El blog de José Arregi

Laudato Si'

01.07.15 | 17:39. Archivado en Ética, Política, Mundo, Francisco

Primavera de 1225 en Asís. Francisco tiene 44 años, todo el cuerpo doliente, los ojos casi ciegos. La fraternidad pobre e itinerante que había soñado 20 años atrás se está convirtiendo en Orden poderosa, instalada en el corazón de los burgos. Su sueño ha fracasado. Se siente solo. Y presiente la muerte, que llegará año y medio después. Pero ahí, en su extremo desaliento, dice sí, se diluye su última pizca de amargura. Ahora ya se siente libre de todo, y enteramente hermano de todos sus hermanos, de la hermana Clara que está a su lado, de la hermana madre tierra, del sol y del agua, del fuego y de la muerte. Y desde el fondo de su ser, por todos los poros de su cuerpo llagado, le brota la alabanza en el dialecto romance de su bella Umbría: Laudato si, alabado seas. Y con esas palabras como estribillo compone el “Cántico del hermano sol”, singular testimonio del italiano naciente. Y de su alma singular. Muere cantando como la alondra en el cielo de Asís.

Laudato si. Es el título de la primera encíclica del papa Francisco, la primera sobre la ecología en toda la historia, y sorprendentemente profética. Evangelio luminoso para hoy en paradigma ecológico. Reconoce al Poverello de Asís como modelo, y apostaría a que las líneas maestras y las mejores páginas, numerosas, son hechura… del hermano Leonardo Boff, un hijo de San Francisco al que Juan Pablo II hizo callar. El Espíritu no calla ni deja de soplar.

El Espíritu nos abre los ojos para que viendo veamos. ¿Qué vemos? El panorama es desolador: sobrecalentamiento del planeta, cambio climático, contaminación masiva, sobreproducción de basura, cultura del descarte, pérdida de la biodiversidad, conversión del maravilloso mundo marino en cementerios subacuáticos, inminente carencia de agua potable para los más pobres, desaparición de culturas milenarias. Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra
casa común como en los últimos dos siglos. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería, mientras se desperdicia un tercio de los alimentos que se producen.

Si alguien observara desde afuera la sociedad planetaria, se asombraría ante semejante comportamiento que a veces parece suicida. Y estas predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía. (Todas estas frases, al igual que las que siguen, las tomo literalmente de la Encíclica, en otro orden y sin comillas).

¿Cuáles son las causas profundas de ese panorama desolador? Es la globalización del paradigma tecnocrático: la tecnología al servicio de los más poderosos y ricos. Es la especulación financiera. Son los intereses económicos de las corporaciones transnacionales. Es el uso intensivo de los combustibles fósiles, petróleo
y gas. Es la depredación de los recursos por una visión inmediatista de la economía. Es el sometimiento de la política a las finanzas. Y la idea de un crecimiento ilimitado, la mentira de la disponibilidad infinita de los bienes del planeta.

La consecuencia, hela ahí: el clamor de la tierra y el clamor de los pobres, un clamor único que nos reclama otro
rumbo. Nos hallamos en una grave encrucijada planetaria. ¿Podemos aún hacer algo? Podemos y debemos buscar un nuevo comienzo. Necesitamos una ecología integral. (Y aquí apunto mi única crítica al escrito papal: ¿es
coherente con dicha ecología integral seguir considerando, como hace, al ser humano centro y corona de toda la creación, e ignorar el gravísimo problema de la superpoblación humana del planeta? Me parecen dos serias lagunas de esta por lo demás espléndida encíclica).

Necesitamos una nueva política que piense con visión amplia y no se deje someter a los poderes financieros. Y organismos internacionales y organizaciones civiles que presionen para que los gobiernos de turno no se vendan a intereses espurios, locales o internacionales. Una verdadera autoridad política mundial.

Necesitamos una economía que subordine la propiedad privada al destino universal de los bienes. Un modelo circular de producción que reemplace la utilización de combustibles fósiles por fuentes de energía renovable, y asegure recursos para todos y para las generaciones futuras, pues la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán. Un crecimiento sostenible para todos, que exige decrecimiento en algunas partes del mundo, pues el actual nivel de consumo de los países y de las clases más ricas es insostenible para todos. Y no olvidar que los países más ricos tienen una gravísima deuda ecológica con los países más pobres.

Necesitamos un nuevo estilo de vida más sobria, capaz de gozar con poco. Una ética ecológica fundada en el reconocimiento de que todas las criaturas están conectadas, y cada una debe ser valorada con afecto y admiración. Todos los seres nos necesitamos unos a otros, los seres humanos y también los hongos, las algas, los gusanos, los insectos, los reptiles y la innumerable variedad de microorganismos.

Necesitamos una espiritualidad que descubra la mística en una hoja, en un camino, en el rocío, en el rostro del pobre, que mire el suelo, el agua, las montañas como caricia de Dios (o de la Vida o del Misterio que Es).

¿Será todo esto algo más que palabras, sueños y buenos deseos? De nosotros depende. Haz como Francisco de Asís. Basta un hombre bueno para que haya esperanza, dice el papa Francisco. La injusticia no es invencible. El amor mueve el sol y
las estrellas. El amor puede más. Que nuestras luchas y preocupaciones por este planeta
no nos quiten el gozo de la esperanza. Caminemos cantando.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por PipaJek 12.10.15 | 09:10

    Ils confirment notre fourchette. http://lenitsky.com/holodaet-premera-pesni/ C est une exception.

  • Comentario por Ponchikbub 01.10.15 | 08:19

    Здравствуйте!

    http://buytimes.ru
    Копии оригинальных часов

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 02.09.15 | 17:57

    Este comentario, por ejemplo, no es mío, porque lo he hecho todavía dentro del año 2015.

  • Comentario por Antonio de Toledo 02.09.15 | 08:50

    ¿escoherente con dicha ecología integral seguir considerando, como hace, al ser humano centro y corona de toda la creación, e ignorar el gravísimo problema de la superpoblación humana del planeta? Me parecen dos serias lagunas de esta por lo demás espléndida encíclica).

    A Jose A. ¿podrías ampliar un poco este tema

  • Comentario por Antonio de Toledo 02.09.15 | 08:50

    ¿escoherente con dicha ecología integral seguir considerando, como hace, al ser humano centro y corona de toda la creación, e ignorar el gravísimo problema de la superpoblación humana del planeta? Me parecen dos serias lagunas de esta por lo demás espléndida encíclica).

    A Jose A. ¿podrías ampliar un poco este tema

  • Comentario por Ramón Hernández Martín, Asturias 31.08.15 | 10:46

    A José Manuel Vidal, director de RD:
    Son tan cansinas las suplantaciones de nombre que sufro (mis comentarios van siempre identificados: "Ramón Hernández Martín, Asturias" o "Ramón Hdez. Martín" si no hay espacio) que me veo precisado a anunciarle que me retiro de RD, al menos por todo lo que queda de 2015. Ello quiere decir que, una vez que haya publicado este mismo comentario en los blogs que suelo comentar, cualquiera otro posterior con mi nombre será absolutamente falso. ¿Se ha convertido RD en una cdp, habitada por hdp, que, además de la cobardía de no identificarse al exponer ideas o comunicar sentimientos, parasitan identidades ¡vaya uno a saber con qué propósitos!? De no ofrecerse garantías de respeto a la identidad de cada comentarista, mi toma de postura será definitiva.
    Además, ¿qué valor tienen los comentarios anónimos, refugio de tantos desequilibrios?
    El director de RD sabe que este comentario es auténtico al haber sido enviado a través mi correo electr....

  • Comentario por Ramón Hernández Martín, Asturias 30.08.15 | 20:13

    Carmen, lo siento, está usted en un error lamentable, cien por cien. El único que podría probarlo es el moderador y, por lo visto, no lo hace no sé por qué. Si no lo cree, compare estilos y contenidos. Estas usurpaciones están teniendo lugar también en otros blogs. De seguir así, optaré por no hacer absolutamente ningún comentario más en RD en el futuro. Si usted cree en Dios, le pongo a Él por testigo. ¡Qué pena, sin embargo, que sin insultar yo a nadie, usted lo haga conmigo en el supuesto, cosa que ya dudo, de que su comentario de las 15.03 de hoy sea realmente suyo!, en cuyo caso lamento que usted se traicione a sí misma.

  • Comentario por carmen 30.08.15 | 15:03

    Todos los días pasaba por aquí esperando sus disculpas. Ya llegan tarde. Que sepa que no me creo lo de su suplantación. Creo más bien que le remordía la conciencia. Es usted un impresentable.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín, Asturias 26.08.15 | 20:05

    Por favor, insensato juguetón, ¿tan usurpador eres que no puedes dejarme en paz? El comentario de 13.08.15/23:45 no es mío. Lo siento por el desprecio que le endosas a "carmen", cosa que yo nunca haría, y más cuando ella refleja algo hermoso. Siento no haber leído hasta hoy, por haber estado fuera todo este tiempo, al malévolo insensato que se oculta tras mi nombre. Ruego al moderador que identifique los correos desde los que se envían estos comentarios y que elimine los que advierta fácilmente que son usurpadores. No por ello dejaré de firmar con mi nombre y apellidos los que yo haga. Disculpen los lectores estas mezquindades

  • Comentario por Ramón Hernández Martín, Asturias 13.08.15 | 23:45

    carmen, ¿cómo se pueden decir tantas tonterías juntas?

  • Comentario por carmen 28.07.15 | 23:13

    He leído un artículo suyo, se llama ¿Un Jesús perfecto? es de hace un par de años creo.Los comentarios están cerrados, pero no me quedo sin decirle esto: a veces pienso que lee mi cabeza. Hace que no me sienta tan rara.

    Un saludo cordial.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín, Asturias 22.07.15 | 11:32

    Los lectores de este blog habrán advertido fácilmente que el comentario de debajo, el de 08.07.15/23:55, es de un intruso desnortado que no se sabe por qué lo hace. Ni su estilo, ni su puntuación (nunca acentúo los pronombres demostrativos, por ejemplo, tal como aconseja la RAE), ni su contenido tienen nada que ver conmigo. Lo grave es que, dando uno la cara, un descarado anónimo pretenda afearla o sembrar cizaña en huerto ajeno. A propósito, diré que todo comentario anónimo no tiene más valor que el de una ventosidad ahogada en medio de una muchedumbre. Usurpar un nombre es algo todavía más grave, que debería poder denunciarse. El moderador del post debería poder detectar los correos de procedencia para descubrir a los cobardes intrusos, sin que el autor de un comentario, que responde del mismo con su nombre y sus apellidos, se vea precisado a hacer lo que hoy, cuando lo he leído, me está tocando hacer a mí. Con su pan se coma su propia secreción quien lo haya hecho.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín, Asturias 08.07.15 | 23:55

    Nosotros, sea nuestros anteriores Adán y Eva, recibieron este planeta Tierra completamente diferente a como hoy le tenemos que sufrir. Entonces la atmósfera servía a la base mineral; éste servía dócilmente al vegetal, éste al animal. Y el animal convivía en paz con el hombre. Y el hombre que crecía y se multiplicaba sin causa y consecuencia de la cópula carnal daba gracias al Dios su creador. Hasta que el Hombre y la Mujer queriendo ser como Dios el Creador, decidieron ser dueños y señores, creadores, de su propia descendencia. Y por Ley de Jerarquías, en la rebeldía de este nuevo génesis contra el Dios su creador, copularon carnalmente; Y tuvieron hijos. Y todo el resto de la Creación, se rebeló; Sea el menor en jerarquía se rebeló contra su inmediato mayor superior. Y la Tierra contra el vegetal; y el vegetal contra el animal; y el animal contra el hombre se rebelaron unos contra otros. Hasta el día nuevo y Tierra nueva que viene que el fin de este ciclo universal.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín, Asturias 03.07.15 | 11:25

    Impoluta y profunda la argumentación en favor de la "hermana tierra", nutricia de la vida. Lo de menos es de quién venga la idea. La forma de vida predominante en nuestro tiempo, ahormada por su fecunda dimensión económica, debe dejar paso a otra que ponga de relieve, en su justa medida, dimensiones irrenunciables como la biopsíquica, la estética, la epistémica, la ética, la lúdica, la social y la religiosa. Cada dimensión contiene miles de valores y de contravalores, miles de factores de vida y de muerte. Para lograr tal maravilla hay, a mi modesto entender, dos claves imprescindibles: una saludable austeridad en los consumos y un determinante control del crecimiento de la especie humana que es, sin duda, potencialmente depredadora. Solo por esos caminos cabría alcanzar fecundos equilibrios para nutrirse de los miles de valores que la tierra y nuestra propia industria ponen en todas esas dimensiones a nuestro alcance. El castigo son los contravalores, la muerte.

  • Comentario por Maria 03.07.15 | 08:26

    Pena la que da Francisco por supuesto.

  • Comentario por Maria 03.07.15 | 08:25

    Pena la que das tu con tanta agresividad. Nada constructivo, como siempre.

  • Comentario por Francisco 02.07.15 | 16:52


    Usted parece pensar como piensan en las Georgia Guidestones, donde se dice en varios idiomas que la población ideal del planeta sería de 500 millones de personas. Se considera que dicho monumento fue puesto ahí por los Illuminati, para tratar de concienciarnos (en vano) que la Tierra está superpoblada. Las iniciativas de los Illuminati han sido, entre otras, intentar cargarse el mayor número de personas, ya sea mediante guerras, producción (o no solución) de hambrunas, generación (o no solución de) epidemias y un largo etcétera de cosas que estas élites (llámelas como quiera) lideradas por sagas como Rothschild o Rockefeller están llevando a cabo. Por ejemplo, la Fundación Rockefeller fomenta la homosexualidad como forma de reducir la natalidad.

    Parece mentira que un ex-religioso hable como si fuera un Illuminati, un miembro de una élite en contra de la VIDA HUMANA. Me da usted cada vez más pena.

  • Comentario por carmen 01.07.15 | 22:51

    Es usted único. Hasta cuando pega fuerte parece una oración.

    Amén.

  • Comentario por Francisco Tostón de la Calle 01.07.15 | 20:13

    Hola, amigos. Todo lo que sea destacar la necesidad de luchar por la conservación de nuestro medio, es positivo. Por tanto, lo es el comentario del titular del blog, tanto más cuanto que presenta puntos de vista que confirman la perspectiva dramática de la encíclica de FRANCISCO sobre nuestro asfixiado mundo. Tengo que reafirmar dos cosas: el hombre sigue siendo el centro de la creación tal como la conocemos en su origen, desarrollo y final. A él están supeditados todos los demás elementos de la naturaleza y en su beneficio se hizo todo el repertorio de flora y fauna que nos rodea. Pero también el hombre recibió la razón para utilizar en forma equilibrada e inteligente todo ese caudal de riqueza. Estamos en mora de otra encíclica que defienda la vida humana, pero con limitaciones, con condiciones, con reservas, con distinciones, para que la superpoblación no siga siendo un enorme problema para la pervivencia de la raza humana. Estoy en contra del aborto pero a favor de la píldora.

Jueves, 15 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930