Editado por

Jerónimo PáezJerónimo Páez

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


El Angel Exterminador y la complacencia de Occidente

Permalink 12.12.06 @ 19:07:56. Archivado en Islam

Un día es Gaza, luego Cisjordania, después el Líbano, de nuevo Gaza y así sucesivamente se suceden las matanzas, los asesinatos selectivos, “los errores de coordenadas” que se llevan por delante numerosas vidas inocentes.

Se destruyen los campos, las ciudades, las viviendas, los hospitales, las infraestructuras. Nos indignamos. Pensamos que no es posible, que el próximo gobierno israelí hará de una vez por todos los esfuerzos necesarios para traer la paz. Siempre nos equivocamos. Creíamos que nadie podía superar a Sharón como halcón y ahora llega Olmert, mañana será el Netanyahu de turno o cualquier otro; la destrucción, la locura alcanzan cotas inimaginables.

Tal es la tragedia que hasta los medios más asépticos se atreven a mostrarla. Luego, comenzamos a mirar para otro lado, incluso la mayoría de los gobiernos de los países musulmanes. A la implacable maquinaria de guerra israelí le sigue su no menos implacable maquinaria mediática y su control sobre numerosos medios de comunicación.

Palestina deja de ser noticia. Tarde o temprano habrá alguna respuesta, aunque sea de mucha menor entidad, por parte de los acosados palestinos, o algún gobernante que no guste, llámese Arafat o Haniya, que permitirá justificar cualquier acción represiva para acabar con quien no se doblegue a sus exigencias.

Israel tiene, sin duda, derecho a la seguridad, y a que sus fronteras sean respetadas. También a defenderse ante el terrorismo, pero este sacrosanto lema no justifica la violación indiscriminada o el terrorismo de Estado. Resulta increíble que su continua violación de los derechos humanos y la legalidad internacional –nunca ha existido país alguno que haya incumplido más resoluciones de las Naciones Unidas venga avalada en todo momento por los Estados Unidos, e indirectamente, a veces por la Unión Europea, que se ha sumado al embargo económico impuesto a los palestinos por haber elegido un Gobierno de Amas.

Rusia, se mantiene al margen, dado que su política en Chechenia poco difiere de la israelí y China solo pretende convertirse en la primera gran potencia mundial, por lo que olímpicamente se sitúa al margen de cuanto pueda estorbarle en sus objetivos.

Desde el 25 de Junio cuando los palestinos capturaron al soldado judío Gilad Shalit, el ejército israelí, esa especie de ángel exterminador de resonancias bíblicas, decidió tomarse cumplida venganza: más de 400 palestinos han muerto tan solo en la zona de Gaza, muchos de ellos mujeres y niños, con matanzas como la de Beit Hanun.

Aparentemente el objetivo de esta invasión era detener el lanzamiento de cohetes y proteger el territorio israelí, -ya no se habla de la liberación de ningún soldado-, pero resulta evidente que la verdadera razón es destruir el Gobierno de Hamas.

La Ministra de Asuntos Exteriores israelí, Tzipi Livni, afirma rotundamente que “el ejército israelí no invade Gaza para matar civiles” y alienta a los Estados Unidos y a la UE para que mantengan las sanciones económicas hasta que el Gobierno de Hamas reconozca el Estado de Israel.

Hay que tener mucha desfachatez para hacer estas declaraciones y haber caído moralmente muy bajo en Occidente para que los Estados Unidos apoyen esta política, y nosotros sigamos manteniendo las sanciones. Consecuentemente, poca credibilidad puede tener Europa cuando ahora presenta una nueva propuesta de paz.

Nayih, uno de los palestinos al que los soldados israelíes arrasaron la casa en la que vivía con toda su familia por el simple hecho de que creían que había algún miliciano, dirá “la única razón es que los israelíes sólo pretenden destruirnos. Es su estrategia desde 1948”. En el fondo los palestinos no tienen duda que la filosofía que subyace tras las agresiones israelíes es la del “Muro de Hierro” llevada a sus últimas consecuencias.

Ya en 1923, Zeev Jabotinsky, ideólogo de la extrema derecha israelí, publicó un estremecedor artículo en el que afirmaba que ningún pueblo acepta voluntariamente ser colonizado por otro, por lo que Israel no tenía más remedio, si quería establecer un Estado en el Eretz, la Tierra de Israel, que crear un “muro de hierro”, un ejército invencible que lo impusiera.

Ante las críticas recibidas de los sectores democráticos que soñaban con un país en el que todos pudieran convivir, respondió que éste era el único camino, y que si los judíos no estaban dispuestos a seguirlo, lo que tenían que hacer es renunciar a crear el Estado israelí y volver a sus lugares de origen.

David Grossman, conocido escritor que ha perdido un hijo en la invasión del Líbano, denunciaba recientemente a los dirigentes de su país ante los más de 100.000 judíos que se habían reunido para rememorar a Isaac Rabin, asesinado por un judío fanático:

“Las muertes de nuestros jóvenes es un desastre terrible. Pero también lo es que al cabo de tantos años, el Estado de Israel dilapide de forma criminal no solamente la vida de sus hijos, sino la gran y rara ocasión que la Historia le había concedido, la de crear un país ilustrado, moderno, democrático, según los valores judíos y universales”.

Bellas palabras, pero el problema radica en que hoy día para la gran mayoría de los ciudadanos israelíes, la seguridad prima sobre cualquier otra consideración. Significativo es que se haya podido nombrar como ministro a un personaje de la catadura moral del señor Avigdor Lieberman. Verdad es que el terrorismo de las facciones radicales palestinas ha contribuido a sembrar este caldo de cultivo.

El trágico resultado es que en la actualidad cualquier justa reivindicación de los palestinos ha sido relegada al olvido: expulsados de su propia tierra, de Jerusalén ya ni se habla, su vida cotidiana se ha convertido en un infierno.

Conviene leer el sugestivo y poco divulgado libro de la arquitecta palestina Suad Amiri “Sharon y mi suegra”: Mi suegra que también huyo de Jaffa en 1948, me dijo “lo que experimenté aquí, al lado de la Muqata en septiembre de 2002 fue tan terrible como lo que viví entonces. Todo ha sido un continuo shawasher (desastre) desde que ellos llegaron”.

En los últimos años se ha producido un grave fenómeno. El gobierno elegido sólo es una fachada democrática, no es quien dirige la política israelí.

El Muro de Hierro es la Biblia del Estado israelí. Desde la llegada al Alto Estado Mayor del general Shaul Mofaz en 1998, el único objetivo ha sido aplicarlo. El coronel Shaul Arieli, ayudante de campo de Ehud Barak dice: “El ejército israelí hace una política prácticamente autónoma.

Mofaz considera que tiene la responsabilidad de la seguridad del pueblo israelí y está dispuesto a garantizarla como considere pertinente, cualquiera que sean las decisiones del Gobierno. El Primer Ministro estimaba que las respuestas deben ser proporcionales a los ataques palestinos, el jefe del Alto Estado Mayor es totalmente ajeno a estos principios, se basa exclusivamente en la fuerza”.

Sin planes, sin gobierno ni hojas de ruta que aporten esperanza alguna, no parece que haya otro camino sino que las grandes potencias, empezando por Estados Unidos, decidan de una vez por todas, valiéndose de las Naciones Unidas, imponer la paz en la región. De hecho han tenido que desembarcar en el polvorín libanés para evitar que se consume la tragedia. Debemos tratar de evitar la que se avecina.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

La modestia del saber frente a la soberbia del creer.

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Seglares, curas y altos clérigos, del mismo barro

Josemari Lorenzo Amelibia

En clave de África

En clave de África

Numerosos muertos en protestas por la independencia en el Oeste de Camerún

JC Rodríguez, A Eisman

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Mariano Álvarez, el último metafísico (1935-2017)

Xabier Pikaza Ibarrondo

No más mentiras

No más mentiras

La peor de las enfermedades humanas es la incultura

Antonio García Fuentes

Asomado a la ventana

Asomado a la ventana

Un teatro en Jerusalén: arqueología siempre viva

José Luis Ferrando

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

La cigüeña sobre el campanario

Francisco Margallo

Maria Clara Lucchetti Bingemer

Maria Clara Lucchetti Bingemer

As loucas da Plaza de Mayo e sua razão

Maria Clara Lucchetti Bingemer

Opinión

Opinión

Escaño cero - Entre las sombras

Opinión

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El hundimiento de España (17)

Vicente A. C. M.

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La gran superchapuza

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Pasión según San Lucas

Jose Gallardo Alberni

Poemas

Poemas

De una desconcertada que elevada en la cumbre

José Pómez

Hermosillo

Hermosillo

Solicita EU extradición de ex gobernador Eugenio Hernández

Efrén Mayorga

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Rusia

Padre Fortea

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

La partida de ajedrez (Rajoy vs Puigdemont)

Antonio Cabrera

Miradas cristianas

Miradas cristianas

Todos somos...

José Ignacio González Faus

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Alegría y esperanza ante el anuncio del Sínodo Amazónico

César Luis Caro

Religión Digital

Religión Digital

Un lema para todos: "Sé valiente, la misión te espera"

Religión Digital

Punto de vista

Punto de vista

Dos pelmas y un destino

Vicente Torres

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital