Blog de Jairo del Agua

Sin dejar de ser mujer (Por Rosa María)

20.06.17 | 08:00. Archivado en Educación, Amor - Pareja, Empresa

En muy pocos lustros las mujeres hemos conseguido revolucionar la historia. El derecho a votar, a opinar, a estudiar, a trabajar fuera de casa, son ya conquistas sin retorno. Gracias al esfuerzo de nuestras abuelas y tatarabuelas hoy vivimos con naturalidad lo que ayer era asombroso o imposible.

Ahora nos urge reflexionar, no dejarnos arrollar por la rutina ni pararnos en lo conseguido. Se nos han abierto tantas puertas para "hacer" que podemos olvidarnos de "ser", "pensar" y "decidir", que es lo específicamente humano.

Hoy podemos caer en la tentación de renunciar a ser mujer, de creer que el progreso consiste en convertirnos en hombres. Tengo compañeras que fuman como corachas sin importarles sus colegas, su salud o su embarazo.

Conozco varonas que gritan porque "están hasta los mismísimos..." -fisiológicamente imposible- o se defecan en "su p... madre", u otras lindezas semejantes. Esa brutalidad machista ofende los oídos y la sensibilidad de las mujeres trabajadoras que soportamos la brutalidad de esas féminas tránsfugas.

Las empresas, demasiado tejidas todavía por urdimbres machistas, suelen premiar a las maritornes, prepotentes y violentas, porque son más útiles para la "competición" instaurada por los varones. O porque las sienten más próximas a ellos mismos y su forma de actuar. Mujeres de cuerpo pero con mente y obras de macho.

Se valora más el empujar que el motivar. Se admira la "seductora apariencia" más que la laboriosidad o la profesionalidad. Se premia a las que se olvidan de la familia y renuncian a un horario sensato. Se cotiza a las que claudican de su maternidad.
.

Muchísimas mujeres todavía piensan que la "igualdad de sexos" consiste en vestir como hombres, vociferar como hombres, fumar como hombres, beber como hombres… Y hasta fornicar como hombres.

Es decir, en imitar todos sus vicios y pasiones, ni siquiera en emular a los más inteligentes y humanos. No hay más que observar el moderno "fenómeno del botellón" donde se congregan más jovencitas que muchachos. ¡Hace falta ser tontas!

Estoy convencida de que las nuevas conquistas de la mujer deben ser menos superficiales y más enriquecedoras para nosotras y para la humanidad. Se trata de conseguir mayor respeto, igualdad y libertad, pero sin caer en la trampa de la "masculinización" y la renuncia a nuestros rasgos propios. Traicionando nuestra identidad nos convertimos en "colonias de los hombres", tal vez lideradas por varonas, pero donde ellos siguen imponiendo sus objetivos, sus normas y su estilo.
.

Nuestra verdadera lucha está precisamente en ser mujer y aportar al mundo las grandes riquezas que portamos. Nuestra delicadeza, intuición, constancia y fidelidad. Nuestra valentía, nuestra responsabilidad, nuestra capacidad de amar y sembrar amor, que es la esencia motivadora por excelencia. Se trata de sembrar vida y cuidarla, no de relegar nuestra capacidad de humanizar.

No podemos renunciar al hijo que nuestro ser de madre reclama. No podemos creernos la mentira de que somos dueñas de nuestro cuerpo porque hemos aprendido a controlar nuestra fertilidad. No podemos renunciar a la evidente verdad de que somos la fuente de la vida. Sin nosotras se extinguiría la humanidad tanto física, como sicológica y socialmente. No reflexionamos lo suficiente en este inmenso poder nuestro.

No podemos confundir el amor, que certeramente sabemos distinguir, con el frenesí circunstancial y humillante que nos aliena al fisiológico desahogo machista.
.

No podemos renunciar a nuestra "dignidad femenina" cayendo en el exhibicionismo más ramplón por la efímera vanidad de llevar a los varones como "moscones babeantes" a nuestra espalda. A más de una le convendría recordar de qué "porquerías" se alimentan los moscones.

Ni, por supuesto, caer en la "humillante indignidad" de pretender prebendas laborales usando nuestras curvas como sacacorchos para mejorar de fortuna en el trabajo.

No podemos consentir que nadie acose nuestra libertad y dignidad por el hecho de ser mujeres, pero tampoco nosotras debemos usar las artes femeninas para acosar, captar y manipular a nuestros compañeros y jefes. Si desarrollamos un trabajo, somos ante todo personas arrimando el hombro para un avance comunitario.

No podemos pretender que nos valoren por nuestra fuerza, ya que físicamente somos más débiles por naturaleza. Pero sí debemos mostrarnos inflexibles ante quienes instrumentalizan y humillan nuestro "ser de mujer" para hacer negocio. Jamás compro aquello que se publicita con la utilización de una mujer como carnaza. Quienes nos utilizan para sus fines mercantiles son unos bellacos machistas. Nos urge rebelarnos contra quienes comercian con nuestro cuerpo, nos degradan y nos exhiben como muñecas hinchables.
.

Hay muchos brotes de esperanza. Mujeres bien despiertas que compaginan su buen hacer en la empresa con la cita inaplazable a la puerta del colegio. Mujeres que consiguen realizar su trabajo desde casa para evitar unos meses de guardería al recién nacido.

Mujeres que se rebelan ante presiones, manipulaciones e injusticias, dando la cara por todas. Mujeres que han decidido no comprar tal revista o tal producto, que se niegan a ver aquel programa o aquella película, porque comercian con su dignidad o porque se producen con la degradación de otras mujeres.

Las hay que han optado, libre y decididamente, por seguir siendo femeninas en un mundo que premia y alienta lo masculino. Las hay con un valor inmenso que, después de estudiar y prepararse bien, han optado por ser "jardineras de la vida" dedicándose plenamente al cuidado de sus propios hijos o de sus padres ancianos.
.

Hay muchas, muchas mujeres, que están pintando el mundo con sus colores femeninos. Cuando todos los colores convivan en auténtica libertad y respeto mutuo, el mundo será más pacífico y luminoso. Entonces podrá decirse que la mujer ha sembrado realmente su feminidad en la historia y ha ocupado su lugar en el mundo.
.
.

Rosa María Martínez del Agua

.

.

.

.

.

.

.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por saruce 06.07.17 | 15:09

    Creo (a mi edad, hay quien no recuerda ni lo que ha escrito nueve horas antes) que el comentario de las 21:05 no es mío, aunque sí lo es el estilo del mismo. Lo digo porque a esa hora estaba "abueleando" fuera de casa. No importa.
    Ahondando en la idea expuesta el 05.07.17 | 12:18, creo que se entendería fácilmente, si dedicásemos todos los días de todas las semanas, como "Día de los derechos de las personas", sin especificar género alguno.
    Habito junto al estrecho, y quizás por esa razón esté más al día de lo que sucede en este cementerio de pobres desahuciados, que es en lo que se ha convertido el Mediterráneo, en estos últimos años.
    Mujeres (si están embarazadas, mejor) y niños, son enviados, a diario, por los varones y mandamases de esos pueblos que hemos convertido en miserables, con la inhumana explotacíon de los recursos de sus respectivos países.
    Un abrazo.
    Hay que sentarse a hablar, ya, de veras.

  • Comentario por Antonio Manuel 06.07.17 | 13:08

    La persona humana, varón o mujer, está dotada de inteligencia, que a menudo utiliza para destruir su propia especie. Si ya no sobraran guerras, tiranías, abusos, esclavitud, etc. ahora la emprendemos con la "política de género", que se generaliza en "lo masculino somete al femenino" o "machismo" vs "feminismo". El ser humano se ve afectado por abusos, tiranías, esclavitudes, guerras... sean varones o mujeres. Es en esas lacras sociales donde "todos" debemos luchar para erradicarlas y no añadir ahora otro tipo de guerra, la de "género".

  • Comentario por Farsante graciosillo 05.07.17 | 21:05

    .
    Por supuesto que no quiero que eso de "Quizás unos encuentros en una "primera fase" nos permita analizar..." parezca una proposición deshonesta, claro.

  • Comentario por saruce 05.07.17 | 12:18

    No soy persona acostumbrada a pedir o exigir a los demás el cumplimiento de sus deberes u obligaciones, pero creo que debía señalar algo, con respecto al contenido del post.
    ¿Te has fijado, Rosa, que desarrollas lo que no sois las mujeres, pero dejas de lado, o eludes la manera, o los caminos para conquistar una plenitud femenina, en nuestras sociedades?.
    Cada uno posee sus propios criterios, claro está, y quizás yo esté en un gran error, pero considero que la mujer, al igual que sucede en las iglesias cristianas, necesita unión, es decir, unidad de acción y de objetivos, solidaridad con aquellas otras que están despojadas de libertad, y sobre todo, hacer uso de la fuerza que os proporcionan los cuatro mil millones de mujeres del planeta.
    Porque las mujeres sois maravillosas, personas dignas de ser amadas y admiradas, pero nosotros los hombres, también.
    Quizás unos encuentros en una "primera fase" nos permita analizar...

  • Comentario por Jairo [Blogger] 01.07.17 | 19:31

    .
    Recibido de Galicia - España.

    Un padre de familia escribió:

    Mi enorme enhorabuena y gran abrazo para Rosa María. Estupendo articulo.
    Con tu permiso se lo he pasado a mis hijas y nuera.

    Muchas gracias, hermano. Una aperta garimosa.
    .

  • Comentario por Jairo [Blogger] 01.07.17 | 19:27

    .
    Recibido de Colombia.

    Ricardo - Párroco de Bogotá escribió:

    Trasmite a Rosa María mi abrazo fraterno, mi admiración y agradecimiento. Gracias por ser valiente y escribir la realidad "políticamente incorrecta".

    Un abrazo.
    .


  • Comentario por Jairo [Blogger] 01.07.17 | 19:22

    .
    Recibido de Costa Rica.

    Un Catedrático de Universidad escribió:

    Mi única observación al artículo de tu esposa es que parece tomar en cuenta solo a la mujer occidental de los países "más o menos" desarrollados. ¿Qué de las mujeres de muchos países africanos y de la mayoría de los países musulmanes?

    Algunos lugares de América Latina están también muy atrasados en este "capítulo" de nuestra historia. ¿Puede occidente ayudarlas a lograr su verdadera liberación? No sé; y mucho menos sé de qué maneras podría hacerse.

    Me encantó la crítica que hace tu esposa a la "machificación" de muchos movimientos feministas, que parecen considerar que la liberación de la mujer consiste en cometer las mismas estupideces que los hombres han (¿hemos?) cometido.
    .

  • Comentario por Jairo [Blogger] 01.07.17 | 19:16

    .
    Recibido de Bolivia:

    César (médico) escribió:

    Para Dña. Rosa María Mertinez del Agua.

    Mi respeto y admiración por lo que escribe. Uno escribe lo que es y lo que vive y usted como "Jardinera de la vida" me muestra cómo es y cómo vive.
    Detrás de una gran mujer hay siempre un gran hombre. Esos son ustedes.

    Con respeto y gratitud.
    .


  • Comentario por Saruce 01.07.17 | 11:47

    Gracias, Jairo.
    Pero no han sido 66, sino más, o quizás menos, según se mire.
    Porque si invertimos las cifras, no soy más que un muchachote, pleno de energía y de curiosidad.
    He de decirte que me agrada ser el "patriarca" de una rama de mi familia, y que suelen mimarme "demasiado".
    Estoy empezando a creer que la mejor edad de una persona comienza a los setenta, quizás debido a que todos piensan que únicamente te queda "un achaque", mientras que ellos pueden enfrentarse a muchos, aún.
    A pesar de toda esta filosofía parda que estoy elaborando hoy, estoy encantado con el vivir día a día, desde el amanecer hasta pasada la medianoche, junto a mi mar, que hoy está cambiando del azul turquesa del poniente, al celeste del levante, es decir, que las aguas pasan de los veinte grados escasos, a los veinticinco, o más.
    Y como decía un viejo amigo, "en primavera y verano, la gente es mejor y más guapa".
    Un sonoro abrazo.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 30.06.17 | 22:17

    .

    ¡¡¡Felicidades a Saruce por su 66 cumpleaños!!! Calculado a ojo de buen cubero... Y porque me cae bien ese número.

    Ya sé que llego con retraso. Pero como todos los "santos" tienen octava, el amigo y buenísima persona Saruce también.
    .

  • Comentario por MOSTAZA 29.06.17 | 18:07

    Rosa María, valoro que en este post salgas en defensa de la autenticidad personal, de la valentía de ser lo que se es con criterios propios y sin "estar a la moda".Como siempre ( a veces lo olvidamos) seguimos evolucionando y los roles sociales también,lo que hemos de cuidar en todo cambio es no desvirtuar lo que sentimos que somos como seres humanos y caminar siempre hacia una mayor libertad y respeto para todos.Es difícil a veces, pero es lo único que nos satisface."Ser fiel a uno mismo", " tener personalidad" son conceptos siempre válidos sean cual sean las circunstancias de tu vida.Para mujeres y hombres. Un abrazo.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 26.06.17 | 19:20

    .
    Recibido de Galicia.

    Un Cura escribió:

    Querida Rosa María:

    ¡Qué honor para el blog de Jairo, que lo ocupe una opinión y una sensibilidad tan autorizada y conspicua!

    Conociéndole a él, no podía dudar de que, aquí también, es realidad lo de que 'detrás de cada gran hombre hay una gran mujer'.

    Enhorabuena por tu filosofía, por tu literatura, y por tus ilustraciones, ciertamente muy 'ilustrativas'.

    Estoy de acuerdo contigo en cada afirmación, en cada sugerencia y en cada demanda.

    ¡Que sigamos luchando por un mundo y unos seres humanos menos inhumanos!

    Un beso grande y ánimos más grandes, para seguir.
    .

  • Comentario por Jairo [Blogger] 24.06.17 | 20:10

    -
    Recibido de Perú.

    Carlos escribió:

    Muy estimado amigo Jairo del Agua:

    Desde un lejano pero hermoso rincón en las montañas del Perú, hago llegar, por su intermedio, a su esposa, la señora Rosa María Martínez del Agua mi mas sentida emoción por el hermoso artículo "Sin dejar de ser mujer".

    En este tiempo de tanta confusión y de quiebra de valores, escuchar la voz sabia de la señora Rosa María, es como encontrar una fuente de cristalinas aguas en un desierto.

    Felicitaciones y un abrazo.
    .

  • Comentario por Jairo [Blogger] 24.06.17 | 19:37

    .

    Recibido de Guatemala.

    Rosy escribió:

    Estimado Jairo, que buen material para trabajarlo pero sobretodo para vivirlo. Muchas gracias y a tu esposa, un gran abrazo por su creatividad. Que tengan un lindo descanso en este tiempo y disfruten mucho el uno de la otra y vrs. si algún día deciden venir por Guatemala ya sabe tienen una casa, que aunque no esta cerca de la capital se va con facilidad.

    Saludos
    Rosy

  • Comentario por Jairo [Blogger] 24.06.17 | 19:18

    .
    Recibido de Madrid

    María Luisa escribió:

    Olé¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ tu esposa, me ha encantado la manera de poner a la MUJER EN SU LUGAR. Abrazos.
    .

  • Comentario por Jairo [Blogger] 23.06.17 | 20:41

    .
    Estoy recibiendo muchos comentarios en el correo-e. Intentaré sacar alguno por aquí.

    Trini - Madrid

    Mi querido Jairo: FELICITACIONES a tu "genial" esposa con la que estoy totalmente de acuerdo, después de leer su artículo. Me encantó lo que ha escrito sobre la visión
    actual de la mujer. Muy realista.

    Iluminar nuestro mundo es nuestro compromiso y la mejor manera de testimoniar que somos mujeres de "mensaje". Todas llevamos dentro un gran tesoro que debemos "gritar"...

    La alegría de la luz ha brillado en mi al leer esa interesante comunicación. ¡Qué bonito el último párrafo! Sin duda, voy a seguir "pintando la cara color esperanza".

  • Comentario por Ana - Economista 22.06.17 | 23:25

    .
    Soy completamente sincera. Es cierto que hemos luchado mucho, o mejor dicho, han luchado mucho por nosotras y nuestra labor, ahora, es mantener lo que consiguieron no hace mucho, siempre dentro de la normalidad, sin intentar convertir esto en una lucha que ya no es (hablamos siempre desde dentro de nuestra sociedad y de nuestra cultura. Si hablamos desde el contexto de África, será otro cantar).

    Eso si, sin dejar de perder aquello que sencillamente nos hace mujeres. Estamos donde queremos estar, hacemos lo que queremos hacer y la igualdad de sexos jamás deberá basarse en que nosotras nos convirtamos en vosotros o viceversa, sino en las mismas oportunidades.

    No siento que represente un rol y me gusta luchar por mi objetivo, ser profesional, demostrar lo que soy, etc. pero también me gusta pintarme las uñas, ser madre y, si mi concepto de la moda me lo permitiese, ir toda entera de rosa pastel, de la cabeza a los pies!

  • Comentario por Semper reformanda 22.06.17 | 17:26

    Ser mujeres, ser varones, no tiene que ver con el hecho de fumar, gritar, insultar. No podemos calificar de brutalidad machista lo que sólo son malos hábitos que pueden caerle a mujeres y a varones por igual. No existe una "identidad" ni rasgos propios que puedan aplicarse a cada sexo. Características como la delicadeza, la intuición, la constancia, la fidelidad, valentía, responsabilidad, capacidad de amar, fuerza física, etc., le caben tanto a unas como a otros. Son cuestiones culturales, etiquetas, que los que dominan las sociedades colocan al frente de cada cual, para determinar qué conductas deben esperarse de mujeres y varones. Pero nada de esto tiene que ver con la "naturaleza" de los sexos.
    Se nota que la autora del artículo sigue un concepto esencialista del ser humano que hoy es insostenible a nivel filosófico. Lo que cada cual está llamado a ser tiene que ver con su libertad y su propio carisma más allá de los roles impuestos por una sociedad machista.

  • Comentario por Rosario - Valencia 21.06.17 | 23:25

    .
    Muy, muy bueno el artículo de tu mujer.


  • Comentario por saruce 21.06.17 | 18:53

    Con mis mejores deseos de que este post no se convierta en un conjunto de ideas y opiniones inadecuadas.
    Me consta que cualquier blogger tiene la capacidad de anular comentarios ofensivos, y si no lo llevan a cabo, es por pura caridad y respeto.
    En cuanto al post, lo he hallado con una gran densidad de sentimientos, e incluso con una gran dureza en algunos juicios.
    Creo, como la blogger, que existe una manera cómoda de enfrentarte a la vida, en ciertos niveles sociales, y que consiste en imitar, y a veces superar, a los que "mandan", para tratar de obtener o compartir éxitos.
    Aunque pienso que las grandes decisiones continúan tomándose con mucho miedo, y quizás pocos escrúpulos, porque algunos/as piensan que no poseen tiempo suficiente para organizarlo todo de la mejor manera.
    El sistema "machista" es muy poderoso, en todos los ambientes, y será difícil que permita grandes cambios.
    Tras varias generaciones, quizás.

  • Comentario por Antonio Manuel 21.06.17 | 16:59

    El calor del verano le afecta al "coñero" de las 16:35 h. Como no tiene nombre, se apropia del primero que encuentra.
    Está claro que ese comentario no es del verdadero Antonio Manuel, el comentario del 21.06.17 16:35.

  • Comentario por Antonio Manuel 20.06.17 | 21:04

    En mi opinión, la autora de este "post", establece una "frontera" virtual: Al otro lado el hombre y la mujer "hombruna", fuentes de todo vicio; en este lado, la mujer llena de virtudes, ¿y que pasa con el hombre también lleno de virtudes?.
    Las personas, individuos de la especie humana, tienen valores y también tienen vicios, sean hombres o mujeres. Lo que es bueno para la mujer, también es bueno para el hombre, así como lo que es malo para la mujer también es malo para el hombre. Creo que es un error poner el mal en un género y el bien en el otro. Sabemos que la especie humana se reparte en muchas sociedades distintas y cada una de éstas pertenecen a distintos grados de injusticia social hacia los individuos que las forman, sean hombres o mujeres; y es verdad que en situaciones así de injusticia, la primera afectada es la mujer por su responsabilidad de madre.
    Es bueno alcanzar avances de justicia social. Miremos hacia Jesús, Dios, y Él nos da la clave.

Jueves, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930