Jesús Mauleón, poeta y cura

El viejo que sonreía

20.04.17 | 07:00. Archivado en Iglesia, Sociedad

Este era un viejo que siempre sonreía. Si hablaba con los grandes mandatarios del país, sonreía. Si hablaba con los altos mitrados de la nación o de Roma, sonreía. Aunque hablara de asuntos serios, sonreía. Si bromeaba, sonreía doblemente. Cuando visitaba a los niños más pobres a los que había procurado casa, mesa y escuela, había que ver cómo sonreía... Si acudía a un lejano país asolado por una guerra, un terremoto u otra catástrofe natural, se retrataba con un fondo de ruinas junto a sus amigos supervivientes y sonreía igualmente. Si acudía a una escuela de niños africanos fundada con a los dineros que pedía a la gente, sonreía. Si jugaba, si cantaba con ellos, si los acariciaba, sonreía. Si se encontraba en un albergue nuevo con sus antiguos amigos sin techo, sonreía. Multiplicaba sus viajes por todo el mundo. Pedía, pedía en todas partes para ayudar a los enfermos de soledad, a los pobres de todas las pobrezas. Se le veía en fotografías, en vídeos con colaboradores del mundo entero. Y sonreía. Sonreía siempre. Algunos lo criticaban. Lo acusaban de que, a veces, andaba con pecadores o con gentes de mal vivir o de dudoso pensar. Él le restaba importancia y sonreía.

¿Había nacido sonriendo o había aprendido después a sonreír sin descanso? ¿Sonreía solamente cuando aparecía en público, cuando hablaba con los pobres o de los pobres, de sus amigos, de sus obras o sus proyectos, cuando pedía ayuda y colaboración a la gente o cuando les mostraba su agradecimiento, cuando bromeaba con los niños o con los mayores?

Nadie se lo preguntaba, pero aquel viejo sonreía y miraba continuamente dónde pudiera haber nuevos pobres o tristes a los que remediar la necesidad o la tristeza. En eso se le había pasado, desde su juventud, la vida entera. Quienes le conocían de cerca decían que era un viejo feliz.

El Reino de Dios se parece a un viejo que sonreía.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por saruce 24.04.17 | 12:21

    Debe ser algún movimiento reflejo.
    De manera súbita a venido a mi mente la imagen del padre Ángel, alternándose con la de Francisco, nuestro papa.

Viernes, 28 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31