Jesús Arameo

Bienaventurados ¿los qué de qué?

22.10.17 | 12:00. Archivado en Esencial para entender a Jesús

Dedicado a mi tío, Gonzalo Haya, un teólogo libre.

Abro el Evangelio en Mateo 5:1, el Sermón de las Bienaventuranzas. Jesús se sube al Monte y abre su boca para decirle a las multitudes... "¿Qué? ¿Qué ha dicho? ¿Bienventurados los qué?". La primera bienaventuranza dice así, en arameo:

ܛܽܘܒ݂ܰܝܗܽܘܢ ܠܡܶܣܟ݁ܺܢܶܐ ܒ݁ܪܽܘܚ ܕ݁ܕ݂ܺܝܠܗܽܘܢ ܗ݈ܺܝ ܡܰܠܟ݁ܽܘܬ݂ܳܐ ܕ݁ܰܫܡܰܝܳܐ ܀

Mateo 5:3 - ṭûḇayhûn [la bienaventuranza de ellos] lëmeskinne' [para los pobres, para los sencillos, para los leprosos (?)] bë- [en, dentro de, con] -rûḥ [espíritu, aliento, viento, aroma, fuerza, lepra(?)] dëḏīlhûn [que suyo, que es propio de ellos, que les pertenece] (h)î [ella = es] malkûṯâ' [la Majestad, el Reino] dashmayyâ' [de los cielos].

La expresión meskinne' bërûḥ [lo que convencionalmente se traduce “pobres de espíritu” (EUNSA) o “pobres en espíritu” (LBLA)] es difícil de creer que fuera usada por Jesús. Ni siquiera con la modificación meskinne' bërûḥhûn (“en sus espíritus”), que es la que recogen en arameo el Palimsesto Sinaítico y los Evangelios Curetonianos, más antiguos que la Peshitta. Porque, en la mentalidad semita, nadie es “pobre de Espíritu” ni “pobre en Espíritu”. El Espíritu es de Dios, y está con/en nosotros dándonos vida durante un lapso de tiempo, para después volver a Él. Su función es dar vida. Pero la rûḥâ' es de Dios y es siempre igual. No es de la persona ni se ve afectada por sus méritos o deméritos.

José L. Hernández, traductor de la Peshitta al castellano, afirma que en arameo existe esta expresión con el sentido de “pobres de orgullo”, pero por más que le reconozcamos ciertos méritos al haber sido el primero en traducir la Peshitta al castellano, necesitaríamos algún ejemplo que avalase su afirmación. De lo contrario, no tenemos argumentos para dejar de considerar la expresión meskinne' bërûḥ extraña para un semita. De hecho, los judíos que elaboraron el evangelio hebreo de Mateo, para traducirla al castellano, tienen que cambiar la expresión original e imaginar que Jesús dijo shefalé ruaj (“humillados de espíritu”), oponiendo shefal ruaj a gová ruaj (“altanero de espíritu”).

Buscamos auxilio en más traducciones al castellano:
1) (DHH) "Dichosos los que tienen espíritu de pobres". ¿Cómo es el espíritu de los pobres? Lo que les diferencia de los ricos ¿es el espíritu, o las circunstancias que les han puesto en situación de pobreza? Por el hecho de ser pobre, ¿ya tienes un espíritu mejor que si no lo eres?
2) (BLPH) "Felices los de espíritu sencillo". ¡En ese caso, Jesús mismo no estaría entre los albriciados! Pues él no era sencillo; tenía una personalidad muy rica y compleja. Sus palabras, a menudo, aún siendo claras y directas, suelen atrapar como en un laberinto a los Maestros de la Ley. La sutilidad es una de las características más claras del lenguaje de Jesús. Y la sutilidad implica complejidad psicológica.
3)(TNM) "Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual".
4)(NT BAD) "¡Dichosos los que reconocen humildemente sus necesidades espirituales".
5) (NTV) "Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen de él"...
6) Schonfield en El Nuevo Testamento Original se inclina por la traducción “los oprimidos en el espíritu”...

La verdad es que no se reconoce en ninguna de estas expresiones en castellano al mismo Jesús cuya palabra aramea es siempre clara y contundente (no por eso exenta de una gran dulzura). Pero, desde luego, como hemos dicho, una palabra clara y directa, que todos entienden.

Es difícil de creer que Jesús se pusiera ante una multitud para referirse a categorías de sufrimientos humanos tan alambicados como "oprimidos de espíritu" o "concientes de estar espiritualmente necesitados". Sin duda, que los sufrimientos no son sólo los físicos, y mil categorías de desconsolados pueden añadirse a pasar hambre, sed, persecución, etc... Pero es más que dudoso que Jesús hablara de otra cosa más que de necesidades evidentes que clamaban y claman al cielo. No en ese momento; no ante tanta gente. Tal vez a solas con sus discípulos habría afinado más. La prueba definitiva está en que en el Evangelio de Lucas (6:20) y el apócrifo de Tomás (54 [NH II2]) dice tan sólo: «Bienaventurados los pobres». Y así es como queda reflejado en el Documento Q. Pobres, es decir, los que no tienen lo necesario para vivir. Y no es poco. Eso creo que fue lo que Jesús dijo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 17 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930