Jesús Arameo

El modo de hablar de los endemoniados

18.06.17 | 12:00. Archivado en En arameo "sabe" mejor

Estoy leyendo Marcos 1:24, el pasaje del encuentro de Jesús con un endemoniado en la sinagoga de Cafarnaum. El endemoniado dice a Jesús:

ܡܳܐ ܠܰܢ ܘܠܳܟ݂ ܝܶܫܽܘܥ ܢܳܨܪܳܝܳܐ ܐܶܬ݂ܰܝܬ݁ ܠܡܰܘܒ݁ܳܕ݂ܽܘܬ݂ܰܢ ܝܳܕ݂ܰܥ ܐ݈ܢܳܐ ܠܳܟ݂ ܡܰܢ ܐܰܢ݈ܬ݁ ܩܰܕ݁ܺܝܫܶܗ ܕ݁ܰܐܠܳܗܳܐ

Me fijo en una cuestión menor, propiamente filológica, aunque interesante para meterse en la piel de Jesús (al verse acosado dentro de una sinagoga por este hombre poseído). El Evangelista ha reproducido perfectamente el modo de hablar de un endemoniado. Vemos que éste no construye una frase coherente, sino que habla como interrumpiéndose a sí mismo: empieza de forma brusca, con elusión del verbo, pasa luego del desafío al halago, de un sujeto “nosotros” a un sujeto “yo”, usando siempre frases cortas y de ritmo "eléctrico"... La traducción literal (es decir, a la que hay que tender) diría algo así como: «¿Qué a nosotros, y a tí?... Jesús, el de Nazaret... Viniste para destruirnos... Conocedor yo a ti... ¿Quién tú? El santo de Él, de Dios». Palabra por palabra: mâ' [qué] lan [a nosotros] wëlâḵ [y a ti] yeshshû° [Jesús] nâṣrâyâ' [el Nazareno] 'eṯayt [viniste] lëmawbâᶁûṯan [para destruirnos, para nuestra perdición] yâᶁa°-'nâ' [el que conoce - yo] lâḵ [a ti] man [quién] 'a(n)t [tú = eres] qaddîsheh [el santo de él] da'l·lâhâ' [de Dios].

No es la primera ni la única vez que Jesús va a ser elogiado por un endemoniado. Y Jesús ¿cómo reacciona? Siempre del mismo modo. Buscad los pasajes evangélicos y lo deduciréis por vosotros mismos. Quien no tenga tiempo de hacerlo, que espere a que la próxima semana haga un análisis palabra por palabra desde el arameo de dichos pasajes y saque mis propias conclusiones.


¿Qué es la tentación?

11.06.17 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

Estamos acostumbrados a rezar el Padrenuestro diciendo “no nos dejes caer en la tentación” y ni siquiera nos planteamos qué palabra aramea pudo usar Jesús. Vamos a analizar el Padrenuestro palabra por palabra, Dios mediante, desde el domingo 27 de agosto al domingo 24 de septiembre, pero, como respuesta a la pregunta de un fiel seguidor de este blog, anticipo el asunto de “la tentación”.

El sentido que se da en arameo, y que da el mismo Jesús, a la palabra “tentación” [nesyûnâ'] es “prueba, situación difícil”. No tiene un contenido específicamente religioso, ni tiene que ser Satán el que nos ponga a prueba. Es decir, toda tentación es nesyûnâ', pero no todo nesyûnâ' es tentación. Desde luego que, en los Evangelios, Satán pone al ser humano en nesyûnâ' (Mt 6:13, 26:41, 4:1...); pero también la gente nos pone en situación de nesyûnâ'. Por ejemplo, Jesús se queja muy a menudo de que le están poniendo en esta situación (Mt 16:1, Mt 19:3, Mt 22:18, Mt 22:35, Mc 8:11, Mc 10:2, Mc 12:15, Lc 10:25, Lc 11:16, Lc 20:23, Jn 8:6). Traducir “¿Por qué me tentáis?” no tiene sentido. Porque no están queriendo que Jesús peque, sino ponerlo en un apuro. Un nesyûnâ' (¡sustantivo masculino!) es una experiencia que nos pone a prueba en todos los sentidos, también en nuestra paciencia y nuestro saber estar. Muchas veces, los escribas y fariseos querían desesperar a Jesús, enfadarlo, dejarlo en ridículo; esto es nesyûnâ'. Otras muchas pruebas de la vida (hambre, frío, necesidad de cualquier tipo) también son nesyûnâ'. Cuando Jesús les dice a sus discípulos en Lc 22:28 que tendrán un lugar en el Reino porque han pasado con él muchas pruebas y dificultades, la palabra que usa es nesyûnay (plural).

Si nesyûnâ' significara “tentación”, siempre y sin más matices, nos encontraríamos con el absurdo de que en Juan 6:6 es Jesús el que pone en tentación a Felipe al preguntarle cómo iban a alimentar a más de cinco mil personas, sabiendo él de sobra que iba a hacer un milagro:

ܗܳܕ݂ܶܐ ܕ݁ܶܝܢ ܐܶܡܰܪ ܟ݁ܰܕ݂ ܡܢܰܣܶܐ ܠܶܗ

Palabra por palabra: hâᶁe' dên [pero ésta] ᵓemmar [dijo] kaᶁ [mientras] mënasse' [(es) el que pone a prueba, el que experimenta, el que examina] leh [a él]. En castellano plano: «Pero estas palabras dijo para ponerlo a prueba». No para tentarle ¿Verdad?


Dios tiene Nombres

04.06.17 | 12:00. Archivado en En arameo "sabe" mejor

Esta es la tercera semana que comentaremos algún aspecto del Magnificat. Vamos a fijarnos en que cuando habla María en los Evangelios (de las pocas veces que los Evangelistas nos transmiten palabras de ella) no dice simplemente “Dios”. Porque Dios tiene infinitos nombres, y María conoce muchos de ellos.

Observemos en el Magnificat cómo sólo llevamos oídos cuatro versículos (Lucas 1: 46-49) y María ya ha nombrado a Dios de cinco maneras diferentes:

ܘܶܐܡܪܰܬ݂ ܡܰܪܝܰܡ ܡܰܘܪܒ݂ܳܐ ܢܰܦ݂ܫܝ ܠܡܳܪܝܳܐ ܀
ܘܚܶܕ݂ܝܰܬ݂ ܪܽܘܚܝ ܒ݁ܰܐܠܳܗܳܐ ܡܰܚܝܳܢܝ ܀
ܕ݁ܚܳܪ ܒ݁ܡܽܘܟ݂ܳܟ݂ܳܐ ܕ݁ܰܐܡܬ݂ܶܗ ܗܳܐ ܓ݁ܶܝܪ ܡܶܢ ܗܳܫܳܐ ܛܽܘܒ݂ܳܐ ܢܶܬ݁ܠܳܢ ܠܺܝ ܫܰܪܒ݁ܳܬ݂ܳܐ ܟ݁ܽܠܗܶܝܢ ܀
ܕ݁ܰܥܒ݂ܰܕ݂ ܠܘܳܬ݂ܝ ܪܰܘܪܒ݂ܳܬ݂ܳܐ ܗܰܘ ܕ݁ܚܰܝܠܬ݂ܳܢ ܘܩܰܕ݁ܺܝܫ ܫܡܶܗ ܀

Literalmente: Lucas 1:46 - we(')mraṯ [Y dijo] maryam [María] mawrëḇâ' [declarante de la inmensidad] naᶂshy [mi persona] lëmâryâ' [para El Señor]. Lucas 1:47 - wëḥeḏyaṯ [Y se alegró] rûḥ(y) [mi Espíritu] ba(')l·lâhâ' [en Dios] maḥyân(y) [mi Maḥyânâ']. Lucas 1:48 - dëḥâr [que miró] bëmûḵâḵâ' [en la humildad] da(')mṯeh [de su sierva] // hâ' gêr [por eso, he aquí que] men [desde] hâshâ' [ahora] ṭûḇâ' [bienaventuranza] nettëlân [darán] [para mí] sharbâṯâ' [las generaciones] kulhên [todas ellas]. Lucas 1:49 - da°ḇaḏ [que obró] lëwâṯ(y) [hacia mí, junto a mí] rawrëḇâṯâ' [grandes (cosas)] haw [ése] dëḥaylëṯân [que (es) Fuerte] wëqaddîsh [y Santo (es)] shëmeh [su nombre].

En resumen: en el primer versículo del Magnificat le llamó Mâryâ' [El que impera, El Señor]; en el segundo versículo le llamó 'Al·lâhâ' [nombre genérico: Dios], y Maḥyânâ' [Dador de Vida]; y en el cuarto versículo añade Ḥaylëṯân (Fuerte) y Qaddîsh (Santo). Lo que está haciendo María, en voz alta, es un Recuerdo de los Nombres de Dios. Dios no deja de manifestarse y nunca se manifiesta igual; cada modo en que se nos manifiesta es un Nombre de Dios. La persona que tiene intimidad con Él sabe dirigirse a Dios con el Nombre apropiado para cada momento.

Una de las cosas que más extraña a los judíos y a los musulmanes cuando leen las Biblias traducidas a las lenguas vernáculas es la ausencia de los Nombres de Dios. Desde el Génesis al Apocalipsis las traducciones de sus Nombres todas son "Dios". No importa que se nos hable de Elohim, de Yahweh, de Shadday, Adonay, Hashem,..., todos acaban traduciéndose "Dios". Pero, si haciendo así, no se perdieran matices ¿por qué los transmisores de la Revelación se habrían molestado en nombrar a Dios con distintos Nombres? Los que aman, afinan en nombrar las cosas en cada instante del modo más adecuado. Porque conocen la cortesía que cada momento requiere.


María está resucitando

28.05.17 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

El segundo versículo llama la atención porque habla de “mi espíritu” (con mayúsculas o sin mayúsculas, porque en arameo no existen las mayúsculas). Veíamos que una traducción convencional vertía en español: (BTX3) “Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador”.

¿Por qué dice María “mi rûḥâ'”? Los arameo-parlantes no hablan de la rûḥâ' de nadie. ¡La rûḥâ' es de Dios! Está en el ser humano, como en el resto de las criaturas, dándole vida por un tiempo; pero no pertenece a nadie. ¿Nunca, nunca hablan los arameo-parlantes de la rûḥâ' de nadie? Sí. Muy poco (nueve veces entre los cuatro Evangelios), pero sí. ¿Cuándo? Sólo cuando se trata de lo que a una persona le hace vivir o lo que le hace morir. Se usa, por ejemplo, cuando alguien está expirando (Juan 19:30, Lucas 23:46, Mateo 27:50) o cuando alguien está resucitando (Lucas 8:55). Y, fuera de eso, tan sólo sentimientos muy fuertes en los que la vida está en juego. Por ejemplo, la tristeza, cuando es muy honda, se dice que afecta a la rûḥâ' (Marcos 8:12, Juan 11:33, Juan 13:21). No hay un sólo caso en todos los Evangelios en arameo que se use la palabra rûḥâ' aplicada a una criatura y que esa criatura no se vea entre la Vida y la Muerte, sin término medio. O está muriendo, físicamente o de pena; o está volviendo a la Vida, como vuelve un muerto tras una resurreción. Sin embargo, María no dice en este segundo versículo Y se alegró mi naᶂshâ' (mi persona, yo misma) en Dios mi maḥyânâ', sino Y se alegró mi espíritu en Dios mi maḥyânâ'. ¿Es que acaso estamos ante una excepción? ¿El capricho o la incultura de una mujer que no sabe usar correctamente las palabras sagradas? ¿O, quizá, se está hablando también de morir o resucitar?

En la última palabra del versículo está la respuesta; la que equivocadamente se traduce “Mi Salvador”. Porque Dios, como “Salvador” no tiene nada que ver con volver a la vida (y mucho menos con morir); tiene que ver con “liberar”, “romper ataduras”. Pero ¿qué palabra aramea está pretendiendo traducir “Salvador”? Maḥyânâ'. Literalmente, “El que da la Vida”, de la raíz de ḥayyâ' (vida). Ah, ahora sí; ahora sí comprendemos por qué María dice “mi rûḥâ'” y no “mi naᶂshâ'”. No ha dicho “mi naᶂshâ'”, mi yo, mi persona, porque no quiere hacer una reafirmación de sí misma; dice “mi rûḥâ'” porque quiere hablarnos, sin ningún género de dudas, de la auténtica Resurrección de la que está siendo objeto. Pero, si no lo leemos en arameo, todo desaparece como por obra de magia.


Un Yo fuerte, el de María

21.05.17 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

Estoy leyendo el Magníficat, la oración que María proclama en presencia de su prima Isabel cuando va a visitarla. Y, tan sólo en los dos primeros versículos, hay un par de cosas que me desconciertan. Estamos en Lucas 1:46-47. Básicamente, todas las Biblias que conocemos recogen estos versículos de esta forma:

Entonces María dijo: "Mi alma engrandece al Señor. Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador"

Pero, en arameo, lo que leemos es:

ܘܶܐܡܪܰܬ݂ ܡܰܪܝܰܡ ܡܰܘܪܒ݂ܳܐ ܢܰܦ݂ܫܝ ܠܡܳܪܝܳܐ ܀
ܘܚܶܕ݂ܝܰܬ݂ ܪܽܘܚܝ ܒ݁ܰܐܠܳܗܳܐ ܡܰܚܝܳܢܝ ܀

Traduciéndolo palabra por palabra: we(')mraṯ [Y dijo] maryam [María] mawrëḇâ' [declarante de la grandeza] naᶂshy [mi naᶂshâ'] lëmâryâ' [para El Señor]. Wëḥeḏyaṯ [Y se alegró] rûḥ(y) [mi Espíritu] ba(')l·lâhâ' [en Dios] maḥyân(y) [mi maḥyânâ'].

Según las traducciones, María habla en estos dos versículos de “mi alma” y “mi espíritu”. Pero, tanto un término como el otro, llaman la atención del arameo-parlante (como llamaría la atención de un hebreo-parlante o de un araboparlante). Porque los semitas no entienden qué es el alma, y no hay forma de que acepten su explicación: el alma es un concepto perteneciente a una concepción radicalmente opuesta de la realidad a la de los semitas. El alma (eso que somos y que es previo a nuestra existencia corporal y posterior a la desaparición de nuestro cuerpo) es una invención griega. Este dato, por extraño que pueda parecer a algunos, no es en absoluto una novedad para traductores de hebreo y árabe, rabinos e islamólogos, y por eso no insistiremos en ello. Al que le parezca raro o discutible sólo tiene que acudir a estos hombres y mujeres de conocimiento. Naᶂshy, en arameo, no significa ni más ni menos que “yo mismo, yo misma”.

En lo que sí debo hacer hincapié es en la expresión que María ha usado en este primer versículo, porque hay un matiz interesante, que no suele comentarse. Lo que ha dicho María es, literalmente: «Yo misma (soy) la que declara la magnitud (poder, riqueza, honra; literalmente: “largura”) del Señor».

¿Qué me parece interesante de esta expresión? Que es una curiosa forma de honrar a otro (que en este caso es Dios), porque hay un yo muy fuerte en el hablante. María está usando el participio activo del verbo. No está diciendo simplemente "Declaro que El Señor es grande", o incluso "Yo declaro que el Señor es grande". Sino "La que declara la grandeza del Señor, ésa soy yo, yo misma".

La segunda cuestión que me llama la atención de estos dos primeros versículos es todavía más curiosa. Pero deberá quedarse para el próximo domingo.


Reconocer los errores es una forma de agradecimiento

14.05.17 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

En relación a los “pecados” de la semana pasada, que al final preferíamos traducir “errores”, en estos días he leído el pasaje de Marcos 1:5 en el que se habla de cómo Juan bautizaba a muchos. Dice el texto:

ܘܢܳܦ݂ܩܳܐ ܗ݈ܘܳܬ݂ ܠܘܳܬ݂ܶܗ ܟ݁ܽܠܳܗ ܟ݁ܳܘܪ ܕ݁ܺܝܗܽܘܕ݂ ܘܟ݂ܽܠܗܽܘܢ ܒ݁ܢܰܝ ܐܽܘܪܺܫܠܶܡ ܘܡܰܥܡܶܕ݂ ܗ݈ܘܳܐ ܠܗܽܘܢ ܒ݁ܝܽܘܪܕ݁ܢܳܢ ܟ݁ܰܕ݂ ܡܰܘܕ݁ܶܝܢ ܒ݁ܰܚܛܳܗܰܝܗܽܘܢ

Es decir, wënâᶂqâ'-(h)wâṯ [y saliente fue] lëwâṯeh [hacia él] kul·lâh [toda ella] kâwr [región] dîhûᶁ [de Judea] wëḵulhûn [y todos ellos] bënay 'ûrishlem [los hijos de Jesusalem] wëma°meᶁ-(h)wâ' [y fue el que bautiza] lëhûn [a ellos] bëyûrdënân [en el Jordán]. Hasta ahí nada que comentar: «Y, fue saliendo hacia él toda la región de Judea, y todos los hijos de Jesuralem, y estuvo bautizándolos en el Jordán». Pero la última frase me llama la atención; dice: kaᶁ [mientras] mawdên [reconocientes, confesantes, agradecientes] baḥṭâhayhûn [de sus errores]. Siguiendo a la Vulgata, que traduce "confitentes peccata sua", las Biblias al uso recogen:

(BLPH) confesaban sus pecados... (BTX3) y confesando sus pecados... (DHH) Confesaban sus pecados... (EUNSA) confesando sus pecados. (JÜNEMANN) confesando sus pecados. (KADOSH) Confesando sus pecados... (LBLA) y confesando sus pecados... (NT BAD) Cuando alguien confesaba sus pecados... (NT BESSON) confesando sus pecados. (NTV) Y, cuando confesaban sus pecados... (NVI) Cuando confesaban sus pecados... (RCB) confesando sus pecados. (SRV) confesando sus pecados. (TNM) confesaban abiertamente sus pecados.

Pero todas pierden el matiz fundamental: La raíz verbal es la de “agradecer” (Y-D-Y), como cuando en Mc. 14:23 se dice que Jesús tomó el cáliz y “dando gracias”... En este contexto, la confesión de los pecados connota el hecho de “agradecer haberse dado cuenta de los errores cometidos”. En arameo, “gracias” (de la misma raíz verbal Y-D-Y) se dice tawdî. Creo que la traducción más acertada sería: «mientras ellos agradecían haberse dado cuenta de sus errores».


¿Qué es el pecado?

07.05.17 | 12:00. Archivado en Esencial para entender a Jesús

Estoy leyendo Mateo 1:21

ܘܬ݂ܶܩܪܶܐ ܫܡܶܗ ܝܶܫܽܘܥ ܗܽܘ ܓ݁ܶܝܪ ܢܰܚܶܝܘܗ݈ܝ ܠܥܰܡܶܗ ܡܶܢ ܚܛܳܗܰܝܗܽܘܢ

Wëṯeqre' (y llamarás) shëmeh (su nombre) yeshshû° (Jesús)(él) ġêr (pues) naḥêw(hy) (revivirá) lë°ammeh (a su pueblo) men (de, desde) ḥëṭâhayhûn (sus ḥëṭâhâ'). [Dejamos esta última palabra sin traducir, porque es la que vamos a estudiar]

Voy a las Biblias a las que tengo acceso y copio:

(VULGATA) pariet autem filium et vocabis nomen eius Iesum ipse enim salvum faciet populum suum a peccatis eorum
(BLPH) Y cuando dé a luz a su hijo, tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
(BTX3) Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados.
(DHH) María tendrá un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados.”
(EUNSA) Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
(JÜNEMANN) y parirá un hijo, y llamarás su nombre Jesús; pues él salvará a su pueblo de sus pecados.
(KADOSH) Ella dará a luz un hijo, y tú le llamarás Yahshúa, [que quiere decir ' YAHWEH salva,'] porque El salvará a su pueblo de sus pecados."
(LBLA) Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados.
(MH-DUTILLET-YA) Y mira, ella dará a luz un hijo; y lo llamarás Yeshúa, porque él salvará a su pueblo de todos sus pecados
(MH-SHEMTOV-YA) Y ella dará a luz un hijo y llamarás su nombre Yeshúa porque El salvará a mi pueblo de sus pecados”.
(NT BAD) Ese hijo nacerá, y le pondrás por nombre Jesús, que quiere decir “Salvador”, porque salvará a su pueblo del pecado.
(NT BESSON) Dará a luz un hijo, y llamarás el nombre de él Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados de ellos.
(NTV) Y tendrá un hijo y lo llamarás Jesús,* porque él salvará a su pueblo de sus pecados».
(NVI) Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados
(RCB) Y dará a luz un ahijo, y llamarás Su nombre Jesús, porque El salvará a Su pueblo de sus pecados.
(SRV) Y parirá un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará á su pueblo de sus pecados.
(TNM) Dará a luz un hijo, y tienes que ponerle por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.
(GNT-TR+) τεξεται δε υιον και καλεσεις το ονομα αυτου ιησουν αυτος γαρ σωσει τον λαον αυτου απο των αμαρτιων αυτων

Para comprobar si “pecado” es la mejor traducción posible para la palabra aramea ḥëṭâhâ':ܚܛܳܗܰܐ , tenemos que ver antes con qué relacionar su raíz trilítera en otras lenguas semíticas. Podríamos relacionarla, ante todo, con el acadio J-Y-Ṭ (“error”). Así como con la raíz árabe J-Ṭ-’, que significa “equivocarse, engañarse y pasar por alto”. Esta raíz árabe J-Ṭ-’ está emparentada con otra raíz árabe (Ḥ-Ṭ-’), que evoca esas cosas despreciables y sin valor que se tiran. Asimismo, conocemos la raíz hebrea Ḥ-Ṭ-’, que, etimológicamente, según Benner, alude a la medida que cubre la distancia entre el blanco y la flecha cuando ésta no ha acertado. En hebreo, como en las otras lenguas que hemos visto, el sentido de la raíz no es necesariamente religioso ni moral. Por ejemplo, en Proverbios 19:2 tiene el sentido de “pisar en falso, dar un traspiés” (en un sentido físico) [Pro 19:2 De nada vale el empeño sin reflexión: El que apremia el paso, tropieza]; en Jueces 20:16 aparece como “errar en el blanco” [Jueces 20:16 - Toda esa gente, incluyendo los setecientos hombres escogidos, eran zurdos. Cada uno podía tirar piedras con la honda a un cabello sin errar el tiro]; en Job 5:24 tiene el sentido de “echar de menos lo que se busca” [Job 5:24 Tendrás paz en tu tienda, Y al recorrer tu morada, nada echarás de menos].

La traducción “pecado” para la palabra griega hamartia tampoco es, actualmente, de consenso en todos los autores. Hay quien, por ejemplo, prefiere traducir “transgresión”, o -quitándole toda carga dramática- simplemente hablar de “error”. De hecho, y siguiendo a BARCLAY, W., en el griego clásico, hamartein empezó significando “errar en el blanco”, como por ejemplo cuando se dispara una flecha, que no acierta. Se puede usar respecto a haber equivocado una carretera, de haber fallado un plan, o de habérsenos frustrado una esperanza o propósito.

Esto es cuanto he podido investigar acerca de esta palabra. La traducción que le demos dependerá ya de nuestra intención.


¿Qué es la Verdad?

30.04.17 | 12:00. Archivado en En arameo "sabe" mejor

Cuando pregunté en el post del dia 16 de abril "qué es la gracia" contesté que yo no lo sabía bien, pues no soy teólogo. Hoy pregunto "qué es la Verdad" y me veo obligado a contestar que no lo sé bien, porque nunca fui un buen filósofo. Lo que sí sé es qué palabra aramea estamos traduciendo por "Verdad", y así podremos comprobar si ambas tienen las mismas connotaciones en nuestra mente. Aunque esto deberá hacerlo cada uno por su cuenta.

El término en cuestión que traduce (o no) la idea de "Verdad" es shërâra'. Cuando un arameo oye shërâra' ¿qué es lo primero que se le viene a la cabeza? Quizá dependa de la persona, de cómo sea y cómo se haya formado. Personalmente, a mí, cuando oigo hablar de shërâra' lo primero que se me viene a la cabeza es algo firme, sólido y consistente como un muro [shûrâ'], palabra de la misma familia léxica. La verdad es un muro, firme, consistente, bien asentado y bien saneado. No hay shërâra' sin sharrirûta' (firmeza). El que es veraz es firme; y el que es firme es veraz. Es imposible deslindar en la mente aramea ambas realidades. Ya vimos en el post anterior que en los Hechos de los Apóstoles 15:29 el apóstol Santiago acaba sus palabras de consejo diciendo: «¡Que seáis firmes [sharrîrîn] en nuestro Señor».

La firmeza de nuestras certezas nos hace ser "auténticos", como se dice hoy día. La persona auténtica no cambia su verdad dependiendo de ante quién está. Algunos escribas malintencionados y gente de Herodes le dicen a Jesús en Marcos 12:14: «Maestro, nosotros sabemos que tú eres auténtico [sharrîr]». Y explican por qué lo consideran auténtico, dándonos una magnífica definición del término: «no te preocupa (lo que pensará) la gente; pues “no miras en los rostros de los seres humanos” sino en la verdad [shërârâ'] de la senda de Dios».

Siempre que queramos saborear las palabras de Jesús como si los siglos no hubieran pasado por ellas, sobrecargando muchas veces el significado de las mismas, lo que tenemos que hacer es ir al Diccionario y ver la raíz verbal de cada una de las palabras que nos interese. La raíz verbal nunca nos va a dejar en la estacada. Siempre apuntará al significado primario de esa palabra. Y la raíz verbal SH-R es “ser fuerte”. Es decir, que, sea lo que sea la shërâra' para un arameo, va a ser algo fuerte y que da fuerzas, algo consistente y sólido. La palabra “sólido” (alimentos sólidos frente a dieta líquida) existe en arameo y es de la misma familia léxica. El autor de la Epístola a los Hebreos 5:12 va a decir: «los que necesitan leche y no alimentos sólidos [sharrîrtâ']».

Tal vez ahora entendamos mejor algo de lo que Jesús quiso decir cuando afirmó: «Yo soy el Camino, la Shërâra' y la Vida» (Juan 14:6)

ܐܶܢܳܐ ܐ݈ܢܳܐ ܐܽܘܪܚܳܐ ܘܰܫܪܳܪܳܐ ܘܚܰܝܶܐ


El caos de las traducciones

23.04.17 | 12:00. Archivado en Sólo se entiende en arameo

Me sorprendo esta semana abriendo los Hechos de los apóstoles por unas bellas palabras de Santiago (Hech. 15:29) que acaban con la frase:

ܗܘܰܘ ܫܰܪܺܝܪܺܝܢ ܒ݁ܡܳܪܰܢ

Voy a las Biblias que tengo a mano, y traducen:

(BTX3) ¡Tened salud!
(EUNSA) Que tengáis salud.
(TNM) ¡Buena salud a ustedes!
(NVI) Con nuestros mejores deseos.
(JÜNEMANN) Conservaos.
(LBLA) Pasadlo bien.
(NT BESSON) Pasadlo bien.
(RCB) Pasadlo bien.
(SRV) Pasadlo bien.
(DHH) Saludos.
(BLPH) Queden con Dios.
(NTV) Adiós.
(BJ) Adiós.
(KADOSH) Ø

(Id a ver vuestra Biblia, por favor, antes de seguir leyendo, y comprobad la traducción que se os da, a ver si podemos sumar alguna más).

En arameo, lo que dice es hëwaw [segunda persona plural del imperativo del verbo “ser”: «¡Que seais!»] sharrîrîn [adjetivo masculino plural: «firmes, consistentes, auténticos, verdaderos»] bëmâran [«en nuestro señor»]. Una traducción bastante aceptable sería: «¡Que seais firmes en nuestro Señor».

Me hago cargo que en el texto hay una palabra [sharrîrîn] con cierta complicación a la hora de traducir, porque shërârâ' a los oídos de un arameo-parlante no tiene las connotaciones que la palabra “Verdad” a los oídos de un cristiano occidental, heredero de Grecia y Roma. Pero, de ahí a perdernos en las traducciones con esos “pasadlo bien”, “queden con Dios”, etcétera, es ya desvirtuar demasiado el texto. Hay que ser fieles a los textos, como tratamos de ser fieles a Quien inspiró esos textos. No es lo mismo una cosa que otra; no todo vale. La Revelación es palabra. Si perdemos la textualidad, perdemos la Revelación. Y perdemos la bendición. Porque no es lo mismo decir «¡Que seais firmes en nuestro Señor», que decir "¡Que lo paséis bien!". Las palabras sirven. Unas convocan ángeles, otras sólo sirven para caer bien, y otras para nada.


¿Qué es la gracia?

16.04.17 | 12:00. Archivado en En arameo "sabe" mejor

Después del post de la semana pasada ("Inundada de gracia, empapada de gracia") he recibido algunos emails vuestros preguntándome qué es la gracia para un arameo parlante.

Yo no sabría decir exactamente qué es la gracia y qué abarca, pues no soy teólogo; lo que sí puedo decir es que el término arameo que estamos usando para traducir el concepto de "gracia" es ṭaybûṯâ', un sustantivo en femenino singular imposible de recortar en la traducción: “bondad, amabilidad, caridad, corrección, dulzura, agradecimiento, generosidad, hospitalidad, escucha, sosiego...”. No hay fondo para la ṭaybûṯâ'; nada que sea bueno de cualquier forma queda al margen de la ṭaybûṯâ'. La raíz Ṭ-W-B abarca “la bondad”, con todo lo que ésta conlleva. Incluso connota algo que huele bien, algo fragante... El significado de “aroma” cuadra para la palabra hebrea ṭôb en 2 Re. 20:13, Is. 39:2, Jr 6:20 o Cant 7:10; y en neobabilónico, la raíz Ṭ-Y-B significa “fragancia”. Asimismo, la relación en el Corán entre el árbol del Paraíso (Ṭûbà) y la fragancia también es clara. No sé por qué, pero me da ternura imaginar que los ángeles puedan percibir olores, y que al Ángel de la Anunciación le pareciera que María olía bien...

Pues todo esto que supone la ṭaybûṯâ' es lo que el Ángel (en Lucas 1:28) dice a María que tiene. No. Que tiene, no. Que está empapada de eso, inundada por completo (malyaṯ ṭaybûṯâ'). Estar a rebosar de ṭaybûṯâ' en una cosmovisión semita significa, ante todo y sobre todo, que Dios te ama mucho. Porque es el amor de Dios por una criatura lo que la hace objeto de tanto don... No es raro que María quede confundida por las palabras del Ángel. Y no es raro, que si la madre estaba anegada en ṭaybûṯâ', ésta vaya creciendo en el hijo con el paso de los años. Lucas 2:52: «Jesús fue creciendo en estatura, en sabiduría y en ṭaybûṯâ'». Jesús se cría en la ṭaybûṯâ' de María.


Inundada de gracia, empapada de gracia

09.04.17 | 12:00. Archivado en En arameo "sabe" mejor

Estoy leyendo Marcos 4:37 – «Y hubo una gran tormenta, y el viento y las olas se fueron abatiendo contra la barca, y cerca estuvo de inundarse»

ܘܰܗܘܳܬ݂ ܥܰܠܥܳܠܳܐ ܪܰܒ݁ܬ݂ܳܐ ܘܪܽܘܚܳܐ ܘܓ݂ܰܠ݈ܠܶܐ ܢܳܦ݂ܠܺܝܢ ܗ݈ܘܰܘ ܒ݁ܰܣܦ݂ܺܝܢ݈ܬ݁ܳܐ ܘܩܰܪܺܝܒ݂ܳܐ ܗ݈ܘܳܬ݂ ܕ݁ܬ݂ܶܬ݂ܡܠܶܐ

Literalmente, wahwâṯ [y hubo] °al°âlâ(') [una tormenta] rabbëṯâ(') [grande] wërûḥâ(') [y el viento, y el Espíritu] wëga(l)le(') [y los oleajes] nâᶂlîn-(h)waw [abatientes fueron]¤ basᶂî(n)ttâ(') [con la barca] wëqarrîḇâ(')-(h)wâṯ [y cercana estuvo] dëṯeṯmële(') [de inundarse]

Este último verbo "inundarse", me lleva directamente al pasaje de María y el Ángel. La raíz verbal M-L-' es la misma que vemos en la expresión “la llena de gracia” [malyaṯ ṭaybûṯâ], que, en arameo literalmente sería “la que experimenta una inundación [mële'â] de gracia".

El término que se traduce por “llena de” no es suficiente. Malyaṯ es el participio pasivo femenino singular del verbo “llenar, completar”. Pero este “llena” o “completa” no es algo metafísico, sino como está una tierra llena de agua tras el desborde de un río o unas lluvias torrenciales. Es el mismo verbo “empapar” que leemos, por ejemplo, en Marcos 15:36 («y empapó la esponja en vinagre y la ató a una caña...»):

ܘܰܡܠܳܐ ܐܶܣܦ݂ܽܘܓ݁ܳܐ ܚܰܠܳܐ ܘܶܐܣܰܪ ܒ݁ܩܰܢܝܳܐ ܕ݁ܢܰܫܩܶܝܘܗ݈ܝ

wamlâ(') [y empapó] (')esᶂûġġâ(') [la esponja] ḥalâ(') [vinagre] we(')sar [y ató] bëqanyâ(') [con la caña, ¡♂!] dënashqêw(hy) [que le da de beber, para darle de beber]


Rezar con la frente en la tierra

02.04.17 | 12:00. Archivado en Esencial para entender a Jesús

Primer post. Abro el Evangelio por Marcos 14:35, cuando Jesús está en el Huerto de los Olivos.

ܘܰܢܦ݂ܰܠ ܥܰܠ ܐܰܪܥܳܐ ܘܰܡܨܰܠܶܐ ܗ݈ܘܳܐ

En arameo leemos wanᶂal °al 'ar°â' wamṣal·le' huwâ', literalmente: «y cayó sobre la tierra, y estuvo orando…».

Pero hay que saber entender este "cayó sobre la tierra". Jesús no se desmayó, ni se tiró al suelo, como cuando una noticia fatal nos derrumba, ni estuvo en la tierra hecho un ovillo ni nada parecido. Lo que Jesús hace es un acto ritual: la postración. La Biblia que mejor versiona el pasaje es “Dios Habla Hoy”, 1994):

(DHH) [En seguida Jesús se fue un poco más adelante] se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y pidió a Dios...

El Judaísmo practicó la postración desde época inmemorial. Encontramos esta expresión por primera vez en Génesis 18:2, donde Abraham “se postró en tierra” delante de los tres mensajeros que le anunciaron que Sara tendría un hijo, o, por ejemplo, en: «Y entonces Moisés, apresurándose, se postró en tierra y adoró» (Éxodo 34:8). Postrarse en tierra es exactamente lo que hacen los musulmanes cuando hacen sus oraciones: poner la frente en la tierra mientras que el resto del cuerpo queda más elevado. Si a alguien le cupiera duda que este es el sentido exacto de las palabras de Marcos, puede ir al mismo pasaje en Mateo (26:39), que es aún más explícito, si cabe. En arameo, dice Mateo wanᶂal °al 'appauhy wamṣal·le' huwâ' («y cayó sobre su cara, y estuvo orando…»):

ܘܰܢܦ݂ܰܠ ܥܰܠ ܐܰܦ݁ܰܘܗ݈ܝ ܘܰܡܨܰܠܶܐ ܗ݈ܘܳܐ


Sábado, 24 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930