Blog de Jairo del Agua

Creo en un Dios sostenible III - (Un Dios justo no vengativo)

02.11.17 | 08:00. Archivado en Religión

Te estoy oyendo, lector amigo, acusándome de olvidar la Justicia divina. Por desgracia, en nuestra religión están incrustadas las imágenes blasfemas de un "dios violento y vengativo", heredado del judaísmo.

Basta acercarse, como mínimo ejemplo, a la "doctrina oficial" sobre pasión y muerte o sobre el infierno eterno que he citado anteriormente.

Aún desde mi ignorancia quisiera volver a la sencillez del Evangelio. Solo unos ejemplos, aunque me gustaría leeros todo. ¿Dónde está la justicia de quien te dice: "ama a tus enemigos"? ¡Jolín, pero si me están matando…!

¿O la justicia de poner "la otra mejilla" a quien te golpea y "perdonar setenta veces siete"? ¿O la de dejar a las "ovejas buenas" para salir deprisa tras la "descarriada"? ¿O la de pagar el "salario completo" a quien solo trabajó una hora? ¿O la de hacer fiesta cuando vuelve derrotado el "hijo rebelde" que reclamó y malgastó "injustamente" la herencia? ¡El hijo mayor sí que era justo y reclamaba justicia con toda lógica!

O el póstumo: "¡Padre perdónalos porque no saben lo que hacen!". No dijo: "Perdónalos porque ya he satisfecho con mi sangre la deuda de los hombres y he pagado por sus pecados un justiprecio justo para que puedas abrirles las puertas del cielo". No, eso no se dijo ni en la cruz, ni en la predicación de Jesús.
.

¡Anda caramba! Pues, mira por dónde, esto último es lo que nos enseñan todavía hoy sobre la Justicia de Dios. Esto es lo que sigue enhebrado en la doctrina, la liturgia, la catequesis, la predicación… (¡Pero qué ciegos, madre mía!).

La "oficialidad católica" (y quizás otros cristianos) sigue impertérrita en sus trece… dioptrías de visión oscura. A pesar de que muchos teólogos insignes (a los que adhiero mi vocecita mínima) insisten en que hay que "corregir errores" y enseñar la verdad al Pueblo de Dios, los de arriba erre que erre...

"¿Somos también nosotros ciegos? Jesús les dijo: Si fuerais ciegos, no tendríais culpa; pero como decís que veis, seguís en pecado" (Jn 9,40)…
.

Y es que la justicia de que hablamos los hombres es generalmente venganza. No lo reconocemos, pero esa es la pura realidad. Los "buenos" ven intolerable que se perdone y agasaje a los "malos".

¡Eso es totalmente injusto, pero es el actuar del Dios de Jesús! Si no eres capaz de amar a este "Dios injusto", mejor búscate otro, porque tu cristianismo es de escayola.

Queremos meter a Dios en nuestros moldes y eso es imposible. Para alejarme de la percepción del "dios venganza" -subconsciente casi siempre- imagino a Dios como nuestro astro rey.

El sol siempre ilumina, da calor, es imprescindible para la germinación de las plantas, para la generación de la lluvia, para el desarrollo de la vida en nuestro planeta. Y siempre sale "sobre justos e injustos". ¿Es injusto nuestro sol y el que lo colgó en el universo?

Quien se esconde de Dios, quien no se expone a su benéfica presencia, puede llegar a congelarse o a convertirse en un animal de alcantarilla. Esa es la Justicia de Dios: El resultado de acercarse o alejarse de la fuente de la vida, del gozo de alimentarse de humanidad.

Nosotros mismos nos castigamos, es decir, sufrimos las "consecuencias" de nuestras decisiones. Y, a pesar de ello, Él nos sigue buscando para sacarnos de la oscuridad.

Dios no castiga, ni premia. Dios siempre está ahí esperando, como el padre del hijo pródigo, a que administremos nuestra libertad y desarrollemos nuestra inteligencia para darnos cuenta que la felicidad está en la "casa paterna". Pero somos nosotros los que decidimos, porque Dios no puede "desdecirse" de habernos creado libres.
.

Si los "purgatorios e infiernos" de la vida no nos hacen buscar el "Sol" y morimos en la oscuridad de la alcantarilla, habrá Alguien que saldrá a la búsqueda y salvamento.

¡Pero si lo cuenta el Evangelio! ¿Qué es, si no, la salida urgente tras la "oveja descarriada"? ¿Sólo en el tiempo, como si Dios fuera un temporero? ¿Cambiará su criterio tras la muerte? ¡Yo confío en un Dios con principios eternos, no en un veleta!

¿Una "prostituta" me va a preceder en la llegada al cielo? ¡Venga ya! Si murió en pecado mortal… (¡Gracias, Señor, por ser tan paradójico e injusto! ¡Gracias por dejarme atisbar que tu Bondad no tiene límites, aunque nosotros nos empeñemos en reducirte!).

Así lo creo, así lo confieso y así lo espero. Porque mi Dios es "coherente" con el revelado en el Evangelio. Y es "sostenible", permanente, gozoso, asumible y comprensible. "¿Quién, entonces, podrá separarme del amor de Cristo?" (Rom 8,35).

Por desgracia, los guías de nuestra Iglesia no se han alejado demasiado de los errores de las jerarquías judías. No hay más que ver cómo visten, cómo ocupan los primeros puestos, cómo se aúpan en pedestales y tronos, cómo se consideran los únicos elegidos y verdaderos, etc. Todo muy evangélico, ya que no parece chirriarles en absoluto. Con todo, eso no es lo más relevante.

Lo peor viene al exigirnos a los fieles aceptar sin rechistar un Magisterio corrompido, anticuado e irracional en muchas de sus partes. ¿Y qué hacemos con la conciencia profunda? ¿Y qué hacemos con los gritos del Espíritu Santo que ruge en las entrañas? ¿Y qué hacemos con aquello de "hay que obedecer a Dios antes que a los hombres" (He 5,29)?

Ahora lo digo a propósito de la Justicia de Dios, porque sus "interpretaciones oficiales" nos hunden en las garras de un "dios venganza" (creencia judía). Cuando en la Cruz aparece expresamente el "Dios perdón", que es el cristiano.

¡Me encantaría escuchar la voz de "pastores con olor a oveja"! Porque mucho me temo que una mayoría de los "próceres entronados" huelan a humedad y polvo de centenaria biblioteca.

Me lo decía mi antiguo confesor: "Suelen nombrar Obispos a los más inteligentes, a los que mejores notas sacaban en el Seminario, a los que más títulos consiguen, a la "creme de la creme".

Cuanto más medito, cuanto más oro, cuanto más busco al Dios Amor, menos entiendo el judaísmo de nuestros dirigentes y sus incoherencias.
.

Los fieles necesitamos orantes, impregnados de la "libertad de los hijos de Dios", porque para liberarnos vino Cristo. Los "funcionarios de la religión" sirven para muy poco.

Necesitamos testigos y luz. Pero casi nunca encontramos ni lo uno ni lo otro. Incoherencias atávicas, letras muertas, ejemplos perversos, contradicciones venenosas. De eso se compone gran parte del alimento oficial, incluida la liturgia.

De nada parecen servir las voces de teólogos actuales, las certezas de clérigos y religiosos "convertidos al Evangelio", el esfuerzo de profetas que insisten en la necesidad de una profunda "conversión" evangélica.

Hoy los católicos pasamos hambre, salvo los que se alimentan de rutinas, ritos, adhesiones pasionales y ausencia de meditación. Y si los católicos practicantes nos encontramos sin "apacentar" (dar pasto espiritual) en contra de la "misión expresa" encomendada por el Señor… ¿Qué se puede suponer de los alejados e indiferentes, de las nuevas generaciones tan racionales? ¿Volveremos algún día a la coherencia evangélica, al "vino nuevo" (Mc 2,22), al "oísteis que fue dicho, pero yo os digo" (Mt 5,21)?

Sin coherencia, sin comprender desde la razón (instrumento que Dios nos ha dado), la religión se convierte en ideología o en superstición, incluso en idolatría. ¿Hasta cuándo Madre Iglesia nos tendrás desamparados como huérfanos, ciegos como fetos, hambrientos como mendigos?
.

Yo solo puedo detectarlo y denunciarlo. ¡Ojalá seamos muchos los que clamemos como "perros cananeos" (Mc 7,30) hasta que tengan que oírnos!

Por desgracia, la mayoría de dirigentes son conformistas y disciplinados. Todo está bien, parecen repetir. NO se dejan "enseñar", como el Señor, por la cananea y nos dejan tirados y gritando al borde del camino.

Solo escuchan a los que les aplauden por inercia. ¡Qué dolor! Y no tanto por nosotros, sino por una Iglesia sin testimonio evangélico auténtico.

Un claroscuro experiencial para terminar. Esta mañana en Misa he oído a un sacerdote joven (quizás menos de 30 años y formado en el Seminario de Madrid) interpretar el pasaje evangélico de las llaves a Pedro como delegación de "un poder", haciendo hincapié en que "fuera de la Iglesia -el arca moderna- no hay salvación".

Por contra he oído al Papa Francisco: "También hoy, con nosotros, Jesús quiere seguir construyendo su Iglesia que necesita constantemente ser reparada, como en los tiempos de Francisco de Asís".

El que tenga oídos que oiga y se quede con lo que crea mejor.
.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Antonio Llaguno 17.11.17 | 13:15

    ....CONTINUO

    Mira, el otro día, un infovaticarca le comentaba a otro lo terriblemente hereje que era un tercero porque pensaba que Cristo era dos personas en una con dos naturalezas distintas mientras que lo ortodoxo es que es una persona ñunica con dos naturalezas.
    Y estaba indignadísimo.
    ¡¿Cómo puede enseñarse en catequesis algo así?! Proclamaba a los 4 vientos.
    Yo al leerlo no pude más que descojonarme de risa.
    En fin, que si somos creyentes solo nos queda la fe y ésta está ausente de certezas, al menos del tipo de certezas que se requieren en un foro científico.
    ¡Dichoso el que crea sin haber visto!
    Porque uno, solo puede creer de verdad lo que en su pensamiento concilie Dios. Y no otra cosa

  • Comentario por Antonio Llaguno 17.11.17 | 13:08

    Antonio Manuel
    Es que todas las interpretaciones religiosas, todas, han sido alguna vez "conciliadas en el pensamiento" de alguna persona.
    los cristianos creemos que el Evangelio es Palabra de Dios, incluso lo afirmamos de las Cartas de Pablo (sean o no de él) y demás libros bíblicos. Y yo no lo pongo en duda.
    Son palabra de Dios. Están inspirados por Dios.
    Son lo que Dios ha conciliado en el pensamiento de determinadas personas.
    Si pudiéramos acceder a las palabras verdaderas de Jesús sería otros asunto pero no podemos.
    Por eso lo fieles nos vemos abocados a la fe, que no deja de ser la "conciliación de nuestro pensamiento con nuestra experiencia de Dios"
    Y no hablemos ya de la "Sacrosanta Tradición". ¿Por que la conciliación del pensamiento sobre Dios de Santo Tomás es ortodoxa y la de Lutero no? Pues en muchos casos la causa son razones de poder terrenal entonces, razones que hoy serían ridículas y ridiculizadas ..... SIGO

  • Comentario por Antonio Manuel 16.11.17 | 16:16

    Cada persona humana, preocupado por la transcendencia, puede "dibujar" las cualidades del dios que se "concilia" en su pensamiento. Todos estos dioses personales son solo: Una explicación razonable en mi entendimiento.
    A lo largo de la historia ha habido muchos pensadores, filósofos, teólogos... gente preocupada de descubrir la verdad de Dios y una explicación de la existencia de la persona humana. Hay muchas propuestas, algunas con un calado enorme en la sociedad, que intentan explicar las cualidades de Dios.
    En nuestra Fe cristiana, creemos que Dios vino, en Jesús, a explicarnos aquello que podíamos entender y lo que debíamos aplicar, desde nuestra libertad, en nuestra vida para alcanzar ese "estadio" que es el Reino de Dios.
    Solo en Jesús tenemos las respuestas a nuestra Fe. (Ver Mateo 15, 17-20 donde Jesús nos aclara como somos los humanos).

  • Comentario por Antonio Llaguno 16.11.17 | 09:12

    Antonio Manuel
    Dios es Amor y el amor perdona siempre (¿Recuerdas la carta a los Corintios?).
    No se como lo hará, pero siempre perdona.
    En cuanto a la infinitud de Dios, es algo que no tiene mucha trascendencia (al menos para mi).
    Que Dios sea o no infinito, no aporta ni un gramo de interés a mi fe. Es como decir: "Dios es de Cuenca", pues bien, pues vale pues "pa ti la perra gorda".
    Otra cosa es decir que es "todopoderoso". Pues bien, yo pienso que no. Dios no es "todopoderoso" porque ama y solo ama, y si amas te conviertes en alguien débil (o como dijo alguna vez González Faus "Tododebilitoso"),
    Esa imagen de un Dios que "pese a todo su poder" se hace débil por amor, no solo es sencillamente hermosa sino que es la única que puede conciliar (en mi pensamiento) la cruz con un Padre que nos envía a su Hijo.

  • Comentario por Antonio Manuel 15.11.17 | 18:17

    La reducción de un dios al absurdo: Un dios que solo puede perdonar sin más requisito; esto y negar a Dios su infinitud, es todo uno. Me parece que, en algunos, el sofisma se mezcla con la Fe en el Dios que nos mostró Jesús.

  • Comentario por saruce 15.11.17 | 12:48

    ... Y por último, me admira la claridad de ideas de muchos de los comentaristas, con respecto a sus creencias.
    ¿Cuánto de lógica cristiana hay en mi fe?.
    Difícil respuesta para desarrollar "sin anestesia" previa.
    Me costó bastante esfuerzo mental, aunque más tarde me sentí muy confortado, cuando sustituí el chip acerca de Dios como "ser todopoderoso, justo, que premia a los buenos y castiga a los malos", por el de Dios padre amantísimo, que nos espera con los brazos abiertos.
    Gracias a todos, y hoy especialmente a Tomás, por seguir en la brecha, y deleitarnos con su imaginación profética.

  • Comentario por saruce 15.11.17 | 12:09

    A poco que vea un anzuelo brillante, pico.
    Y este blog me da pie para "picar", como buen boquerón que soy.
    Creo que Dios me concedió una gran imaginación, que me ha hecho transitar por difíciles vericuetos, cuando me he ido enfrentando a cualquiera de mis cuentos infantiles, o para mayores, y otros textos de evasión. Pero siempre he mantenido una actitud, que no puedo calificar de respetuosa, ni de timorata, ni de excesivamente ignorante, acerca de Dios, procurando mantenerme alejado de las definiciones categóricas.
    Escribir sobre Dios, o sobre la Iglesia Católica, no me cuesta demasiado, a decir verdad, pero me exige "deshacerme" de la imaginación, mientras trabajo.
    Por esa razón, y creo que no por otras, me encanta hurgar en los testimonios de los demás, en sus experiencias, y en las motivaciones que ellos expresan, las cuales contemplo con el máximo respeto y simpatía, mientras aprendo, y voy cargando la mochila...

  • Comentario por Antonio Llaguno 15.11.17 | 09:33

    Antonio Manuel
    Los padres perdonan cuando tienen oportunidad, pero Dios perdona siempre.
    ¿Cómo lo hace? No tengo ni idea. ¿Hay algún estado intermedio hasta alcanzar la absoluta comunión con Dios que les permita permanecer juntos? No lo se. Ni yo ni nadie.
    Pero como escribió Jairo, confío en que Dios es lo suficientemente inteligente como para tener eso resuelto.
    Dios SOLO puede amarnos y quien ama de verdad SOLO sabe perdonar.
    De hecho tengo serias dudas de que a Dios se le pueda ofender. (aunque tampoco estoy seguro), salvo que se ofenda a sus criaturas, especialmente a los más débiles.

  • Comentario por Antonio Manuel 14.11.17 | 19:47

    Un sacerdote cristiano conoce a Dios, un seguidor de Jesús conoce a Dios; este es un conocimiento como el de un niño de temprana edad hacia su madre o su padre. Los padres perdonan... siempre que tienen oportunidad... ¿y si ese niñó, al ir creciendo, se aleja de ese amor filial, o peor desprecia las llamadas angustiadas de sus padres ...? ¿ podrá alcanzarle el amor de sus padres si el no lo busca, ni lo quiere?.
    Nosotros abandonamos a Dios cuando lo hacemos con el prójimo, y nuestro egoismo rechaza sus llamadas.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 14.11.17 | 19:20

    .
    Camino de Dios


    Nadie fue ayer,
    ni va hoy,
    ni irá mañana
    hacia Dios
    por este mismo camino
    que yo voy.

    Para cada hombre guarda
    un rayo nuevo de luz el sol...
    y un camino virgen
    Dios.

    León Felipe

  • Comentario por Antonio Llaguno 14.11.17 | 09:18

    Tomás
    Lo siento pero infinito menos uno sigue siendo infinito.
    Al menos en matemáticas.
    Lo cuál no es óbice para que la misericordia y el amor de Dios alcance a todo el mundo.
    Con todo respeto
    ;)

  • Comentario por Antonio Manuel 14.11.17 | 01:12

    El Dios de Abrahan, de Jacob, de Moises... y Jesús, Dios venido a nosotros, ese es el Dios en el que creen los cristianos. Dios que acoge a todos los que se lo piden. Dios del perdón "...perdona nuestras ofensas... como nosotros perdonamos a los que nos ofenden...", tal como nos enseñó Jesús. Fuera de este Dios no hay otro.

  • Comentario por Tomàs Calvo Talaverano 13.11.17 | 19:47

    (continúa) pero nunca vimos al hombre del saco, ni el cuarto de los ratones, ni el cuarto oscuro.
    El amor, la justicia, y la misericordia de Dios son una misma cosa y infinitos.
    Tomàs.

  • Comentario por Tomàs Calvo Talaverano 13.11.17 | 19:44

    Querido Jairo. No se si te acordarás de mi, pero hace unos años que nos hicimos algunos emails.
    Soy sacerdote, vivo con una hermana que hoy ha cumplido 85 años i un servidor en diciembre cumpliré los 83 años.
    Me ha hecho mucha gracia tu escrito, estoy completamente con lo que escribes: En Dios, justicia y amor son una misma cosa. Lo he predicado muchas veces. Los buenos padres no condenarán nunca a un hijo, con castigo irreparable, por gordas que se las haga; Dios es el mejor padre, por tanto fuera infierno. Seremos o estamos ya salvados porignorancia: "Padre, perdónales que no saben lo que hacen". La misericordia de Dios es infinita, solamente que se condenara una persona, dejaria de serlo, pues seria infinita menos 1, y eso ya no es infinito, va en contra del evangelio. Es verdad que en erl evangelio nos habla del infierno y de los castigos de Dios, es como cuando éramos pequeños, que nuestros padres nos hablaban del hombre del saco, del cuarto de las ratas, del cuarto os...

  • Comentario por Antonio Llaguno 13.11.17 | 13:56

    Continúa

    ...podemos, desde, la reflexión o la razón llegar a la conclusión de que un Dios creador de todas las cosas, solo puede ser eso: "Amor"
    Y si analizamos otros argumentos de índole más moral o ética, podremos plantear si el Dios en el que creemos es digno o no de sus criaturas, si la "salvación" que nos promete es o no digna del ser humano.
    Esto yo no lo planteo como un "Juicio a Dios", sino como un "Juicio a lo que creo sobre Dios"
    El fanático lo que afirma es: "El Dios en el que yo creo es el verdadero luego lo que hace debe ser justo, bueno y digno", lo que yo planteo es: "Lo que yo creo sobre Dios es bueno, justo y digno, luego el Dios en el que yo creo es plausible".
    Porque jamás me preocuparía (ni me ocuparía) de un Dios indigno.
    Hay quien dirá que es hacer a Dios a mi imagen y semejanza. Yo creo que es más bien, si estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, tomarnos a nosotros como referencia.
    :)

  • Comentario por Antonio Llaguno 13.11.17 | 13:50

    Saruce
    Todos desconocemos y todos conocemos a Dios.
    A cada uno Dios se nos presenta de la manera que uno necesita, y como escribió León Felipe, para cada uno guarda un camino virgen Dios. Estoy convencido.
    Y sí. Existe un tratado gracias al cuál podemos intuir la Voluntad de Dios. Se llama Biblia (Al menos para los que nos consideramos cristianos)
    Otra cosa es el ejercicio intelectual (apasionante) de discernir cómo "debe pensar Dios" para ser coherente.
    Es un ejercicio totalmente legítimo y muy difícil de llevar a cabo sin contaminarse de las propias creencias o fes personales.
    Pero es totalmente posible y es igual de razonable que la coherencia que uno crea encontrar en Dios sea diferente a la que encuentre otro.
    Eso no es relativismo (quizás subjetivismo puesto que es el sujeto quien discierne) pero es que por ejemplo, yo creo que el hecho de que afirmemos que "Dios es Amor" no es deducible solo de las palabras de Jesús, sino ..... SIGUE

  • Comentario por Antonio Manuel 08.11.17 | 21:07

    En relación con los ritos... voy a exponer una reflexión comparando dos escenarios...
    Los ritos, religiosos o no, tienen palabras y/o expresiones corporales que para un observador pueden ser chocantes; parecido a estar en un salón de baile y ser sordo -sin percepción de sonido alguno- . Obsevamos a los bailarines y nos parecen que llevan a cabo movimientos absurdos o que no están en sus "cabales". Falta la música, ese hilo conductor que justifica lo que están haciendo.
    ¿Podemos intuir siquiera cuál es la conciencia o la intención real de la persona, o personas que oran de una determinada forma?.

  • Comentario por saruce 08.11.17 | 14:04

    ... Y continúa, pero poco.
    Y si Dios, ese gran desconocido, Padre amoroso y todopoderoso, rico en misericordia, nos ha mostrado a su Hijo, Jesús de Nazaret, hasta y donde lo ha hecho, desde su irrupción en este mundo, hasta su muerte y resurrección, parece ser (según mi inteligencia y fe), que colocó sus propios límites, como los adecuados para nuestro conocimiento.
    A veces creemos (erróneamente, claro está) que la Teología nos enseña, o nos muestra, las caras ocultas de Dios, y no el estudio de su mensaje.
    Creo que un humano puede llegar a ponerles puertas al campo, pero nunca a Dios, y menos aún, tratar de dirigir, canalizar o encauzar sus "designios".
    Es fácil crear dioses a nuestro criterio, pero imposible que lo consigamos, realmente.
    Un abrazo.

  • Comentario por saruce 08.11.17 | 13:44

    Espero no hacerme pesado, aunque me temo que ya lo estoy siendo.
    Pero con lo buenas personas que sois, sabréis perdonarme.
    Antonio LLaguno (06.11.17 | 15:22), cuando digo que desconozco a Dios, lo hago desde el conocimiento de mi ignorancia bien asumida acerca de Dios, de sus "ideas", de sus "propósitos", y de su "conducta".
    Pero resulta que también creo que "no hay quien le diga a Dios, cómo tiene que ser", ni siendo teólogo, ni aficionado.
    ¿Existe algún tratado, realizado por alguna editorial suprema, que nos informe cómo y de qué manera podemos analizar la coherencia de Dios, y en caso de fallo, llamarle la atención?.
    El término "coherencia de Dios", que deduzco del post de Jairo, no exige que Dios se aplique en mantener una actitud determinada, de acuerdo con nuestros postulados, o nuestras inteligencias, para coincidir con nuestros criterios humanos.
    Por el contrario, se trata de llegar a Dios con nuestros medios.
    ...

  • Comentario por Antonio Llaguno 06.11.17 | 15:22

    El quid de la cuestión está en la Libertad. Si Dios es Amor y es, además, coherente consigo mismo, Dios solo puede amarnos.
    Y ese Amor se traduce en Libertad, Dios nos hizo libres precisamente porque es la única forma coherente consigo mismo de hacernos.
    Y esa Libertad y no otra cosa es donde debemos buscar el origen del mal.
    La Libertad, el libre albedrío, nos permite elegir el mal y por eso existe el mal.
    Pero un Dos "Amor" no puede ser al mismo tiempo un Dos "Justicia". Al menos no tal y como los seres humanos entendemos el término "Justicia", unido al "castigo" y a la "Expiación"
    No hay nada más tenebroso que escuchara a ciertos cristianos (o dizque cristianos) haciendo oraciones y sacrificios de "Reparación" al Padre o a la Virgen; como si para que el Padre nos ame hubiera que "pagarle" antes el canon establecido.
    menos mal que no es verdad.
    :)

  • Comentario por Antonio Manuel 05.11.17 | 15:57

    Amigo Saruce
    Solo Dios conoce la conciencia de cada ser humano. Decir "...los guías de nuestra Iglesia no se han alejado demasiado de los errores de las jerarquías judías..." se convierte en un "juicio de valor" que generaliza una actitud que no encaja en el argumento del "blogger". Dios está presto al perdón y no nos abandona nunca; pero Dios nos dotó de libertad para elegir, y es en esto donde está el misterio que el ser humano no puede descubrir porque Dios es inabarcable para nuestro limitado entendimiento.

  • Comentario por saruce 05.11.17 | 11:37

    Antonio Manuel, después de leer tus comentarios con total atención, me queda un regusto amargo, no por tus palabras, que las encuentro muy acertadas, dentro del contexto, sino por la conclusión final. Trataré de explicarme:
    En primer lugar, desconozco a Dios, completamente, sin más rodeos.
    Creo que amo a Dios, al que considero mi Padre celestial.
    Creo que no temo a Dios, porque al igual que mis hijos no me temen, sino que me quieren, yo no deseo ser menos que aquellos a los que amo y he educado.
    Ignoro si Dios me juzgará, o no, pero no pierdo ni un instante en esos pensamientos.
    Tengo confianza absoluta en su bondad y misericordia, y en que me guíe los pasos para andar el resto del camino que me queda en este mundo.
    Lamento mi torpeza para expresar y convencer a los demás, de que Dios no es juez implacable, sino Padre amoroso, que se ocupa (no preocupa, ojo) de sus hijos.
    Y todo ello, sin tener la menor idea e Dios...

  • Comentario por Antonio Manuel 04.11.17 | 12:40

    ...(15-3-2015).
    En mi opinión, apegarse a la letra tanto para vanagloriarse uno como para suponer hipocresía en los demás, tiene el mismo calificativo negativo. Las "letras" de la Biblia y de los Evangelios pueden mostrar, a nuestro entender, conceptos contradictorios; esto no tiene que convertirse en generalizar una descalificación de las conciencias de los demás que aparentemente se apartan de mis postulados. Solo Jesús, por ser Dios, puede juzgar con rectitud.

  • Comentario por Antonio Manuel 04.11.17 | 12:27

    Palabras del Papa Francisco:
    "Los fariseos estaban tan pegados a la ley que habían olvidado la justicia; tan apegados a la ley que habían olvidado el amor. No solo a la ley; estaban apegados a las palabras, a las letras de la ley. Este modo de vivir les alejaba del amor y de la justicia: cuidaban la ley, descuidaban la justicia; cuidaban la ley, descuidaban el amor. Jesús para este proceder encuentra solamente una palabra: ¡Hipócritas! El estar apegados a la letra de la ley, lleva a la cerrazón, lleva al egoísmo, a la soberbia de sentirse justos, a esa "santidad" -entre comillas- de las apariencias. Jesús dice a esa gente: a vosotros os gusta haceros ver por la gente como hombres de oración y de ayuno" (31-10-2014)
    "Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito (Jn 3,16) Al escuchar esta palabras, dirijamos la mirada de nuestro corazón a Jesús Crucificado y sintamos que Dios nos ama, nos ama. Esta es la expresión que resume todo el Evangelio, la fe, toda la teología" ...

  • Comentario por Mar 02.11.17 | 20:41

    También un abrazo y ánimo de mi parte. Leo todos tus textos Jairo y efectivamente estaría bien poder leer alguna vez sobre los "brotes de primavera". ¡Qué los hay! "Aunque no hagan ruido" como advierte Sr José Luis :-)

  • Comentario por saruce 02.11.17 | 20:16

    Confortable la lectura. Gracias, Jairo.
    Ayer, por primera vez en muchos años, el sacerdote de la misa de Todos los santos (Tosantos llaman por estos lares), hizo un hermoso desarrollo de las bienaventuranzas.
    Ni una palabra de más, ni de menos, para explicar la "actitud" de Dios ante nosotros, sus criaturas, y su infinita generosidad, especialmente con los más necesitados de amor.
    Finalmente, y como colofón de su homilía, recalcó la maravillosa circunstancia de la paternidad de Dios, nada selectiva, y extensible a todos nosotros.
    Creo que Francisco, nuestro papa, viene siendo un discípulo integrador, que no se relaja cuando trata de mostrarnos los reflejos de Dios, cualquier día, en cualquier circunstancia, y oportunamente.
    Un abrazo para todos.

  • Comentario por José Luis 02.11.17 | 19:33

    Termino de leer la tercera entrega, y, aunque estoy de acuerdo que queda muchísimo de eso en nuestros dirigentes (para muestra los opositores a nuestro Francisco, que aparecen tb en estás páginas), y en muchos cristianos que los siguen y aplauden, me gustaría querido hermano Jairo que pudieras escribir un día sobre los "brotes de primavera" que aparecen tb en nuestra Iglesia, aunque no hagan tanto ruido como los "amargados". Porque el ver tb las cosas positivas nos anima mas en el camino que fijarnos en las negativas, que si hacemos caso de ellas nos invitan a tirar la toalla y apearnos de este tren. Un abrazo y ánimo

Sábado, 18 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930