Editado por

Jerónimo PáezJerónimo Páez

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Realidades, que no mitos, del 'lobby' israelí

Permalink 04.12.07 @ 11:06:42. Archivado en Islam

El pasado 9 de noviembre, Shlomo Ben Ami publicó un artículo, Mitos y realidades del lobby israelí, sobre el "polémico" libro de los profesores norteamericanos John Mearsheimer y Stephen Walt, El lobby israelí y la política exterior de los Estados Unidos, descalificándolo en su totalidad y en unos términos que no suelen ser habituales en este ex ministro de Asuntos Exteriores israelí y prolífico articulista, que, más allá de las contradicciones que suelen afectar a los judíos progresistas, normalmente ha defendido y se ha esforzado por establecer cauces de diálogo entre Israel y Palestina.

Desafortunadamente, Shlomo Ben Ami no hace un análisis objetivo de este libro, sino un apasionado ataque que tiene poco que ver con las tesis contenidas en el mismo. Merece la pena leer este riguroso ensayo -editado recientemente en castellano (Taurus) aunque es de lamentar que se hayan omitido las numerosas fuentes que figuran en la edición original-, que ha recibido, como era previsible, numerosos ataques y virulentas descalificaciones, pero que ha sido considerado por The New York Review of Books como el libro más interesante desde que se publicó El choque de civilizaciones de Samuel Huntington.

Sus tesis pueden resumirse en dos: la primera considera que el respaldo incondicional norteamericano en las últimas décadas al Estado de Israel no ha beneficiado ni a los Estados Unidos ni al pueblo judío; la segunda estima que las decisiones de la política exterior estadounidense en Oriente Medio están claramente influenciadas por el lobby israelí.

Shlomo Ben Ami dice que los autores de este libro "han creado un paradigma nuevo. Si tienen razón - y no la tienen-, un país pequeño se ha apoderado, mediante sus grupos de presión en los centros del poder del imperio, de la política exterior de una superpotencia a la que ha obligado a actuar contra sus intereses nacionales". Y añade que, "al querer defender lo que es una tesis absurda y obcecada, los autores del libro demuestran una vergonzosa ignorancia de las complejas realidades de Oriente Próximo". Con anterioridad Ben Ami ya había esbozado críticas parecidas en un artículo que publicó en la edición española de Foreign Policy, en el verano del 2006, si bien algo más matizadas.

Sucede que en este libro no se encuentran ni las afirmaciones que le imputa Shlomo Ben Ami y, todavía menos, el simplificador paradigma que, al parecer, ha creado. Al contrario, sus autores, que por otra parte no muestran especial simpatía por el pueblo palestino, nunca han dicho que el lobby israelí sea "todopoderoso" o que "controle importantes instituciones" de Estados Unidos. Existen diversos casos, recuerdan, en los que el lobby no se salió con la suya. No obstante, concluyen, "hay abundante evidencia de que el lobby ejerce una influencia impresionante". En definitiva, lo que estos autores afirman -y con todos los respetos, creo que prueban- es que Israel recibe de Estados Unidos muchos más apoyos que ningún otro país y que la posición de equilibrio que había mantenido la superpotencia, al menos hasta la guerra de los Seis Días, ha ido inclinándose claramente a favor de Israel. Consideran, a su vez, que estas políticas ponen en peligro la seguridad nacional de Norteamérica, y que incluso son perjudiciales para el propio Estado israelí.

Tras exponer rigurosamente sus argumentos, citan numerosos casos, entre otros, la política de asentamientos, que hasta escritores -nos dicen- tan proclives a Israel como León Wieseltier han calificado como "de desatino moral y estratégico de proporciones históricas"; o el comportamiento de la Administración de Bush durante la reciente guerra de Israel contra el Líbano, en el año 2006, que la práctica totalidad de los países criticaron como una locura o quizás algo más grave, aunque no lo hizo así Estados Unidos.

Zbigniew Brzezinski, consejero de Seguridad Nacional del presidente Carter, que jugó un importante papel durante años en la política exterior norteamericana, considera que estos dos profesores "han prestado un servicio público", y que este libro "habla además de los prolongados abusos cometidos contra los palestinos y aporta numerosas pruebas de cómo Israel se ha ido beneficiando de una ayuda económica privilegiada -de auténtico favoritismo- y desproporcionada -si se la compara con la que recibe cualquier otro país-". Además, observa Brzezinski, "parte de ese dinero ha servido para pagar más asentamientos, a los que Estados Unidos se opone y que obstaculizan el proceso de paz".

Este evidente trato de favor a Israel, en perjuicio del pueblo palestino, no supone ignorar o justificar los errores que los palestinos hayan cometido en las sucesivas negociaciones de paz, y en concreto en Camp David, que posiblemente podían haber llegado a buen puerto, y en las que el propio Shlomo Ben Ami participó activamente. En los debates y artículos que Ben Ami ha publicado sobre el lobby israelí siempre aflora su amargura por lo que él piensa fue una ocasión, muy especial, perdida. Puede que en su tristeza y dolor por lo sucedido entonces radique la razón de la agresividad. Pero ello no justifica este tipo de diatribas ni tampoco el que haya llegado a afirmar que "los palestinos nunca han querido que la Casa Blanca hiciera de mediadora, sino que les entregara Israel".

Según Ben Ami, los palestinos no han tenido jamás una verdadera voluntad negociadora, lo que resulta difícil de admitir. Y todavía lo es más pensar que pueda haber algún palestino tan utópico como para soñar que Estados Unidos pudiera "entregar" a Israel.

Ben Ami incluso llega a decir "que el hecho de que Arafat despreciase una oferta de paz tan ventajosa (sic) para su pueblo, dejó al presidente George W. Bush sin incentivos para proseguir la búsqueda de la paz en su mandato". "Fue Arafat", añade, "y no el mitológico lobby israelí, quien hizo que EE UU se desentendiera del proceso". John Mearsheimer y Stephen Walt ya le habían contestado de antemano al afirmar que "los documentos históricos demuestran que no fue Arafat quien finalmente rechazó la propuesta de Clinton, en el año 2000".

Seguramente Arafat tuvo gran responsabilidad en lo sucedido, pero basta leer el libro El Muro de Hierro, de Avi Shlaim, para que uno no pueda sino ser escéptico sobre la voluntad del Estado de Israel de cumplir acuerdo alguno de paz con los palestinos, más allá de las buenas intenciones de algunos de sus líderes, como Shlomo Ben Ami, que, mucho me temo, no representan realmente a los que de verdad mandan en su país, quienes suelen aplicar una política implacable y sin concesiones al pueblo palestino.

Cuando uno termina de leer este libro, tiene pocas dudas respecto a que hay un evidente trato de favor a Israel por parte de Estados Unidos, empieza a pensar que esta política posiblemente afecte negativamente a los intereses de Norteamérica -aunque es menos claro que perjudique al Estado de Israel-, ve claro que genera rechazos en el mundo árabe, que se siente, con razón, agraviado, y comienza a estar seguro de que el lobby israelí no contribuye precisamente a la paz y la estabilidad de Oriente Medio.

Artículo publicado en El País el 4 de diciembre de 2007


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Un país a la deriva

Un país a la deriva

Cuenta atrás para la traición a España (-6)

Vicente A. C. M.

Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

Teresa Freixes: Ante el 21-D: entre la incertidumbre y la esperanza

Salvador García Bardón

Religión Digital

Religión Digital

Los belenes evocan una tierra sin males

Religión Digital

Punto de encuentro

Punto de encuentro

Dolor y sufrimiento

Gabriel María Otalora

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

LA MUERTE NO HA DE SER UN TABÚ

Josemari Lorenzo Amelibia

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Una familia misionera

César Luis Caro

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Iceta, podría llegar a ser el Molt Honorable Senyor..?

Chris Gonzalez -Mora

Un grano de mostaza

Un grano de mostaza

Anunciaciones

Dolores Aleixandre

No más mentiras

No más mentiras

Pensamientos y reflexiones 173

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Laudato Si' . Carta encíclica del Papa Francisco

Francisco Margallo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Un belén en tiempos de zozobra

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Madre del Redentor

Jose Gallardo Alberni

Terra Boa

Terra Boa

3º Domingo de ADVENTO: DESVELAR NOSSA IDENTIDADE... (cf. Pe. A. Palaoro SJ)

José Ramón F. de la Cigoña

Fe y vida

Fe y vida

Navidad: agradecer el 2017 y disponernos al 2018

Consuelo Vélez

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Ampliando

Padre Fortea

Poemas

Poemas

Par

José Pómez

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Pilar, vela y novela la novela

Ángel Sáez García

La Iglesia se hace diálogo

La Iglesia se hace diálogo

La alegría en la espera (17.12.17)

Jesús Espeja

Teología hoy

Teología hoy

La Natividad de Jesús y la paz social

Rafael Luciani

Opinión

Opinión

Foro Constitucional Compostelano: Únete, participa en la defensa de España democrática constitucional

Opinión

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital