El blog de José Arregi

Que decida Cataluña

16.10.17 | 10:14. Archivado en Política

La suspensión de la Declaración de independencia por parte del gobierno catalán ha abierto una puertecita a la esperanza de diálogo, pero persiste la inquietud. Nadie sabe lo que puede pasar.

Yo no sé ni siquiera lo que está pasando, y creo bien poco de lo que los grandes medios nos cuentan, para influir más que para informar, para crear alarma y servir los intereses de sus amos más que para buscar soluciones a la gente del país, de todos los países. De pronto han desaparecido de sus páginas principales las cifras de paro de septiembre y de los inmigrantes muertos, la corrupción y los recortes (y la obsesión por Venezuela). Perversión del periodismo.

La situación es sin duda extremadamente compleja desde todos los puntos de vista, y las soluciones simplistas no pueden sino ser falsas y aumentar el sufrimiento. Pero hay un criterio último, puramente democrático, cuya más simple formulación no debiera admitir discusión, por difícil que sea su aplicación concreta: es Cataluña quien debe decidir, en última instancia, sobre su marco político y su relación con España. No es sin más la solución, pero es el criterio y la condición básica de toda solución democrática, razonable y duradera. Busquémosla. La solución es compleja, pero el criterio es simple.

Es la base de la convivencia cívica entre pueblos, regiones, nacionalidades o naciones… como más nos guste. O polis de ciudadanos simplemente, si eso parece más ilustrado. En la escala de Maslow, el sentido de pertenencia es la tercera de las necesidades básicas del ser humano, detrás de las necesidades biológicas y de la necesidad de seguridad. Somos ciudadanos de un pueblo, como somos un pueblo o una polis de ciudadanos. Somos ciudadanos de muchos pueblos que conviven, y la tierra entera es una comunidad de comunidades, una comunidad de vivientes. Convivamos.

Convivir es un deber, pero las formas concretas –los marcos políticos, por ejemplo– pueden ser múltiples, y siempre requieren un consenso de las partes. Todos los pueblos debemos convivir, pero solo podemos convivir por decisión libre. Todos los países han de ser solidarios, pero nada prueba que Cataluña vaya a ser menos solidaria por ser independiente.

Imponer por la ley de la fuerza un marco de convivencia es negar la condición mínima de la misma. Son los azares de la historia, muy pocas veces el consenso libre de las partes, más frecuentemente los caprichos de las bodas monárquicas y casi siempre la fuerza de las invasiones militares, los que han trazado las fronteras estatales de hoy. Miremos el mapa y repasemos la historia, el mapa y la historia de Europa, por ejemplo. Nadie debe ser forzado a formar parte de un Estado en cuyas fronteras no se pueda entrar sin papeles y de las que no se pueda salir por propia decisión.

No es Europa, sino España la que debe decidir si quiere seguir siendo parte de la Unión Europea. Gran Bretaña decidió separarse, y nadie se lo impidió. Tampoco Gran Bretaña impidió a Escocia ni Canadá al Quebec decidir si se iban o se quedaban. Es de países demócratas, civilizados. Simplemente.

No cerraron el camino al diálogo y la negociación durante siete años, como han hecho con Cataluña el nacionalismo español y sus sucesivos Gobiernos del PP o del PSOE, enmascarándose en una Constitución cuya llave poseían (en una noche la cambiaron para lo que querían). Han impedido por la fuerza un referéndum legal en Cataluña. Han impuesto la ley de la fuerza más que la ley del derecho. Eso explica que estemos ahora donde estamos, y solo hay una salida.

Por muchas vueltas que le demos, en algún momento habrá que hacer un referéndum legal en Cataluña y, si la mayoría de los catalanes optara por la independencia, habrá que aceptarla. Y si no sabemos lo que realmente quiere la mayoría, no hay más que una forma de zanjar la cuestión: poner urnas y contar votos.

Impedirlo con leyes, cárcel, porras o tanques no llega ni a salvaje. Y además ya es imposible. Un vídeo es más fuerte que mil policías. Un tweet, más fuerte que un tanque. Cuantas menos vueltas le demos, será mejor para todos. Y para la democracia, la política en general. Que decida, pues, Cataluña lo que quiere ser. Y si luego el Valle de Arán quiere separarse de Cataluña, que lo decida también, cívicamente.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Ana Paula Abrantes da Costa 23.10.17 | 01:24

    Completamente de acuerdo, la única solución democrática es debatir con civismo y pacíficamente los pros y contras de la opción independenci o permanecer dentro del estado español y después votar en un referéndum. ¿ Es posible hacerlo en esta España? Como lo estamos viendo la respuesta es NO. ¿Democracia? Pues creo que no, es patetico pensar que el sr. Rajoy y sus ministros van a representar los catalanes. Todos, catalanes y los demás abocados a mucho sufrimiento por querer defender la España una grande y libre,¿ nos suena,verdad?

  • Comentario por Yo 21.10.17 | 11:20

    Ridícula opinión de un personaje absolutamente desnortado.

  • Comentario por Yo 21.10.17 | 11:20

    Ridícula opinión de un personaje absolutamente desnortado.

  • Comentario por Sergio Podadera Moya 20.10.17 | 09:56

    Estoy de acuerdo en que debe decidir Cataluña. Hace tiempo que pienso que se debería haber hecho un referéndum legal, como sucedió en Québec sin que nadie se rasgara las vestiduras. Ahora bien: en la actual situación, con un Govern declaradamente independentista y obcecado con la DUI, no se puede ser tan equidistante. A mí tampoco me gusta cómo ha gestionado Rajoy el asunto catalán, pero no se puede ignorar la ilegitimidad de la consulta (no legal y, por ello, no votada por la gran mayoría de catalanes) ni las exeageraciones y mentiras que el independentismo promueve en favor de su causa. También se dicen barbaridades desde fuera, como el supuesto adoctrinamiento sistemático en las escuelas (aunque alguno hay) o el pretendido odio generalizado al español, pero una cosa no quita la otra. No se puede impulsar ningún nuevo marco utilizando la falsedad y supremacismo.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 18.10.17 | 20:07

    De pena este post, Arregi. Suscribo lo dicho por "procato". Tú mismo sientas las bases y expones razones para concluir todo lo contrario. El nacionalismo te ha lanzado varios anzuelos y los tragas con una facilidad que asombra. En cuanto al "sentido de pertenencia", piensa que una parte, no menor, de lo que hoy es España es obra de catalanes y, a la contra, que todo lo que hoy es Cataluña es obra de España. Así como suena. Nuestra gran pertenencia y orgullo se llama "España", mal que le pese, iba a decir a algunos descastados, pero diré mejor al puñado que se juega en esta ruleta un montón de intereses camuflados. Tal vez la palabra "camuflados" sea la que más define la locura imperante porque el independentismo (al menos todo lo que yo he leído, y he leído mucho) utiliza descaradamente la mentira y la trampa. Hoy -mañana no lo sé- solo se podría conseguir una Cataluña independiente mentirosa y tramposa con fecha de caducidad de alimento perecedero.

  • Comentario por Manolo 18.10.17 | 17:20

    "Yo no sé ni siquiera lo que está pasando" es la frase que lo resume todo. Puedes ponerla en todos tus artículos, Pepe.

  • Comentario por Felícia Blanch Vidal 16.10.17 | 17:03

    Como catalana que soy, le agradezco de todo corazón sus reflexiones sobre el momento actual que vivimos en Catalunya. Làstima que no haya más personas de su estilo: demócratas, respetuosas con las personas y los pueblos, de mirada generosa y confiada, abiertas a los cambios que los nuevos tiempos imponen....
    Moltes gràcies, Sr. Arregui, mai em perdo cap escrit seu.

  • Comentario por procato 16.10.17 | 15:32

    arregi: la verdad es justamente lo contrario de lo que defiendes:"Pero hay un criterio último, puramente democrático, cuya más simple formulación no debiera admitir discusión, por difícil que sea su aplicación concreta: es Cataluña quien debe decidir". Falso. Ni es último,porque es populismo ácrata, ni es democrático,porque es rebelión contra la ley. Es sabido que tus leyes son tus caprichos e iluminaciones,y no puedes concebir una ley en favor del bien común. La discordia es lo que te divierte. De pena, escribir para desbarrar

Lunes, 20 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930