha difundido el abuso de que el sacerdote parte la hostia en el momento de la consagración, durante la celebración de la santa Misa. Este abuso se realiza contra la tradición de la Iglesia. Sea reprobado y corregido con urgencia."

Por lo tanto una afirmación ya podemos hacer:

NUNCA SE DEBE PARTIR LA HOSTIA DURANTE LA CONSAGRACIÓN.

Ante la pregunta que se realizaba está el por qué no se debe hacer esto.

¿Qué nos dice el Ordenamiento General del Misal Romano en la rúbrica 83?

"El sacerdote parte el pan eucarístico, con la ayuda, si es del caso, del diácono o de un concelebrante. El gesto de la fracción del Pan realizado por Cristo en la Última Cena, que en el tiempo apostólico designó a toda la acción eucarística, significa que los fieles siendo muchos, en la Comunión de un solo Pan de vida, que es Cristo muerto y resucitado para la salvación del mundo, forman un solo cuerpo (1Co 10, 17). La fracción comienza después de haberse dado la paz y se lleva a cabo con la debida reverencia, pero no se debe prolongar innecesariamente, ni se le considere de excesiva importancia. Este rito está reservado al sacerdote y al diácono.

El sacerdote parte el pan e introduce una parte de la Hostia en el cáliz para significar la unidad del Cuerpo y de la Sangre del Señor en la obra de la redención, a saber, del Cuerpo de Cristo Jesús viviente y glorioso. La súplica Cordero de Dios se canta según la costumbre, bien sea por los cantores, o por el cantor seguido de la respuesta del pueblo el pueblo, o por lo menos se dice en voz alta. La invocación acompaña la fracción del pan, por lo que puede repetirse cuantas veces sea necesario hasta cuando haya terminado el rito. La última vez se concluye con las palabras danos la paz."

Nos dice claramente el momento en el que hay que hacer tal partición.

¿Por qué?

El doctor Ralph Keifer nos dice al respecto: «Partir la hostia durante el relato de la Institución es un abuso porque el relato es principalmente una proclamación de por qué celebramos la Eucaristía (…); no es una demostración de lo que hacemos nosotros en la Eucaristía. Si el relato fuera una demostración de lo que nosotros hacemos, lo propio sería no sólo partir el pan sino también compartirlo en ese momento y, una vez dichas las palabras sobre el cáliz, darlo también en ese momento. El relato de la Institución no está concebido como un relato litúrgico dramatizado. Está concebido para proclamar que celebramos la Eucaristía porque es el memorial del Señor»

Podríamos además añadir que teológicamente hay una comunión entre el significado del gesto y el memorial de la Última Cena de nuestro Señor. En el relato de la Institución aparecen cuatro verbos (expresan acción recordemos...) «tomó», «bendijo», «partió», y «dio», y estos cuatro verbos expresan también el tempo celebrativo... cada verbo vendría a identificarse con cada una de estas partes de la santa Misa: con el ofertorio, la consagración, la fracción y la comunión.


comparto una vivencia de la misa de hoy!

15.09.18 | 01:24. Archivado en religión, liturgia

Al final me he decidido a poneros por escrito una vivencia que he tenido esta mañana cuando celebraba la misa de 8 de la mañana como hago a diario... mientras os escribo escucho este enlace bellísimo con todos los cantos gregorianos dedicados a nuestra Madre María...os lo recomiendo ;)

Como ya hemos dicho a lo largo del día el 14 de septiembre la liturgia nos invita a celebrar la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz...

Desde que dio comienzo la celebración hasta el final tuve el corazón en un puño.... sentía una emoción interior que me hacía percibir de manera muy intensa que estaba en terreno sagrado, la presencia del Misterio me inundaba... ya en los ritos iniciales cuando invitaba a la asamblea litúrgica a reconocernos pecadores sentí como si algo se me clavara en el corazón... a la vez se apoderó de mi una sensación profunda de saberme pecador, atrapado por pasiones y hábitos desde mi juventud que parecen enquistados en mi y me recuerdan que es su gracia la que me sostiene.... junto a una sensación de Amor incondicional tan hermoso que me saltaron las lágrimas.... era como si una voz en mi interior me repitiera... "no te das cuenta, Juan, no eres tú...soy Yo... te amo con amor eterno, os amo con amor eterno, sois mis hijos e hijas amadísimos.... no temáis nada... estoy Yo aquí" y uf.... se me erizaba la piel al sentir un amor que me llenaba tantísimo.... al recitar la oración de perdón "Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna..." de nuevo la voz interior... como si dijera "díselo a mi pueblo... háblales de lo mucho que los amo... diles que no teman que no se alejen, que me amen..." y al ser fiesta recitábamos el gloria.... cerré los ojos y quería tomar conciencia de cada una de las palabras que recitábamos... al decir: `porque solo Tú eres Santo, solo Tú Señor, solo Tú altísimo Jesucristo..." de nuevo mis ojos llenándose de lágrimas ....

seguimos con la liturgia de la Palabra y al llegar al ofertorio... cuando me lavaba las manos mientras recitaba en voz baja... "lávame Domine pecatta mea, purifica iniquitatem meam" (Lávame Señor de mis pecados, purifícame de mis iniquidades)... mi corazón en un puño... los pecados que más me duelen en mi vida estaban ahí en ese agua... incondicionalmente Dios siempre me muestra su ternura... y nos adentramos en la plegaria eucarística ... consciente de la presencia del Misterio con esa sensación que inundaba el ambiente elijo la plegaria tercera y de nuevo las lágrimas al rezar "das vida y santificas todo...". Llegamos a la consagración... cambio el ritmo al orar... me inclino con el pan en las manos.... apenas me atrevo a tocarlo... y tras pronunciar las palabras de la institución... elevo al Señor ante su pueblo en un silencio que llena el ambiente de trascendencia... toda la asamblea arrodillada en actitud de adoración y respeto... toda! qué regalo Señor... la fuerza que me transmite tu pueblo, el pueblo al que sirvo... se me entrecortan las palabras me siento emocionado.... pero no quiero molestar o dar espectáculo a la asamblea trato de controlar la situación....pero me apetecería permanecer arrodillado mientras repito "perdón Señor, ten piedad de nosotros Señor..."

Toda la celebración estuve con una sensación como si me agarraran el corazón con una mano.... e invadía un dolor grande por tantos pecados y situaciones de ofensa al Señor... y a la vez una profunda sensación de saberme amadísimo.... la ternura sanadora del Dios de la Vida....

Fe sin duda una celebración hermosa....una manifestación de Dios en el momento más hermoso del día...la celebración de la eucaristía. .... ;)

¡FELIZ! GRACIAS SEÑOR!


preciosa enseñanza de este domingo: huir dela vaciedad del relativismo

05.08.18 | 01:42. Archivado en religión, liturgia, Actualidad

PRECIOSA la segunda lectura de este domingo 5 agosto 2018

Del Apóstol San Pablo a los Efesios 4, 17. 20-24

"Hermanos:

Esto es lo que digo y aseguro en el Señor: que no andéis ya, como es el caso de los gentiles, que andan en la vaciedad de sus criterios. Vosotros, en cambio, no es así como habéis aprendido a Cristo, si es que es él a quien habéis oído y en él fuisteis adoctrinados, tal como es la verdad en Cristo Jesús. Cristo os ha enseñado a abandonar el anterior modo de vivir, el hombre viejo corrompido por deseos de placer, a renovaros en la mente y en el espíritu. Dejad que el Espíritu renueve vuestra mentalidad, y vestíos de la nueva condición humana, creada a imagen de Dios: justicia y santidad verdaderas."

Fijémonos en estas expresiones:

1/ "no andéis como los gentiles... que andan en la vaciedad de sus criterios"

2/ "no es así como habéis aprendido a Cristo, si es que es él a quien habéis oído y en él fuisteis adoctrinados, tal como es la verdad en Cristo Jesús"

3/ "Cristo os ha enseñado a abandonar el anterior modo de vivir, el hombre viejo corrompido por deseos de placer, a renovaros en la mente y en el espíritu"

4/ "Dejad que el Espíritu renueve vuestra mentalidad, y vestíos de la nueva condición humana, creada a imagen de Dios"

DE RABIOSA ACTUALIDAD son estas palabras, familia! ;)

1/ la vaciedad del RELATIVISMO (de sus criterios...) que estamos viviendo exactamente igual en nuestros días!

2/ ¿Dónde fundamento mis criterios? ¿Es la Verdad de Cristo? ¿Aprendo su doctrina?

3/ En una sociedad como la nuestra entregada al hedonismo (placer) y al narcisimo (egocentrismo).... ¿Cómo vivo yo? ¿Sigo en el antiguo modo de vivir o me dejo ir renovando dócilmente por el Espíritu?

4/ Dios no tira la puerta abajo... Dios respeta nuestra libertad y si le dejamos entrar en nuestra vida Él actúa... nuestra misión es ir transformándonos a imagen de Dios y no transformar a Dios según nuestra imagen!

Así que manos a la obra..... hay trabajo personal que hacer ;)


la pena de muerte es inadmisible

04.08.18 | 11:27. Archivado en religión, Actualidad

Vale la pena leer este ajuste nuevo del número 2267 del catecismo de la Iglesia católica donde se enseña la doctrina cristiana sobre la justa interpretación del quinto mandamiento: “no matarás”, este número en concreto decía lo siguiente:

“La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas.

Pero si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana.

Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen, haciendo inofensivo a aquél que lo ha cometido sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, los casos en los que sea absolutamente necesario suprimir al reo «suceden muy [...] rara vez [...], si es que ya en realidad se dan algunos» (EV 56)”

Y tras la nueva redacción propuesta por el papa Francisco la nueva redacción queda así:

“ Durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común.

Hoy está cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves. Además, se ha extendido una nueva comprensión acerca del sentido de las sanciones penales por parte del Estado. En fin, se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente.

Por tanto la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que «la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona»[1], y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo.”

Acaso ha cambiado la enseñanza de la Iglesia sobre este asunto!?

En realidad la enseñanza de la Iglesia en su esencia NO HA CAMBIADO.

Fijémonos en las expresiones de la anterior redacción:

1/ “no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto”

Los requisitos son importantes:

- plena comprobación de la responsabilidad
- si ésta fuera el ÚNICO CAMINO POSIBLE

Pero en el párrafo siguiente se sigue insistiendo:

2/ “si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios”

AQUÍ ESTÁ LA CLAVE!

Hoy en día la Iglesia tras observar la realidad de los nuevos tiempos y los recursos que las sociedades han desarrollado para proteger al común ha matizado de nuevo su enseñanza A FAVOR DE LA VIDA y escribe en la nueva redacción:

1/ “cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves”

2/ “se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente.”

POR LO TANTO:

La Iglesia no cambia su enseñanza y su doctrina en favor de la vida.

Se trata de una matización exigente moralmente con el mundo actual que TIENE LOS RECURSOS NECESARIOS para proteger el bien común y la paz sin necesidad de condenar a muerte al agresor.

Lee el documento oficial aquí:

http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/ladaria-ferrer/documents/rc_con_cfaith_doc_20180801_lettera-vescovi-penadimorte_sp.html


¿La misa es aburrida?

21.07.18 | 10:57. Archivado en liturgia

Muchas veces he escuchado esta frase: “la Iglesia tiene que amoldarse a los tiempos porque sino dejarán de venir a la Iglesia porque la misa es muy aburrida”.

Ante una afirmación semejante me nace una pregunta: ¿Realmente un cristiano puede aburrirse en misa? La respuesta obviamente puede ser que sí. Pero necesariamente hay que añadir “si no se entiende lo que es la misa”. Recordemos qué nos enseña la Iglesia en una instrucción fantástica que lleva por título “Redemptionis Sacramentum” (Sacramento de la redención) elaborada en 2004 por la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos. Ya en el proemio nos dice:

“En la Eucaristía se contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, que es Cristo, nuestra Pascua, fuente y cumbre de toda la vida cristiana, y cuya fuerza alienta a la Iglesia desde los inicios.”

¡Caramba! Si la santa misa es la fuente y la cumbre de la vida cristiana parece una incongruencia que se pueda uno aburrir, ¿no? A menudo nos aburrimos cuando no comprendemos bien o “desconectamos” de lo que está ocurriendo.

El papa S Juan Pablo II en otro documento, esta vez una encíclica del año 2003 que lleva por título “Ecclesia de Eucharistia” comienza su enseñanza con una tajante afirmación: “La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia.”

Algo tan central en la vida de la Iglesia como es la misa que contiene el núcleo del misterio de la Iglesia y que es fuente y cima de la vida cristiana no puede ser aburrida.

¿Cuáles pueden ser los motivos que le lleven a uno a aburrirse en la Eucaristía? Tratemos de fijarnos al menos en dos y busquemos su posible solución.

1) Falta de fe. Este es el más duro de los motivos, sin duda. Puede ser que no acabe de creerme lo que allí está ocurriendo. Al no creérmelo vivo el acontecimiento con cierta frialdad y lejanía. Quizás voy a misa por costumbre desde pequeño, por acompañar a la familia o por superstición (no sea que si dejo de ir me vayan mal las cosas). ¿Posible solución? Lo que nos enseña San Agustín: “‘entienda yo y creeré’. Le respondo: ‘cree y entenderás’…”. Es decir, formación, comprender lo que celebramos y pedirle al Señor más fe… “Creo pero aumenta mi fe” (Mc 9, 24)

2) Falta de formación. Este podría ser el motivo más generalizado. Nos aburrimos porque no entendemos lo que estamos celebrando y no entendemos porque no sabemos qué estamos haciendo. Cuando no entendemos bien qué es la santa misa tendemos a ir como espectadores. Asistimos a algo que nos van a ofrecer como quien va al teatro. Si la obra me entretiene o me divierte me gusta sino me aburre. En misa si el cura es simpático o aburrido, si el coro canta bien o mal, si la iglesia es acogedora o no… pero sigo sin fijarme en lo esencial. ¿Posible solución? Lo que nos enseña San Agustín: “‘entienda yo y creeré’. Le respondo: ‘cree y entenderás’…”. Es decir, formación, comprender lo que celebramos y pedirle al Señor más fe… “Creo pero aumenta mi fe” (Mc 9, 24)

“La Iglesia vive del Cristo eucarístico, de Él se alimenta y por Él es iluminada. La Eucaristía es misterio de fe y, al mismo tiempo, « misterio de luz ». Cada vez que la Iglesia la celebra, los fieles pueden revivir de algún modo la experiencia de los dos discípulos de Emaús: «Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron» (Lc 24, 31).” Nos enseña “Ecclesia de Eucharistia”, 6.

En sucesivos escritos trataremos de ir comprendiendo mejor qué celebra la Iglesia en el sacramento de la Eucaristía y el significado de lo que hacemos o decimos.


Para que sirven los 3 votos de Obediencia, Pobreza y Castidad?

20.06.18 | 11:35. Archivado en Actualidad

La consagración religiosa con la profesión de los tres votos solemnes públicos de obediencia, pobreza y castidad para toda la vida SE SUELEN MALETENDER o MALINTERPRETAR....

Los votos NO SON UN FIN EN SI MISMOS.
Los votos SON UN MEDIO PARA SERVIR con total disponibilidad y TENER TOTAL PREDISPOSICIÓN AL ANUNCIO DEL REINO.

Entender los votos como un camino de perfección individual siempre me ha dado cierta grima... yo, por más que medito sobre ellos, entiendo que son un excelente camino a recorrer para servir, entregarse, amar y construir Iglesia PERO NO PARA APARENTAR NADA ANTE LOS DEMÁS y mucho menos para construir una idealización del consagrado como ya con un halo de santidad....

El voto de Obediencia me enseña a ABANDONAR mi voluntad en la confianza y providencia de que Dios lleva el timón de mi vida. Por eso acepto con gusto, en el discernimiento comunitario y según el espíritu del evangelio, el estar disponible PARA IR DONDE ME MANDEN Y EMPRENDER LAS OBRAS QUE ME ENCOMIENDEN.

El voto de Pobreza me enseña a SABER CONFORMARME CON LO QUE LA PROVIDENCIA VA REGALÁNDOME. Me enseña a SABER COMPARTIR CON GENEROSIDAD LO QUE TENGO Y LO QUE SOY. Me enseña a NO PONER MI CORAZÓN EN ATESORAR RIQUEZAS, NI ATARME A LUGARES, PERSONAS Y CIRCUNSTANCIAS QUE ME HACEN SENTIR MÁS A GUSTO.

El voto de Castidad me enseña a SABER MIRAR CON MÁS RESPETO AL OTRO, A NO DESEAR POSEER A NADIE NI NADA, A VIVIR LA GRATUIDAD DEL AMOR SIN CONDICIONES NI PASIONES HUMANAS, A ESTAR ABIERTO A SERVIR A TODOS POR IGUAL..

LOS TRES VOTOS han de llevarme a UNA MAYOR ENTREGA y DEDICACIÓN, a una mayor DISPONIBILIDAD Y A VIVIR CON ALEGRÍA DÁNDOME CON GENEROSIDAD AL SERVICIO DE TODOS.

Los votos no son para aparentar mayor santidad, no son para alejarme del mundo al que he de servir, para elevarme por encima de los demás creyéndome más discípulo que nadie...

¿De qué sirve aparentar que vives míseramente si lo poco que tengas lo atesoras o te esclavizas y te vuelves tacaño, huraño o caradura acostumbrándote a que los demás te sirvan siempre....?

¿De qué sirve el voto de castidad si luego soy incapaz de expresar afecto y tratar con ternura al pueblo al que sirvo?

¿De qué sirve profesar aparentemente un voto de obediencia si luego me acomodo e instalo en un "modus vivendi" o en un lugar concreto donde he hecho mi nidito y me siento seguro y tranquilo?

Si los votos no nos llevan a vivir con mayor libertad y dedicación a las cosas del Reino, con profunda alegría y delicadeza, sirviendo y acompañando con profunda ternura y generosidad... ¡No sirven para nada!

GENEROSIDAD, ALEGRÍA, SENCILLEZ, HUMILDAD, COMPROMISO, ENTREGA, CELO APOSTÓLICO, TERNURA, DEDICACIÓN.... Esto es lo que perseguimos.... esto es a lo que nos llama el Señor cuando nos pide que dejemos nuestros planes y nos entreguemos a una vida de servicio....

¡Rezad por nosotros como nosotros por vosotros!


¿Es posible ser bueno si no existe Dios?

28.02.18 | 23:39. Archivado en religión, Actualidad

Hace unos días en un diálogo... sobre la existencia de Dios... le decía a la otra persona que a los chicos les hago una pregunta:

¿Es posible ser bueno si no existe Dios?

De entrada la primera respuesta que nos nace a todos es "POR SUPUESTO" porque conocemos o somos conscientes que hay personas no creyentes que son muy buena gente...

Pero fijaros mi "pregunta trampa"....

No he preguntado si se puede ser bueno "SIN CREER EN DIOS"... la pregunta es "SIN DIOS".

Os invito a parar un momento después de leer esta frase y antes de seguir le des un poco de vueltas a esa pregunta... si Dios no existe ¿se puede ser bueno?

Probablemente aún habrá quien insista en el "POR SUPUESTO QUE SÍ"... llegados a este momento os invito a situaros en esta tesitura: imaginaos que somos ateos (quizás alguien que lea estas líneas lo es con lo que será más fácil ponerse en situación)... y nos consideramos buenas personas. ¿Cómo responderíamos a preguntas como estas?

¿A qué te refieres con “hacer el bien”?

¿Cómo sabes cuál es el bien que debes hacer?

Una afirmación tan simple como “esto está mal” implicar admitir que existen exigencias éticas, que no dependen del deseo de cada persona, que son obligatorias, incluso en contra de la voluntad del sujeto que actúa, y que provienen de una fuente superior a la realidad de las cosas que simplemente son... en el caso del ateo: ¿de dónde nacen estas exigencias éticas que juzgan que algo es bueno o malo?

En realidad la cosa tiene miga, nos encontramos con dos premisas:

Premisa 1: Si Dios no existe, no existen deberes morales ni valores morales objetivos. Todo es puro relativismo moral, algo es bueno o malo para mi únicamente pero puede no serlo para otro. Conclusión: No podemos obligar a otros a aceptar lo que para nosotros es bueno o malo subjetivamente por lo tanto... el ser humano se vuelve amoral.

Premisa 2: Existen deberes morales y valores morales objetivos, es decir, que no los decide la persona. Conclusión: Por lo tanto, Dios existe.

Llegados aquí acabamos diciéndonos:
Si Dios no existe como referente moral y fuente de los principios de moralidad el ser humano está condenado a la ley de la selva donde unos son cervatillos y otros leones. Los fuertes podrán dominar y someter a los débiles.

Cuando hablábamos de todas estas cosas la otra persona me dijo... "entonces crees en Dios por necesidad y por miedo a un castigo"... mi cabeza deseaba responder que creo en Dios no porque lo necesite sino por razonamiento lógico y evidencia.... era como si quisiera rehuir de admitir que realmente....

¡POR SUPUESTO QUE NECESITO A DIOS!
¡POR SUPUESTO QUE SIN DIOS MI VIDA CARECE DE NORTE Y DE SENTIDO!

DECIR QUE NO NECESITO A DIOS ES TAN ABSURDO Y PEDANTE, TAN VANIDOSSAMENTE SUICIDA COMO DCIR QUE NO NECESITO DEL OXÍGENO PARA VIVIR.

https://www.youtube.com/watch?v=ew6lsokHOsk


Miércoles de ceniza: un poco de historia y espiritualidad

05.02.18 | 00:52. Archivado en liturgia

Nosotros estamos ya acostumbrados a la idea de que la Cuaresma se inicia con el miércoles de ceniza pero, ¿nos hemos preguntado alguna vez por qué un miércoles si el día litúrgico por excelencia de la comunidad cristiana es el domingo? El Adviento se inicia con el primer domingo de Adviento, la Pascua con el domingo de Resurrección y, sin embargo, la Cuaresma da inicio un miércoles. ¿Por qué? Vamos a intentar dar respuesta en estas líneas.

Conviene situarnos históricamente. Recordemos que las primeras comunidades cristianas antes del siglo IV viven, a menudo, en contextos de persecución y estamos todavía en una Iglesia que está creciendo y aprendiendo a organizarse. A partir del año 313 con el emperador Constantino los cristianos empiezan a poder respirar en la vida pública con tranquilidad y se empieza a crear una estructura más formal. Sirva de ejemplo la fiesta de la Pascua. Los primeros cristianos celebraban la pascua cada domingo, no una vez al año. Fue a finales del siglo II cuando se empieza a celebrar anualmente la Pascua y, en concreto, en el concilio de Nicea del año 325 cuando se determinó que el domingo de Pascua se celebrara el primer domingo después de la luna llena del equinoccio de primavera. Y hasta nuestros días sigue siendo así el modo de determinar el domingo de Pascua. Este año 2018, por ejemplo, habrá luna llena el 31 de marzo, sábado. Por eso el domingo siguiente, 1 de abril es Domingo de Pascua.

Otro aspecto a tener en cuenta es la importancia del ayuno en la Iglesia primitiva. El ayuno era una práctica muy común como signo de penitencia. Hasta el siglo VI existía en la Iglesia el orden de los penitentes que venía a ser como un grupo de penitentes que reconocían públicamente que habían cometido pecados graves y que durante 40 días previos a la Pascua se sometían a una serie de penitencias y renuncias, entre ellas vestir con sayal, cenizas en la cabeza y el ayuno prolongado. Sabemos que el 40 tiene un arraigado simbolismo penitencial ya en la Biblia (40 años de éxodo hacia la tierra prometida, 40 días de Jesús en el desierto, etc…). Este tiempo de penitencia solía acabar con una celebración de reconciliación presidida por el obispo el Jueves Santo.

Una vez que el cristianismo se convierte en religión oficial del Imperio y empieza a crecer en número desaparece la orden de penitentes y el rito penitencial de la imposición de las cenizas pasa a ser un rito común a toda la comunidad cristiana que se sabe necesitada de continua conversión. Y hay un pequeño problema práctico: el domingo, día de gozo en la resurrección no puede ser un día de penitencia y de ayuno. Este es el motivo del origen del miércoles de ceniza. Si descontamos los 6 domingos de esos 40 días previos al domingo de Pascua y contamos 40 llegaremos al miércoles anterior al primer domingo de cuaresma. Pongamos fechas a este año 2018. Domingo de Pascua es el 1 de abril. Los 6 domingos de cuaresma van del 18 de febrero al 25 de marzo. Si contamos, con un calendario en la mano, 40 días hacia atrás desde el 1 de abril saltándonos los domingos llegaremos al miércoles 14 de febrero, miércoles de ceniza.

La espiritualidad propia de este miércoles con la imposición de la ceniza y el ayuno nos recuerdan que somos polvo ante la tentación vanidosa de creernos autosuficientes. El signo de la ceniza es tomar conciencia de la caducidad de nuestra vida y nos invitan a emprender el camino de conversión: algo ha de cambiar, de quemarse, de destruirse en nosotros para vivir en el gozo de la Pascua.


Homilía de este miércoles 15 de noviembre vía IVOOX

15.11.17 | 00:47. Archivado en liturgia

Hola amig@!

Te invito a seguir diariamente la homilía que cuelgo en audio por medio de IVOOX... aquí te pongo el enlace por si te interesa ;)

http://www.ivoox.com/homilia-miercoles-15-noviembre-2017-audios-mp3_rf_22066954_1.html



gratuidad, generosidad y misericordia

06.11.17 | 01:15. Archivado en liturgia, Actualidad

El evangelio de hoy nos invita a vivir desde la gratuidad y la generosidad de quien no tiene más interés que amar. Acaba diciendo “dichoso tú porque no pueden pagarte”. Interesante observar a quien van dirigidas estas palabras de Jesús: “dijo Jesús a uno de los principales fariseos”. Resaltemos este detalle, es importante. La religiosidad del fariseo bien podría resumirse en la religiosidad del cumplimiento. Cumplo una serie de normas, leyes, reglas con el fin de ganarme un beneficio. Se reafirma por tanto una vivencia de la fe desde el cumplo y miento (cumplimiento).
La propuesta de Jesús plantea una dinámica radicalmente diferente a la religiosidad farisaica. No vale el cumplimiento. No sirve la mentalidad de cumplo para conseguir ciertos beneficios, incluso la salvación. Jesús plantea una revolución en el modo de vivir la relación con Dios y con los demás: desde la gratuidad y la generosidad de quien da sin esperar nada a cambio. Así es como Dios nos crea, nos ama y nos salva: gratuitamente, sin condiciones previas, simplemente por amor. ¿Recordamos aquellas palabras de la I carta de Juan 4? “En esto está el amor: no es que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó primero y envió a su Hijo como víctima por nuestros pecados.” Dios nos ama primero. Su amor no está condicionado a nuestros méritos. Dios nos ama primero e infinitamente antes de que nosotros podamos aspirar a amarlo a Él.
Y esta convicción es la que intenta transmitir Pablo a la comunidad cristiana de Roma según hemos escuchado en la primera lectura: “¡Qué abismo de generosidad, de sabiduría y de conocimiento, el de Dios!”
Aprendamos a amar inspirados en la pedagogía del amor divino: gratuidad, generosidad y misericordia.

¿Quieres recibir mis homilías en audio? Te invito a hacerte subscriptor de mi cuenta de Ivoox:

http://www.ivoox.com/homilia-lunes-6-noviembre-2017-audios-mp3_rf_21891300_1.html


¿Qué enseña la Iglesia sobre la fecundación In Vitro?

29.10.17 | 01:33. Archivado en religión, Actualidad

El pasado jueves en una clase de bachillerato me preguntaron esto mismo:

¿Qué piensas de la fecundación in vitro?

La Iglesia no la reconoce como un camino moralmente transitable por un clarísimo motivo:

Se fecundan varios óvulos para asegurarse de que alguno prospere en un embarazo. Y qué se hace con los demás óvulos fecundados que no se han utilizado? SE CONGELAN y bien se donan a experimentos científicos o bien se desechan.

Alguien podría preguntarse: Pero ¿qué problema hay con eso? Solo son óvulos fecundados congelados...

La Iglesia enseña que:

"La vida ya concebida ha de ser salvaguardada con extremos cuidados desde el momento de la concepción. El aborto y el infanticidio son crímenes abominables" Gaudium et Spes, 51

"Desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre... la genética moderna otorga una preciosa confirmación. Muestra que desde el primer instante se encuentra fijado el programa de lo que será ese viviente: un hombre, este hombre individual con sus características ya bien determinadas. Con la fecundación inicia la aventura de una vida humana, cuyas principales capacidades requieren un tiempo para desarrollarse y poder actuar" Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, Declaración sobre el aborto procurado, 12 - 13

Y más en concreto, la Instrucción DONUM VITAE (el don de la vida) se afirma en el nº 5 lo siguiente:

¿Qué juicio moral merece el uso para la investigación de embriones obtenidos mediante la fecundación "in vitro"?

Los embriones humanos obtenidos in vitro son seres humanos y sujetos de derechos: su dignidad y su derecho a la vida deben ser respetados desde el primer momento de su existencia. Es inmoral producir embriones humanos destinados a ser explotados como "material biológico" disponible.

En la práctica habitual de la fecundación in vitro no se transfieren todos los embriones al cuerpo de la mujer; algunos son destruidos. La Iglesia, del mismo modo en que condena el aborto provocado, prohibe también atentar contra la vida de estos seres humanos. Resulta obligado denunciar la particular gravedad de la destrucción voluntaria de los embriones humanos obtenidos "in vitro" con el solo objeto de investigar, ya se obtengan mediante la fecundación artificial o mediante la "fisión gemelar". Comportándose de tal modo, el investigador usurpa el lugar de Dios y, aunque no sea consciente de ello, se hace señor del destino ajeno, ya que determina arbitrariamente a quién permitirá vivir y a quién mandará a la muerte, eliminando seres humanos indefensos.

Los métodos de observación o de experimentación, que causan daños o imponen riesgos graves y desproporcionados a los embriones obtenidos in vitro, son moralmente ilícitos por la misma razón. Todo ser humano ha de ser respetado por sí mismo, y no puede quedar reducido a un puro y simple valor instrumental en beneficio de otros. Por ello no es conforme a la moral exponer deliberadamente a la muerte embriones humanos obtenidos in vitro. Por haber sido producidos in vitro, estos embriones, no transferidos al cuerpo de la madre y denominados "embriones sobrantes", quedan expuestos a una suerte absurda, sin que sea posible ofrecerles vías de supervivencia seguras y lícitamente perseguibles."


Martes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930