Blog de Jairo del Agua

Sumergirse y empaparse, eso es la oración - (1ª Parte)

02.02.19 | 08:00. Archivado en Religión

.

Sé que me repito como pollino de noria. Pero, por favor, no os fijéis en el asno, sino en el agua que va vertiendo. Al fin y al cabo la oración es repetición y mojadura.

En las confesiones que os comparto aparece con cierta frecuencia la expresión "oración de impregnación".

Algunos me han reñido, con toda razón, por no explicar previamente lo que para mí significa esa expresión. Lo voy a intentar hoy.

Por decirlo rápido y breve, "oración de impregnación" es algo parecido a "oración de contemplación", con los matices y metodología que expondré.

La palabra "contemplación" sugiere exterioridad (contemplamos algo distinto de nosotros mismos), racionalidad (miramos con la mente) y conocimientos (hay que partir de alguna idea previa para contemplar según qué).
.

Contemplacion

La acepción religiosa de la palabra "contemplar" en el diccionario dice: "Ocuparse con intensidad en pensar en Dios y considerar sus atributos divinos o los misterios de la religión".

Muchísimos equiparan "contemplación" a "oración mental" o "meditación", que son actividades cerebrales, como bien define el diccionario en "meditar": "Aplicar con profunda atención el pensamiento a la consideración de algo, o discurrir sobre los medios de conocerlo o conseguirlo".

De ahí que, entre los fieles sencillos, no tenga atractivo alguno lo de la "contemplación". Eso debe ser para intelectuales…

Esa oración "intelectualizada" también es la causa de que muchos profesionales de la religión no hagan "oración personal". Ya están pensando en Dios -dicen ellos- todo el día (los que hacen teología) o ya están celebrándolo (los dedicados a los sacramentos) o ya están enseñándolo (los maestros y predicadores) o ya le atienden en los pobres (los asistenciales) o ya le oran en el "oficio divino" obligatorio, etc. ¡Excusas de mal pagador!
.

Agua 10

La palabra "impregnación", sin embargo, es más concreta, más real. Sugiere algo así como empaparse, llenarse, dejarse penetrar e influir, al margen de actividad mental alguna.

Creo que describe muchísimo mejor lo que es la "oración personal profunda", más afectiva que cerebral, aunque ciertamente uno no pueda desenroscarse la cabeza.

Dos metáforas para entender mejor la diferencia: En la contemplación miramos al cielo y contemplamos su belleza. En la impregnación nos zambullimos en el cielo, dentro de nosotros mismos. Es lo que expresa Juan de la Cruz: "los ojos deseados que tengo en mis entrañas dibujados"… Si en la contemplación nos extasiamos con las magníficas propiedades del vino (Dios mismo), en la impregnación lo gustamos, lo bebemos y, si es posible, nos emborrachamos...

¿Cómo es posible palparnos a nosotros mismos y "ver" o "gustar" a Dios? La respuesta está en el Evangelio: "El reino de los cielos está dentro de vosotros" (Lc 17,21). O aquello otro: "a nuestra imagen y semejanza" (Gen 1,26). En el "microcosmos", que llevamos dentro, Dios nos habita e inunda, es el fiel reflejo del "macrocosmos" celeste que algún día descubriremos.
.

Ola 11

Y os haré mi confesión personal: A estas alturas de mi vida me parece facilísimo "ver" y "gustar" a Dios porque he descubierto que es "la Infinitud de las aspiraciones profundas del hombre", sin la menor duda. No tienes más que sumergirte en esas "aspiraciones" de tu ser y ya estás palpando la esencia divina.

Cuando somos capaces de ACTUAR de acuerdo con esas humanas "aspiraciones" (esencia divina que nos constituye) entonces conseguimos el equilibrio, la madurez, la plenitud humana. O, si queréis llamarlo con el nombre tradicional, la santidad.

La dificultad está en que vivimos en el "exterior" y en la "inconsciencia" de lo que somos. Lo más frecuente es que, aún haciendo oración, nos situemos "fuera". Nos imaginamos tomando el sol a la orilla del Mar. Pero la realidad es que no somos bañistas al borde del Mar, sino olas de ese mismo Mar.

Lo difícil para mí, en este momento, es querer explicaros esa experiencia interior. Es más fácil enseñar a andar en bicicleta por correspondencia.

Aún así, voy a intentar describir algunos pasos en un sencillo esquema. Tengo la certeza de que estas líneas no sumergirán a nadie en la "oración de impregnación". Pero tal vez animen a algunos valientes a probar lo gratificante que es sumergirse en un "baño de ola". Además, confío plenamente en el Entrenador Espiritual que, a poco que nos abramos, nos enseñará a bucear y ver maravillas.
.

1. PREPARARSE:
.
Orar 4

- Deja toda actividad exterior e interior (incluso las relacionadas con Dios).

- Busca la soledad (si es posible). Si no, aíslate en tu interior. (Hay quien hace preciosa oración personal en un autobús, un avión o un templo lleno de algarabía).

- Ponte cómodo y relajado (sin llegar al riesgo de dormición).

- Haz silencio interior (esto es lo más difícil). Volarán por tu mente las "mariposas" de lo que tengo que hacer, lo que me preocupa, el aleteo del reloj, etc. Una señora en un grupo de oración nos confesaba que a ella no le venían "mariposas" sino "elefantes voladores".

Es cierto. Hacer silencio interior requiere entrenamiento para abandonarse por completo en los brazos del Dios amante y amado con el que pretendes entrar en contacto.

A veces, no hay otro remedio que empezar poniendo de rodillas a las "mariposas" o los "elefantes". Es decir, empezar contándole al Señor lo que te duele, ocupa o preocupa, para poder ir soltando esos globos externos y sumergirte.
.
Orar 10.jpg

Aunque el mejor remedio, la segura entrada, consiste en tener bien anclada la "determinada determinación" -que decía nuestra Teresa de Jesús- de hacer oración personal todos los días. Ya se caiga el mundo o expire el reloj, ya me sienta volando por el séptimo cielo o caminando entre los elefantes.

__________________________________

.

(Dentro de unos días terminaré de describir el esquema de la "oración de impregnación").

______________________________________________________________________
.

4) Oracion personal

______________________________________________________________________
.

Este es mi nuevo Libro, digital y gratuito. Son 5 fascículos independientes. Puedes pedirlos a jairoagua@gmail.com

Los recibirás en tu correo electrónico gratuitamente.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por José Luis González Regueiro 11.02.19 | 11:21

    ¡Mira que he leído libros de "expertos" sobre el tema. Pero ninguno lo ha explicado mejor que tu Jairo. Gracias por abrirte al que nos habita y sobre todo gracias por tratar en la medida de lo posible de explicarlo, incluso a los "profesionales" del tema, porque como decía el Maestro "venid y lo veréis" es decir no cabe más que tirarse al mar de cabeza.

  • Comentario por saruce 08.02.19 | 12:43

    Ya sea por mi poca experiencia, a pesar de los años, o por la falta de preparación, me cuesta un cierto trabajo "ponerme espiritual", quiero decir, que de mis palabras fluyan mis más nobles sentimientos, en lo concerniente a mi contacto con Dios.
    Por eso mismo, considero que la oración a Dios no es otra cosa que la expresión humana de su reconocimiento.
    Pero para conocer a Dios, hay que tener una imagen de Él, y en ese punto estriba la diversidad de conceptos que ocupan y preocupan a los humanos.
    Desde el dios amor, al dios culpable de nuestras desgracias, va un largo trecho, que cada uno trata de cubrir como crea, como sepa, como quiera, o como pueda.
    Un hijo pequeño, o un nieto, pueden enseñarnos a comunicarnos con Dios, de todas las maneras posibles, sin tener que recurrir a la hermenéutica, o a libros de oraciones.
    Claro está que nunca podremos imitar la sonrisa, o el llanto de un niño, pero Dios nos comprenderá...

  • Comentario por Antonio Llaguno 06.02.19 | 15:13

    Antonio Manuel
    Es que para cada hombre tiene un un rayo nuevo de luz el Sol y un camino virgen Dios (Leon Felipe)
    Y a cada uno Dios se le presenta de la forma más conveniente para él, es decir para ese hombre (o mujer no sea que Fanny o Alicia estén leyendo :) ).

  • Comentario por Antonio Manuel 06.02.19 | 11:14

    "...es que quienes pensamos en Dios y hablamos de Dios, lo hacemos de tal manera que, sin darnos cuenta ni sospecharlo, pensamos y hablamos de forma que deformamos a Dios, lo desfiguramos y hasta lo manipulamos hasta el absurdo de que Dios tiene que ser como a cada cual le interesa o le conviene. ..."

    "...¿Tiene esto alguna solución? La tiene en Jesús de Nazaret, que [es] la imagen de Dios, la revelación de Dios. Sólo el que vive como vivió Jesús, ése es el que pu[e]de decirle a la gente lo que Dios quiere o lo que no quiere. ..."

    J.M CASTILLO (06/02/2019)

    Aunque en algunas manifestaciones, mas de carácter socio-político, me ofrece dudas la intención del Sr. Castillo; en este caso, que habla de teología, me parecen acertadas sus palabras. Cada uno de nosotros, por costumbre, creemos que descubrimos y tenemos la verdad. La Verdad solo está en Jesús de Nazaret, Dios hecho hombre; Él así nos lo enseñó.

  • Comentario por Antonio Manuel 04.02.19 | 12:00

    ..."Aunque hablara todas las lenguas de los hombres y de los Ángeles, aunque fuera sabio, aunque tuviera una gran fe, si no tengo Amor nada soy"...
    ..."Aunque repartiera todos mis bienes y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo Amor, de nada me aprovecha"... SAN PABLO.

  • Comentario por Antonio Llaguno 04.02.19 | 09:23

    Últimamente me pasa una cosa.
    Me he empezado a interesar por la lectura de artículos de ciencia básica, o más bien de ciencia de las cosas elementales.
    Y no puedo evitar cada vez que leo un artículo de este tipo acabar pensando en Dios y dándole gracias por "fabricar" este universo tan espectacular.
    Es algo automático.
    Por eso pienso que también pueda existir una oración de contemplación. Ya que es tan difícil contemplar a Dios (al menos yo no termino de quedar con el a tomar un café), la contemplación de su obra es para mi una de las formas más plenas de trascender de mi mismo y agradecer a Dios.

  • Comentario por Antonio Manuel 02.02.19 | 19:56

    Estoy de acuerdo con Jairo en la dificultad de definir la oración a través de explicar su "experiencia interior". Podemos fácilmente imaginarnos que cada uno de nosotros tiene su propia experiencia interior, y será muy difícil que pueda explicarse para alcanzar esa comunión.
    Jesús de Nazaret, Dios hecho hombre, nos enseñó el Camino. Nos enseñó que la "mejor oración" es "hacer". En Mateo 6, 1-8, el propio Jesús nos enseña a orar; y en Mateo 25,31-46 Jesús nos dice qué es lo que agrada a Dios para que alcancemos la infinitud aspirada por nosotros.
    A través de Jesús, en el Evangelio de Dios, abramos nuestro corazón para que el Espíritu Santo nos ilumine y actuemos hacia el prójimo como Dios nos pide.

Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728