El blog de José Arregi

Obispos y educación

12.06.17 | 08:53. Archivado en Iglesia, Obispos

El domingo pasado, día de Pentecostés o del Espíritu universal, los obispos vasco-navarros publicaron un documento sobre la Educación y sus desafíos contemporáneos. Es un buen texto en general, con un bello título tomado del salmo 15 de la Biblia: “Me enseñarás el camino de la vida”.

Ahí está dicho todo. Aprendices de la vida como somos, todos necesitamos que alguien, que otros –todos–, que el Espíritu de la Vida que alienta en todo nos enseñe sin cesar el camino de la vida, del Buen Vivir. El niño, el joven, el adulto, y no en último lugar los obispos, todos necesitamos ser educados en el espíritu y la sabiduría de la vida. Nadie estamos dispensado de educar ni de ser educados.

El objetivo de la educación es, se nos viene a decir, construir una sociedad humana, justa, fraterna. Consiste en introducir al educando en el asombro de la realidad, en enseñar a vivir humanamente, en formar personas libres, maduras, críticas, creativas, capaces de vivir en el cambio y de promoverlo. ¡Qué pena que justamente la Iglesia lo haya impedido tantas veces, y que este documento episcopal no contenga ni media palabra de autocrítica!

Dedica un largo apartado, atinado tanto desde una perspectiva histórica como espiritual, a Jesús de Nazaret, espejo cristiano de educación para la vida. Con sensibilidad y vigor, presenta a Jesús como figura humana, muy humana: libre y liberadora, audaz, innovadora. Fue un maestro carismático, no institucional, crítico de “la ley antigua” y del “liderazgo religioso del momento”. Fue un profeta social más que religioso, aunque entonces no se distinguían ni él podía distinguir ambas cosas.

Denunció la riqueza de los ricos que produce sordera, ceguera, crueldad, muerte. Realizó, se nos dice, una revolución pedagógica, al poner en el centro a los pequeños y heridos. Su escuela se desarrolla en campo abierto, en caminos y plazas, abierta a todos, puros e impuros sin distinción. Trató con “publicanos y pecadores”, es decir, con los despreciados de la sociedad. En su grupo de seguidores hubo siempre mujeres que no solo le servían, sino que participaban plenamente en la enseñanza y el anuncio de la Buena Noticia. Perfecto.

Lo que no dice el documento –pero cualquiera puede adivinar– es que Jesús también hoy sería reformador y crítico de todas las estructuras y jerarquías católicas, crítico radical de una institución patriarcal y dogmática, anclada en una cultura que no es la nuestra, secularmente aferrada a intereses sociales que no son los de los últimos, y que a pesar de todo ello se presenta con pretensiones de maestra de la verdadera educación. “Os habéis apoderado de la cátedra”, diría también hoy.

No puedo imaginar a Jesús, él que rompió tantos clichés y roles culturales religiosamente legitimados, no puedo imaginarlo denunciando, como hace el documento por enésima vez la “ideología del género” como una de las más graves “emergencias educativas” de nuestro tiempo. Y lo dicen citando al papa Francisco, como hoy se lleva entre los obispos, a la espera del que venga luego, pronto.

No puedo imaginar a Jesús, maestro itinerante y sanador a través de campos y aldeas, no puedo imaginarlo apelando a los Derechos Humanos y a la Constitución española para defender que en el sistema público de Enseñanza se siga impartiendo la enseñanza confesional de la religión católica, pagada por toda la sociedad, pero controlada por los obispos, que son quienes imponen los manuales y nombran a los profesores. ¿Cómo no han caído aún en la cuenta de que ese modelo confesional no solo se ha vuelto inadmisible en una sociedad plural y laica como la nuestra, sino que se ha convertido además en uno de los factores que más desacreditan a la Iglesia y al mensaje evangélico que pretende predicar?

Tampoco, por eso mismo, logro imaginar a Jesús afirmando, como afirmó recientemente Fernando Giménez Berriocanal, gerente de la Conferencia Epopiscopal Española, con ocasión de la presentación de la Memoria de Actividades de la Iglesia en España, que estudiar en los colegios católicos mejora la salud, reduce las diferencias sociales y “reduce la criminalidad”. ¿No se avergüenzan del panorama que tenemos y de ver que tantos dictadores de nuestra historia reciente y la inmensa mayoría de los especuladores, evasores y corruptos actuales del país, criminales todos ellos, han estudiado justamente en colegios católicos?

Ni puedo imaginar a Jesús contraponiendo, como contrapone el documento pastoral de los obispos vasco-navarros que comento, la espiritualidad zen, el reiki o la “nueva era” a la auténtica y única verdadera espiritualidad que sería la cristiana. Pues nunca dijo ni pensó Jesús que él tuviera la exclusiva del Espíritu, que “sopla donde quiere”, ni que él fuera el único “Hijo Unigénito Encarnado”, ni que Dios se revele más a unos que a otros y menos aún que los obispos sean sus últimos portavoces autorizados.

Con esas y algunas otras correcciones, este documento episcopal podría ayudarnos a abordar los grandes desafíos actuales de la educación para vivir. Una educación con vida, alma, espíritu. Con Espíritu. El Espíritu que inspiró a Jesús inspira y educa a todos los hombres y mujeres, independientemente de creencias y religiones. Es el aliento universal de vida. Es el alma de todos los seres. Es femenino en hebreo (ruah), masculino en latín (spiritus) y neutro en griego (pneuma). Él/Ella/Ello nos enseña desde fuera y desde dentro el camino de la vida.

José Arregi


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por BALDO 23.06.17 | 21:13

    Los obispos, los políticos, los educadores, los filósofos, los teólogos, y la gente en general no son conscientes de que nuestra vida, nuestra educación se halla fuertemente permeada, influida por los valores biopsíquicos y económicos. Y mientras no se descubra y admita esto como primer paso, todo lo que se reflexione o se diga será como dar palos de ciego. Un voluntarismo ingenuo e inútil. No se logrará nunca afrontar los problemas en su raíz y, mucho menos, solucionarlos. Suenan a músicas celestiales los "consejitos" de que hay que educar en la solidaridad, la libertad, el respeto a la diferencia, etc., cuando por la vida de cada uno está corriendo sólo la savia económica y biopsíquica. Esto último es el consumismo: dominio absoluto de los valores económicos y biopsíquicos sobre los demás valores. Mientras no ocupemos todas nuestra fuerzas en superar este tipo de modelo humano, la educación y el resto de la vida nos sabrá a consumo.

  • Comentario por BALDO 23.06.17 | 21:12

    Estoy de acuerdo contigo, Arregi, en lo que denuncias. El papel lo soporta todo, incluso lo que dicen los obispos. Deseo añadir algo, para mí decisivo: casi nadie enfoca cualquier problema (familia, educación, etc.) desde la sociedad en la que vivimos y desde el modelo humano que impera en ella. Se habla de los asuntos como si fueran intemporales, y nosotros habláramos desde la intemporalidad. Nuestro modo de ser humano –nuestra cultura– condiciona en lo profundo el tipo de educación que se practica en ella. Y como nuestro modelo de ser humano gira en torno a los valores económicos y los de tipo biopsíquico, toda nuestra educación rezuma econocimicismo y biopsiquismo. Porque el modelo humano en el que uno vive marca su impronta en todas las manifestaciones de nuestra vida. Los valores que aporta la educación no se escapan a esta tiranía económica y biopsíquica sobre ellos. Aunque mantengamos el mismo nombre, los valores hoy adquieren la sustancia económica y biopsíquica.

  • Comentario por Isabel G 22.06.17 | 01:46

    Por eso creo que las verdaderas escuelas cristianas son las escuelas públicas, donde asisten los más desfavorecidos. Ellos fueron los predilectos de Jesús. Yo me refiero a la situación de la República Argentina, país en el que vivo y donde ejercí mi profesión. Actualmente, estoy jubilada

  • Comentario por Isabel G 22.06.17 | 01:44

    Me gusta este texto. Yo fui docente durante casi 33 años en escuelas públicas primarias y medias de Argentina y en un terciario privado. A las escuelas públicas concurre el alumnado más pobre, muchos inmigrantes de países latinoamericanos limítrofes y aquellos alumnos que tienen dificultades de aprendizaje.Las escuelas privadas son subsidiadas por el Estado(lo cual es algo que me molesta pues nuestra ley 1420 garantiza la educación laica, gratuita y obligatoria). En muchos casos el aporte estatal llega al 100%. Entonces se constituyen en verdaderos negocios. Sólo el que paga puede asistir. Además, pueden elegir a los alumnos y no anotar a los que tienen problemas de aprendizaje. Las escuelas del Estado no pueden hacerlo

  • Comentario por carmen 22.06.17 | 01:44

    Un saludo cordial

  • Comentario por carmen 22.06.17 | 01:41

    Le felicito por su paciencia.Me admira que siga escribiendo verdades como templos y encajando algunas barbaridades que le dicen como si fuesen opiniones razonables.
    Opiniones seguro que son, pero eso del razonamiento a veces, no sé, lo echo de menos.

    He trabajado 41 años en un colegio religioso concertado.Estoy orgullosa de mi trabajo como profesora de ciencias en secundaria. Y sobre todo estoy orgullosa de haber salido de allí siendo cristiana. No ha sido fácil. Lo del catolicismo y la iglesia y todo eso, uf, se quedó en el camino.

    Me ha gustado su artículo. Si la iglesia católica tiene contradicciones, en la escuela se notan muchiiiiiiiiiiisimo más que en la vida adulta porque los niños te hacen preguntas para las que no encuentras respuesta que dar en un centro católico, si quieres seguir siendo fiel a ti misma. Fuera sí, por supuesto.
    Me he jubilado hace un par de meses. No vea qué liberación.Aunque echo de menos a mis crios y sus preguntas.<...

  • Comentario por Manolo 17.06.17 | 10:09

    La verdad es que no sé en qué piensan los obispos, que no se les ocurre contar como asesor de sus escritos a Pepe Arregui, que tiene tan claro lo que haría y diría Jesús, si viviese hoy...

  • Comentario por Oliva 14.06.17 | 11:16

    Olvidé lo importante: gracias, José, por tu artículo.

    Otro abrazo.

  • Comentario por Oliva 14.06.17 | 11:12

    Quiero leer el documento de los obispos antes de aportar mi comentario. Creo haberlo encontrado en la Red. Si alguien lo necesita, subo el enlace.

    Un abrazo.

  • Comentario por Oliva 14.06.17 | 11:09

    Mientras no abandonemos el Horeb para adentrarnos en el Tabor, solo seremos capaces de levantar acusaciones de herejía, falsedad e infidelidad dogmática y perderemos la ocasión de descubrir, contemplar, admirar y vibrar con los pedazos de luz, de amor, de belleza y de Espíritu en el corazón y en la palabra del otro.
    Entre ambos montes hay un enorme desierto de incertidumbre; toda vida viva en Dios lo es. No atrevernos a cruzar este desierto atrincherándonos en la la ley y en su cumplimiento muestra una raquítica confianza en el Espíritu que todo lo habita y sostiene y en un amor que no juzga y se revela en la conciencia libre de quien ama.
    Actuando de este modo no somos sino discípulos y discípulas aferrados al fondo de la barca, aterrados ante una tormenta de polvo y arena. Perdimos el eco de aquellas palabras que aún nos acompañan en lo profundo: ¿por qué teméis?; ¿dónde está vuestra fe?

    Un abrazo a todos y a todas.


  • Comentario por JUAN NADIE 12.06.17 | 17:07

    He leído tu artículo EL CUERPO DE DIOS, y es evidente que tu odias a la Iglesia y al catolicismo. Y lo peor es que no eres honesto porque lo haces desde una falsa pretendida postura cristiana. Tu como mucho eres protestante, pero muy protestante, allá tu. Lo que no es de recibo es que critiques a la Iglesia haciéndote pasar por católico. Eso es cinismo y mentira.
    No eres el único, solo en el país Vasco hay muchos como tu, que siendo sacerdotes han acabado odiando a la Iglesia y al catolicismo. Alla tu, pero estar incurriendo en una gravísima responsabilidad, y no dudes que te van a pedir cuentas como a todos. No quisiera estar en tus zapatos. Espabila favila... que aun estas a tiempo.

  • Comentario por Llorenç Triay 12.06.17 | 17:04

    Si Jesus viniera hoy a este mundo la jerarquia de la iglesia salvo raras excepciones no lo conceri la misma jerarquia lo volveria acodenar da la impresion que no han entendido su mensaje.

  • Comentario por JUAN NADIE 12.06.17 | 17:01

    TRANSCRIBO CHORRADA 2 Y TERMINO PORQUE ES QUE EL ESCRITO ESTA PLAGADO DE ELLAS, NO ES NADA PERSONAL ES QUE TENGO ALERGIA A LA CHORRADA Y A LOS CHORRAS:

    Fue un profeta social más que religioso, aunque entonces no se distinguían ni él podía distinguir ambas cosas.

    ¿Pero como va a ser un profeta social mas que religioso, si le dijo bien claro a pilatos que su reino no era de este mundo?

    Y ya lo que es de traca es que Cristo que demuestra una inteligencia no superior, sino divina, resulta que no podía distinguir la diferencia entre ser un profeta social o religioso, y tu si campeón, Cristo no puede, pero tu Arregui el figura, con las flagrantes carencias de comprensión lectora que demuestras si que puedes.

    Mira majete te diré un refrán:
    Espabila Favila que viene el oso y te come.

    Te lo explico, A ti te queda poco para que te llamen.

    Otro dicho: Al final es que se salva sabe y el que no no sabe nada.

  • Comentario por JUAN NADIE 12.06.17 | 16:53

    Arregui, estas colgao.

    TRANSCRIBO CHORRADA1:Fue un maestro carismático, no institucional"

    A ver campeón, como no va a ser institucional si Cristo le dice a Pedro que instaure y gobierne su Iglesia, y le da el poder de perdonar los pecados o retenerlos. O eres muy tonto o eres un cínico, es que no tienes remedio. Cristo fue absolutamente institucional.

    TRANSCRIBO CHORRADA 2 crítico de “la ley antigua” y del “liderazgo religioso del momento”.

    falso de nuevo campeón, es que da vergüenza ajena tener que explicar estas cosas a un anciano como tu que se supone que eres del plan antiguo. ¿Pero como va a ser crítico si dijo que no venía a abolir la ley sino a darle cumplimiento? ¿pero tu que evangelio has leído? Háztelo mirar porque si no mientes a propósito es que tienes alzehimer. Lo que criticaba no era la ley antigua sino su adulteración.



  • Comentario por Teresa Muñoz 12.06.17 | 14:37

    Quiero agradecerle que haya dicho estas palabras que yo quería decir y no sabia como hacerlo " ¿No se avergüenzan del panorama que tenemos y de ver que tantos dictadores de nuestra historia reciente y la inmensa mayoría de los especuladores, evasores y corruptos actuales del país, criminales todos ellos, han estudiado justamente en colegios católicos?"
    Yo soy cristiana y llevo toda mi vida profesional trabajando en la enseña publica y viendo como son estos colegios e Institutos los que acogen a los preferidos de Jesús , los inmigrantes, los discapacitados, las clases populares, los sitios pequeños y aislados....los alumnos de esos colegios que según nuestros obispos lo hacen tan bien cuentan con unas familias con más formación y recursos para cuidar la salud de sus hijos y ofrecerle muchas oportunidades que mis alumnos no tienen y a pesar de eso producen los grandes LADRONES DE NUESTRO PAIS.
    Quiero repetir con usted "LES TIENE QUE DAR VERGÜENZA "

Sábado, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031