En espíritu y en verdad

Tiempo y duración

17.06.18 | 20:00. Archivado en Año litúrgico

En conexión con mi último escrito en el blog, sigo reflexionando sobre la base antropológica en que se asientan las instituciones eclesiales. Ahora me refiero en concreto a la liturgia del tiempo; precisamente a la institución y dinámica del año litúrgico. Es la plataforma en la que celebramos los grandes acontecimientos de la salvación.

A este propósito constatamos una forma de entender el tiempo como duración. Es la experiencia más inmediata. Es el tiempo que se mide con el reloj. El tiempo de las largas esperas, de las inacabables noches de insomnio. El tiempo biológico que ve correr nuestros años, testigo permanente de nuestro desgaste físico, de nuestras arrugas, de nuestras primeras canas. Es el tiempo de los calendarios, dividido en meses, semanas y días, que va deshojándose, como en los viejos almanaques de pared, día a día, inexorablemente.

Este tiempo es anodino, insignificante, neutro. Es algo objetivo, y su ritmo está marcado por el continuo flujo cósmico de días y de noches, de estaciones y de años. Pero este tiempo, que es el mío, se transforma en un espacio o porción temporal que ocupo y que extraigo de la historia del mundo; una especie de alojamiento en el que mi vida va tomando cuerpo y desarrollándose. Yo estoy en «mi tiempo» como estoy en «mi lugar». Este espacio temporal es mío y lo vivo desde dentro. Es, en cierto modo, yo mismo.

El tiempo cronológico, sin embargo, es la plataforma en la que acaecen los grandes acontecimientos de la historia, las gestas importantes de los grandes personajes y, también, los eventos entrañables de nuestra pequeña historia personal y familiar. Este tiempo, que se identifica con el correr de la historia, constituye igualmente el espacio privilegiado para las grandes intervenciones de Dios, que irrumpe en la historia de los hombres para transformarla en historia de salvación. Por eso la duración es como la materia prima, el elemento básico en el que se instala la acción del hombre en su ansiosa búsqueda de comunicación con Dios. Estas connotaciones de tiempo y espacio, condicionantes inexorables de la acción humana en el mundo, hacen que ésta se convierta en historia y el hombre en protagonista imprescindible de la misma.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 22 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031