Blog de Jairo del Agua

Creo en un Dios sostenible II - (Un Dios coherente)

12.10.17 | 08:00. Archivado en Religión

Sostenible es solo un Dios coherente. No nos costará afirmar que Dios es la Inteligencia infinita. Y un atributo esencial de la inteligencia es la coherencia.

Sin embargo, nuestra religión está llenita de incoherencias. No me referiré a nuestras incoherencias personales. Hoy solo continuaré con las incoherentes imágenes de Dios que nos impone una parte de la "doctrina oficial", vetusta y momificada.

El "dios sádico" NO es cristiano, ni siquiera puede ser Dios de religión alguna. Pero ahí le tenemos, incrustado en doctrina, liturgia y catequesis, insistiendo en que fue la sangre de su Hijo la que le convenció para que nos perdonase. Decir que Dios es Amor infinito y a reglón seguido afirmar que nos envió a su Hijo como "víctima expiatoria" para pagar con su cruz la deuda de Adán... ¿De verdad es coherente?

¿Y quién saca a nuestros próceres religiosos de una milenaria doctrina letal, marmolea, perniciosa y bárbara? Pues muy difícil, porque parten ya de congelar la Escritura, de leerla al pie de la letra y de disecarla como tabú de la "palabra de Dios". Se olvidaron que también es "palabra de hombres", condicionados por su cultura, religión, historia, circunstancias y destinatarios.
.

Y, sobre todo, olvidaron que la auténtica "palabra de Dios" es Espíritu y Vida, movimiento y soplo permanente, que no se puede embalsamar porque entonces la hemos matado. ¡Es una colosal necedad querer guardar el "trino del jilguero" disecando su esqueleto y plumaje!

Hay muchísimos teólogos y sus cátedras que defienden algo igual o similar a lo que este escritor mínimo se encontró en su camino de búsqueda y lleva tiempo predicando.

Pero ahí siguen impertérritos la liturgia, el catecismo y demás documentos oficiales con sus vetustas, incoherentes e imaginativas teorías. La "compasión" por el Pueblo de Dios no está de moda, quizás nunca lo estuvo.

¡Por mucho apoyo en "viejas letras bíblicas" que quiera buscarse, "lo incoherente" no puede venir del Dios verdadero! Es, sin duda, hechura de la limitación humana. No insistiré más en la abominable imagen del "dios sádico" porque ya lo he expuesto amplia y razonadamente en mi "Monografía sobre la Redención" y "Monografía sobre la Biblia".

Solo insistiré en que una religión incoherente es caduca y el "dios incoherente" es una falsificación que los humanos desterrarán y olvidarán. Como ya está ocurriendo, sin que los "sabios y entendidos" acierten en el diagnóstico, ni en las soluciones, porque siguen encarcelados dentro de sus rígidas cuadrículas mentales. Lo malo es que muchos, ahogados en estos barros, no sabrán descubrir el tesoro del Dios verdadero y su fuerza en la experiencia humana.

El "dios castigador" con el reverso del "dios terror" tampoco es cristiano. Es otra de las imágenes que buscan su apoyo en una Escritura tergiversada y no contextualizada. Ya sabemos que casi todas las "incoherencias" tienen sus raíces en textos aislados y literales.
.

Por eso los "inmovilistas" siempre han sido y son una barrera para que el Dios verdadero sea descubierto y acogido en el hondón del corazón humano.

Solo cuando se llega a un determinado grado en la "libertad de los hijos de Dios" se deja de temer a los perros que ladran fuera y uno se centra en el camino interior de búsqueda y encuentro.

Cuando se hace un pequeño recorrido espiritual se descubre que el "infierno eterno" es imposible por incoherente. No puede existir una esfera con forma de pirámide. No puede existir un Dios Amor y Padre que pueda admitir que alguno de sus hijos se pierda.

Y desde luego es inconcebible, para cualquier inteligencia mediocre, que por unos errores "limitados" de una criatura "limitada" pueda ser ésta condenada a una terrible "pena ilimitada", tanto en la duración como en la crueldad. ¡Ni los humanos somos tan salvajes!

¿Ha vuelto alguien para describirnos lo que hay detrás de la muerte? Yo creo en un Dios Padre y Madre que tendrá "sus soluciones" para aquellos que llegan sin la maduración humana suficiente o solo han ejercido de alimañas y necesitan reconversión.

Pero lo que ocurre tras la muerte no se nos ha revelado. Negar que Dios tenga la "imaginación suficiente" para provocar la "vuelta" del hijo pródigo, aún después de la muerte, es creer en un "dios muy limitado y cruel".
.

¿De dónde han sacado los integristas que la muerte es como la caída de un árbol? "Como se cae, así se permanece toda la eternidad", me espetó el otro día una piadosa señora de un grupo ultra, tan convencida ella.

Se lo "dogmatizaron" sus guías, y así lo repite como papagayo. ¿Es que el "dios pequeñito" que imaginan no dispone de alguna grúa? El Dios poderoso y eterno que vislumbro es capaz de resucitar muertos y sacar de la nada un grandioso universo.

La feroz imaginación de purgatorio e infierno no son más que proyecciones humanas de nuestra brutalidad. Quizás algunos argumenten con las "letras" de textos bíblicos. Con ese mismo argumento podrían obligarnos a hablar en el arameo de esas "palabras" o a seguir las costumbres orientales allí reflejadas.

Un ejemplo muy simple de una parábola: "Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así" (Mt 18,25). Son palabras de Jesús nada menos. ¿Será que defendía y debemos defender nosotros la esclavitud?

Es crucial la "interpretación", más allá de las palabras, porque sin coherencia la Escritura no se puede sostener. ¿O alguien piensa que Dios es "incoherente y contradictorio" en su revelación? Los expertos hablan de "interpretación contextual", es decir, no se pueden coger unas palabras aisladas, hay que confrontarlas con el resto y con el entorno de los relatos.

Evidentemente no será lo mismo morir con la "misión cumplida" que llegar con toda la "humanización por hacer". Mas Dios sabe, sin duda, cómo arreglar los desaguisados.

La imaginación oriental lo ha resuelto con la "reencarnación" en varias vidas hasta conseguir la maduración humana o autorrealización. No deja de ser otro intento imaginativo de meter las narices donde no es posible.
.

Ambos intentos contienen la común intuición de que, para aposentarse en una eternidad feliz, hay que llegar a ser "humano". Suelo explicar imaginativamente que no se puede "ver a Dios" si solo hemos llegado, en nuestra vida terrena, a ser fetos sin ojos todavía. Pero, a renglón seguido, declaro que Dios tendrá las "incubadoras" necesarias para que nos desarrollemos y lleguemos a poder verle.

Si a ese "proceso de humanización post mortem" queremos llamarle purgatorio o infierno, pues muy bien. Estoy de acuerdo. Pero, por favor, alejemos de nosotros las tétricas imaginaciones de fuegos y torturas eternas, incoherentes con la realidad de una Madre que solo crea por amor para que sus hijos sean felices.

Y a ese lector amable que me recuerda las "palabras" del Evangelio que hablan de un "infierno", permitidme recordarle estas otras bíblicas palabras: "Llevo tu nombre tatuado en las palmas de mi mano" (Is 49,16).

¿Qué pasará cuando alguna de las criaturas tatuadas en su mano sea arrojada al "fuego eterno"? ¿Meterá también Dios la mano en ese fuego para que se queme el nombre del condenado?

Si la meditación de lo anterior no le convence, cómo me refutará estas otras palabras tan bíblicas como las anteriores: "Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?... ¿Quién podrá acusar a los hijos de Dios? Dios es el que absuelve. ¿Quién será el que condene?" (Rom 8,31).
.

(Continuará)
.

___________________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________________


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Antonio Manuel 19.10.17 | 15:59

    El inquisidor de los inquisidores... pues me parece bien, ...como yo no soy nostálgico de la inquisición.
    Pido perdón por ser "un pesado" al que soportar. Y si el blogger así lo cree, es muy fácil, que lo diga y no les molestaré más.

  • Comentario por Antonio Llaguno 19.10.17 | 12:57

    Sr. Manuel ni quiero ni puedo borrar nada, no soy el blogger.
    No se por qué piensa que le desprecio. Yo no le desprecio (si acaso le soporto pero más le soporta el blogger) y a los que acuso de inquisidores, si los conociera sabría que desprecian mucho más que yo.
    Le dire también que igual que los tiempos de la Inquisición ya pasó, los cristianos nos tenemos que acostumbrar a que los tiempos del estado confesional y la religión oficial de la reserva espirituañl de occidente ya pasó también.
    Hoy hay cristianos eprseguidos sí, pero no en su país ni en el mío.
    Los hay en Siria, en China, en Pakistán....pero en su al rededor no. Ni uno.
    Otra cosa es que los nostálgicos de la inquisición, ahora que perdieron el poder, se sientan perseguidos. Pero eso es más por temor a perder sus privilegios que por amor a Dios (que es amor al projimo)

  • Comentario por Antonio Manuel 18.10.17 | 11:35

    Baje del pedestal, Sr. Llaguno. El desprecio hacia el otro, al que no se conoce, y que no piensa igual, es demostración de de una cierta categoría intelectual excluyente.
    Se acuerda usted mucho de la Inquisición, por lo que se ve se quedó muy atrás su posición crítica. Si va más hacia atrás, acuérdese usted de los cristianos mártires y excluidos, y de esta manera se acercará usted a los tiempos actuales donde los cristianos han de sufrir todo tipo de ataques y descalificaciones.
    Por cierto, no conozco a los autores que indica, ni sus obras. Si mis opiniones le disgustan y las quiere "borrar", hágalo, no me enfadaré.

  • Comentario por Antonio Llaguno 17.10.17 | 15:50

    No Sr, Manuel,
    lo de "hereje" es algo que Jairo ha tenido que soportar durante mucho tiempo (y en menor medida un servidor también), pero en ningún caso dije que usted lo pensara (entre otras cosas porque no sería relevante para mi)
    Por otra parte a los Sr. Pérez Bustamante y Tomás de la Torre no les he acusado de mentir (a usted no le menciono en mi correo primero ni un poquititito) les acuso y con la razón de mi parte de ser algunos de los "nuevos inquisidores" que desearían que Fray Tomás de Torquemada redivivo descansara sus posaderas en la poltrona de la Congregación de la Doctrina de la Fe, para llenar de hogueras los atrios de nuestros templos.
    Solo tiene que leerles (no se por qué será pero tengo yo por mi que no le son desconocidos) para conocer su posición y ciertamente el Sr. del Agua los ha padecido en demasía.
    Respecto a las citas del Evangelio, puede usted citar lo que quiera, lo mismo así, todos, usted y yo incluidos, somos más santos.
    Con r...

  • Comentario por Antonio Manuel 17.10.17 | 11:03

    Lo de "hereje" lo dice usted, Sr. Llaguno. Con solo mencionar dos pasajes del Evangelio, inicia usted un discurso impetuoso y con acusaciones de mentir al que los ha mencionado. ¿Qué haría usted si yo mencionase el Evangelio al completo?
    Refiere al Papa Francisco. Le extraigo un párrafo de una homilía suya: "El verdadero signo de Jonas es aquel que nos da la confianza de estar salvados por la sangre de Cristo. Hay muchos cristianos que piensan que están salvados solo por lo que hacen, por sus obras. Las obras son necesarias, pero son consecuencia, una respuesta a ese amor misericordioso que nos salva (S.M 14-10-2013)".

  • Comentario por Antonio Llaguno 17.10.17 | 09:16

    ....(Viene del otro)
    los tiempos de Inocencio IV y de Fray Tomás de Torquemada ya están en los libros de historia.
    Gracias a Dios hoy en día los herejes no somos quemados en la hoguera y el propio papa afirmó que el cielo está lleno de herejes.
    Hay cosas mucho peores que ser un hereje (yo mismo soy del Atleti y sobrevivo), sobre todo cuando uno lo es por coherencia con algo tan maravilloso como el don de pensar, regalado por Dios y con total honestidad.
    No pretendo escandalizar a los pequeños, pero tan grave como escandalizar a los pequeños es mentir a los mayores (y usted no parece tener 12 años) y si dijera que pienso de otra manera mentiría.
    Por último, configuro al Abba con los únicos datos que tengo, si Dios es padre (me gusta más llamarlo madre) locomparo con mi padre o mi madre y pienso que Él será como ellos pero infinitamente más amoroso y hay cosas que en un ser así no me cuadran.El infierno es una de ellas.
    Dios, también tiene que ser dign...

  • Comentario por Antonio Llaguno 17.10.17 | 09:09

    Sr. Manuel
    No tengo ni la mas menor idea de lo que hará Cristo cuando tenga que juzgarnos. Lo único que tengo es el relato de Mt 25 donde lo que ponen en la boca del propio Cristo no parece que sea una revisión de cada uno de los artículos (o cánones) del código de derecho canónico sino del amor que cada uno de nosotros sea capaz de ofrecer al prójimo (que significa próximo).
    Junto con el autor del artículo, estoy convencido de que Dios es lo suficientemente inteligente para poder encontrar maneras de "reparar" las imperfectas decisiones que tomamos las imperfectas personas.
    Contra lo único que Dios no podría hacer nada (Dios solo puede amarnos y nada más que amarnos) es contra un acto libre y consciente de rechazo hacia Él por parte mía o de cualquier ser humano.
    Soy consciente de que muchos, por pensar así, me llamarán hereje (me han llamado cosas peores) y me consta que al Sr. del Agua se lo han llamado a menudo pero mire usted..... (Sigue)

  • Comentario por Antonio Manuel 16.10.17 | 19:11

    Sr. Llaguno
    Cristo no condena a sus hijos, Dios no es un juez implacable. Son sus hijos los que se alejan de Él. Son sus hijos los que al volver a Él, son perdonados.
    Quizás usted lea el Evangelio a "vuela pluma". No leyó lo que dice Jesús del que escandaliza a los "pequeños"; tampoco leyó lo que dice Jesús sobre los "invitados" a la boda y que lo rechazan...
    Configura usted el Abba igual que el autor, "el profesor bonachón que da aprobado general, aunque no asistas a clase"...
    Por último, no hace falta que nadie "vuelva de allí", vino Jesús, el mismo Dios; ya no hace falta nada más.

  • Comentario por Antonio Llaguno 16.10.17 | 17:45

    Estimado Sr. del Agua
    Tras leer su artículo (primera vez que le leo) me he interesado por su obra en internet y he podido constatar que hace tiempo se convirtió en el "puching ball" de grandes apoloJetas del integrismo patrio como LF Perez Bustamante de Infocarcólica o Tomás de la Torre de Infovaticarca.
    Le proclamaron hereje a los 4 vientos, llegando incluso a declarar que denunciarían sus "responsabilidades pastorales" al obispo de entonces (Rouco evidentemente)
    Soy consciente de que hace tiempo que debió archivar esas maldades impropias de cristianos de verdad y fruto de una religiosidad medieval y alejada del amor de Dios.
    Como cualquier perseguido por los nuevos inquisidores, cuenta usted con mi apoyo y amistad, desde hoy mismo y aunque no siempre estaremos de acuerdo, será un placer dialogar con usted.
    Un abrazo en Cristo de quien también vivió en 4 Caminos.

  • Comentario por Antonio Llaguno 16.10.17 | 17:03

    Un texto sencillamente cristiano.
    No hay mejor palabra para definirlo.
    Y a quien se pregunta por la Justicia de Dios, la respuesta es una sola.
    Cristo nunca dijo que Dios fuera justo, Cristo afirmo que Dios era Abba, Padre, Amor no ese juez justo e implacable condena a sus propios hijos.
    Dios ama y solo amando podemos parecernos a Él.
    En cualquier caso, y como dice el autor nadie volvió de allí para decirnos como es (salvo el propio Cristo), así que espero de mi padre que me de una bonita sorpresa. Si mi padre terrenal lo hacía, ¿Nbo lo hará mejor mi padre celestial?

  • Comentario por Antonio Manuel 12.10.17 | 23:33

    Un ejercicio filosófico más. Texto "plúmbeo". Nada nuevo en el pensamiento del autor.
    Se viene a decir que "mi dios" , como es bueno, muy bueno, a todos nos dará la felicidad, hagamos lo que hagamos. (Como aquel profesor que daba aprobado general). Si esto es así, ¿para que sirven los méritos humanos (parábola de las monedas)?. Y, ¿para que aparece Jesús entre nosotros?.
    Si "mi dios" es bueno y no es justo, "mi dios " no es perfecto ni coherente.

  • Comentario por saruce 12.10.17 | 14:06

    ...Y a medida que el tiempo fue pasando, me fui percatando de que En Dios no podía coexistir algo malo o negativo, por pura lógica.

    Y cuando he tenido mis dudas espirituales, como supongo que muchos tenemos, por nuestras limitaciones humanas, en mi fuero interno descarto cualquier visión restrictiva del amor de Dios, así como que me vuelvo muy crítico con la actuación de los encargados por la Iglesia Católica de enseñar y divulgar el mensaje cristiano.

    La "palabra de Dios" debe ser la palabra de Dios, y nunca, como dijo un sacerdote, "desde la primera letra de La Biblia, a la última, pasando por puntos, comas y demás signos ortográficos".

    Posiblemente, los viejos del lugar intuimos el amor de Dios, con una cierta facilidad, ya que nuestros ojos y oídos están más cansados que los de los jóvenes.

  • Comentario por saruce 12.10.17 | 13:53

    Me encantan tus textos, Jairo, cuando son esperanzados, y anuncian o enuncian esperanzas para los seres humanos.
    Hace ya muchos años, siendo yo un jovencito, preguntaba a mis amigos curas y religiosos, cómo era el rostro de Jesús de Nazaret.
    La pregunta se las traía, como sospecharás, y algunos llegaban a darme cualquier respuesta amable, que nunca llegaba a contentar mi curiosidad.
    El caso es que yo no era tan crío como para eludirme, y mi intención era clara, y ponía un gran interés.
    Lógicamente, rebatía cualquier respuesta recibida, para salir el paso, con la consabida contrapregunta bien razonada.
    El verdadero rostro de Jesús "debería ser" su amor, su misericordia, su paternidad, su generosidad, y su presencia invisible.
    Pensé que Dios sería un ser "coherente" con nuestra inteligencia, y que si hubiese deseado que conociésemos su rostro, se habría "presentado", hecho hombre, en nuestros tiempos, o posteriores.
    ...

Viernes, 20 de octubre

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031