Transexuales. "Y después de este destierro..."

Enlace Permanente 16.01.06 @ 00:30:43. Archivado en Con el mazo dando, Qué cosas, tú, Religión

La Biblia no habla de transexualidad. Ni a favor, ni en contra. Claro, tampoco menciona multitud de realidades útiles, justas, venturosas o mismamente negativas: el pan de molde, los teléfonos móviles, el Estado Vaticano o los sudokus. La Sagrada Escritura no se refiere a todo lo que hay, entre otras razones porque el Señor no se comunica exclusivamente a través de sus páginas, pues dispone de otro medio: los acontecimientos de nuestra historia. Dios habla verbis et gestis, con palabras y gestos, ambos con igual dignidad e importancia. La vida, sus angustias y esperanzas, sus dolores y gozos, sus paradojas, perplejidades o certezas: toda ella pronuncia mensajes del Dios que desea nuestra felicidad y armonía, aquél a quien Jesús enseña a invocar como Abbá, papaíto. Hay personas que, para alcanzar semejante equilibrio querido por el Creador, han de remediar en su propio cuerpo (y en su psicología) la desobediencia biológica que les asignó una estructura de género diferente a aquélla con la que Dios les creó. La persona transexual, pues, se encuentra con una identidad sexual en conflicto con su anatomía sexual. Este desequilibrio, esta sinrazón no es voluntad de Dios, sino pecado o error de la naturaleza que, según la doctrina católica del pecado original, también se vio afectada por la culpa humana. La voluntad del Padre es que cada ser viva reconciliado con quien es en realidad, aunque su apariencia física confunda. Y esta reconciliación pasa por una nueva asignación de género, expresada por el Documento Nacional de Identidad y, si se tercia, por el bisturí. En España estamos, pues, de enhorabuena: por primera vez un estado laico y aconfesional cumple la voluntad de Dios, posibilitando por ley esta redistribución genérica.
San Pablo nos urge a todas y a todos a glorificar a Dios con nuestro cuerpo (1Cor 6, 19-20), misión que jamás ultimaremos mientras nuestra corporalidad sea fuente de trauma, desarreglos y tormento para nuestro yo interior. Habitar un cuerpo equivocado es vivir en el exilio de sí, tanto que un número importante de personas transexuales ha llegado al suicidio, prefiriendo “el destierro lejos del cuerpo”, antes que vivir en permanente desazón y, en ocasiones, devastador complejo de culpabilidad. Agradar a Dios supone reconciliar identidad y anatomía (2Cor 5, 6.8a.10a), con nuevo carné incluso, con o sin intervención quirúrgica; puesto que “la carne es soporte de la salvación”, dijo Tertuliano.
Una persona transexual con sentimientos cristianos sabe que Dios es ese Padre que bendice la inquietud por recuperar su mismidad. El Señor se alegra cada vez que un ser humano se encuentra consigo mismo -condición necesaria para encontrarse con Él, más íntimo a mí que yo mismo-, dado que “es toda la persona y no una parte de ella la que es imagen de Dios” (San Ireneo de Lyon); también el cuerpo, pero el cuerpo adecuado, el que se corresponde con la psique concebida por el Creador. “Él transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya” (Flp 3, 20-21).
El cuerpo es patria o es destierro. Demasiadas veces lo segundo se impone como aniquilación de los amores, deseos y realizaciones personales. Dios no puede querer eso. Dios no lo quiere, sino que vivamos en paz con nuestro núcleo íntimo, en paz con las otras personas, en paz con nuestro entorno. Asunto imposible, mientras se habite un cuerpo incongruente con el ser que mora en su interior. Si algo en nuestra fisiología nos pone en peligro, Jesús mismo da la solución: “Si tu ojo derecho te pone en peligro, sácatelo y tíralo; más te conviene perder un miembro que ir a parar entero al infierno. Y si tu mano derecha te pone en peligro, córtatela y tírala; más te conviene perder un miembro que ir a parar entero al infierno” (Mt 5, 29-30). ¿Infierno? Muchos hermanos y hermanas transexuales viven aún más abajo, donde el infierno es más infierno todavía, en aquella situación tan parecida a la que vivió San Pablo, que exclamaba: “¡Desgraciado de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Rm 7, 24). Cuando el cuerpo ha de ser vehículo de vida, ilusión y esperanzas.
El Salvador promete liberación, pacificación. Él rescatará nuestro ser, rescatará nuestro cuerpo; reconducirá a la naturaleza a obedecer su voluntad, redimirá los géneros. Entonces, el sufrimiento actual será cosa de nada, porque habrá renacido el ser. “Hasta el presente la humanidad entera sigue lanzando un gemido universal con los dolores de su parto. Más aún: incluso nosotros, que poseemos el espíritu como primicia, gemimos en lo íntimo a la espera de la plena condición de hijos, del rescate de nuestro cuerpo” (Rm 8, 22-24). La plena condición es lo que anhelan las personas transexuales. Es lo que anhela para ellas Dios. Es lo que ellas van a conseguir.
Una chica transgénero me preguntaba con qué identidad resucitaría ella, operada para cambiar su sexo anatómico. Con la idiosincrasia que Dios quiso para ella, con su naturaleza de mujer, negada físicamente durante años por el pecado de la biología. Ramona ya no vive desterrada; ella, muy devota de la Madre del Señor, María de Nazaret, tantas veces llegó a pedirle reencontrar su terruño interior, que la Señora dio respuesta a su salve: “después de este destierro”.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Fratría

Fratría

El dichoso cáncer (y Claves de la vida 69)

Andrés Ortíz-Osés

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Célibes y casados pueden estar “enamorados de Cristo y de su Iglesia”

Rufo González Pérez

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

POSICIÓN QUE TENEMOS ANTE NUESTROS BIENES Y POSESIONES

Francisco Baena Calvo

Punto de vista

Punto de vista

Cataluña y Franco

Vicente Torres

Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

María-José Peña: Los costes de la democracia

Salvador García Bardón

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

El artículo de The Guardian de Mahmoud Abbas ilustra la deshonestidad de la “narrativa palestina”. por Adam Levick

Doctor Shelanu

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Carrefour lanza la mayor bodega online de España con más de 1.200 artículos

Juan Luis Recio

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Argumentos contra quienes niegan la existencia de un cambio climático

Alejandro Córdoba

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Fina y José? ¡Impar pareja!

Ángel Sáez García

Opinión

Opinión

Forcadell volverá a la cárcel si reincide en la matraca de la independencia.

Opinión

La Marea de Pérez Henares

La Marea de Pérez Henares

El amor, separatista, es ciego

Antonio Pérez Henares

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

La coherencia de muchos sacerdotes secularizados.

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

Mal generalizado, pecado ecológico

Javier Velasco y Quique Fernández

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

Héroes y dioses. Historia breve de la política religiosa del dios-hombre (y IV) (937)

Antonio Piñero

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Camino hacia el fanatismo / 1

Asoc. Humanismo sin Credos

No más mentiras

No más mentiras

La "mejor" profesión hoy es ser político: Hay que no tener escrúpulos

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Constitución Gaudium et Spes

Francisco Margallo

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El difícil retorno a la legalidad (21)

Vicente A. C. M.

Mi vocación

Mi vocación

Alabar al Señor

Sor Gemma Morató

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Estado de Jalisco reconoce oficialmente estudios eclesiásticos; sacerdote de la Arquidiócesis de México es pionero en título teológico

Guillermo Gazanini Espinoza

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital