El blog de Javier Orrico

Euromind contra la posverdad

06.07.17 | 14:54. Archivado en Nacionalismo, España

Al Parlamento Europeo, o mejor, a su sede de Bruselas, se llega a través de la Rue Luxembourg. No sé si se hizo a propósito, pero no pudo elegirse mejor, pues Luxemburgo es una metáfora de todos nosotros: países pequeños que no son nada sin sus vecinos, que no sobrevivirían frente a los gigantes mundiales sin una unidad que de momento es no más que un sueño.

La semana pasada estuve allí para asistir a una sesión de Euromind, una entidad creada por la eurodiputada española Teresa Giménez Barbat , que trabaja para poner el humanismo y la ciencia al servicio de la verdad (es decir, contra la posverdad) y contribuir con ello a la unidad europea, tan necesitada de alguien que “desfaga” todos los entuertos que sobre ella caen desde los prejuicios, la xenofobia, el racismo, el populismo, el fanatismo religioso y, en general, el nacionalismo como gran enemigo de la idea de Europa.

Teresa, cuya lengua materna es el catalán, catalanísima no nacionalista, para espanto de tontainas, constituye una afortunada anomalía en Europa: es la única eurodiputada, creo, que milita exclusivamente en un partido europeo, el Liberal, y que no tiene partido en España, huérfana tras haber sido fundadora de Ciudadanos, haber salido escapando cuando el riverismo se hizo con el control, y pasar luego a UPyD, con el que llegó al Parlamento Europeo antes del deceso de partido de Rosa Díez.

Toda una trayectoria de bendita heterodoxia que, al final, nos indica el camino: Europa, entre otras muchas cosas, no será posible hasta que en el Parlamento Europeo no haya más que partidos europeos, no sólo en absoluto dependientes de las organizaciones ‘nacionales’, sino, al contrario, dirigiéndolas.

La jornada a la que asistí no pudo ser más interesante y pertinente, ni representar de manera más precisa la idea que mueve a Teresa y su Euromind. Nada menos que estudiar las relaciones entre razón, emoción y política. Un repaso al fanatismo, al populismo emocionalista y a los impulsos que llevan a “la gente” a votar a unas u otras formaciones políticas. Un presentador y dos ponentes extraordinarios, Ignacio Morgado, Enrique Echeburúa y Sophie Lecheler. Y una lección: la demostración científica de algo que siempre habíamos sospechado al respecto de la intervención de la emociones: no se vota a favor de nada, siempre en contra. Son la ira y la rabia, acaso el miedo, los que llevan al voto. Pero las emociones positivas, oh maestra vida, nos hacen mejores, pero no nos llevan a votar.

La segunda lección tuvo lugar al día siguiente (tras la visita al imponente hemiciclo que reúne a 750 diputados , tras los que hay 1.700 intérpretes y seis mil funcionarios, un disparate), en una reunión en grupo con la propia Teresa Giménez Barbat:nada será posible sin que renunciemos a eso que se llaman las identidades nacionales para acogernos a una nueva identidad: la de los derechos iguales para todos, la de las libertades auténticas, las individuales, que sólo estarán garantizadas si alguna vez se cumple esa utopía europea que nos permita, como nos permitió el nacimiento de los estados, liberarnos de los caciques próximos.

Y utopía, exactamente, que ya no estará en ningún sitio, sino en el ámbito de las leyes compartidas que permitirán a cada uno ser lo que le dé la gana, y sentirse en su casa lo que quiera, siempre que no intente imponérselo a los demás, ni retorcer la historia real para justificar privilegios intolerables en el ámbito público.

Pero me había ido de España con el aserto, inconcebible en un socialista, de Miquel Iceta: “La nación es un sentimiento”. La posverdad. Nacional-populismo en estado puro. Y al volver me encontré un artículo de José Luis Villacañas, inconcebible en un filósofo, asumiendo los principios fundamentales del nacionalismo catalán y exigiendo la rendición del Estado, que sólo persigue, según el autor, la extinción de los catalanistas y, con ellos, de Cataluña. Cuarenta años de poder absoluto como virreyes, de adoctrinamiento, de “construcción nacional” y de forzosa inmersión lingüística, y los pobres tienen "miedo existencial" a desaparecer a causa de algún maremoto con faralaes.

Las mismas tesis de Pujol sobre las que se construyó la tiranía xenófoba que, ella sí, sólo busca la desaparición de la lengua española y de todo vestigio español en Cataluña. Es decir, de la huella y la memoria de la mayoría de los catalanes, también de muchos catalanohablantes maternos, bajo leyes como la que Puigdemont acaba de presentar, y que sólo pretenden la perpetuación de una casta, la extorsión organizada y la eliminación del disidente.

Se hace duro volver a esta España después de un paseo por lo que podría ser, por lo que deberá ser, si queremos seguir siendo algo. Lo que no entiende ningún nacionalista, ni ninguno de sus reaccionarios compañeros de viaje, es que lo que tenemos que hacer es desaparecer todos, la idea misma de las identidades colectivas, las cohesiones nacionales y la adoración de los signos, siempre que se conciban como incompatibles con una mirada cada vez más amplia, concéntrica: Europa. ¡Qué difícil va a ser esto!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 22 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031