Jesús Arameo

Lo que se le ordena en arameo le obliga a resucitar

24.06.18 | 12:00. Archivado en En arameo "sabe" mejor

Estamos en la Resurrección de Lázaro (Juan 11:1-11:46). Desde Betania vienen a darle la noticia a Jesús de que su amigo Lázaro está enfermo. Jesús tarda dos días en ponerse en camino, y, cuando llega a Betania, Lázaro ya ha muerto y lleva enterrado cuatro días. Se acerca Jesús a la gruta donde está enterrado y dice unas palabras. Estas palabras son bastante diferentes dependiendo del idioma en que las transmitamos. En griego, leemos deûro exo («¡Acá!» «¡Fuera!»); pero Jesús no hablaba griego, y, aunque lo hubiera podido hablar, nunca se habría dirigido en ese idioma a gentes arameo-parlantes. En latín, leemos veni foras («¡Ven fuera!»); pero Jesús no hablaba latín, y, aunque lo hubiera podido hablar, nunca se habría dirigido en ese idioma a gentes arameo-parlantes. Las biblias al uso en castellano recojen traducciones que corresponden más o menos al griego o al latín. Pero la Biblia de los cristianos de culto siriaco (muchos de ellos católicos) recoge matices en las palabras de Jesús que no sobreviven a la traducción a ningún idioma, así que deben explicarse.

En la Pëshittâ' leemos (Juan 11:43):

ܠܳܥܳܙܰܪ ܬ݁ܳܐ ܠܒ݂ܰܪ

«Lâ°çar (Lázaro), tâ' lëbar». En arameo tâ' lëbar, de la raíz verbal '-T-Y, significa varias cosas a la vez; no sólo «ven fuera», sino también «triunfa fuera», «fructifica fuera», «transfórmate fuera». No es un simple imperativo para que Lázaro salga de donde está, sino una orden múltiple que, completamente obedecida, le obliga a resucitar.

No es la invocación de un ser humano corriente; es el grito de un hombre de dimensiones cósmicas al que las fuerzas todas de la naturaleza obedecen. Y en cualquier idioma que no sea el de Jesús esta vibración cósmica queda menguada, apagada, casi ensordecida.


Amar más a Jesús en arameo

24.06.18 | 11:00. Archivado en Acerca del autor

Video de la conferencia para el que no pudo asistir:
https://youtu.be/oSshyiO8iaQ

o también este otro link (es lo mismo):
https://www.youtube.com/watch?v=oSshyiO8iaQ&feature=youtu.be


Fuera de los pobres no hay Salvación

17.06.18 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

"Fuera de los pobres no hay Salvación", decía Jon Sobrino. Es lo primero que se me viene a la cabeza al leer el pasaje de Lucas 4:18 en que Jesús se ha levantado en una sinagoga de Nazaret y lee del Tanaj unas palabras de Isaías que dicen:
 

ܪܽܘܚܶܗ ܕ݁ܡܳܪܝܳܐ ܥܠܰܝ ܘܡܶܛܽܠ ܗܳܕ݂ܶܐ ܡܰܫܚܰܢܝ ܠܰܡܣܰܒ݁ܳܪܽܘ ܠܡܶܣܟ݁ܺܢܶܐ

 
Palabra por palabra: rûḥeh [el Espíritu de Él] dëmâryâ' [del Señor] °ëlay [sobre mí, conmigo, cerca de mí, hacia mí] wëmeṭṭul [y por causa de] hâḏe' [esta (cosa)] mashḥan(y) [me ungió] lamsabbârû [para albriciar]  lëmeskînne' [a los pobres].

Me parece maravillosa la expresión lamsabbârû lëmeskînne' (para albriciar a los pobres). La Buena Nueva que trae Jesús, encomendado para ello por el Espíritu del Señor, es para los pobres, para los meskînne' (que ha dado en castellano por una desafortunada derivación “mezquino”). El verbo S-B-R “anunciar, predicar, declarar, llevar”, de la misma raíz que subbârâ' (“anunciación”) o mësabbërânâ' (“mensajero”).
 
Estas palabras son del Tanaj, de Isaías (61:1-3), y Jesús simplemente las lee. En la Peshitta las tenemos en arameo según las cita el Evangelista. En el Tanaj hebreo no difieren demasiado: Rûaḥ [El Espíritu] 'Aḏōnāy [del Señor] Yahweh [Dios] °ālāy [sobre mí] // ya°an [porque] māshaḥ [ha ungido] Yahweh [Dios] ’ōṯî [a mí] lëḇashshêr [para predicar] °ănāwîm [a los afligidos, a los pobres, a los humildes, a los oprimidos].
 
Los que reciben la Buena Nueva en el texto de Isaías (los °anāwîm ) y en el texto de Lucas (los meskînne') son y no son exactamente la misma gente. Los °anāwîm son quienes se inclinan (de por sí, o quizás ante otros o ante ciertas situaciones), los que se doblegan, los humildes. Los meskînne' son los pobres, los que “están quietos”, aquellos que han dejado de moverse para buscarse la vida; a eso sabe la raíz verbal S-K-N. Pero, por eso mismo, porque ya no son capaces de alimentarse por sí mismos, la Presencia [la shejiná de los judíos (SH-K-N), la sakîna de los musulmanes (S-K-N)] los acoge y los protege. Los profetas son profetas de la Presencia, y la Presencia busca el lugar de la pobreza y la humildad para hacer su morada. Se aleja de los que ya son, y de los que tienen. El Evangelio es un auspicio de lo que les espera a los que lo han perdido todo. Menos a Dios.


Barrabás en arameo, ¡qué extraño apodo!

10.06.18 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

Esta semana he seguido leyendo la Pasión de Jesús. Despierta mi interés el nombre, o el apodo, de ese personaje que Pilatos pone junto a Jesús, para que el pueblo libere a uno de los dos: Barrabás.

Leemos en la Peshitta (Marcos 15:7):

ܘܺܐܝܬ݂ ܗ݈ܘܳܐ ܚܰܕ݂ ܕ݁ܡܶܬ݂ܩܪܶܐ ܒ݁ܰܪ‌ܐܰܒ݁ܰܐ ܕ݁ܰܐܣܺܝܪ ܗ݈ܘܳܐ ܥܰܡ ܥܳܒ݂ܕ݁ܰܝ ܐܶܣܛܰܣܺܝܢ ܗܳܢܽܘܢ ܕ݁ܩܶܛܠܳܐ ܒ݁ܶܐܣܛܰܣܺܝܢ ܥܒ݂ܰܕ݂ܘ

Palabra por palabra: wi'yṯ-(h)wâ' [y había] ḥaᶁ [uno] dëmeṯqëre' [que era llamado] bar'abba' [Barrabás] da'sîr-(h)wâ' [que atrapado fue] °am [con] °âḇday [los que hacen] 'esṭassîn [sedición] hânûn [esos] dëqeṭlâ' [que asesinato] be'sṭasîn [en sedición] °ëḇaᶁ(w) [hicieron]. En castellano plano: «Y había uno que era llamado Barrabás, que fue atrapado con los que hacen sedición, esos que hicieron asesinato en su sedición».

¡Qué extraña coincidencia! ¡Qué situación tan absurda! Pilatos da a elegir al pueblo entre dos personas: la una era llamada Bar'abba' [que, literalmente, significaría “bar (el hijo de, la criatura de) 'abba' (el padre)”] y la otra Jesús [que dice de sí mismo que es bareh Abba' “El Hijo de Él/La criatura de Él; del Padre”]. La pregunta al pueblo podía escucharse casi como un trabalenguas: «¿Qué queréis que os suelte: a Barabba' o al bar-Abba'?». Y, por si fuera poco, hay fuentes que revelan que ambos se llamaban “Jesús”; reseña Renan en su Vida de Jesús, «El nombre de “Jesús” (que tenía Barrabás) ha desaparecido de la mayor parte de los manuscritos. Esta lectura tiene, sin embargo, a su favor muy grandes autoridades» (ed Edaf. Madrid, 1985. pág. 275).

¿Se ha desdoblado el recuerdo de Jesús en dos personas distintas, por alguna clase de distorsión en la narración de la Pasión, y Jesús y Barrabás eran la misma persona? ¿Existía de verdad ese Barrabás y ponerlo junto a Jesús fue una estratagema de Pilatos, para confundir al pueblo y que dejaran libre a Jesús? De hecho, que Pilatos era un hombre sutil lo sabemos por alguna que otra muestra que nos da su lenguaje en los Evangelios. En Marcos 15:12 cuando ya el pueblo ha elegido liberar a Barrabás, le da una última oportunidad para que reflexionen, con un maravilloso “que vosotros llamáis”:

ܗܽܘ ܕ݁ܶܝܢ ܦ݁ܺܝܠܰܛܳܘܣ ܐܶܡܰܪ ܠܗܽܘܢ ܡܳܢܳܐ ܗܳܟ݂ܺܝܠ ܨܳܒ݂ܶܝܢ ܐܢ݈ܬ݁ܽܘܢ ܐܶܥܒ݁ܶܕ݂ ܠܗܳܢܳܐ ܕ݁ܩܳܪܶܝܢ ܐܢ݈ܬ݁ܽܘܢ ܡܰܠܟ݁ܳܐ ܕ݁ܺܝܗܽܘܕ݂ܳܝܶܐ

Palabra por palabra: hû [él] dên [entonces] pîlaṭâws [Pilatos] 'emar [dijo] lëhûn [a ellos] mânâ' [qué] hâḵîl [por tanto] ṣâḇên-'ë(n)ttûn [deseantes vosotros] 'e°beᶁ [hacedor] lëhânâ' [a éste] dëqârên-'ë(n)ttûn [que llamantes vosotros] malkâ' [el rey] dîhûᶁâye' [de los judíos]. En castellano plano: «Él, entonces, Pilatos, dijo a ellos: Así pues, ¿qué queréis que haga con éste que vosotros llamáis “El Rey de los judíos”?».

La pregunta de Pilatos tiene toda la intención: no dice "que se llama a sí mismo", o “que llaman”, “que hay quien llama”, sino “que vosotros llamáis”. Pero la sutilidad de Pilatos no puede nada frente a la brutalidad de los que odiaban la inocencia de Jesús.


Ungir al Ungido

03.06.18 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

Acaba la Pasión, Jesús ha muerto y las santas mujeres van a su tumba. Estamos en Marcos 16:1

ܘܟ݂ܰܕ݂ ܥܶܒ݂ܪܰܬ݂ ܫܰܒ݁ܬ݂ܳܐ ܡܰܪܝܰܡ ܡܰܓ݂ܕ݁ܠܳܝܬ݁ܳܐ ܘܡܰܪܝܰܡ ܕ݁ܝܰܥܩܽܘܒ݂ ܘܫܳܠܽܘܡ ܙܒ݂ܰܢ ܗܶܪܽܘܡܶܐ ܕ݁ܢܺܐܬ݂ܝܳܢ ܢܶܡܫܚܳܢܳܝܗ݈ܝ

Palabra por palabra: wëḵaᶁ [y cuando] °eḇraṯ [pasó] shabbëṯâ' [la Shabbat] maryam [María] magdëlâytâ' [Magdalena] wëmaryam [y María] dëya°qûḇ [de Jacob = Santiago] wëshâlûm [y Salomé] çëḇan [compraron] herûme' [perfumes] dëni'ṯyân [con los que vendrán] nemshëḥânây(hy) [ungirán a él]. En castellano plano: «Y, cuando pasó el sábado, María Magdalena y María de Santiago y Salomé compraron perfumes con los que vendrán y le ungirán».

Esta palabra, nemshëḥânây(hy), “le ungirán”, es de la misma raíz que “Mesías”. Estamos, por tanto, ante una interesante resonancia: óleo para ungir al Ungido por Dios. Las santas mujeres siguen creyendo en él. Los hombres que seguían a Jesús no sabemos dónde están y qué ofrendas tienen en sus corazones para Jesús; pero ellas se han dispuesto a ir a su tumba, sin otra pretensión que perfumar a un muerto y ungirle, a pesar de que murió sin que ninguna revolución libertadora se hubiera producido en Israel.


Jueves, 20 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930