Blog de Jairo del Agua

Las caretas con que vivimos - (Atrévete a mirarte en tu espejo interior)

30.01.18 | 08:00. Archivado en Educación, Religión

.

En las carnavaladas modernas algunos se disfrazan de aquello que habrían querido ser y no han sido. Otros se apropian de personajes o símbolos para ridiculizarlos. Otros, finalmente, buscan la ocultación para conseguir impunidad y anonimato a su conducta desinhibida, abusiva, grotesca o delictiva.

Sin embargo, estos desahogos puntuales tienen menos repercusión en nuestra personalidad que los disfraces que nos fabricamos para vivir, habitualmente subconscientes.

En la vida ordinaria solemos usar distintas caretas que podemos resumir en estos cuatro tipos: la negra, la negra con purpurina, la brillante y la transparente.
.

1.- La careta negra es la de quien se ve y se muestra en negativo. Quizás reconozca en sí algún rasgo positivo "pero"... siempre relativiza y neutraliza lo positivo. La imagen de estas personas se estructura a partir de lo negativo y de sus carencias.

Con frecuencia el origen estuvo en la comparación con un hermano o en una educación exigente en vez de estimulante, que subrayó los fracasos exigiendo siempre más. Puede enraizarse también en un gran fracaso o en una serie de fracasos en edad más avanzada.

Si nadie le ayuda a encontrar su caudal positivo, dudará de sí mismo y se hundirá en la negrura de su imagen negativa.

Estas personas carecen de confianza en sí mismas porque no encuentran nada en qué apoyarse. Eso no les impide llevar adelante lo que emprenden pero no se atribuyen el mérito sino que lo achacan a la suerte, a los otros, etc. No se sorprenden nunca de sus fracasos o sus defectos, como si siempre los esperasen.

Esto refuerza su imagen negativa, aunque no la acepten, les duela o no sean muy conscientes de ella. Hay quien la sublima bajo el concepto de "humildad" y encuentra una compensación en el reconocimiento de su falsa virtud.
.

2.- La careta negra con purpurina la portan quienes se supervaloran para defenderse de su imagen negativa.

Ellos se reconocen con sombras y luces pero la forma de defenderse cuando les critican es lo que hace decir a los otros que son muy orgullosos, que viven sobre zancos.

No saben cuestionarse con naturalidad, ni aceptan que otros les cuestionen porque se sienten humillados. La autocrítica les es imposible, salvo que sea simulada para ser reconocidos "humildes".

Se descubre fácilmente a estas personas por la "desproporción" con que se defienden de lo negativo, real o supuesto.

Detrás de esta careta hay una "gran inseguridad" con raíces en un pasado doloroso. En realidad su imagen es negativa, pero la ocultan tras grandes chorreras de purpurina dorada.

Se defienden de su secreta imagen negativa con una artificial y exagerada estima. Ante los demás pueden pasar como orgullosos, vanidosos o chulos, cuando en realidad son pobres personas sin una autoestima real.
.

3.- La careta brillante se la encajan a fuego quienes se sobrestiman siempre. Tienen un concepto muy elevado de sí mismos y se afanan a toda costa para que los otros les vean brillar. Su vida se organiza en torno al "éxito social".

El origen pudo ser un ambiente familiar preocupado solamente por el éxito, en el que al niño se le valoró por sus triunfos sociales, escolares, deportivos, etc. sin que importasen los medios empleados o su auténtica personalidad. Se puso el acento sobre el "parecer" y no sobre el "ser".

Esta influencia se acentuó por un sistema educativo y social que valora el éxito intelectual (culto a los títulos) y el éxito social (culto a la carrera, a las relaciones, a la buena posición).

Dentro de estos ambientes el niño, el joven y más tarde el adulto no se apoya sobre "lo que es" en su fondo sino sobre lo que los demás aplauden. No descansa en sus propios cimientos sino en la quebradiza peana de los otros. No se preocupa de su realización personal sino de su actuación teatral y su hambre de aplausos.
.
.

Detrás de estas tres caretas citadas hay inseguridad subconsciente, una personalidad sin cimiento, un ser atrofiado.

Estas personas son sicológicamente enanas, les es imposible apoyarse en sí mismas para existir y avanzar en la vida. Esta inseguridad es compensada con los éxitos (o con la apariencia de virtud, que también ven como éxito), por lo que el hambre de gloria externa se acentúa.

Si el individuo está bien dotado y nunca tiene fracasos, esto puede durar toda la vida, aunque con una sensación de "vacío e infelicidad". Cuando fracasan vuelven a empezar, salvo si el fracaso es demasiado grave. Entonces viene el derrumbamiento y la depresión.

La relación con los demás no es armoniosa, desprecian a los débiles (o no virtuosos), a los que no tienen éxito (o santidad). Hay "dependencia" de las personas cuyas opiniones pesan.

Hay "incapacidad para aceptar la interpelación de los otros" porque falta solidez interior. La respuesta a quienes les cuestionan es el enfado, la ironía, el desprecio, la suficiencia, la justificación o la prepotencia. A veces la humillación propia, que oculta la "prepotencia de la virtud".

Esta última es una forma sutil de prepotencia, la de sentirse y parecer "mejores" que los demás. Estas personas se reconocen algún defecto, pero sólo porque es de buen tono tener algo que reprocharse. Sobrevaloran la importancia de los modales refinados a los que son sensibles en exceso.
.

4.- La careta transparente, para terminar, corresponde a quienes tienen una imagen normal de su persona, ajustada a la realidad. Las caretas anteriores son opacas y buscan aparentar.

La transparente se estructura a partir de lo que uno es realmente, ni más ni menos. Las personas que la consiguen están permanentemente empujadas por "el gusto de su propia verdad" y se perciben hechas de riquezas y sombras.

Pueden caer en la tentación de aplicarse algún colorín o tiznón pasajeros, pero se desmaquillan con rapidez cuando se detectan embadurnados. Su verdad de fondo les apasiona y sirve de guía.

Frente a los otros no tienen dificultad en reconocer tanto sus riquezas como sus límites. Los reconocimientos positivos no les provocan euforia. Los comentarios negativos no les llevan a la desvalorización o a la duda sobre sí mismos.

La percepción de su imagen no es rígida ni fija. Su imagen cambia y evoluciona porque integran en ella los elementos nuevos, consecuencia de sus descubrimientos y sus cambios.

Frente a las críticas son capaces de dejarse cuestionar sana y serenamente sin buscar la justificación. Son capaces de discernir el valor de sus actos y de sus actitudes sin alienarse a los otros o al ambiente.

Paradójicamente estos últimos -menos protegidos porque no ocultan su personalidad- se suelen sentir más felices dentro de la naturalidad y verdad de sus sonrisas o sus lágrimas, de sus lindezas o sus arrugas.

¿Con cuál de ellas quieres vivir?
.

Z - cenefa flores

Z - cenefa flores

Aquí tienes mi nuevo Libro en formato digital.

Son 5 fascículos independientes. Puedes pedir los que quieras a jairoagua@gmail.com y los recibirás en tu correo gratuitamente.

________________________________________________________________________


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por A 12.02.18 | 00:28

    Gracias por las pautas de este post,

    Describes las caretas como la forma de ser de distintas personas.
    ¡comenta alguna pauta para disolver la pintura de la careta|

  • Comentario por Saruce 07.02.18 | 14:07

    ¡No sabes la alegría que me has proporcionado, Jairo, al abrir nuevamente tu blog!.
    Este año pasado ha sido bastante doloroso, para algunos de nosotros, comentaristas afincados en RD.
    A veces echamos de menos algunos "rostros" amigos, unas palabras e ideas que nos son familiares, y sobre todo, el calor de unas buenas amistades, asentadas en cualquier lugar del planeta.
    Gracias por estar ahí, de nuevo.
    Me ha resultado interesante el post, que no es otra cosa, a mi parecer, que la captación de las diferentes imágenes que observamos, sin excepción, ante nuestro espejo.
    ¿Cuántas veces cambiamos de careta, a lo largo del día, y no ya desde toda una vida?.
    Y que conste que me siento entre los que mantienen un enorme armario, con multitud de apariencias, la mayoría de ellas motivadas por los cambios cotidianos de sentimientos, de carácter, de miedos e inseguridades.
    Creo que solo el amor y la fe frenan ese travestismo puntual.

Sábado, 17 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930