El blog de José Arregi

Agur, Iñaki Beristain

02.10.17 | 11:45. Archivado en Vida

Agur, es decir, ‘salve’ y ‘adiós’, y más: respeto y honor. Agur, Iñaki, en todos los sentidos, con toda mi alma.

Compartimos mesa, oración y trabajo en las entrañas más profundas de nuestro querido Arantzazu durante 14 años. Te admiré casi desde niño, mucho antes de conocerte, al leer un poema en euskera escrito por ti en la revista del seminario franciscano. Cuando te conocí, te admiré mucho más.

Eras muy grande. Y no solo por tus 1,88 metros de altura y tu ancha y fuerte complexión, sino por todo lo demás sobre todo: tu aguda inteligencia, tu extraordinaria oratoria, tu sensibilidad estética, tu capacidad de trabajo, tu creatividad inagotable, y tu disponibilidad para todo lo que se te pidiera, pues nunca decías que no. Y, en medio de todo eso, tu andar siempre tranquilo. Poseías la difícil facilidad. Y algo más grande todavía: un alma tierna de niño, que tu firmeza nunca alcanzó a ocultar y que disimulabas cada vez menos. La lágrima se te volvió fácil.

A muchos se nos han llenado los ojos de lágrimas cuando te hemos perdido a tus 70 años, cuando aún te veíamos en plenitud de facultades, y más pleno y humano que nunca. Te ha perdido en especial Arantzazu, donde has vivido 54 años, al que te has dado del todo, hasta vaciarte enteramente y llegar a ser del todo.

Es la ley de la vida, o mejor, su gracia y sabiduría: despojarse de grandezas, soltar amarras, dejarse llevar a donde haya que ir, y levantar el vuelo, ligeros de ego. El 12 de septiembre te diagnosticaron un cáncer invasivo y, cuando tres días más tarde tu hermano guardián te lo comunicó, tú te dejaste llevar. Difícil facilidad. El día 25 quedaste libre de toda atadura. Ya te habías hecho tan pequeño cuan grande eras. Ya podías levar el ancla y el vuelo.

Agur, Iñaki. Te lo dijimos el martes pasado como tú te lo merecías, en la espléndida tarde otoñal soleada de Arantzazu, con sus bosques aún verdes y sus peñas doradas, y la basílica a rebosar, bañada de suave luz azulada, como un océano. Cuando, en el ofertorio de la misa, el coro terminó de cantar el Aleluya de Leonard Cohen con letra compuesta por ti, en la gran torre sonaron las campanas de menos cuarto. Todo quedó en silencio y quietud. Tú volabas, libre de ataduras, como las golondrinas rezagadas de Arantzazu, antes de reemprender el vuelo a la Vida.

¿Y ahora qué?, se preguntan tus hermanos de Arantzazu, mis hermanos. La respuesta la diste tú mismo, cuando hace 16 años afirmaste: “Desaparezcamos los franciscanos o no, nuestro principal reto consiste en que Arantzazu abra sus puertas al futuro”. El reto sigue en pie, ahora mucho más difícil, pues faltas tú y es previsible que pronto falten los franciscanos. Hay que abrir puertas. No hay otro camino.

Iñaki, sueño contigo un Arantzazu que abra de par en par sus puertas al futuro. Que sea lugar de una espiritualidad para el siglo XXI. Un lugar de sanación para todos los heridos. Un lugar de silencio y respiro, como el interior de la basílica lleno de tanta dulzura y paz, como la diminuta imagen sonriente de la Virgen, de piedra y color, sobre el espino, con el niño o la vida en brazos. Un lugar donde resuenen el grito y la denuncia de María en la fachada de Oteiza, con los brazos en alto y su hijo Jesús a sus pies, muerto por los poderes injustos. Un lugar para crear otro mundo donde toda la humanidad y todos los seres vivientes seamos hermanos. Un lugar que acoja y aliente a los cristianos mientras queden, pero no esté embargado por ninguna confesión ni institución religiosa.

Que no reniegue de ninguna religión, pero que las trascienda todas. Un Arantzazu laico en manos de laicos, del pueblo que lo ha construido durante siglos piedra a piedra, teja a teja, a paso de peregrino. Un Arantzazu abierto al Espíritu, más allá de las creencias que para la inmensa mayoría dejaron ya de ser creíbles. Un Arantzazu que exprese en palabras actuales el aliento que late en textos y formas bellas del pasado, más allá de las formas. Es el Arantzazu que siguen soñando la arquitectura de Sáenz y Laorga, los apóstoles de Oteiza, las puertas de Chillida, el ábside de Muñoz, las vidrieras de Eulate, la cripta de Basterretxea y el camarín de Egaña.

¡Agur, Iñaki! Acompaña y despierta nuestro sueño desde el corazón de la Vida.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 17 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031