El blog de Javier Orrico

La sociedad gaseada

21.11.17 | 00:19. Archivado en Enseñanza

Alberto Royo, profesor de instituto –antiguo y nobilísimo oficio, hoy en extinción- de Música y reconocido concertista de guitarra, publicó en 2016 su libro “Contra la nueva educación” , que tuvo una excelente acogida y dio lugar a un segundo, “La sociedad gaseosa” , en el que sitúa el desastre educativo de los últimos treinta años en el contexto de liquidación de “todo lo que era sólido” (Antonio Muñoz Molina) que nos había traído la posmodernidad.

¿Qué era esa nueva educación a la que se enfrentaba Royo, harto del despliegue de santurronería e ignorancia por el que se deslizaban sin remedio los medios de comunicación, las administraciones y los políticos ansiosos de hacerse fotos (excusen la redundancia) con los nuevos gurús pedagócratas?

Esencialmente, una promesa de felicidad. Y ante eso, Royo, y con él, todos los que alguna vez creyeron en el poder de la instrucción y la cultura, y en el esfuerzo virtuoso para alcanzarlos (es decir, todos los que acaso dudaban del contenido problemático de la felicidad, pero sí sabían del contento profundo de un hombre que se ha hecho mejor a sí mismo gracias al estudio), se convirtieron, nos convertimos, en cadáveres, muertos en vida, eso que ahora, no por casualidad, la era del vacío ha puesto tan de moda: los zombies.

La razón de Alberto, la defensa de la satisfacción pospuesta que da lograr, gracias al sacrificio y al trabajo, el dominio de una disciplina, no podrá competir jamás con los nuevos maestros de primaria salidos de las facultades de Felicidad Inmediata -cuyas ideas ya han conquistado también los institutos de enseñanzas medias, y hasta la universidad-, como César Bona, el autor de “La nueva educación”, que es el actual texto sagrado de la eternamente renacida, y ya más que antigua, renovación pedagógica. Más incluso: he escrito “la razón” de Alberto, y ese es otro camino cegado, pues ya no es la razón la que ha de imperar en las aulas, sino la emoción.

En efecto, el fin de la enseñanza (que por eso ya no se llama así, sino educación) no es hoy la instrucción y la aplicación de la razón al conocimiento de las humanidades y las ciencias. Ya no se trata, pues, de transmitir nuestra cultura, miles de años de conocimientos acumulados en la lucha por entender el mundo y entendernos en él, sino de educar las emociones para que conduzcan al niño y al joven a un estado de beatitud que le permita discurrir por la vida sabiendo hacer cosas, pero sin preguntarse por ellas, competente y feliz.

Así estarán dispuestos para vivir en un mundo sin contradicciones, sin adversidad, sin dolor, sin crueldad, sin cuentos donde haya malos que se comen a los niños (los únicos malvados serán los aficionados a los Toros), ni relatos donde los hombres deban tomar decisiones morales. Un mundo donde nadie se hará preguntas ni se dedicará a actividades inútiles como la poesía, la música o la física teórica. Un mundo donde todo será aplicable, práctico, productivo, útil. Un mundo donde todos tendrán enormes talentos naturales que no habrán tenido que cultivar. El regreso de Adán al nuevo Paraíso bajo la plena protección de la APP de Dios.

Por supuesto, nadie les habrá contrariado nunca; nadie los habrá fortalecido ni entrenado ni preparado para enfrentarse al dolor o la crueldad de la vida. Ya no habrá profesores. Ya no puede haber, ya no hay: sólo acompañantes emocionales, mediadores hacia un conocimiento que el alumno construye solo, protagonista único de su propio aprendizaje. Así hablan en la nueva educación. Hay colegios de infantil donde a los niños los llevan con sus pijamas, batas y zapatillas para que no noten el cambio de su casa a la escuela.

Nadie tampoco les dirá ya nunca que si no practican la guitarra durante horas, la guitarra no suena. Se trata de que no aspiren nunca más a morder la manzana. A conocer. De que permanezcan para siempre en el estado de naturaleza del que nunca debieron apartarse. De que jamás vuelvan a soñar con la emancipación.

Y para ello, los nuevos ángeles a los que Alberto se enfrenta en estos libros en singular combate, los predicadores de la nueva educación emocional y en valores, los youtuber y los influencer y los bilingual y los psicopedas adaptadores y los comisarios lingüísticos y los políticamente correctos y los policías al servicio de la nueva diversidad y los ludotontos y los ticnólogos y los didactas y los inspectores estandaristas y los políticos ineptos, en fin, todos los charlatanes del nuevo Paradiso, regido finalmente por una ingente Burocracia Iluminada, les alimentarán cada día a través de las pantallas con sus constantes innovaciones, destinadas a mantenerlos en el aletargamiento feliz. Sin responsabilidad. Sin culpa.

Eso es lo que Royo ha nombrado como la sociedad gaseosa. En la línea de Bauman y su “modernidad líquida”, y del ya citado Muñoz Molina, nos pone con sus dos libros delante de un dilema, que, sin embargo, me parece sólo aparente: ¿Es la “nueva educación” el lógico correlato de la sociedad que hemos creado o es la “nueva educación” la que la está creando? No me cabe duda de que el crecimiento de los populismos en España, el nacionalismo el primero, se han originado sobre el vacío de una enseñanza que ya no enseña. ¿Cómo podría nadie, conociendo su historia, sumarse a la repetición de los horrores del siglo XX?

Es ahí, sobre el gas letal de la falta de toda referencia verdadera, donde han crecido los profetas que vienen a ofrecer las religiones sustitutas. Las que han dejado sin defensas a buena parte de nuestra juventud y, sobre todo, han extirpado la jerarquía de la verdad sobre la mentira, del saber sobre la ignorancia, de los hechos sobre las emociones, abriendo las puertas en plenitud a la manipulación y a esta nueva sociedad gaseosa y gaseada (y ga-sedada), donde los gaseadores, los charlatanes de la felicidad, como siempre, verán crecer sus rentas mientras trabajan para que las masas nunca dejen de serlo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alberto Royo Abenia 21.11.17 | 21:14

    Un honor que hayas reseñado los dos libros, Javier. Muchas gracias y un abrazo.

Lunes, 18 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031