Blog de Jairo del Agua

¿A quién oramos? IV - (Aclaraciones a los "católicos" que tiran piedras)

25.07.18 | 08:00. Archivado en Religión

.

¡Pues sí que se ha armado oiga! Esta larga meditación ha levantado ampollas y me han llovido improperios. Posiblemente porque no "meditaron" y solo leyeron. Sin embargo, fueron muchas más las bendiciones.

Me ha causado especial dolor la acusación de escandalizar a "los sencillos", porque camino entre ellos huyendo de los simples.

Me es imposible callar "lo que he visto y oído" (He 4,20) precisamente porque ansío ayudar a "los hambrientos", a los que buscan con sencillo corazón. "Los hartos", estáticos en su hartura, llenos de sabiduría y rutina, inmunes a toda conversión, no me interesan. No es mi carisma.

Confieso mi sorpresa por las descalificaciones, insultos, ironías y ataques a mi catolicidad. Quienes así se manifiestan se sitúan fuera de la caridad y, por tanto, fuera del Evangelio. Aunque debo agradecerles sinceramente su vacuna contra toda vanidad.

Mis meditaciones se publican en diversos medios para hacer el bien. Las escribo con el corazón más que con la cabeza, desde experiencias más que desde teoría o ciencia. Son "confesiones de un pecador en proceso de conversión", con muchos errores a su espalda. ¡Que nadie se ofenda, por favor!

Si no te hace bien lo que escribo, deséchalo. ¡Busca lo que te contagie vida! No dicto lecciones y mucho menos dogmas. No hago más que exprimir mis pequeños descubrimientos. Pero vayamos a las siete aclaraciones.
.

1. No descalifico la "oración de petición"

Es imprescindible para la fragilidad y pequeñez del ser humano (ver Parte II). El problema está en cómo oramos, qué pedimos y a quién. Es esencial ser conscientes de todo eso. La "oración de petición" no sólo es buena, puede ser óptima.

Hay oraciones sublimes bajo apariencia de petición, como el "Veni Creator Spíritus", la secuencia "Veni Sante Spiritus", las invocaciones "Alma de Cristo santifícame", la oración al Crucificado "Miradme oh mi amado y buen Jesús", la de san Buenaventura "Traspasa dulcísimo Jesús y Señor mío", etc. Hoy apenas se usan, las consideramos demasiado almibaradas y anticuadas. Sin embargo, son un verdadero crepitar de corazones incendiados, expresión de aspiraciones profundas de enamorados.

Vengo defendiendo -aunque parezca un contrasentido- que en la "oración de petición" más que PEDIR hay que EXPRESAR nuestras aspiraciones y nuestras necesidades humanas. De esa manera las aspiraciones toman volumen, se expanden, crecen y, si es en comunidad, se contagian. Las necesidades al expresarlas, contarlas y sacarlas fuera, pesan menos, uno se desahoga y descansa en Quien nos cuida siempre.

Eso nos prepara para ACTUAR o ACEPTAR, verbos muy olvidados. Esto no es Teología es pura Sicología. Es justamente lo que hacen los que van al sicólogo. ¿Hay algún sicólogo mejor que Jesús de Nazarert?

Dios no necesita nuestras oraciones, ni le convencen de nada, ni le mueven a actuar de otra manera, ni va a retirarnos su favor sin ellas. Somos nosotros los que necesitamos la oración -esa bendita sicoterapia- para apoyarnos, afirmarnos y avanzar. Los milagros ya están dentro de ti, en las potencialidades que recibiste al nacer.

El "milagro de la espiga" ya está en el grano de trigo que se deja transformar en la oscuridad de la tierra. El "milagro de la bombilla" está en vaciarse y abrirse a la energía para incendiarse. Los "milagros de los santos" no son concesiones extraordinarias de lo Alto, son la manifestación de su transformación. La "imagen y semejanza" creció y les tomó, como el fuego convierte al hierro en pura incandescencia.

No hay posibilidad de milagro sin transformación. Los milagros nacen de "abajo", no llegan de "arriba": "Si tuvierais fe como un grano de mostaza, diríais a este monte: vete de aquí para allá, y se trasladaría; nada os sería imposible" (Mt 17,20). Lo que Dios quiere es que su vida -su reino la llama el evangelio- crezca en nosotros y nos haga felices: "en cambio, buscad que Él reine y lo demás se os dará por añadidura" (Lc 12,31).
.

2. No niego que haya que rezar por otros

Lo que digo es que tendríamos que ser conscientes de a quién oramos y situarnos en coherencia. Mejor PRESENTAR al otro y nuestra aspiración a ayudarle que COLGARLE al Señor las necesidades del otro como si fuera un perchero milagroso.

Hay que partir de la convicción (fe) de que Dios ya está volcado por el otro y no hay que CONSEGUIR nada. Más bien hay que IMITAR sus actitudes hacia ese hermano: "¿Además de traerte a esta persona querida, Señor, qué puedo yo HACER por ella siguiendo tu ejemplo? - ¿Cómo puedo SER para ella tu abrazo, tu beso, tu consuelo?". Puede que nos sorprendan las respuestas.

Las súplicas (incluidas las preces de la Misa) no deberían ser para COLGAR de Dios las necesidades humanas y apaciguar nuestra conciencia. Deberían ser para COMPROMETERNOS con las soluciones posibles hoy.

Nosotros somos las manos de Dios. Y, como son tan pequeñas, necesitamos hacerlas crecer. ¿La manera? VIVIFICAR nuestras aspiraciones identificándolas y expresándolas. GRITAR nuestro deseo de ayudar: ¡Quiero ayudar a esta persona, Señor, muéstrame cómo! Esa forma de pedir nos vitaliza y nos predispone a responsabilizarnos, a solidarizarnos, a MOVILIZAR nuestros recursos internos y externos para ayudar.

Saldríamos de la oración (o de la Eucaristía) más o menos "transformados", según la intensidad con que hayamos vivido y expresado nuestras aspiraciones profundas. Por desgracia, solemos salir como entramos: "solitarios entre solitarios, codeándonos más que conociéndonos" (Marcel Legaut). Eso sí, con la conciencia anestesiada porque ya le hemos colgado a Dios o a los santos nuestras responsabilidades. Eso explica tanta atonía, tanta rutina, tanto aburrimiento y tanta desbandada.

Cuando hablo de responsabilidades no penséis en grandes cosas. Somos demasiado pequeños. Se trata de dar nuestro pasico de hoy, el que podamos. Se trata de VIVIR lo que decimos que creemos. ¿Cuánto cuesta un beso, un abrazo, una sonrisa, una palabra de aliento, una caricia, un piropo sincero, un "estoy contigo", un "yo te acompaño a casa" o un "estamos en buenas manos"?... "Muéstrame tu fe sin obras (sólo intercesión) y yo con mis obras te mostraré mi fe" (Sant 2,18).

No tiene sentido que una ola interceda ante el Mar para que conceda agua a otras olas. Más bien la ola "intercesora" debería hacerse consciente de quién es y dónde está para aprovechar su fuerza y levantar las olas desvanecidas.

La fe no consiste en creer que puedo CONSEGUIR sino en FIARME del Mar -en el que estoy sumergido- y apretarme, fundirme, solidarizarme, abrazarme con esas otras olas por las que me preocupo. Cualquier oración comunitaria debería ser una "sinfonía de agua" cantando al Mar.
.

3. Tampoco niego la influencia de la Virgen y de los Santos en nuestras vidas

No soy un iconoclasta. Para mí, la presencia de Madre en mi vida es esencial. Lo que digo es que no son intermediarios y, por tanto, no se puede hablar de intercesión. Más que orar A los santos hay que orar CON los santos. Y con Madre, por supuesto. Más que pedir hay que VIVIR nuestras aspiraciones CON ellos y COMO ellos.

Nuestra Madre es justamente eso, una "madre" que educa, enseña, aconseja, consuela y acompaña. No es una "diosa menor" a la que haya que pedir milagros, ni el brazo misericordioso que los arranca de un "dios solemne y rígido".

Es la Madre de nuestro Señor y nuestra, la llena de gracia, nada más y nada menos. Los "excesos católicos" en este tema propiciaron (y propician) la huida de hermanos nuestros, temerosos de caer en idolatría. Hay que reconocerlo por mucha carga popularista que tengamos en contra. Ella no es el Camino, solamente quien me impulsa por Él.

Sugiero estas advocaciones: Virgen del Horizonte (imagen de una bellísima mujer judía, con la cabeza descubierta, ataviada para el viaje, con el brazo derecho extendido hacia un camino que se sumerge en el horizonte; en la peana esta leyenda: "Buscad su rostro"); Virgen de la Adoración (la misma mujer profundamente postrada con éste rótulo al pie: "Glorifica mi alma al Señor"); Virgen de la Alabanza (la misma mujer con los brazos extendidos a lo alto y esta frase a sus pies: "Salta de júbilo mi espíritu en Dios mi salvador". Tal vez algún artista se atreva a plasmarlas.

Todos los que nos aman (en el cielo o en la tierra) NUNCA llegarán a amarnos y estar tan cerca de nosotros como el Padre. Ellos son sólo sus seguidores.

Pueden influir en nosotros pero no pueden influir en Dios porque es Inmutable. En esta afirmación -una evidencia para mí- podría resumirse todo lo que vengo diciendo sobre la intercesión.
.

4. "Cada uno hace lo que puede y es muy respetable"

Así me responde un comentarista enojado. ¡Tiene razón! No se puede hacer más que "lo posible" en cada momento. ¡Cierto! Otros me dicen que la intercesión es "de siempre" y figura citada expresamente en la Escritura. ¡También cierto!

Pero... el ser humano es progresivo, está llamado a crecer y madurar ("sed perfectos..."). Las potencialidades del hombre son enormes, bastaría observar el progreso material para darse cuenta. ¿Renunciaremos al progreso espiritual? ¿Nos quedaremos en "esto es lo que me enseñaron mis abuelas", "se ha hecho o dicho así siempre"?

Estamos llamados a crecer -las citas del Evangelio serían interminables-. Y crecimiento significa "movimiento, cambio, progreso, maduración". El inmovilismo, bajo cualquier ropaje sagrado o profano que se esconda, es totalmente negativo para el cuerpo y para el alma. Lo que hoy no veo o no puedo, tal vez lo vea o pueda mañana.

El cristianismo es Camino. No es posible permanecer en camino sin caminar.
El cristianismo es Verdad. No eres de la verdad si no te "desnudas" y te dejas penetrar por ella hasta lo más íntimo, aun "soltando" los libros.
El cristianismo es Vida. No estás vivo si no creces y maduras.

Hay quienes ven en la Escritura un límite, una gran cárcel, y la utilizan para encerrarse y encerrar a otros. Incluso para amenazarles, injuriarles, despreciarles y agredirles. No practican la Palabra sino "el palabrazo" que es, justamente, la negación de la Palabra.

Estoy convencido de que la Escritura es una oportunidad, un inmenso camino por recorrer, un precioso canto a la luz, la libertad y el amor, genes dominantes recibidos del Padre. Hay quien confunde la perla -me decía una lectora uruguaya inteligente- con la rugosa valva, la ostra o la baba.
.

Nos lo dejó dicho el Señor: "Muchas cosas tengo que deciros todavía, pero ahora no estáis capacitados para entenderlas. Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará a la verdad completa. Pues no os hablará por su cuenta, sino que os dirá lo que ha oído y os anunciará las cosas venideras" (Jn 16,12). ¿Quién se atreverá entonces a enjaular la Luz? ¿Quién le pondrá cadenas al Espíritu?

No me preocupa que en la Escritura se mencione la judaizante "intercesión". Si descubro que esa palabra u otras me impiden poner a Dios en el lugar supremo de mi vida, si me oscurecen su Rostro, si me impiden ver su Amor, es que no son perla.
.

5. La santa Misa

Algunos me golpean con el Misal llenito de intercesiones. La santa Misa es nuestra suprema oración comunitaria, la "celebración" gozosa de nuestras aspiraciones, especialmente adoración, alabanza y acción de gracias.

También el "llanto" por nuestras necesidades. No para que sean atendidas -que con toda seguridad lo están- sino para "descargar" el corazón y unirnos a las aspiraciones del Anfitrión.

Ese doble movimiento: expresar las necesidades y adherirse a las aspiraciones del Señor, me dará luz y fuerza para los caminos a caminar.

Sobran las intercesiones y la rutinaria memoria de tanto principal. Estoy convencido de que el Misal puede y debe mejorarse con oraciones más "vivas" y realistas, menos abstractas, rutinarias y anticuadas (por ejemplo, las referidas a una redención por sangre). Cabe celebrar desde el fondo con palabras preciosas -que las hay- evitando que otras te obstaculicen orar con Él, por Él y en Él.

Y ya que estoy en Misa permitidme deciros lo que he descubierto porque hay mucha confusión y oxidada doctrina al respecto:

- No es un sacrificio por mucho que lo citen los que mandan (no son Dios ni poseen la verdad absoluta). Esa palabra nos retrotrae al judaísmo, de feliz memoria, pero del que intento alejarme porque soy cristiano. Más bien es Misericordia: "Misericordia quiero y no sacrificios" (Mt 12,7).

- No es, de ninguna manera, la renovación del sacrificio de la cruz. Si así fuera, estaríamos renovando un "asesinato legal", el cometido por la jerarquía judía. Si tal cosa pudiera yo asumir, tendría que dejar de asistir a Misa, porque celebrar un asesinato es un grave pecado (eso me dice mi conciencia). Y mucho más si se trata del asesinato de mi Señor.

- No es el memorial de la pasión y muerte del Señor. Cuando dijo "haced esto en memoria mía" (Lc 22,19) hablaba, en una cena fraterna, de "entrega por vosotros" (lo que fue toda su vida). No lo dijo desde la Cruz.

- NO es ninguna mediación o intercesión ante el Padre. No necesitamos mediadores puesto que "en Él vivimos, nos movemos y existimos" (He 17,27). ¿Necesita un bebé en el seno materno mediadores para alcanzar el cuidado de su madre?

- SÍ es una comida fraterna para celebrar el AMOR y la ENTREGA que debe unirnos entre nosotros y a Él. No puede haber Comunión si no hay ADHESIÓN. Si no vas a Misa a "partirte, repartirte y entregarte" en decidida ADHESIÓN a su Cuerpo (Persona) y Sangre (Vida), no puedes comulgar. Y si lo haces, practicas un rito inútil. Por eso tantas y tantas "comuniones físicas" sin transformación, que es lo esencial de toda oración y sacramento.

- SÍ es un canto de ALABANZA y ALEGRÍA por la renovación de nuestra ADHESIÓN a nuestro Señor.

- SÍ es un ENCUENTRO fraterno para motivarnos y apoyarnos mutuamente a descubrir y seguir el Camino.

¿Vives todo eso cuando asistes a una Misa?

Si no, estás haciendo un ejercicio piadoso de "buena voluntad". Solo eso. Nos lo deberían recordar insistentemente la Liturgia oficial y el Oficiante, pero por desgracia…

.

6. El santo Rosario

Es una oración maravillosa y acumula las oraciones primarias de todo cristiano. Para mí, que crecí a los pies de la Virgen del Rosario, tiene todavía más carga emotiva. Quien lo reza sólo con los labios o sólo pasa cuentas, sacará poco provecho. Más fruto sacará quien reza esa “salmodia popular” mientras su corazón se sumerge en ese Padre, al que invoca, o paladea la compañía de la Madre.

La llamo "oración de tren" porque se repite y avanza sobre raíles seguros. Cuando, siguiendo el consejo evangélico, "bogas mar adentro" (Lc 5,4) ya no te sirve el tren y cambias los raíles por el equipo de inmersión. Si la oscuridad, viento o tormenta, te impiden nadar, puede que vuelvas a ese tren seguro y te dejes llevar.

Me han hecho notar que el "ave maría" contiene una intercesión: "ruega POR nosotros". Sería más adecuado "ruega CON nosotros". No rezamos a María para conseguir mediación sino que acudimos a Madre para que nos acompañe y enseñe a sumergirnos en el Dios que nos abraza desde dentro. Un servidor reza así: "Santa María, Madre de Dios, ruega con nosotros tus hijos, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén".

Alguien me cita el "yo pecador" (oración oficial porque está en el Misal). Allí se dice: "Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor". Es evidente que sería mejor decir: "que me ayudéis a convertirme a Dios, nuestro Señor".

Tengo la esperanza de que éstos y otros brotes verdes del Pueblo sean pronto canonizados, es decir, recogidos por los pastores y propuestos a toda la Iglesia. No esperemos a que nos alimenten sólo desde arriba, como niños pequeños. Ofrezcamos a la Iglesia las espigas nuevas que brotaron en nuestros campos al calor del Espíritu. Así es como avanza nuestra Comunidad a la que cada uno debería ofrecer lo mejor de sí mismo.
.

7. ¿Olvido la doctrina oficial?

A Pablo también le intentaron frenar los legalistas: "Éste incita a los hombres a que den culto a Dios en contra de la ley" (He 18,13). Y escuchó esta voz: "No tengas miedo, habla y no calles, porque Yo estoy contigo" (He 18,9). Yo no soy Pablo claro, pero estoy convencido de que "sus hermanos pequeños" podemos y debemos aportar a nuestra Iglesia lo mejor de nosotros mismos con valentía.

La "doctrina", recogida en libros, es la contabilidad pasada, el cierre anterior, la cristalización del pasado. ¿No habrá que estar muy atentos a las "novedades" del Espíritu? ¿Algún católico sincero puede pensar que ya le hemos agotado? El Evangelio dice cómo actuar: "poner la luz en el candelero" (Mt 5,15).

¿Acaso tú y yo no somos Iglesia? ¿Cómo se renovará la Iglesia si cada uno no aporta su propia renovación? ¿Qué es nuestra Iglesia? ¿Un cementerio de personajes célebres, de libros sabios, de rutinas multiplicadas? ¿O tal vez un Pueblo que camina, progresa, avanza, se renueva y busca apasionadamente al Padre del que nunca debió alejarse?

Los que creen que la Iglesia está asegurada por la "doctrina oficial" son unos ingenuos, razonan como terrícolas, de tejas para abajo. El "seguro a todo riesgo" de nuestro Pueblo está suscrito por el Espíritu Santo, no hay nada que temer. Sólo hay que dejarse inundar y ser dóciles a ese Maestro interior que se manifiesta en las "intuiciones profundas" de quien lo busca con sincero corazón. Los libros oficiales nunca pueden ser un obstáculo, deben ser una ayuda.

¿Por otro lado, hay doctrina "más oficial" que el Evangelio? ¿Aquél, al que queremos imitar, fue un cultivador de ritos y rutinas? ¿O más bien un reformador, un sembrador de vida y esperanzas nuevas? ¿Puso "el sábado" por encima de todo o puso todo -incluso su vida- para dar vida a sus criaturas? "He venido para que tengan vida y la tengan abundante" (Jn 10,10).

Que cada uno busque sus respuestas. Por mi parte, me siento orgulloso de pertenecer a un Pueblo que camina con la "gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Rom 8,21) bajo el brazo.

Hubo un tiempo en que las letras, los libros, las autoridades, los signos suntuarios, etc. me amedrentaban, dominaban mi "conciencia social" y "cerebral", me hacían dudar, me hacían sentirme culpable. Eran los tiempos del sometimiento al autoritarismo global y de mi total inmadurez.
.

Hoy me he dado cuenta que nuestra Comunidad Católica no está protegida por enormes murallas, ni por mandatos severos, ni por sabidurías centenarias. He podido comprobar que en nuestra Comunidad late el Espíritu Santo, que todo lo inunda, que todo lo ilumina, que todo lo renueva. Más que memorizar libros, necesitamos ser dóciles al Espíritu. A esa docilidad nos debe empujar -nunca frenar- la pedagogía de libros y doctrinas.

Juan Pablo II lo expresó magníficamente: "La fe se propone, no se impone". Si la fe no se puede imponer, menos aún la monocromía.
.

Nuestra Iglesia es una Comunidad llena de luces, colores y carismas. ¿Cómo pretendes tú imponer tus rígidas cuadrículas?

Un profeta del siglo XX, Marcel Légaut, lo sintetizó así: "Herederos de una labor inmensa, visitados por una Presencia que no manda sino que llama. Empujados, levantados, solicitados, alzados por encima de nosotros mismos, emergiendo de la servidumbre, alcanzando la libertad. Obreros de un porvenir sin fin, inseparable de Ti, mi Dios".
.

No, hermanos míos, no. La "Iglesia oficial" no es para mí un ancla, ni una grúa que me mantenga en dique seco. ¡Todo lo contrario! ¡Es el velero que me invita a domar el viento, a conquistar horizontes, a descubrir al Señor en todos los rincones de la creación!

¡Es el velero que me permite superar el miedo a las aguas profundas y a mi propio miedo! Tal vez un tanto anticuado, con algunas tablas carcomidas y velas remendadas. Pero es mi velero, el que tengo, al que amo, el que me ha sido dado. No renunciaré a él por nada del mundo y en él gastaré mi vida. En su "reconstrucción" debo gastar mi vida, sí. Sin que me frenen los que levantan piedras contra mi predicación.
.

Tengo claro que el timón de mi vida es mi discernimiento. Que mi responsabilidad, mi libertad y mi conciencia no pueden navegar en la bodega, que debo estar alerta y gritar a mis hermanos las tierras, luces o mares nuevos que entrevea. De ellos espero lo mismo. Y todos juntos reparar y modernizar nuestro barco para llegar más lejos y abrirnos a otros hermanos cristianos (¡qué escándalo tanta ruptura!).

A veces me siento frágil, ignorante, dubitativo, inconstante, incluso retenido y apaleado. Pero me tranquiliza oír la voz de Pablo a babor: "El Señor es Espíritu y donde está el Espíritu del Señor allí hay libertad" (2Cor 3,17).

Y a Santiago a estribor: "Hablad y obrad como quien debe ser juzgado por una ley de libertad" (Sant 2,12).

Pero lo realmente definitivo es oír la dulce voz del Señor a proa: "La verdad os hará libres" (Jn 8,32), "duc in altum" (Lc 5,4).

Finalmente, la certeza que habita mis escritos de religión es:

Dios nos ama infinitamente porque no puede hacer otra cosa, ya que Él mismo es el Amor. En consecuencia doy pistas de reflexión, delato o critico algunos andamios mentales o prácticas religiosas que oscurecen u olvidan esa verdad.

Si alguien cree que eso me aparta de mi Iglesia, que se haga revisar la vista.

.

.

.

.

Aquí tienes mi nuevo Libro en formato digital.

Son 5 fascículos independientes. Puedes pedir los que quieras a jairoagua@gmail.com y los recibirás en tu correo-e gratuitamente.


.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Esteban 14.08.18 | 22:42

    dice Llaguno: "Por lo demás, y ya que has decidido recomendar autores, "
    No, no he "recomendado autores". Tus problemas de comprensión lectora continúan.

    Y ya que tú sí recomiendas algún autor, ¿qué tal si incluyes en la lista alguno que sea católico?


  • Comentario por Antonio Manuel 14.08.18 | 22:38

    El que manifiesta que otro dice lo que no dijo, es querer engañar. También manifestar que se conoce lo que otro piensa, es manipular.
    Es fácil comprobar como el comentarista aludido, dice y se desdice, pero no aclara porqué se declara hereje, ni porqué afirma que Jesús es un hereje judío. Y de que la comunidad cristiana es una secta, nada de nada.
    No engañe, ni manipule y respete a los que están en desacuerdo con su deriva para su confesión religiosa que declara ser católico.

  • Comentario por Antonio Llaguno 14.08.18 | 16:05

    Los judíos tienen un proverbio muy gráfico:" El hombre piensa, Dios ríe"
    Quizás si aplicáramos el sentido del humor que relativiza tanto las cosas importantes, sería mucho más fácil entendernos.
    A mi me han puesto muchas "Z" o muchas escarapelas, y me han llamado hereje muchas veces.
    Tanto que hasta me siento cómodo con ello.

  • Comentario por saruce 14.08.18 | 13:35

    ¿Quién de nosotros se considera autorizado para poder adjudicar el distintivo, marchamo, escarapela, o señal en forma de "Z", según los gustos, a la discrepancia de la heterodoxia, de los distintos dogmas emanados de Roma, o de las normas morales al uso de nuestros obispos y presbíteros?.
    Creo que por suerte, las normas cambian con el paso de los años, mientras que Dios permanece inmutable, manteniendo su amor paternal hacia las personas, por encima de modas, caprichos, e ideas más o menos afortunadas, expuestas con mayor o menor éxito, y buena voluntad.
    ¿Cómo te debes dirigir a tu Padre celestial, o a María, la madre de Jesús?.
    Posiblemente como cualquier persona se dirige a alguien del que se siente amado, y al que ama, y en el que confía plenamente.
    Quizás si hablásemos en términos y lenguaje políticos, los más radicales impondrían un idioma y un protocolo.
    Los cristianos usamos el amor como lengua de contacto.

  • Comentario por Antonio Llaguno 14.08.18 | 13:02

    CONTINUA
    Esta y no otra es la causa de que los cristianos estemos divididos en múltiples religiones mientras que los judíos, que discuten más que nosotros, sigan todos unidos en la misma religión.
    Por otra parte, yo por lo menos, no me llamo hereje a mi mismo.
    Yo afirmo que me trae al pairo que tú (u otros) me llaméis hereje porque os niego la autoridad de descifrar el plan de Dios para mi (y para cualquier otro) y que me resulta indiferente el hecho de que tu afirmes que eso me separa de la Iglesia Católica.
    En primer lugar porque eso es bastante discutible, y en segundo lugar y más importante pertenecer o no a la Iglesia Católica no es ninguna garantía de salvación.
    Por suerte el papa piensa diferente a ti y afirma que el cielo está repleto de herejes.
    Rezo por ser uno de ellos (en un futuro muy muy lejano "of course")

  • Comentario por Antonio Llaguno 14.08.18 | 12:56

    Antonio Manuel
    Es complejo tratar de contestarte, pero trataré de hacerlo.
    No se puede distinguir entre hereje y blasfemo de la manera que lo haces. Al menos no si tratamos de la religión judía.
    Si lees la "Historia delos Judíos" de Paul Johnson deja muy claro que para entender la deriva de las dos religiones semíticas a lo largo de la historia hay que entender que mientras que los católicos nos hemos esforzado en establecer una doctrina llena de dogmas, los judíos establecen "leyes" y discuten abiertamente sobre los dogmas.
    Por eso en el caso de los judíos es tan grave la blasfemia, porque incumple la ley máxima que es la alianza que el pueblo judío tiene con su Dios.
    Es por eso que un basfemo judío equivale a un hereje cristiano. Ambos discuten un pilar básico de la religión propia, en el caso de un judío una ley (en este caso la ley más importante) y en el caso de un cristiano un dogma.
    SIGUE

  • Comentario por acs 14.08.18 | 09:41

    Yo no me escandalizo ante lo que dice Jairo, lo que desapruebo es que considere dogmáticamente que su forma de ver las cosas es la única posible en el cristianismo y se pase por el lado opuesto.
    Si bien coincido con sus críticas a cierta forma de ver la oración, la intercesión etc, no coincido en su forma un tanto excluyente de abordar las soluciones. Unos cuantos ejemplos.
    Es cierto que Dios quiere lo mejor para nosotros y no hace falta convencerle, pero también es cierto, que el "Pedid y recibiréis" de Jesús sigue teniendo sentido pleno. Es lógico y es bueno que haya cosas que no se nos concedan hasta el momento en que seamos conscientes de nuestra necesidad y las pidamos y eso es así por nuestro propio bien.
    Lo mismo respecto a María. Es más q posible q en muchas ocasiones cuando aún no ha llegado la hora, el recurso a María, la humanidad acogedora de Dios, nos "ponga en hora": haced lo que él os diga - traed seis tinajas de agua - etc. Y es bueno q así sea.
    ...

  • Comentario por saruce 13.08.18 | 20:41

    ...
    Por mi edad puedo afirmar, con rotundidad, que me hallo muy a gusto en el transcurso de una polémica, sin necesidad de llegar a un acuerdo.
    Los post de Jairo (y estas palabras van dirigidas a sus detractores) me han hecho analizar, discurrir, meditar, y hasta sonreír.
    También soy blogger, y reconozco el esfuerzo de mantener un rincón amable e interesante capaz de captar a tanta gente distinta y diversa.
    Desearía enviar un abrazo a cuantos han pasado por "aquí", a los vivos, y los que ya no lo están, pero nos han dejado sus recuerdos entrañables.
    Antes de dejar este comentario, me gustaría recordar aquella lectura e Nuevo Ripalda "Orar es hablar con Dios y pedirle mercedes".
    A mí me ha valido con aquello, y en mi progreso humano e intelectual, he podido variar algunos conceptos o parámetros, como por ejemplo, ver y sentir a Dios como Padre incapaz de enfado o malos modos, y por lo tanto de total confianza.

  • Comentario por saruce 13.08.18 | 20:20

    Para iniciar el comentario, me considero amigo de Jairo.
    No nos conocemos personalmente, pero sus palabras me han servido, y creo que mucho, en estos últimos años.
    Por aquí, por este blog han pasado, y espero que pasen, muy buenas gentes, con deseos de progresar intelectual y espiritualmente.
    También he tenido ocasión de leer a otros, a los que no calificaré, por no estar capacitado para ello, y porque no me gusta hacerlo.
    En ocasiones me he hallado muy cerca de los pensamientos de Jairo, el propietario de este blog (por si alguno lo olvida), y también lejos de los mismos, sin llegar a una fuerte oposición.
    Jamás detecté el menor atisbo de mala fe en los sucesivos post´s, ni malos deseos de perjudicar a otros.
    Sin embargo, algunos comentaristas suelen pasarse (en el sentido de perder el respeto a otros), y les encanta dogmatizar, sin caer en la cuenta que hay más de 70000000000 de ideas y pensamientos diferentes.
    ...

  • Comentario por AntonioManuel 13.08.18 | 18:46

    Según la RAE, el primer significado de hereje es: Persona que niega alguno de los dogmas establecidos en una religión.
    El que, siendo católico, tiene a bien el llamarse hereje, debiera, para concretar, aclarar que dogmas niega, y si lo que niega ha sido declarado dogma y quién lo ha declarado.
    Jesús fue condenado por blasfemo no por hereje. Si se llama al Señor hereje, por lo indicado, debieran aclararse los dogmas que Jesús negó de su religión.
    Los dogmas se sitúan en la Fe, el creer en Dios y en su Hijo, Dios encarnado; no en los rituales.
    Sobre las sectas, decir que "todos los cristianos somos miembros de una secta" es desconocer el significado de "secta" en relación con una comunidad de personas; y si se conoce ese significado, entonces no se conoce lo que significa ser cristiano.

  • Comentario por Antonio Llaguno 13.08.18 | 15:33

    Francisco,
    aquí uno de los "abducidos" por la secta de Jairo.
    Para tu información, TODOS los cristianos (y hasta esta mañana al menos los católicos lo eran) somos miembros de una secta.
    La secta cristiana que se escindió del judaismo a mediados/finales del siglo I de nuestra era.
    Y sí. Fueron tratados por los romanos como los del búnker tratáis (o os gustaría tratar) a quienes denomináis "herejes".
    Vaya por delante que el término "hereje" no es un insulto. Cristo mismo fue un hereje para sus hermanos judíos y lo mataron por ello.
    Dios no nombra herejes ni sectas. Dios solo ve personas, y solo ve el amor que esas personas dejan en su prójimo que significa próximo.
    Usted es mi prójimo puesto que leí su crítica a Jairo.
    Así que rezaré para que cuando llegue usted al Padre (cuanto más tarde mejor) y se de cuenta del ridículo que ha hecho con su forma de pensar sea capaz de tener la suficiente humildad y sentido del humor como para reírse co...

  • Comentario por Antonio Llaguno 13.08.18 | 15:23

    Esteban
    Eres casi tan torpe como tu tocayo de infovaticarca.
    Por lo demás no parece que seas el más adecuado para poner en evidencia errores de los demás. Al menos no tú, que escribes "sectáreo" (En vez de "sectario". El acento "para más INRI" lo pusiste tú) o "envidente" (en vez de "evidente").
    Antes de achacar a nadie que no sabe leer deberías aprender a escribir (en español "please")
    No te había dicho nada antes por mera caridad cristiana, pero es que tu contumacia se acerca a la estulticia y dado que hay que dedicar algo de tiempo a enseñar al que no sabe (obra de misericordia), vaya el tiempo de escribir este comentario en el haber de un servidor.
    Por lo demás, y ya que has decidido recomendar autores, te recomendaré unos pocos: Kümg, Drewermann, Ranke-Heineman, Sobrino, Glez. Faus, Otto, Eliade. Con estos es más que suficiente para que un indigente intelectual como tú aprenda un pelín.
    Además todos son muy fáciles de leer, incluso para quien es...

  • Comentario por saruce 12.08.18 | 15:18

    Buenas tardes, para todos.
    Como suele sucederme por estas fechas, mi desencuentro con Internet es fuerte, pero hacemos las paces, y a mediados del verano quedamos como amigos.
    Y como todos los veranos, deseo ofreceros mi testimonio de dos de las misas dominicales a las que acostumbro a asitir.
    La primera de estas celebraciones, tiene lugar en la capilla de un geriátrico.
    ¡Cuuánto bien nos hace, al menos a mí, ese contacto fraternal con otros hermanos, cansados, agotados, faltos de fuerzas, pero cuyos ojos brillan aún, con nuestra presencia hermana y puntual!.
    La otra (otras, mejor dicho) se corresponde con la misa multirregional, con el templo abarrotado, personas de todas las edades, invitados al Banquete.
    Son dos episodios de nuestras vidas que generan agradecimientos a Dios, nuestro anfitrión.
    Espero hablar del tema de los post´s, en las próximas intervenciones.
    Un abrazo para todos y cada uno de vosotros.

  • Comentario por Esteban 11.08.18 | 22:48


    Llaguno:

    Su deficiente comprensión lectora explica que saque en andas las ocurrencias de Jairo. Y es un atenuante envidente.
    Siento no haberme dado cuenta antes de sus limitaciones, hubiera sido menos duro con usted.


  • Comentario por Antonio Manuel 11.08.18 | 13:53

    Jesús condena la hipocresía, en especial de los que ostentaban representación religiosa: escribas y fariseos; y que rechazaban la obra de Jesús. Nunca dijo nada de "jefes religiosos" por la ostentación de su cargo. En otros pasajes habla de los prejuicios, como el rechazo de sus vecinos de Nazaret, o de la ostentación del poder de "los tiranos" como ejemplo para el comportamiento personal. Jesús siempre se refiere al comportamiento personal. No le importan los cargos o la significación social; a todos les pide el amor hacia su prójimo.
    Siempre me pregunto porqué Jairo no menciona el Padrenuestro en las oraciones que propone. También, porqué no expone aquello que él cambiaría en la oración de El Credo católico. Los cristianos rezamos el Padrenuestro y el Credo, y celebramos la Eucaristía, todo ello enseñado y pedido por Jesús en sus Evangelios, lo que significa, por tanto, que no fueron creación de las jerarquías católicas.

  • Comentario por Federico 10.08.18 | 22:25

    Fíjese si será usted sectario que se piensa que por no estar de acuerdo con sus tesis, ni rezo, ni medito, ni soy libre, ni veo.

    Lo digo y lo repito. Además de la soberbia, que rebosa por todas partes en lo que escribe por mucho que lo intente disimular con piedad, tiene usted muchas condiciones para ser un fundador de secta. Que no la haya fundado no quiere decir ni que no las tenga ni que no la vaya a fundar.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 10.08.18 | 19:57

    .
    Amigo Federico: Déjame meditar un minuto contigo.

    1) ¿Profeta iluminado? Pues claro, rotundamente SÍ. ¿Tú no? ¿Entonces que clase de discípulo eres de Xto? Te preguntaré, como Pablo, ¿No has sido bautizado? ¿Recibiste el Espíritu Santo?

    2) Que el Catecismo y la Doctrina contienen INCOHERENCIAS es EVIDENTE. ¿No has escuchado al Papa que ha renovado uno de sus puntos? Supongo que lo ha hecho porque lo escrito era INCOHERENTE... ¿O también pertenece Francisco a la secta?

    3) Oye, con los años que llevo escribiendo y exponiéndome a tus descalificaciones y condenas, esta "secta" tendría que haber crecido inmensamente... El caso es que puede que tengas razón porque hay miles de curas, teólogos, religiosos, religiosas, laicos de todo el mundo que claman a diario por esa REFORMA y la vuelta al Evangelio. ¿Serán todos de "esta secta"?

    4) Por tu comentario deduzco que tal vez, solo tal vez:

    - Reflexionas poco y sigues las "consignas clericales". Ya sabes lo que dice la Escritura: "Cuando un ciego guía a otro ciego..."

    - Que naciste con LIBERTAD, pero NO la has descubierto en lo más esencial: la salvación de tu alma. Quizás tampoco otros dones humanos básicos como la INTELIGENCIA, ENERGÍA Y AMOR.

    - Meditas aún menos y ORAR, lo que se dice ORAR, todavía no lo has experimentado.

    Son solo algunos puntos de meditación que te ofrezco como a hermano. Sobre todo si todavía eres joven. Si no, tendrás que "volver a nacer" como el Señor te dijo.

    Una última cosa, LEE el EVANGELIO mucho y reposadamente. En especial aquellos párrafos donde Jesús habla a sus "jefes religiosos" de matar a los profetas y a todos los que os fueron enviados...
    .

  • Comentario por Federico 10.08.18 | 17:29

    ¿Algún día escucharán al Jairo ese que insiste e insiste sin vergüenza en las muchísimas incoherencias que contiene el Catecismo y la Doctrina católica?


    Usted tiene unos delirios de grandeza preocupantes. Se cree una especie de profeta, iluminado, enviado por Dios para cambiar la doctrina católica. Y como siempre, cuando aparece alguien así, asoman seguidores de acá y de allá que le ríen sus ocurrencias.

    Sin la menor duda, Esteban tiene razón. Estamos ante el germen de una posible secta.

  • Comentario por Antonio Llaguno 10.08.18 | 08:38

    Yo no invento nada
    Tu si que te inventaste una secta oscura y tenebrosa.
    En cuanto a lo de aprender, tu mismo has escogido a tus maestros.
    Yo ni siquiera se quienes son.
    "No digáis a nadie maestro porque solo uno es vuestro Maestro" (Mt 23, 8)
    No permitas que nada ni nadie tuerza tu discernimiento fundamentado en el Evangelio.

  • Comentario por Esteban 09.08.18 | 17:22


    Llaguno:

    Anda, además de sectáreo, mentalista. Eres un tipo muy completo.
    Pues no, de miedo y de inseguridad nada, así que deja inventarte dramas.

    En cuanto a lo de aprender algo, prefiero pasar de malas imitaciones y acudir a los originales: Charles Taze Russell, Joseph Smith, John Knox, John Wesley, George Whitefield, William Miller y tantos otros. Tengo donde elegir.


  • Comentario por Antonio Llaguno 09.08.18 | 12:08

    Miedo porque cunado tratáis de ofender suele ser por protegeros de vuestros propios temores.
    No hay nadie más inseguro que un inquisidor.
    Lo cierto es que dais mucha pena pero en fin.
    En cualquier caso, sigue por aquí.Es posible que aprendas algo


  • Comentario por Esteban 08.08.18 | 23:03

    ¿Miedo por qué?
    ¿Estáis pensando en algún tipo de suicidio colectivo en lo alto de un monte mientras esperáis a los extraterrestres?

  • Comentario por Antonio Llaguno 08.08.18 | 09:11

    ¿Tu crees Esteban?
    Yo creo que más bien huele a grupo libre que cree libremente lo que le parece bien y no lo que le dicen otros iluminados con sotana y alzacuellos. (No todos los curas son malos. Mi párroco es buen tipo)
    ¿Por que los integristas siempre tratan de llamar sectarios o herejes a quienes piensan en libertad?
    ¿No será que nos tiene miedo?

  • Comentario por Esteban 07.08.18 | 22:23


    Aquí huele a secta guiada por un iluminado.
    Cuidado.


  • Comentario por Antonio Llaguno 06.08.18 | 16:22

    Ciertamente Jairo, me encuentro verdaderamente perturbado al ver como existen una cantidad ingente de supuestos cristianos que defienden la pena de muerte.
    ¿Cómo puede alguien defender la pena de muerte y decir de si mismo que es discípulo de Nuestro Señor, que fue condenado a muerte y ejecutado y torturado sin piedad en una cruz por orden de la autoridad legal?
    un cristiano debería odiar la pena de muerte.
    2000 años de historia han conseguido que veamos la cruz, no como un potro de tortura sino como un símbolo del sacrificio de vivir como Cristo nos enseño y que, si somos coherentes, pasa por "aceptar esa cruz".
    Pero la pena de muerte debería producirnos asco, rabia y dolor, sobre todo dolor.
    Cristo, nuestro Señor, fue ejecutado. La iglesia nunca debería justificar a los verdugos.
    Sin teologías. Sólo por recuerdo del maestro.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 03.08.18 | 20:23

    .
    Acabo de enterarme que la eliminación de la "pena de muerte" en el Catecismo (noticia actual) ha estado motivada por las peticiones de una anciana de 99 años, que lleva 6 por lo menos escribiendo al Papa y solicitando tal supresión. Le han llamado del Vaticano directamente para comunicárselo.

    ¿Algún día escucharán al Jairo ese que insiste e insiste sin vergüenza en las muchísimas incoherencias que contiene el Catecismo y la Doctrina católica?

    Lo diré una vez más:

    ¡¡¡ Jerarquía católica conviértanse al Evangelio, conviértanse al Evangelio !!!

    No me importa que me tiren piedras, pero CONVIÉRTANSE y GUÍEN al Pueblo con VERDAD y NO con supersticiones y prepotencias.
    .

  • Comentario por Jairo [Blogger] 03.08.18 | 20:03

    .
    Dejadme compartiros mi INDIGNACIÓN. Las penas compartidas son menos penas. Además pueden animar a otros a DENUNCIAR a la "casta religiosa" que nos somete y a ésta a CONVERTIRSE al Evangelio.

    De las 1ª Lectura de hoy (Jer 26,1-9):

    "Ponte en el atrio del templo y di a todos los ciudadanos de Judá... A ver si escuchan y se convierten... Y me arrepiento del MAL que medito hacerles..."

    ¿Pero es que el Dios de Jesús puede hacer el MAL?

    "Si no me obedecéis... entonces trataré a este templo como al de Silo y a esta ciudad la haré fórmula de MALDICIÓN..."

    ¿Pero es que puede el Abba MALDECIR?

    ¿Cómo se pueden seguir repitiendo estas blasfemias en los templos católicos? Esto es una inyección en vena de ATEÍSMO, porque nadie medianamente sensato querrá tratos con un "dios" así...

    ¿"Guías ciegos" cuándo os convertiréis al Evangelio?
    .

  • Comentario por David 03.08.18 | 18:54

    Amigo Jairo: Aunque una vez te escribí personalmente hoy es la primera vez que escribo en este blog. Quiero decirte que estoy de acuerdo con lo que escribes sobre la oración, pues es como yo lo vivo. Gracias por tu valentía para publicarlo.
    Sobre otro tema llevó tiempo pensando que gran parte de la gran devoción a María en toda la cristiandad y a lo largo de los siglos ¿no será porque la visión que se nos ha transmitido a lo largo del tiempo de un Dios Castigador necesitaba un contrapeso? Porque si nuestra experiencia es de un Dios "Padre maternal" del que habla Pedro Trigo en su libro Jesus nuestro hermano, nos daríamos cuenta de que en El está toda la ternura que podamos imaginar. No quiero incomodar a nadie, sino como un punto de reflexión.
    Me gustaría tu opinión.
    Un fuerte abrazo hermano.

  • Comentario por Pablo Garcia Arevalo 03.08.18 | 17:12

    Estimado Jairo:

    Soy mexicano, tengo 50 años. Es la primera vez que te leo, gracias al portal de Fe Adulta. Luego escuché una entrevista que te hicieron en religiondigital.com

    He quedado muy sorprendido de lo que dices porque, de manera sorprendente para mi, muchas de tu palabras coinciden con intuiciones que he tenido desde hace años, pero sobre todo desde hace 2 años que me he tomado en serio la oración de silencio (siguiendo el método de Jalics) y de la lectura orante de los evangelios. Ir directo a los Evangelios me ha roto muchos paradigmas religiosos que tenía y me ha permitido comenzar a tomar contacto con Jesús de Nazareth. ¡Qué cosa más sorprendente y liberadora! ¡Ahí si encuentro una "buena noticia".

    Simplemente deseo agradecerte porque gracias a estos medios digitales, ye te he adoptado como compañero de camino. ¡Qué bella Iglesia se forma de este modo! Nuevamente gracias y te mando un abrazo grande.

  • Comentario por Antonio Manuel 03.08.18 | 12:59

    El debate de las pateras que se da en Europa y en España está en el ámbito de la política. Los migrantes que vienen son acogidos y tratados con dignidad (aunque acosen por la fuerza a los guardianes de las fronteras geográficas del Estado en el que el comentarista Joxemari vive). ¿ Porque es un escándalo que el Sr. Munilla hable de otro foco donde la muerte y opresión se está cebando con los más desamparados y no lo haga de los migrantes que son bien tratados y acogidos.? Joxemari si quiere criticar, diríjase a los paises de origen de los migrantes, ya que parece que les va bien esclavizar a sus ciudadanos para hacer píngües negocios para unos pocos.

  • Comentario por Joxemari Villanueva 02.08.18 | 09:03

    Jairo:
    Muchas gracias por todos tus escritos. Son de una gran ayuda para el pueblo cristiano, ese mismo que según una parte de la jerarquía se encuentra desorientado por vuestra culpa. ¡¡Qué sabrá esta jerarquía!!, Es esta jerarquía la que nos escandaliza con se lenguaje tan alejado de la realidad y del espíritu del Evangelio, tan desfasado, tan perdido.
    Sirva esto como ejemplo. Ayer le escuché a Jose Ignacio Munilla en la Basílica de Loyola, en Gipuzkoa, con motivo del día de San Ignacio. Es un escándalo. Que con todo lo que está pasando este verano en el Estrecho con la llegada de pateras y con el debate que sobre este tema se está dando en toda Europa y en España estos últimos días, nos hable de Nicaragua y solo de Nicaragua (¿por qué será?) y luego del Rey Balduino de Bélgica como modelo de cristiano, Por supuesto que dejo de comentar todo su lenguaje teológico... .
    Animo Jairo y muchas gracias, eres una fuente de agua viva.

  • Comentario por Margalida abellanet 31.07.18 | 17:23

    Siempre me gusta n sus reflexiones, El ruega CON NOSOTROS me maravilla.
    Ud. Ayuda a caminar y a "poner la luz en el candelero". La oración de" misericordia quiero y no sacrificios"Es otra bendición..
    Nos podría dar una oración sacadas de frases del evangelio.? Para soportar mejor el dolor del declive de la vida?
    Gracias.

  • Comentario por Antonio Llaguno 31.07.18 | 10:27

    Veo con alegría Jairo que hay muchos que s enriquecen con tus reflexiones.
    Isabel,
    pensar como tú en medio de una iglesia como la argentina plagada de oscuridades, de integrismos y de nostalgicos y defensores de la dictadura es un trabajo muy duro pero muy hermoso. Cuentas con mi admiración. Cuando empieces tu blog avisa. Cuentas con tu primer seguidor.
    Guillermo PF
    Que alegría verle por aquí. Ya le lei comentarios en Infovaticarca e Infocarcólica.
    Seguro que aquí encuentra más evangelio y menos leyes.

  • Comentario por Antonio Manuel 29.07.18 | 19:37

    Qué importantes son las palabras... Claro, esto es lo que consigue el blogger con sus giros semánticos.
    Lo que importa son las intenciones y las actitudes. Mismas intenciones y actitudes pueden expresarse con palabras distintas y hasta sin palabras. Los católicos, como cristianos, conocen a Jesús, su Evangelio y su historia Bíblica; y creen en Dios. Y también saben que Dios es Misericordia y conocen sus enseñanzas a través de su Iglesia.
    Ante un dilema, el riesgo de error es inversamente proporcional al número de personas que lo debaten; mayor riesgo de error cuanto menor es el número de personas que lo someten a estudio y reflexión. La mayor fiabilidad la da la Iglesia: Miles de años de reflexión, de estudios, de debates... y con la promesa de Jesús de verse asistida por el Espíritu Santo.
    En conclusión, se puede decir que es un error soberbio juzgar, por unos pocos, las intenciones y actitudes de millones de católicos.

  • Comentario por José Luis González Regueiro 29.07.18 | 19:12

    Bravo, está sí es una puntilla con todas las de la ley, un colofón magnífco a toda la reflexión previa. Se puede decir más alto pero no más claro. Y yo como tu deseo que los de arriba que todavía están con las antiojeras (por comodidad, por miedo o lo que sea) sean capaces de tirarlas y decir bien claro todo lo que tu vives e intuyes. Yo por mi parte sigo en ello. Un abrazo hermano Jairo.

  • Comentario por Espe Zarraoa 28.07.18 | 18:05

    nos conocemos porque en enero me mandaste las cuatro monografías. Y hoy quiero comentarte que los cuatro artículos sobre la oración me han enseñado a orar de otra manera. De acuerdo con todo lo que vas diciendo sobre cómo orar y como participar en misa. En el avemaria empezaré a decir ruega con nosotros.Yo ya le había quitado el "madre de Dios" porque creo que María es la madre de Dios hecho humanidad. Lo mismo que en misa cuando ayudo a dar de comulgar digo en lugar de "el cuerpo de Cristo", "la vida de Cristo" porque creo que es en realidad lo que recibimos. Un ánimo y un apoyo . Espe

  • Comentario por Isabel Carozzo 27.07.18 | 22:55

    Excelente trabajo de discernimiento!
    Así vivo y así pienso, (y así me corren de las parroquias donde doy catequesis)
    Pero siempre que se me cierran puertas se abren unas espléndidos ventanales que me devuelven la esperanza!
    Tengo muchos años (69); muchos títulos y soy mujer, una triada poco favorable para trabajar en la Iglesia
    Creo que esto de tener un blog es algo muy bueno, debo asesorarme para poder crear uno, así todos los jóvenes a los que he formado pueden seguir escuchándome.
    Gracias por escuchar, desde Argentina, con cariño,
    Isabel

  • Comentario por Francisco H. 27.07.18 | 20:14

    Pues yo llevo más de sesenta años de católico, o eso creía. Porque cuando leo las cosas que publican en esta web anti-católica estos que se hacen pasar por católicos, empiezo a dudar si quizás he sido musulmán sin ser consciente de ello. Total, XX siglos de Tradición para que venga un bloguero a hacer una enmienda a la totalidad. Esto me recuerda más bien a los iluminados que iniciaron las confesiones protestantes en EEUU.

  • Comentario por Pedro 27.07.18 | 12:26

    Me pregunta si estoy seguro de que contradice dogmas. Usted sabe perfectamente que es dogma de fe católico que la Misa es el "Santo Sacrificio, porque actualiza el único sacrificio de Cristo Salvador". Puede no aceptarlo. Pero que eso es dogma católico no lo puede usted negar.

    No cojo ninguna piedra. Digo que quien niega dogmas católicos no es católico.

    Dice que hace años era como yo. Usted de mí no sabe nada. Ni siquiera si soy cristiano.

  • Comentario por GUILLERMO PF 27.07.18 | 12:02

    Gracias, Jairo, y sobre todo gracias a Dios por haberme vuelto a traer navegando a esta página. Necesitaba algo así después de tanta "bilis infocatólica" (usted me entiende seguro...)
    Un abrazo en Xto.Ntro.Sr.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Jueves, 16 de agosto

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031