El blog de Javier Orrico

Hay que acabar para siempre con la ortografía

15.03.19 | 20:31. Archivado en España, Enseñanza, Región de Murcia

Ramón Almela, catedrático emérito de la Universidad de Murcia, acaba de publicar un Manual de buenas prácticas ortográficas. Confesaba el profesor Almela que la razón que le había llevado a escribir el libro era la creciente degradación de nuestra lengua. Y lo explicaba con la claridad que exige la defensa de una lengua que nació para serlo, clara: que de la escuela primaria se salía mucho peor que hace treinta años, que de los institutos se llegaba a la universidad con carencias impensables, y que en la universidad no se corregía porque obligaría a suspender al 80% de los alumnos; y –aunque esto no lo decía él-, con ello se quedarían sin trabajo los departamentos y la propia universidad sin alumnos.

En efecto, ha sido la perversa alianza entre unos intereses completamente ajenos al saber y la ciencia -la conservación y ampliación del negocio- y las equivocadas ideas pedagógicas legalmente vigentes, la que nos ha llevado a la penosa situación, en cuanto a calidad, de nuestra lengua en este siglo XXI.

Y no, no han sido las redes sociales las que han causado este hundimiento. Sólo lo han hecho visible. Muy al contrario, creo que pueden ser el camino para su solución: todos acabarán dándose cuenta de que la ortografía y el dominio de la lengua son la tarjeta de presentación de cualquiera que se adentre en esa selva del ‘facebú’, del ‘tuiter’ y de todas estas ficticias redes de amigos. Y también del ridículo que se hace cuando expones tu ignorancia a los ojos de todos. Si los nuevos profesores, ahora tan tecnologizados, de grado o a la fuerza, aprovecharan este elixir, la recuperación ortográfica -que incluye, de manera esencial, el uso correcto de los signos de puntuación- sería imparable: todos los jóvenes querrían escribir bien para que nadie se mofara (o se avergonzara) de ellos.

Lo que debemos preguntarnos es qué ha ocurrido para llegar aquí. Tuve un compañero en el departamento de Lengua Española y Literatura del venerable Instituto "Nicolás Salmerón" (donde Federico García Lorca hizo su Examen de Ingreso), en Almería, que un día me dijo que no se podía suspender por faltas de ortografía. Un profesor de Lengua (que ahora ya no se llama española, la maldita Logse la redujo a castellana). Ni por faltas de ortografía ni por nada. La idea que se instaló desde entonces en nuestro sistema era que el modo de igualar a los humildes con los poderosos consistía en acabar con el conocimiento, porque el saber selecciona, distingue. El conocimiento, la tradición, la cultura habían sido construidos por la burguesía para garantizar el sistema de castas. Y la ortografía era, en las interpretaciones de esta ortodoxia marxista, un elemento esencial de exclusión social que había que extirpar. No pretendían extender el saber, sino generalizar la ignorancia. Hoy ya casi lo hemos conseguido.

Yo siempre creí exactamente lo contrario. El único modo de promocionar socialmente a los desfavorecidos era que el dominio de la lengua no continuara siendo una marca de clase: el objetivo era lograr que todos tuvieran la oportunidad de conocer el idioma culto. La universalización de la enseñanza constituía una oportunidad extraordinaria para una verdadera revolución: que el aprendizaje del español –lengua democrática, popular, desde su nacimiento- nos igualara a todos en el acceso a la cultura. No como ocurre en inglés, donde la lengua sigue siendo un factor de identificación social. Pero los falsos progresistas que controlan la enseñanza en España desde hace treinta años, implantando por ley la imposibilidad de la exigencia y el rigor, degradando la consideración del conocimiento, obligando al aprobado casi general, y adoctrinando a los maestros y profesores más jóvenes para ejercer esta bondad engañosa, impidieron aquel noble propósito: que nos distinguiera la cultura y no el dinero. Muerta la cultura, vuelve a ser el dinero, más que nunca, el elemento que nos diferencia. Además de que una lengua sin unidad ortográfica está condenada a desaparecer por inútil.

Aquel compañero mío, que era, claro, afecto al partido hegemónico, ascendió en pocos años a catedrático de la facultad de Educación. El encargado de formar en la enseñanza de la lengua a los maestros de primaria, la base. Ahí, y en Psicología, y entre los sociólogos educativos, es donde debería mirar la Universidad. Porque es de ella misma de donde salen las ideas que han destruido la enseñanza, toda la tecno-burocracia pedagocrática que ha aniquilado la vieja idea de un saber humanístico y universal, y ha extendido el analfabetismo incluso entre los profesores.

El libro de Almela es una muy buena noticia. Se empieza a reconocer el mal. Pero es tan sólo una pequeña piedra contra un muro inmenso de cobardía, incuria, intereses y mentiras.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 20 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Mayo 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031