Jesús Arameo

La complacencia de Dios en hebreo y arameo

Ya van varias semanas en torno al Bautismo de Jesús, lo sé. Al parecer, no puedo o no quiero abandonar ese Jordán desde el que nace Jesús transformado en Cristo. Ahora me doy cuenta que no dije nada de esas palabras de Dios que se oyen desde el cielo cuando acaba de descender sobre Jesús el Espíritu de lo Santo en forma de paloma: 

 

ܐܰܢ݈ܬ݁ ܗ݈ܽܘ ܒ݁ܶܪܝ ܚܰܒ݁ܺܝܒ݂ܳܐ ܕ݁ܒ݂ܳܟ݂ ܐܶܨܛܒ݂ܺܝܬ݂

  

Palabra por palabra: A(n)t [Tú] (h)û [él = eres] ber(y) [mi hijo, mi criatura] ḥabbîḇâ' [querido] dëḇâḵ  [que contigo, que en ti, que por ti] 'eṣṭëḇîṯ [he sido complacido]. En castellano plano: «Tú eres mi Hijo querido, en quien me he complacido» (Lucas 3:22)

Quiero centrarme ahora en la cuestión de la complacencia: «en ti me he complacido». ¿Cómo es que Dios se complace en algunas de sus criaturas? ¿En cuáles y por qué?

La palabra aramea que se usa para esta “complacencia” (querer, deseo, voluntad) es ṣeḇyânâ', de la raíz  Ṣ-Ḇ-'. Y Dios dice que se complace en Jesús no sólo con ocasión de su Bautismo (Mt 3:17, Mc 1:11, Lc 3:22), sino también más tarde en la transfiguración del Tabor (Mt. 17:5). Y es así porque Jesús vive para hacer la voluntad del Padre. La propia palabra ṣeḇyânâ' es muy querida por Jesús; si leemos el Evangelio de Juan vemos que en tres versículos llega a decirla hasta cuatro veces:
 
(BTX3) Pues he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y ésta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que me ha dado, no pierda Yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Porque ésta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en Él, tenga vida eterna, y Yo lo resucitaré en el día postrero (Jn 6:38-40)
 
Incluso Jesús llega a contestarle a sus discípulos (cuando le preguntaron por qué no comía)  que su comida era cumplir el deseo de Dios (Jn. 4:34). No es de extrañar que en el Padrenuestro, la oración que Jesús nos enseñó, aparezca desde el principio este deseo de cumplir el deseo de Dios: nehwe' seḇyânâḵ (sea/será tu deseo) 'aykannâ' dëḇashmayyâ' (así como en los cielos) 'âᶂ ba'r°â' (también en la tierra).

En la Biblia en hebreo aparece a menudo esta complacencia de Dios, aunque con otra raíz verbal distinta: רָצוֹן  (râtsôn). El sustantivo en sí no tiene carga moral ni es exclusiva de lo divino, al igual que ocurría con la palabra aramea seḇyânâ'. Los significados van desde “favor, buena voluntad” (Pro. 14:9, Pro 14:35), “deseo, gusto” (Sal 145:19), “algo que es agradable” (Pro 10:32), hasta “capricho, desenfreno”, por ejemplo en Gen. 49:6 donde podemos leer: «¡Jamás quiero estar presente en el lugar de sus reuniones! Pues cuando estaban enojados mataron gentes, y por puro capricho (râtsôn) les rompieron las patas a los toros».
 
Tenga o no tenga carga moral el término hebreo en sí mismo, por supuesto que la guía de los justos es la complacencia de Dios. Y en la Torá y el Tanaj tenemos suficientes datos para saber cómo hemos de buscar con nuestras acciones ese placer de Dios:
 
(LBLA)  He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre El; El traerá justicia a las naciones (Isa. 42:1)
 
En este versículo la complacencia de Dios se focaliza en el ser humano que trae la justicia a las naciones. Por eso, Dios se complace en unos seres humanos y no en otros:
 
(BTX3) YHVH se complace en los que lo temen, los que con ansia esperan en su misericordia (Sal. 147:11)
 
Y un apunte más, que encontramos en 1 Cro. 29:17:
 
(BTX3) Yo sé, Dios mío, que Tú escudriñas los corazones, y te complaces en la rectitud.
 
Por tanto, según el Tanaj, los que traen la justicia a las naciones, los que tienen temor de Dios y los que son rectos causan deleite a Dios. Y, de entre ellos, el más amado por Dios fue y es Jesús.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Vicente Haya [Blogger] 05.11.18 | 11:22

    Inteligente reflexión.

  • Comentario por doc 05.11.18 | 10:51

    Tremenda paradoja. El hombre de Dios que vino a traer la justicia, murió ajusticiado.

Domingo, 18 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930