Blog de Jairo del Agua

¿A quién oramos? IV - (Aclaraciones a los "católicos" que tiran piedras)

25.07.18 | 08:00. Archivado en Religión

.

¡Pues sí que se ha armado oiga! Esta larga meditación ha levantado ampollas y me han llovido improperios. Posiblemente porque no "meditaron" y solo leyeron. Sin embargo, fueron muchas más las bendiciones.

Me ha causado especial dolor la acusación de escandalizar a "los sencillos", porque camino entre ellos huyendo de los simples.

Me es imposible callar "lo que he visto y oído" (He 4,20) precisamente porque ansío ayudar a "los hambrientos", a los que buscan con sencillo corazón. "Los hartos", estáticos en su hartura, llenos de sabiduría y rutina, inmunes a toda conversión, no me interesan. No es mi carisma.

Confieso mi sorpresa por las descalificaciones, insultos, ironías y ataques a mi catolicidad. Quienes así se manifiestan se sitúan fuera de la caridad y, por tanto, fuera del Evangelio. Aunque debo agradecerles sinceramente su vacuna contra toda vanidad.

Mis meditaciones se publican en diversos medios para hacer el bien. Las escribo con el corazón más que con la cabeza, desde experiencias más que desde teoría o ciencia. Son "confesiones de un pecador en proceso de conversión", con muchos errores a su espalda. ¡Que nadie se ofenda, por favor!

Si no te hace bien lo que escribo, deséchalo. ¡Busca lo que te contagie vida! No dicto lecciones y mucho menos dogmas. No hago más que exprimir mis pequeños descubrimientos. Pero vayamos a las siete aclaraciones.
.

1. No descalifico la "oración de petición"

Es imprescindible para la fragilidad y pequeñez del ser humano (ver Parte II). El problema está en cómo oramos, qué pedimos y a quién. Es esencial ser conscientes de todo eso. La "oración de petición" no sólo es buena, puede ser óptima.

Hay oraciones sublimes bajo apariencia de petición, como el "Veni Creator Spíritus", la secuencia "Veni Sante Spiritus", las invocaciones "Alma de Cristo santifícame", la oración al Crucificado "Miradme oh mi amado y buen Jesús", la de san Buenaventura "Traspasa dulcísimo Jesús y Señor mío", etc. Hoy apenas se usan, las consideramos demasiado almibaradas y anticuadas. Sin embargo, son un verdadero crepitar de corazones incendiados, expresión de aspiraciones profundas de enamorados.

Vengo defendiendo -aunque parezca un contrasentido- que en la "oración de petición" más que PEDIR hay que EXPRESAR nuestras aspiraciones y nuestras necesidades humanas. De esa manera las aspiraciones toman volumen, se expanden, crecen y, si es en comunidad, se contagian. Las necesidades al expresarlas, contarlas y sacarlas fuera, pesan menos, uno se desahoga y descansa en Quien nos cuida siempre.

Eso nos prepara para ACTUAR o ACEPTAR, verbos muy olvidados. Esto no es Teología es pura Sicología. Es justamente lo que hacen los que van al sicólogo. ¿Hay algún sicólogo mejor que Jesús de Nazarert?

Dios no necesita nuestras oraciones, ni le convencen de nada, ni le mueven a actuar de otra manera, ni va a retirarnos su favor sin ellas. Somos nosotros los que necesitamos la oración -esa bendita sicoterapia- para apoyarnos, afirmarnos y avanzar. Los milagros ya están dentro de ti, en las potencialidades que recibiste al nacer.

El "milagro de la espiga" ya está en el grano de trigo que se deja transformar en la oscuridad de la tierra. El "milagro de la bombilla" está en vaciarse y abrirse a la energía para incendiarse. Los "milagros de los santos" no son concesiones extraordinarias de lo Alto, son la manifestación de su transformación. La "imagen y semejanza" creció y les tomó, como el fuego convierte al hierro en pura incandescencia.

No hay posibilidad de milagro sin transformación. Los milagros nacen de "abajo", no llegan de "arriba": "Si tuvierais fe como un grano de mostaza, diríais a este monte: vete de aquí para allá, y se trasladaría; nada os sería imposible" (Mt 17,20). Lo que Dios quiere es que su vida -su reino la llama el evangelio- crezca en nosotros y nos haga felices: "en cambio, buscad que Él reine y lo demás se os dará por añadidura" (Lc 12,31).
.

2. No niego que haya que rezar por otros

Lo que digo es que tendríamos que ser conscientes de a quién oramos y situarnos en coherencia. Mejor PRESENTAR al otro y nuestra aspiración a ayudarle que COLGARLE al Señor las necesidades del otro como si fuera un perchero milagroso.

Hay que partir de la convicción (fe) de que Dios ya está volcado por el otro y no hay que CONSEGUIR nada. Más bien hay que IMITAR sus actitudes hacia ese hermano: "¿Además de traerte a esta persona querida, Señor, qué puedo yo HACER por ella siguiendo tu ejemplo? - ¿Cómo puedo SER para ella tu abrazo, tu beso, tu consuelo?". Puede que nos sorprendan las respuestas.

Las súplicas (incluidas las preces de la Misa) no deberían ser para COLGAR de Dios las necesidades humanas y apaciguar nuestra conciencia. Deberían ser para COMPROMETERNOS con las soluciones posibles hoy.

Nosotros somos las manos de Dios. Y, como son tan pequeñas, necesitamos hacerlas crecer. ¿La manera? VIVIFICAR nuestras aspiraciones identificándolas y expresándolas. GRITAR nuestro deseo de ayudar: ¡Quiero ayudar a esta persona, Señor, muéstrame cómo! Esa forma de pedir nos vitaliza y nos predispone a responsabilizarnos, a solidarizarnos, a MOVILIZAR nuestros recursos internos y externos para ayudar.

Saldríamos de la oración (o de la Eucaristía) más o menos "transformados", según la intensidad con que hayamos vivido y expresado nuestras aspiraciones profundas. Por desgracia, solemos salir como entramos: "solitarios entre solitarios, codeándonos más que conociéndonos" (Marcel Legaut). Eso sí, con la conciencia anestesiada porque ya le hemos colgado a Dios o a los santos nuestras responsabilidades. Eso explica tanta atonía, tanta rutina, tanto aburrimiento y tanta desbandada.

Cuando hablo de responsabilidades no penséis en grandes cosas. Somos demasiado pequeños. Se trata de dar nuestro pasico de hoy, el que podamos. Se trata de VIVIR lo que decimos que creemos. ¿Cuánto cuesta un beso, un abrazo, una sonrisa, una palabra de aliento, una caricia, un piropo sincero, un "estoy contigo", un "yo te acompaño a casa" o un "estamos en buenas manos"?... "Muéstrame tu fe sin obras (sólo intercesión) y yo con mis obras te mostraré mi fe" (Sant 2,18).

No tiene sentido que una ola interceda ante el Mar para que conceda agua a otras olas. Más bien la ola "intercesora" debería hacerse consciente de quién es y dónde está para aprovechar su fuerza y levantar las olas desvanecidas.

La fe no consiste en creer que puedo CONSEGUIR sino en FIARME del Mar -en el que estoy sumergido- y apretarme, fundirme, solidarizarme, abrazarme con esas otras olas por las que me preocupo. Cualquier oración comunitaria debería ser una "sinfonía de agua" cantando al Mar.
.

3. Tampoco niego la influencia de la Virgen y de los Santos en nuestras vidas

No soy un iconoclasta. Para mí, la presencia de Madre en mi vida es esencial. Lo que digo es que no son intermediarios y, por tanto, no se puede hablar de intercesión. Más que orar A los santos hay que orar CON los santos. Y con Madre, por supuesto. Más que pedir hay que VIVIR nuestras aspiraciones CON ellos y COMO ellos.

Nuestra Madre es justamente eso, una "madre" que educa, enseña, aconseja, consuela y acompaña. No es una "diosa menor" a la que haya que pedir milagros, ni el brazo misericordioso que los arranca de un "dios solemne y rígido".

Es la Madre de nuestro Señor y nuestra, la llena de gracia, nada más y nada menos. Los "excesos católicos" en este tema propiciaron (y propician) la huida de hermanos nuestros, temerosos de caer en idolatría. Hay que reconocerlo por mucha carga popularista que tengamos en contra. Ella no es el Camino, solamente quien me impulsa por Él.

Sugiero estas advocaciones: Virgen del Horizonte (imagen de una bellísima mujer judía, con la cabeza descubierta, ataviada para el viaje, con el brazo derecho extendido hacia un camino que se sumerge en el horizonte; en la peana esta leyenda: "Buscad su rostro"); Virgen de la Adoración (la misma mujer profundamente postrada con éste rótulo al pie: "Glorifica mi alma al Señor"); Virgen de la Alabanza (la misma mujer con los brazos extendidos a lo alto y esta frase a sus pies: "Salta de júbilo mi espíritu en Dios mi salvador". Tal vez algún artista se atreva a plasmarlas.

Todos los que nos aman (en el cielo o en la tierra) NUNCA llegarán a amarnos y estar tan cerca de nosotros como el Padre. Ellos son sólo sus seguidores.

Pueden influir en nosotros pero no pueden influir en Dios porque es Inmutable. En esta afirmación -una evidencia para mí- podría resumirse todo lo que vengo diciendo sobre la intercesión.
.

4. "Cada uno hace lo que puede y es muy respetable"

Así me responde un comentarista enojado. ¡Tiene razón! No se puede hacer más que "lo posible" en cada momento. ¡Cierto! Otros me dicen que la intercesión es "de siempre" y figura citada expresamente en la Escritura. ¡También cierto!

Pero... el ser humano es progresivo, está llamado a crecer y madurar ("sed perfectos..."). Las potencialidades del hombre son enormes, bastaría observar el progreso material para darse cuenta. ¿Renunciaremos al progreso espiritual? ¿Nos quedaremos en "esto es lo que me enseñaron mis abuelas", "se ha hecho o dicho así siempre"?

Estamos llamados a crecer -las citas del Evangelio serían interminables-. Y crecimiento significa "movimiento, cambio, progreso, maduración". El inmovilismo, bajo cualquier ropaje sagrado o profano que se esconda, es totalmente negativo para el cuerpo y para el alma. Lo que hoy no veo o no puedo, tal vez lo vea o pueda mañana.

El cristianismo es Camino. No es posible permanecer en camino sin caminar.
El cristianismo es Verdad. No eres de la verdad si no te "desnudas" y te dejas penetrar por ella hasta lo más íntimo, aun "soltando" los libros.
El cristianismo es Vida. No estás vivo si no creces y maduras.

Hay quienes ven en la Escritura un límite, una gran cárcel, y la utilizan para encerrarse y encerrar a otros. Incluso para amenazarles, injuriarles, despreciarles y agredirles. No practican la Palabra sino "el palabrazo" que es, justamente, la negación de la Palabra.

Estoy convencido de que la Escritura es una oportunidad, un inmenso camino por recorrer, un precioso canto a la luz, la libertad y el amor, genes dominantes recibidos del Padre. Hay quien confunde la perla -me decía una lectora uruguaya inteligente- con la rugosa valva, la ostra o la baba.
.

Nos lo dejó dicho el Señor: "Muchas cosas tengo que deciros todavía, pero ahora no estáis capacitados para entenderlas. Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará a la verdad completa. Pues no os hablará por su cuenta, sino que os dirá lo que ha oído y os anunciará las cosas venideras" (Jn 16,12). ¿Quién se atreverá entonces a enjaular la Luz? ¿Quién le pondrá cadenas al Espíritu?

No me preocupa que en la Escritura se mencione la judaizante "intercesión". Si descubro que esa palabra u otras me impiden poner a Dios en el lugar supremo de mi vida, si me oscurecen su Rostro, si me impiden ver su Amor, es que no son perla.
.

5. La santa Misa

Algunos me golpean con el Misal llenito de intercesiones. La santa Misa es nuestra suprema oración comunitaria, la "celebración" gozosa de nuestras aspiraciones, especialmente adoración, alabanza y acción de gracias.

También el "llanto" por nuestras necesidades. No para que sean atendidas -que con toda seguridad lo están- sino para "descargar" el corazón y unirnos a las aspiraciones del Anfitrión.

Ese doble movimiento: expresar las necesidades y adherirse a las aspiraciones del Señor, me dará luz y fuerza para los caminos a caminar.

Sobran las intercesiones y la rutinaria memoria de tanto principal. Estoy convencido de que el Misal puede y debe mejorarse con oraciones más "vivas" y realistas, menos abstractas, rutinarias y anticuadas (por ejemplo, las referidas a una redención por sangre). Cabe celebrar desde el fondo con palabras preciosas -que las hay- evitando que otras te obstaculicen orar con Él, por Él y en Él.

Y ya que estoy en Misa permitidme deciros lo que he descubierto porque hay mucha confusión y oxidada doctrina al respecto:

- No es un sacrificio por mucho que lo citen los que mandan (no son Dios ni poseen la verdad absoluta). Esa palabra nos retrotrae al judaísmo, de feliz memoria, pero del que intento alejarme porque soy cristiano. Más bien es Misericordia: "Misericordia quiero y no sacrificios" (Mt 12,7).

- No es, de ninguna manera, la renovación del sacrificio de la cruz. Si así fuera, estaríamos renovando un "asesinato legal", el cometido por la jerarquía judía. Si tal cosa pudiera yo asumir, tendría que dejar de asistir a Misa, porque celebrar un asesinato es un grave pecado (eso me dice mi conciencia). Y mucho más si se trata del asesinato de mi Señor.

- No es el memorial de la pasión y muerte del Señor. Cuando dijo "haced esto en memoria mía" (Lc 22,19) hablaba, en una cena fraterna, de "entrega por vosotros" (lo que fue toda su vida). No lo dijo desde la Cruz.

- NO es ninguna mediación o intercesión ante el Padre. No necesitamos mediadores puesto que "en Él vivimos, nos movemos y existimos" (He 17,27). ¿Necesita un bebé en el seno materno mediadores para alcanzar el cuidado de su madre?

- SÍ es una comida fraterna para celebrar el AMOR y la ENTREGA que debe unirnos entre nosotros y a Él. No puede haber Comunión si no hay ADHESIÓN. Si no vas a Misa a "partirte, repartirte y entregarte" en decidida ADHESIÓN a su Cuerpo (Persona) y Sangre (Vida), no puedes comulgar. Y si lo haces, practicas un rito inútil. Por eso tantas y tantas "comuniones físicas" sin transformación, que es lo esencial de toda oración y sacramento.

- SÍ es un canto de ALABANZA y ALEGRÍA por la renovación de nuestra ADHESIÓN a nuestro Señor.

- SÍ es un ENCUENTRO fraterno para motivarnos y apoyarnos mutuamente a descubrir y seguir el Camino.

¿Vives todo eso cuando asistes a una Misa?

Si no, estás haciendo un ejercicio piadoso de "buena voluntad". Solo eso. Nos lo deberían recordar insistentemente la Liturgia oficial y el Oficiante, pero por desgracia…

.

6. El santo Rosario

Es una oración maravillosa y acumula las oraciones primarias de todo cristiano. Para mí, que crecí a los pies de la Virgen del Rosario, tiene todavía más carga emotiva. Quien lo reza sólo con los labios o sólo pasa cuentas, sacará poco provecho. Más fruto sacará quien reza esa “salmodia popular” mientras su corazón se sumerge en ese Padre, al que invoca, o paladea la compañía de la Madre.

La llamo "oración de tren" porque se repite y avanza sobre raíles seguros. Cuando, siguiendo el consejo evangélico, "bogas mar adentro" (Lc 5,4) ya no te sirve el tren y cambias los raíles por el equipo de inmersión. Si la oscuridad, viento o tormenta, te impiden nadar, puede que vuelvas a ese tren seguro y te dejes llevar.

Me han hecho notar que el "ave maría" contiene una intercesión: "ruega POR nosotros". Sería más adecuado "ruega CON nosotros". No rezamos a María para conseguir mediación sino que acudimos a Madre para que nos acompañe y enseñe a sumergirnos en el Dios que nos abraza desde dentro. Un servidor reza así: "Santa María, Madre de Dios, ruega con nosotros tus hijos, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén".

Alguien me cita el "yo pecador" (oración oficial porque está en el Misal). Allí se dice: "Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor". Es evidente que sería mejor decir: "que me ayudéis a convertirme a Dios, nuestro Señor".

Tengo la esperanza de que éstos y otros brotes verdes del Pueblo sean pronto canonizados, es decir, recogidos por los pastores y propuestos a toda la Iglesia. No esperemos a que nos alimenten sólo desde arriba, como niños pequeños. Ofrezcamos a la Iglesia las espigas nuevas que brotaron en nuestros campos al calor del Espíritu. Así es como avanza nuestra Comunidad a la que cada uno debería ofrecer lo mejor de sí mismo.
.

7. ¿Olvido la doctrina oficial?

A Pablo también le intentaron frenar los legalistas: "Éste incita a los hombres a que den culto a Dios en contra de la ley" (He 18,13). Y escuchó esta voz: "No tengas miedo, habla y no calles, porque Yo estoy contigo" (He 18,9). Yo no soy Pablo claro, pero estoy convencido de que "sus hermanos pequeños" podemos y debemos aportar a nuestra Iglesia lo mejor de nosotros mismos con valentía.

La "doctrina", recogida en libros, es la contabilidad pasada, el cierre anterior, la cristalización del pasado. ¿No habrá que estar muy atentos a las "novedades" del Espíritu? ¿Algún católico sincero puede pensar que ya le hemos agotado? El Evangelio dice cómo actuar: "poner la luz en el candelero" (Mt 5,15).

¿Acaso tú y yo no somos Iglesia? ¿Cómo se renovará la Iglesia si cada uno no aporta su propia renovación? ¿Qué es nuestra Iglesia? ¿Un cementerio de personajes célebres, de libros sabios, de rutinas multiplicadas? ¿O tal vez un Pueblo que camina, progresa, avanza, se renueva y busca apasionadamente al Padre del que nunca debió alejarse?

Los que creen que la Iglesia está asegurada por la "doctrina oficial" son unos ingenuos, razonan como terrícolas, de tejas para abajo. El "seguro a todo riesgo" de nuestro Pueblo está suscrito por el Espíritu Santo, no hay nada que temer. Sólo hay que dejarse inundar y ser dóciles a ese Maestro interior que se manifiesta en las "intuiciones profundas" de quien lo busca con sincero corazón. Los libros oficiales nunca pueden ser un obstáculo, deben ser una ayuda.

¿Por otro lado, hay doctrina "más oficial" que el Evangelio? ¿Aquél, al que queremos imitar, fue un cultivador de ritos y rutinas? ¿O más bien un reformador, un sembrador de vida y esperanzas nuevas? ¿Puso "el sábado" por encima de todo o puso todo -incluso su vida- para dar vida a sus criaturas? "He venido para que tengan vida y la tengan abundante" (Jn 10,10).

Que cada uno busque sus respuestas. Por mi parte, me siento orgulloso de pertenecer a un Pueblo que camina con la "gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Rom 8,21) bajo el brazo.

Hubo un tiempo en que las letras, los libros, las autoridades, los signos suntuarios, etc. me amedrentaban, dominaban mi "conciencia social" y "cerebral", me hacían dudar, me hacían sentirme culpable. Eran los tiempos del sometimiento al autoritarismo global y de mi total inmadurez.
.

Hoy me he dado cuenta que nuestra Comunidad Católica no está protegida por enormes murallas, ni por mandatos severos, ni por sabidurías centenarias. He podido comprobar que en nuestra Comunidad late el Espíritu Santo, que todo lo inunda, que todo lo ilumina, que todo lo renueva. Más que memorizar libros, necesitamos ser dóciles al Espíritu. A esa docilidad nos debe empujar -nunca frenar- la pedagogía de libros y doctrinas.

Juan Pablo II lo expresó magníficamente: "La fe se propone, no se impone". Si la fe no se puede imponer, menos aún la monocromía.
.

Nuestra Iglesia es una Comunidad llena de luces, colores y carismas. ¿Cómo pretendes tú imponer tus rígidas cuadrículas?

Un profeta del siglo XX, Marcel Légaut, lo sintetizó así: "Herederos de una labor inmensa, visitados por una Presencia que no manda sino que llama. Empujados, levantados, solicitados, alzados por encima de nosotros mismos, emergiendo de la servidumbre, alcanzando la libertad. Obreros de un porvenir sin fin, inseparable de Ti, mi Dios".
.

No, hermanos míos, no. La "Iglesia oficial" no es para mí un ancla, ni una grúa que me mantenga en dique seco. ¡Todo lo contrario! ¡Es el velero que me invita a domar el viento, a conquistar horizontes, a descubrir al Señor en todos los rincones de la creación!

¡Es el velero que me permite superar el miedo a las aguas profundas y a mi propio miedo! Tal vez un tanto anticuado, con algunas tablas carcomidas y velas remendadas. Pero es mi velero, el que tengo, al que amo, el que me ha sido dado. No renunciaré a él por nada del mundo y en él gastaré mi vida. En su "reconstrucción" debo gastar mi vida, sí. Sin que me frenen los que levantan piedras contra mi predicación.
.

Tengo claro que el timón de mi vida es mi discernimiento. Que mi responsabilidad, mi libertad y mi conciencia no pueden navegar en la bodega, que debo estar alerta y gritar a mis hermanos las tierras, luces o mares nuevos que entrevea. De ellos espero lo mismo. Y todos juntos reparar y modernizar nuestro barco para llegar más lejos y abrirnos a otros hermanos cristianos (¡qué escándalo tanta ruptura!).

A veces me siento frágil, ignorante, dubitativo, inconstante, incluso retenido y apaleado. Pero me tranquiliza oír la voz de Pablo a babor: "El Señor es Espíritu y donde está el Espíritu del Señor allí hay libertad" (2Cor 3,17).

Y a Santiago a estribor: "Hablad y obrad como quien debe ser juzgado por una ley de libertad" (Sant 2,12).

Pero lo realmente definitivo es oír la dulce voz del Señor a proa: "La verdad os hará libres" (Jn 8,32), "duc in altum" (Lc 5,4).

Finalmente, la certeza que habita mis escritos de religión es:

Dios nos ama infinitamente porque no puede hacer otra cosa, ya que Él mismo es el Amor. En consecuencia doy pistas de reflexión, delato o critico algunos andamios mentales o prácticas religiosas que oscurecen u olvidan esa verdad.

Si alguien cree que eso me aparta de mi Iglesia, que se haga revisar la vista.

.

.

.

.

Aquí tienes mi nuevo Libro en formato digital.

Son 5 fascículos independientes. Puedes pedir los que quieras a jairoagua@gmail.com y los recibirás en tu correo-e gratuitamente.


.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por JULIO A DOMENECH 31.08.18 | 23:05

    GRACIAS

  • Comentario por Antonio Llaguno 29.08.18 | 12:57

    ¿Y quién pretende ser seguido Toñín?
    Me encanta ser solitario.
    Así ya somos dos los agitadores solitarios: Tú y yo.

  • Comentario por Antonio Manuel 29.08.18 | 11:59

    Llaguno. Eres un agitador solitario, porque nadie te sigue. Jairo te consiente a pesar de las normas del blog.
    No tienes respeto por nada, ni por nadie. Tergiversas, acusas e insultas de manera gratuita y sin ningún rubor.
    Si eres libre, como dices, los demás también son libres y han demostrado el respeto que tu no tienes.
    Si este blog se queda en tu nivel, poco futuro le auguro.

  • Comentario por Antonio Llaguno 29.08.18 | 09:39

    Gracias por dimitir Manolín.
    Procuraré no recomendarte nada (Total no lo ibas a entender)

  • Comentario por Antonio Llaguno 29.08.18 | 09:37

    Excma. Rvdma. e Ilma. Sra. Gálvez
    Le reto a que si piensa que alguna de mis afirmaciones es una "ocurrencia" lo justifique. Dudo que pueda hacerlo pero usted misma. El silencio por tu parte ya demostrará muchas cosas.
    Dicho esto con todos los respetos que merece una opinión tan respetable y educada como la suya.
    Y sí. Muchas de esas "ocurrencias" están al margen de lo que enseña la Iglesia. Es lo que tiene ser libre. Que uno puede pensar como le de la gana.
    No obstante, si se toma la molestia de estudiar un poquito (no mucho, no sea que se despeine) verá que otras tantas son estrictamente ortodoxas (como por ejemplo el hecho de que no es Jesús quien resucita sino el Padre quien lo resucita a Él).
    Por lo demás, mi tono con Antonio Manuel, no es muy diferente al que él suele emplear. La diferencia es que yo no le califico de hereje (entre otras cosas porque es un calificativo vacío).
    En cualquier caso estoy a su disposición.

  • Comentario por Alicia Gálvez 28.08.18 | 19:58

    Llaguno:
    Sin entrar en tus ocurrencias teólogicas, porque no son más que ocurrencias personales tuyas (al margen de lo que enseña la Iglesia), eres un tipo chulesco y maleducado, y tu tono ya te descalifica de entrada. Supongo que tus mensajes no son borrados porque defiendes a Jairo, pero estoy segura de que si alguno de los que se oponen al dueño del blog usara ese tono, sus comentarios serían inmediatamente borrados.

    Antonio Manuel:
    Ármate de paciencia, si defiendes lo que dice la Iglesia, aquí nadie te va a apoyar. Estarás más cómodo en blog católico.


  • Comentario por Antonio Manuel 28.08.18 | 17:07

    Llaguno
    Tienes razón, y eso es lo que estoy haciendo, enseñando al que no sabe. Pero tú, como te crees un "sabiondo", va ser difícil la empresa, por lo que dimito de llevarla a cabo.
    Repito, no me interesan tus opiniones y menos tus estrambóticas recomendaciones.

  • Comentario por Antonio Llaguno 28.08.18 | 11:40

    Me trae sin cuidado lo que te interese o no Manolin.
    Pero cada vez que pontificas te equivocas.
    Ya sabes que es obra de misericordia enseñar al que no sabe

  • Comentario por Antonio Manuel 27.08.18 | 17:48

    Llaguno
    Tus opiniones desprestigian las de Jairo. Y las tuyas no me interesan.

  • Comentario por Antonio Llaguno 27.08.18 | 16:44

    Jesús de Nazareth no resucitó.
    Jesús de Nazareth fue resucitado por el Padre que es distinto.
    Y es el Padre quien es Abba, que no es más que la traducción de la palabra aramea referida a "papá". Tal y como lo diría un bebé.
    Palabra que el propio Cristo uso para referirse al Padre y no a Si mismo.
    Aprende un poquito Manolín, que pareces al maestro ciruela que no sabía leer y puso escuela.

  • Comentario por Antonio Manuel 27.08.18 | 13:39

    Está demostrado que a Jairo no le gustan mis comentarios. Me arriesgo a recibir nuevos improperios. Aunque tenía pensado no referirme más a sus opiniones mostradas aquí, pero ante la nueva respuesta a Francisco, me siento obligado a remarcar dos hechos a los que no hace referencia explícita Jairo:
    ¿Es Dios (Abba) Jesús de Nazaret?
    ¿Jesús de Nazaret resucitó?

  • Comentario por Luiscar73 27.08.18 | 04:49

    Y todo aquel que ha experimentado la salvacion en primera persona, salvacion sobrenatural, que ha sido liberado de Egipto por Jesucristo, de casa de servidumbre del pecado, lo sabe, sabe que Dios mostro Su Amor por nosotros en que, siendo aun pecadores, Cristo murio por nosotros.(Romanos;4;8)

  • Comentario por Luiscar73 27.08.18 | 04:42

    ... para que seas limpiado ,lavado,y empieces a ver en el orden espiritual.
    Es la Sangre voluntaria que Cristo derramo, que es lo mismo que decir Su Vida, Su indecible Amor,el requisito indispensable y efectivo que Dios en Su infinita Sabiduria decreto para convertir los corazones de los hombres, para hacerles nacer de nuevo sobre su natural caido por el ego, es decir, a un estado de Vida sobre-natural, de Vida en Gracia. "Porque nadie tiene mayor Amor que el que da la Vida por sus amigos". Y nada valora mas un hombre que el que alguien sea capaz de dar la vida en un acto voluntario de puro y verdadero Amor. Y cuando Dios nos descubre que el que ha hecho ese acto es EL mismo, el mismo Dios de cielo y tierra, en la Persona de Su Hijo , que se encarno y vivio en todo como nosotros pero sin pecado y murio por el sufrimiento extremo que produce el pecado, encarnandolo EL en Primera Persona en la Cruz, el hombre se asombra de tal manera indecible que se hace EFECTIVA nuestra salvacion...

  • Comentario por Luiscar73 27.08.18 | 04:21

    La muerte voluntaria de Cristo, segun esta escrito explictamente en tantos textos, es la obra hasta el extremo de Amor de Dios por los hombres, extremo de Cruz, para poder ,pues es Dios y solo Dios tiene ese poder, darnos, soplarnos,insuflarnos el Espiritu Santo, Espiritu de Vida, Espiritu de Verdad, que descubre con SU Luz inefable nuestro pecado, pecado que cargo Cristo en la Cruz, como se dice explictamente en innumerables textos de la Escritura, para que viendo en SU Presencia Santisima nuestra miseria, seamos movidos por EL, por SU Gracia,a clamar SU Misericordia en un acto de indecible arrepentimiento y sea regenerado nuestro corazon de piedra por uno de carne, sensible, comunicado con Dios, en Comunion con Dios para que empiece a desear la santidad como EL es Santo.
    Como dice el Salmo; "busco compasion y no la encuentro". Bien, no hay mayor union que cuando se experimenta la compasion con Aquel corazon que acaba de dar Su Vida para que vuelvas al Camino....

  • Comentario por Jairo [Blogger] 26.08.18 | 22:01

    .
    Amigo Francisco:

    Entendí que querías saber el sentido y causa de la muerte violenta de Jesús. Y a eso te respondí.

    La muerte en sí misma NO tiene más mensaje que ratificar la verdad de la ENCARNACIÓN de Dios. Todo ser humano muere y, por eso, también muere Jesús. Porque se hizo igual a nosotros en todo, menos en la inmadurez e imperfección.

    Y no tiene CONSECUENCIAS especiales, más que servirnos de ejemplo en TODO: en el vivir y en el morir.

    A ver si ahora te satisface el enfoque de la respuesta. Tal vez NO la respuesta.
    .

  • Comentario por saruce 26.08.18 | 15:14

    Hoy hemos notado que el verano se acaba, durante la celebración de la misa dominical.
    Bastante menos gente, y los cantos sonaban a despedida.
    "Hasta el año próximo", o "hasta siempre", o "intentaremos venir por aquí".
    Incluso el sermón sonaba a descafeinado, ignoro si por la carga de profundidad que ha supuesto la visita del papa a Irlanda, o por el cansancio propio de la edad del sacerdote oficiante, quien ya no contaba con la ayuda del presbítero auxiliar del verano.
    Todavía no ha acabado agosto, y ya hemos liquidado la estación veraniega, sin pensar en muchos que aún no han iniciado sus vacaciones.
    Y las familias se separan hasta otra nueva ocasión para juntarse y compartir vivencias.
    Y nos percatamos de la cercanía de esos desconocidos, a los que saludamos discretamente, damos la paz, y les sonreímos, sabiendo que quizás nuestro próximo encuentro sera junto a Dios, que es el único que permanece.
    Sin nostalgias...

  • Comentario por francisco 25.08.18 | 18:51

    Señor Jairo, no me ha contestado a mi pregunta lo que le pregunto es lo que hay detras de la muerte de JESUS y el sentido de la muuerte de JESUS Y sus concecuencias respecto a todos los hombres y mujeres de todos los tiempos. QUE DIOS LE BENDIGA.

  • Comentario por Antonio Llaguno 22.08.18 | 13:52

    Tus preguntas no son difíciles Manuel.
    Son de religión de 4º de EGB de la que cursamos los mayores. En la ESO ni idea (lo mismo tu eres víctima de la LOGSE y de ahí tus carencias)
    Solo hay una que dada su incorrecta sintaxis y formulación es imposible de contestar.
    Si la reformulas trataré de iluminar tu entendimiento.

  • Comentario por Antonio Llaguno 22.08.18 | 13:47

    ¿Es Dios Jesús de Nazaret? No lo se, preguntaselo a Él (reza x ejemplo)
    ¿Resucitó Jesús de Nazaret? No. Fue el Padre quien resucitó a Jesús . Es teología de EGB
    ¿El Espíritu Santo, que Jesús anunció para que el ser humano pueda entender la voluntad de Dios, es Dios? No tengo ni idea, nunca he necesitado hablar con Él para ser cristiano.
    Los Apóstoles nos dejaron las enseñanzas de Jesús en sus Evangelios, ¿fueron estos Evangelios "orientados" por el Espíritu Santo? Eso deberían contestarlo los que los escribieron (que por cierto no fueron los apóstoles ni los evangelistas), no es relevante.
    ¿Puede Jesús, siendo Dios, ser muerto careciendo de un significado central hacia su resurrección? La pregunta es incomprensible
    ¿Porqué la muerte y la resurrección de Jesús? Buena pregunta. Muere porque es un hombre y todos los hombres mueren.
    ¿Fue aleatoria su muerte, y de repente surge su resurrección? Murió porque todo hombre muere y fue resucitado por Dios pa...

  • Comentario por Antonio Manuel 22.08.18 | 13:37

    ¿ Es Dios Jesús de Nazaret?
    ¿ Resucitó Jesús de Nazaret?
    ¿ El Espíritu Santo, que Jesús anunció para que el ser humano pueda entender la voluntad de Dios, es Dios?
    Los Apóstoles nos dejaron las enseñanzas de Jesús en sus Evangelios, ¿ fueron estos Evangelios "orientados" por el Espíritu Santo ?
    ¿Puede Jesús, siendo Dios, ser muerto careciendo de un significado central hacia su resurrección?
    ¿Porqué la muerte y la resurrección de Jesús? ¿Fue aleatoria su muerte, y de repente surge su resurrección?

  • Comentario por Antonio Llaguno 22.08.18 | 10:00

    Por otra parte Jairo, yo te hago otra pregunta (un tanto retórica, es cierto): ¿Qué clase de Dios tendríamos si para redimir a sus criaturas de un supuesto pecado, no cometido por ellos sino por sus ancestrales antepasados (supuestamente miles de años anteriores), necesitara que su hijo bienamado fuera torturado, clavado en una cruz, vejado, insultado y finalmente asesinado?
    Desde luego no es un Dios cuyo "paraíso" sea tentador para mi pero quizás haya alguien, más listo que yo, que me lo explique...

  • Comentario por Jairo [Blogger] 21.08.18 | 22:37

    .
    Amigo Francisco:

    Eso es muy fácil de responder. Murió porque lo asesinó el "poder religioso" en connivencia con el "poder militar".

    Desde luego NO murió por la voluntad del Padre, ni para que se nos perdonasen los pecados, ni para pagar un precio por nuestro rescate. NUNCA estuvimos condenados.

    Las causas están en el Evangelio. Lea mi "Monografía de la Redención" y lo entenderá perfectamente. Se la puedo enviar gratuitamente a su correo-e si me la pide.
    .

  • Comentario por francisco 21.08.18 | 19:16

    DESPUES DE HABER LEIDO PARTE DE SU ESCRITO QUISIERA QUE ME ACLARASE POR QUE MURIO JESUS EN LA CRUZ. QUE DIOS LE BENDIGA

  • Comentario por Antonio Llaguno 21.08.18 | 15:35

    Por otro lado, Saruce, te escribo mi oración personal.
    La escribí hace muchos años en una iglesita de Taizé frente una vidriera de San Francisco de Asis.
    Rige mi vida y todos los día le pido lo mismo al Padre:

    Padre, haz de mi un regalo de tu amor.
    Que la felicidad de los otros sea mi felicidad
    Que la justicia para los otros sea mi lucha.
    Que el amor a los otros sea mi ofrenda.
    Que la paz de los otros sea mi trabajo.
    Que la alegría de los otros sea mi refugio.
    Haz, en fin, que cada vez que atardezca,
    vea que recorrí un poco más de tu camino,
    que recibí un poco más de tu luz,
    y que entregué un poco más de mi vida.

  • Comentario por Antonio Llaguno 21.08.18 | 15:31

    Saruce, me he debido explicar mal.
    Dios no es un enemigo en ningún caso. Siempre es un padre amoroso.
    Pero sí que hay mucha gente que tiende a culparle de las desgracias, propias o ajenas, que contempla.
    ¿Cuántas veces hemos oído frases del estilo de "¿Dios por qué permites esto o lo otro?"?
    Lo que pretendo decir es que Dios no tiene nada que ver con las desgracias.
    Siempre me pareció muy acertada la interpretación de Anthony de Melo sobre el tema. El contaba que un día un cristiano rezaba: "Padre ¿Por que no haces nada para solucionar el dolor de la gente? A lo que Dios le contestó: "¿Cómo que no hago nada? Te hice a ti para arreglarlo."
    En cuanto al humor, los judíos dicen "El hombre piensa, Dios ríe"
    Estoy convencido que si a Dios le agrada algo es que nos tomemos la vida con dos palabras muy parecidas, Amor y Humor. La sobriedad reconozco que no es lo mío.
    El Humor no me proporcionará la salvación, pero hará más llevadero el camino.

  • Comentario por saruce 21.08.18 | 15:03

    Antonio Llaguno, ese ejemplo de oración humorística, o "cachonda", tal vez, puede trascender a otro plano, pienso yo.
    He procurado, desde casi siempre, implementar el sentido del humor interfamiliar, y la verdad es que no me ha ido bastante mal.
    Pero nunca he intentado bromear con Dios, porque a pesar de ser mi Padre celestial, no le conozco, sino que confío plenamente en Él. Cosas de mi ignorancia espiritual.
    Me cuesta trabajo combinar mi cachondeo innato (te recuerdo que soy originario de la parte baja de Andalucía, allá donde los carnavales, y el sur del sur), con la oración del Padrenuestro, un poner.
    Y estoy en total desacuerdo contigo en que Dios pasa a convertirse en cuasi enemigo, ante un mal momento.
    aunque el alma humana se rebela contra cualquier desgracia propia, y antes de aceptarla, lucha contra la misma, aunque sea sin argumentos.
    En otros casos, se suele pedir ayuda a Dios, con sobriedad.

  • Comentario por Antonio Llaguno 21.08.18 | 10:28

    Gracias Manolete, yo también te quiero.
    por favor dime donde toienes el despacho de los carnets de católico por si algún día me apetece renovar el mío.

  • Comentario por Antonio Manuel 21.08.18 | 08:23

    Llaguno en "estado puro". Y este "personaje" quiere dar lecciones. Si "rascas" un poco no encuentras nada. Lo dicho, el insulto es el centro de su argumento.

  • Comentario por Antonio Llaguno 20.08.18 | 17:59

    No te sientas celoso Manuel. SI has perdido protagonismo es solo por las tonterías que dices.
    Te aclaro. Eres tú el discípulo de Fray Tomás, no el resto de los católicos.
    Es habitual entre los del búnker arrogarse la representación de todos los católicos pero no Toñete no, tu no te representas más que a ti mismo (y a veces ni eso).
    Los católicos están mucho más cerca de lo que defiende el Papa Francisco que de lo que defendéis tu y los Infocarcólicos e Infovaticarcas,
    En cuanto a la sabiduría, a otro perro con ese hueso. Tu tienes de todo menos de sabiduría. No es que yo sepa mucho pero comparado contigo catedrático.
    Y sí.Me la pelan tus estupideces, y también mis incoherencias.
    Yo no soy como tu, yo no se rezar así: "Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano."
    ¿Te suena?

  • Comentario por Antonio Manuel 20.08.18 | 17:24

    Llaguno contra todo. Él es único. Está rebosante de victimismo; también rebosa en descalificaciones, insultos e incomprensiones hacia los demás. Una excepción, ve a Jairo que se le parece un poco. Los demás: Si eres piadoso, fácil porque te van bien las cosas. Si te declaras católico, eres díscípulo de un "tal" Torquemada. Si le parece que eres erudito o sabio, no tienes ni idea. Si le demuestras que es incoherente y que miente, a él "se la pela".
    Llaguno ya es más famoso que Jairo en este "blog".

  • Comentario por Antonio Llaguno 20.08.18 | 09:47

    Saruce.
    Está muy claro. En los momentos felices o gozosos es muy agradable y sencillo acordarse de Dios.
    Agradecerle a Dios la llegada de un niño (sea rubio o moreno) o la presencia de una amigo o familiar. o del amor de tu vida, es siempre algo que nos sale de natural.
    Lo difícil es hacer lo mismo cuando las cosas vienen mal dadas.
    Te pondré un ejemplo.
    Conozco un matrimonio que tuvieron una hija con Dawn. El médico les ofreció abortar y la madre no quiso pero el padre si lo pensó y estuvo a punto de convencer a su mujer.
    5 años después agradecen todos los días a Dios haberles traído esa bendición que es su hija.
    No es fácil esa"oración".
    Tendemos a achacar a Dios nuestras "desgracias" y Él no tiene nada que ver con ellas.
    Y siempre rezo: "¡Que sea tu voluntad!"....aunque luego pienso: "pero que se parezca a la mía" y es que en el fondo, aún me queda mucho camino por recorrer.

  • Comentario por Antonio Llaguno 20.08.18 | 09:40

    Sr. Blas
    ¿Es usted quien decide quien es católico y quién no? ¿Quién le dio ese "poder"? Sobrino y Glez. Faus son sacerdotes católicos, pero usted ya decide que por el art. 33 no lo son. y Eliade desde luego no "es" catolico, pero en su caso porque está muerto , no por otra cosa.
    Es cualquier caso da lo mismo que lo fueran o no, a fin de cuentas no Cristo fue católico ni Dios lo es (ésta es una reflexión del propio Elíade)
    Peláez
    Yo no soy el alter ego de nadie. Firmo con mi nombre y apellidos (no como algún otro).
    Es Peláez su verdadero nombre. Permítame dudarlo.
    Jairo
    Empiezan a proliferar los trolles en tu blog. Eso es que vas por buen camino. Necesitan combatirte.
    Sigue en la brecha por favor.



  • Comentario por P. Thomas Rosica, asesor de medios del Vaticano 20.08.18 | 03:36

    Creo que no tiene mucho sentido este debate: Jairo-Llaguno puede romper libremente las tradiciones católicas siempre que quiera porque está ‘libre de afectos desordenados’. Nuestra Iglesia ha entrado en una nueva fase en la que ya no es relevante la autoridad de la Escritura o de la Tradición: cada cual puede seguir sus propios dictados, como viene demostrando con su ejemplo el papa Francisco, que también está ‘libre de afectos desordenados’.

  • Comentario por Silvia P. 18.08.18 | 17:59

    saruce, por favor, no desvíe el tema.

    El tema propuesto por Jairo no tiene ningún interés.

  • Comentario por saruce 18.08.18 | 13:48

    Volviendo al tema propuesto por Jairo, es decir, a la oración, sus protocolos, sus usos, y hasta sus formalismos, si así se entiende, considero que debo exponer un pasaje personal, que no pienso sea ejemplar, ni ejemplarizante, ni otras chorradas anexas.
    Tengo la fortuna de convivir temporalmente, con un nieto que tiene cinco meses, rubio, alemán él como su madre, y sus abuelos maternos, Y que posee una sonrisa sutil, delicada y tan atractiva, que nos tiene locos a su abuela, mi novia de toda la vida, y a mí.
    ¡Qué fácil es orar, hablar con Dios, sonreír a Dios, y agradecerle esa situación tan entrañable!.
    En ocasiones nos alimentamos con unas miradas a los vídeos, a las fotos, y a sus "hazañas" que nos narran los padres.
    ¡Que fácil es orar y adorar a Dios, teniendo a quién amar, tan próximo, bien físicamente, o en el corazón!.
    Gracias a Dios por haber llegado a "mayores" con los corazones latiendo fuerte, y agradecidos.

  • Comentario por Peláez 17.08.18 | 17:37



    ¿Llaguno es el alter ego de Jairo, no?




  • Comentario por Blas 17.08.18 | 16:33

    Sobrino, Glez, Faus y Elíade no son católicos.
    Ranke-Heineman, Drewermann y Küng, tampoco.
    O sea, como Llaguno.

  • Comentario por Antonio Llaguno 17.08.18 | 13:59

    Sr. Manuel
    Lo que yo defiendo es que ser o no católico es algo intrascendente.
    Por lo tanto lo que yo sea o no carece de interés.
    Si usted necesita pertenecer a un club para sentirse salvado, es su problema, no el mío.
    Honestamente la opinión de San Cipriano de Cartago sobre la salvación no forma parte de aquellas que marcan mis líneas vitales.
    Prefiero las de otros mas.....evangélicos diría yo.
    Me basta con leer Juan 13:34-35.
    Ya sabe los que ustedes llaman herejes tendemos a simplificarlo todo.
    Pero no consigo encontrar nada más claro que estas dos breves frases.
    Lo siento por usted Sr. Manuel pero la forma de pensar (y de actuar) de Torquemada ya no es tendencia.
    Gracias a Dios ya no puede usted mandarnos a la hoguera.
    Pero no se preocupe, le reconoceré una cosa: Consigue hacerme reír.
    Y a menos que usted defienda el criterio del venerable Jorge de Burgos (el fraile ciego de el Nombre de la Rosa)


  • Comentario por Antonio Manuel 17.08.18 | 10:28

    Y cuando acusa: "...es usted quien lo dice...", miente.

  • Comentario por Antonio Manuel 17.08.18 | 10:24

    ...yo no declaro ser católico, de hecho reconozco que ya no lo soy. (Antonio Llaguno 16.08.18 | 16:11)

    ...En cuanto a si soy o no católico, es usted quien lo dice. Yo digo que no es de mi interés (de hecho me la pela). (Antonio Llaguno 17.08.18 | 09:06)

    Dice y se desdice... muy "coherente" el señor Llaguno.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Lunes, 12 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930