Blog de Jairo del Agua

Parábola de las zapatillas deportivas

06.06.17 | 08:00. Archivado en Religión

Había un muchacho muy pobre en un pueblín del valle, rodeado de grandes montañas, un lugar idílico y bucólico.

El chico tenía la suerte de poder ir a la escuela, aunque fuera en chanclas, alpargatas o madreñas, lo que pudiera conseguir. Pero la gran suerte del mozalbete fue encontrarse con un maestro ejemplar, que animaba a sus alumnos a progresar y conseguir sus aspiraciones, aunque eso significase esfuerzo y constancia.

Un día el jovencito de mi cuento le confesó al maestro su gran deseo de subir a la más alta montaña de las que rodeaban el valle. El maestro le animó a conseguir su empeño. Pero, fiel a su realismo, le dijo: "Con esas chanclas, desde luego, no puedes ni empezar a subir. Tienes que conseguir unas buenas zapatillas deportivas, ligeras y fuertes a la vez, porque el sendero es arduo y muy empinado. Yo mismo te acompañaré y te guiaré".

Con la ilusión de su sueño el muchacho empezó a ahorrar las propinas que los aldeanos le daban por pequeños trabajos y multiplicó sus ofrecimientos para conseguir ingresos. Pero las zapatillas recomendadas eran caras y no era fácil conseguir la cantidad requerida.
.

Pero poco tiempo después el maestro comunicó a sus alumnos que le habían trasladado a la ciudad y que en pocos días les dejaría. El chico llorando le reiteró su gran pasión. "¿Y ahora quién me aconsejará, apoyará y guiará?"

El maestro le consoló, le tranquilizó y, viendo su decisión, le repitió: "Consigue unas buenas zapatillas deportivas y llegarás a la cumbre".

Hasta el día de su despedida aquel hombre bueno le repitió muchas veces su consejo, añadiendo que sería muy conveniente pedir a alguien experto que le acompañase.

Los ahorros iban aumentando a lo largo de los meses hasta que el muchacho pudo comprarse las ansiadas zapatillas. Las guardó bien guardadas, eran su tesoro. De vez en cuando las sacaba, las miraba, las acariciaba, incluso se las ponía. Pero no daba un paso con ellas por miedo a ensuciarlas o romperlas. En su interior repetía y repetía el consejo del maestro: "Consigue unas buenas zapatillas deportivas y llegarás a la cumbre".

Cuando alguien le decía que ese consejo tenía trastienda y le animaba a calzarse las zapatillas para empezar a subir, él siempre respondía: Me ha costado mucho tiempo conseguirlas y no quiero estropearlas. Mi maestro era un sabio y sus palabras exactas fueron: "Consigue unas buenas zapatillas deportivas y llegarás a la cumbre". Y él nunca mintió.
_________________________
.

¿No será esto lo que les pasa a los adictos a la "oración de petición"? ¿Bastará el "pedid y recibiréis" o habrá que moverse?

El "pedir" es solamente para identificar las necesidades o las aspiraciones, es decir, los objetivos y elegir al Acompañante. ¡Muy importante esto de elegir al Acompañante! Porque hay quien acude a la suerte, la magia, la musculación, las influencias, el chantaje, etc.
.

Pero para "recibir" hay que ponerse en camino, con constancia y esfuerzo. Al menos hasta donde llegan nuestros medios y fuerzas.

El Dios en que creemos los cristianos no es un "dios estático e influenciable", sino un Dios Torrente que siempre se está derramando sobre todas sus criaturas, siempre nos está acompañando a subir, a crecer, a conseguir. Basta con abrirse, dejarse inundar y seguir la corriente. ¡Qué lección tan corta y tan olvidada!

No me cansaré de repetir la síntesis de san Agustín: "La oración NO es para mover a Dios, sino para movernos a nosotros". Un recordatorio tan sabio y práctico como enmohecido en un rincón de la tradición.
.

(De "Cuentos del manantial" - Jairo del Agua)

cenefa 13

.

.

.

.

¿Practicas esta oración?


.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

¿O te limitas a esta oración a un "falso dios"?
.

______________________________________________________________________________
cenefa 13


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por saruce 18.06.17 | 15:27

    Hoy he participado en la procesión del Corpus, en mi pueblo de adopción, portando uno de los cuatro varales que soportan el palio.
    Una procesión humilde, dirán algunos.
    No más de cincuenta personas, y un recorrido inferior a cien metros.
    Y Jesús Sacramentado, en una humilde custodia.
    Nada preparado de antemano.
    Ni una sola cofradía, o hermandad semanasantera, y unos cánticos surgidos de voces no preparadas para cantar esas canciones conocidas por todos.
    De vuelta a casa, las playas a tope, y los playeros y "playistas", disfrutando de la brisa que nos separa de los treinta ºC.
    Es el día oficial de mi onomástica, y me siento feliz por haber acompañado a Jesús, en su paseo matinal por el pueblo.
    Ni bandas de música, con trompetas y tambores, pero rostros de felicidad en los seguidores.
    Hasta hubo protestas de algunos vecinos, como no podía ser menos, pero no llegó al "scratche".
    Un fiesta auténtica del Corpus, de veras.
    Un...

  • Comentario por Gacela desde Murcia 15.06.17 | 19:09

    Yo también he estado fuera disfrutando del verde de Sevilla de sus parques de sus jardines y de la belleza que encierra esa tierra (cuarenta grados a la sombra) tampoco he entrado. El tema de la oración me parece tan importante ....posiblemente no ocurra nada alrededor pero vaya si ocurre en el interior(como reza la viñeta) Lo de menos es lo que ocurra en nuestras vidas lo importante es como lo vivimos que hacemos con lo que nos pasa.Lo que tenemos a Dios presente necesitamos ir a la oración con un tiempo constante y si nos falta lo echamos de menos .Es el mejor rato diario en que siento su soplo sus fuerzas su cariño su cercanía .En un tiempo practiqué la oración contemplativa ahora hablo le pido que sienta su cercanía y claro que me habla a través de los acontecimientos de mi vida ,de personas ,de una llamada de tl.de un fogonazo y yo se que es El . !Arriba de nuevo !y empiezo a caminar otra vez.

  • Comentario por saruce 07.06.17 | 19:58

    De nuevo con vosotros, Jairo y amigos, tras unos días felices disfrutados en el paraíso verde europeo, que tanto echamos de menos los españoles del sur, y por supuesto, los africanos.
    Sus habitantes parecen ser conscientes de la maravillosa naturaleza que tienen a su disposición, y la cuidan con esmero, aunque se permitan el lujo de exhibir unas cuantas excepciones chirriantes.
    Los humanos somos humanos, en cualquier lugar el planeta, en el que nos situemos.
    Con la oración sucede algo parecido, a mi parecer, unos hablamos o pretendemos hablar con Dios, como Padre amable y proveedor, y otros mediante exposición de sus necesidades, con letanías, y hasta sin palabras.
    A veces, un simple guiño al Jesús sacramentado del sagrario, ya encierra una tierna amistad, superior a muchas jaculatorias (todo expresado con mi máximo respeto, se entiende).
    Por esta vez, Jesús no ha querido "tirar de mí".
    Habrá que esperar otro vuelo.

  • Comentario por Antonio Manuel 06.06.17 | 16:30

    No hay mayor oración que la que nos enseñó el mismo Dios: Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad y no la mía. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. En ella se encierra todo: Testimonio, petición, guía, misericordia, prevención, libertad...
    Por tanto repetirla, nuestra mente la asocia como algo habitual y sin caer en la cuenta que pides y ofreces con el mayor compromiso humano para con Dios.

Viernes, 15 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031