Espacio para el espíritu

Las verdades duelen

20.03.17 | 08:00. Archivado en Evangelio

Lunes de la tercera semana de Cuaresma

"Muchos leprosos había en Israel en tiempos de profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, más que Naamán, el Sirio. Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte sobre el que estaba edificada la ciudad, con intención de despeñarlo”. (Lc 4,24-30)

Hay verdades que duele escucharlas.
Hay verdades que no queremos escucharlas.
Hay verdades que nos molestan.
Hay verdades que en vez de escucharlas preferimos desbarrancar al que nos las dice.
Es que las verdades duelen.
En tanto que las mentiras nos adulan y anestesian.

Eso le pasó a Jesús.
Por eso me gusta Jesús, porque vivió la realidad de nuestras vidas.
Experimentó nuestras grandezas y nuestras miserias.
Pero pasó por la experiencia de nuestra realidad.
Porque tampoco a nosotros nos gusta nos digan la verdad.
Preferimos la anestesia de la adulación.
Preferimos la anestesia de la mentira.

Nos creemos dueños de la verdad, pero no la vivimos.
Nos creemos dueños de la salvación, y muchos tomamos otros caminos.
Nos creemos dueños de Dios, y resulta que fuera de la Iglesia también creen en él.

No sé si recuerdan aquello que le sucedió a un profesor Jesuita en una Universidad en la India.
Se conoció con un gran intelectual. Y mientras charlaban amigablemente, el Doctor le dice, “solo que entre usted y yo hay un problema”.
Solo ustedes se salvan.
Los que estamos fuera de la Iglesia estamos excluidos.

¿Quién habrá inventado ese aforismo tan exclusivista?
Porque lo que Jesús nos dice hoy suena a otra cosa:
Había muchas viudas en Israel.
Sin embargo Elías fue a ayudar a la viuda de Sarepta.
Había muchos leprosos en Israel.
Pero el profeta Eliseo solo curó a Naamán el Sirio.

Resulta llamativo que:
Los que nos creemos seguros no vivimos lo que creemos.
En cambio, paganos que vienen de lejos, creen al Profeta.
¿No recuerdas la Navidad?
Los que estaban cerca de Belén no se enteran de nada.
Son los gentiles que vienen de lejos los que lo descubren primero.
No siempre los que creemos desde que nacemos, tenemos la garantía de nuestra fe.
Y hay muchos que consideramos paganos, y viven más abiertos a Dios.
No siempre los que disponemos de todos los medios que ofrece la Iglesia, vivimos el Evangelio.
Y muchos que viven fuera de la Iglesia, viven las grandes verdades, aun sin saber que son del Evangelio.

Cuando veo las grandes ciudades, y veo que en el centro están todos los elementos activos de la Iglesia, mientras que en los márgenes apenas tienen una misa cada domingo. Hay parroquias donde celebran once misas el domingo.
¿Serán esos feligreses modelos de Evangelio para aquellos que no tienen ninguna o escasamente una?

Felizmente Dios tiene otro criterio.
Muchos que dicen pertenecer a la Iglesia viven alejados.
En tanto que, muchos que están fuera de la Iglesia, llevan una vida de mayor coherencia.

Que nos digan esto nos duele.
Si yo predico esto en mi misa de domingo, la gente se me ofende.
Nos cuesta creer que Dios también actúa fuera de la Iglesia.
Nos cuesta creer que Dios también salva fuera de la Iglesia.
Nos cuesta creer que los de fuera también son amados de Dios.
Yo no tengo miedo al escándalo de los buenos.
Me alegra la bondad que hay al otro lado de la frontera de la Iglesia.

Puedes visitar mi página web: www.juanjauregui.es


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 29 de marzo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca