Blog de Jairo del Agua

¡En camino, solo en camino de redimirnos! (Cuaresma 2)

06.03.17 | 08:00. Archivado en Religión

Camino 23

Alguien, hambriento de testimonios reales, me ha preguntado: ¿Y tú, ínfimo y efímero predicador, te sientes redimido? Y he tenido que retratarme: ¡Me siento en camino! ¡Por la gratuidad de Dios y mi total adhesión a ella!

Porque la Redención consistió y consiste en la revelación de un Rostro (la meta) y un Camino (los medios para llegar). Solo quien busca ese Rostro y anda ese Camino -consciente o inconscientemente- se redime y se salva, es decir, se realiza como ser humano y encuentra el sentido de su vida. Así de simple.

Toda la compleja doctrina eclesial, los sacramentos, las liturgias, las oraciones y las celebraciones… o son exactamente para eso o se convierten en árboles que no dejan ver el bosque. Muchas personas terminan por huir de esa confusa floresta que les aprisiona y confunde. Otras van decayendo lentamente ante una religión que somete y no alimenta.

Lo mismo habría que decir de las filigranas intelectuales que han multiplicado los teólogos y la historia que, con demasiada frecuencia, han resultado ser un "narcisismo intelectual" más que una ayuda real a la redención y salvación de los hombres.
.

Cruz 2

Insisto y seguiré insistiendo mientras pueda: La Redención está en la Luz y NO en la cruz. Ésa -así con minúscula- la pusieron los asesinos y, de ningún modo, fue querida o impuesta por el Padre como expiación.

La cruz expiatoria, el sacrificio necesario para perdonar pecados, el holocausto redentor como desagravio, la sangre como medio de aplacar a Dios, no son más que doctrina judía, irracional y blasfema para un cristiano.

¿Cómo puede extrañarnos que a los primeros cristianos, convertidos del judaísmo, se les filtrara una explicación judaica -la única que tenían dentro- ante el shock de un Mesías liberador, ajusticiado como un esclavo? Ellos no pudieron caer en que Dios nos tiene perdonados desde la eternidad y no busca más que nuestro regreso a sus brazos.

La "parábola del hijo pródigo" -síntesis del evangelio- les pasó mucho más desapercibida que la abrumadora frustración de un patíbulo, para ellos solo explicable como holocausto.

Hoy, desatados de la rígida literalidad de la Escritura y de sus incrustaciones judaicas, solo podemos escribir Cruz -con mayúscula- cuando se convierte en Luz, deja de ser ensangrentado patíbulo y se convierte en progresivo Camino de salvación. Y los caminos -ya se sabe- hay que caminarlos.
.

Besar la cruz

Hoy no podemos besar y abrazar la cruz -horrenda e inhumana herramienta de tortura- salvo que tengamos integrado que la Cruz es el símbolo y síntesis de los valores genuinamente cristianos.

Besar y abrazar la Cruz no significa expresar la sentimentaloide tristeza por el Justo ajusticiado por mis pecados. Ni estremecerse con las interesadas reproducciones del celuloide o la imaginación. Mucho menos pretender repetir sus dolores y horrores voluntariamente y caer en un masoquismo desequilibrante.

Besar, abrazar y dar sentido a la Cruz supone una real y firme "adhesión" a los valores por los que el Crucificado prefirió morir a desertar. Adhesión que nos llevará a morir también nosotros antes que traicionarlos. ¡Ahí está nuestra bendita legión de mártires!

El Dios de los cristianos se hizo humano para mostrarnos el Camino de la Luz, es decir, de la humanización de la persona y del mundo. Esa es la realidad, bien racional y bien concreta.

La cruz NO es el altar en que se ofrece al Padre la víctima propiciatoria para el perdón de los pecados. Sigue siendo doctrina judía. ¡Qué disparate de "dios" y qué falsedad tan enorme! ¡Cuántas explicaciones tendrán que dar los "prebostes" por su cerrazón cuando les llegue la hora! La misma cerrazón, rigidez y frialdad que los que crucificaron al Señor. La historia se repite...

Ni existe un mediador que arranca con su sacrificio la redención y regeneración del género humano. Un Dios mediando ante Dios… ¡Hum...! Puro retorcimiento mental de hombres irracionales atrapados y atados por las "letras" escriturarias. La mediación de Cristo es ante nosotros los hombres y NO ante Dios, que no necesita mediadores porque está dentro de nosotros. Él mismo nos lo dijo.
.

Escala de luz

La Cruz es el símbolo y resumen de la "escala de luz" que el Hijo ha desplegado hasta el pozo de degradación en que el Hombre estaba (y está) metido.

Solo se regenera y salva quien hace el esfuerzo de subir por esa escala. Ni sacrificios, ni méritos, ni pagos. ¡Puro amor gratuito de un Dios Amor que se abaja para cogernos de la mano!

El dolor de la cruz nunca fue querido por el Padre, fue (y es) la perversión humana la que inventó la injusticia y la tortura, que el Padre tuvo (y tiene) que "soportar" para no eliminar nuestra libertad asesina. Porque Dios nunca se desdice y siempre respeta su obra.

Por eso el dolor de la cruz NO salva, lo que salva es el mantenimiento de una esperanza luminosa y sanadora aún en el túnel del dolor irremediable. Es la "espiritualidad de Cristo", su esperanza, sus valores, su solidaridad con el que sufre, el contenido de su predicación, lo que puede sanarnos y librarnos de la degradación.

Bastaría mirar la realidad para darnos cuenta de que no estamos redimidos, ni global ni personalmente. Solo la adhesión e inmersión en esa "espiritualidad de Cristo" (eso representa el signo del Bautismo) nos puede redimir, nos puede transformar, nos puede humanizar. ¡Cuánto deberíamos repetir esta verdad!
.

Cuando los Curas usan fórmulas prefabricadas e inmóviles, pueden caer en la paradoja de darnos una religión vacía, sin espiritualidad. Lo que hace una religión (continente) sólida, útil y luminosa es su espiritualidad (contenido), es decir, sus valores reales, no su parafernalia. ¡Por favor, no nos deis conservas caducadas! ¡Dadnos valores positivos, esperanzadores, regeneradores, evangélicos! ¡Dadnos vida!

Finalmente, es imposible "amar a Dios sobre todas las cosas" sin conocerle, al menos de oídas. Ya decían los escolásticos: "nihil volitum quin precognitum" (nada puede ser querido que no sea antes conocido). Por eso la regeneración (redención) que nos trae Cristo empieza con la revelación del Rostro de Dios, única manera de motivarnos a emprender el Camino que conduce hasta Él y nos salva, es decir, nos hace humanos.
.

Sacrificio

Por desgracia, la complejidad de los doctores de todos los tiempos ha esparcido mucha niebla sobre ese Rostro, hasta el punto de presentarnos un fantasma cruel y atemorizante, con vestimenta judía, capaz de sacrificar a su propio Hijo al estilo de Abraham. Nos han empujado a seguirlo por temor y con horror, en vez de motivarnos a "buscar" el Rostro luminoso que nos reveló Cristo, atraídos por su amor y su luz.

La pregunta terrible que late en el subconsciente de los cristianos es: ¿Si nuestro Dios fue capaz de sacrificar a su Hijo inocente por nuestros pecados, qué no hará conmigo pecador?

Si encima se insiste en que lo hizo por amor a los hombres, entonces te inundan la perplejidad y el crujido del sentido común ante afirmación tan irracional. No es de extrañar que muchos huyeran (y sigan huyendo) de ese "dios". Tampoco es extraño que en nuestros días algunos publiciten: "Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida". ¡Tienen razón, ese "dios sádico" del que huyen, no existe!

Autobuses

A lo largo de la Historia, la persona de Cristo y su revelación, junto con la asistencia del Espíritu y su caudal de dones -como Él prometió- ha sido capaz de encender el amor al Padre en muchos corazones sencillos y sinceros, que pasaron por alto las erróneas contorsiones mentales de la "tradición de barro". Ahí están multitud de Santos para confirmarlo.

Pero HOY los Cristianos en general, católicos y no católicos, NO podemos seguir tolerando que nos alimenten con piedras arqueológicas en contra de todo sentido común y religioso.

Nuestra obligación es gritar los disparates de una Jerarquía que está volviendo a crucificar a Cristo, como antaño, en el cuerpo y mente del Pueblo de Dios. (Sírvanse leer la obligada Liturgia oficial para comprobarlo. Tendrán ocasión estos días).

Muchos se rasgarán las vestiduras, como los judíos, por cuanto afirmo. Les invito a que observen, hablen y discutan con los jóvenes de hoy.

¿Por qué huyen de nuestra Iglesia?

¡Porque no quieren ser mentalmente crucificados!

¡Porque no admiten irracionales historias de terror como religión!

.

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

.

_____________________________________________________________________________
.

____________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Antonio Manuel 17.03.17 | 12:15

    Oliva
    No me incomoda. Era curiosidad. Como podría serlo si alguien al hablar de la nieve la mencionara siempre como "nieve blanca". El alma de cada uno expresa su amor a Dios con los sentimientos y con las palabras que le parecen más adecuadas. El Padre, Dios, es amor, misericordia y justicia; por tanto es bueno.

  • Comentario por Oliva 15.03.17 | 19:56

    Errata:

    Si te incomoda, Antonio Manuel, PUEDO llamar a Dios en el blog simplemente Padre.

  • Comentario por Oliva 15.03.17 | 19:49

    Vive con la firme creencia de que no faltan razones para alabanzas, bendiciones y gracias al Padre cada día y, a veces, a cada instante (según la mala leche con que se levante). Y vive para devolver y derramar todo el bien que se le ha hecho y lo bueno que se le ha dado. No se trata de la envergadura del error, que puede ser una tontería supina; sino de la apertura sin reservas a la compasión, la benevolencia y a un perdón que es don y es incondicional. Metanoia, dicen. Es entonces cuando el Padre pasa a ser, con plena confianza, el Padre Bueno, que prodiga su Espíritu, hace salir el sol sobre "buenos" y "malos" y que renueva en nosotros cada día aquella promesa que recoge Isaías: "aunque las montañas cambien de lugar y los cerros se vengan abajo, mi amor por ti no cambiará, ni se vendrá abajo mi pacto de paz". Si te incomoda, Antonio Manuel, puede llamar a Dios en el blog simplemente Padre. En mis oraciones, seguirá siendo "mi Padre Bueno". Un abrazo y nos vemos a las 22.

  • Comentario por Oliva 15.03.17 | 19:31

    Ja ja ja. No me esperaba tu pregunta, Antonio Manuel. Manuel_RH te ha dado una magnífica respuesta; se puede añadir que la parábola del Hijo Pródigo es también llamada del "Padre Bueno". Pero supongo que quieres mi propia respuesta. Es una cuestión personal, pero te la puedo aportar. Tendemos a prestar más atención a los errores y faltas que al perdón. Con las equivocaciones y faltas propias solemos ser duros e inflexibles ("Padre, ya no merezco llamarme hijo tuyo"); cuando se trata de los demás, aún podemos llegar a ser más implacables ("matas un becerro cebado para él que ha malgastado el dinero en prostitutas"). La experiencia de la benevolencia y del perdón de Dios, del Padre, cala hasta el tuétano de una forma estremecedora. Quien la experimenta hasta el fondo cuando lo que merecía era un par de collejas por gilip*, no vuelve a ser el mismo. Vive con la sensación profunda de que la fe si no es vida que se derrama y comparte, poco vale, por muchos ritos y letanías que la acompañen.

  • Comentario por Manuel_RH 15.03.17 | 14:37

    De todas maneras la pregunta era para Oliva...

  • Comentario por Manuel_RH 15.03.17 | 14:36

    Pues porque ser padre no implica necesariamente ser bueno, hay cada uno por ahi...Si, según las palabra de Jesús, sólo uno es Bueno y solo a uno podemos llamar Padre....pues ya lo tienes.

  • Comentario por Antonio Manuel 15.03.17 | 14:05

    Oliva
    Desde que te leo en este "blog", observo que tu nombras siempre al Padre añadiéndole el "apellido" de Bueno. Mi curiosidad es, ¿porqué no es suficiente Padre?. Otros intervinientes, también se refieren al Padre con ese determinante de Bueno.
    Jesús manifiesta (Jn 10,30) "Yo y el Padre somos uno". ¿Porqué se añade ese "apellido" o calificativo?.

  • Comentario por Oliva 14.03.17 | 21:04

    Gacela, acabo de ver tu comentario.

    No cambias el rumbo del blog. Lo alimentas y lo llenas de vida compartida. Gracias a ti por permitirnos estar a tu lado.

    Un fortísimo abrazo.

  • Comentario por Oliva 14.03.17 | 21:02

    conoce... y yo, estando de acuerdo o en desacuerdo con vosotros, agradezco igualmente al Padre Bueno vuestras aportaciones, que zarandean mis principios y avivan mis inquietudes.
    Hablas también de verborrea y de "embalarse". Sé lo que es "embalarse" en tu tierra. Y sé que en ella también, en tu tierra y sus aledaños, quien se embala y abusa de la verborrea es un (o una) "jartible". Y creo, amigo mío, que eso es extralimitarse por todas las connotaciones que acarrea.
    Sobre que el amor nos salva por encima de los credos no tengo nada más que añadir.

    Te mando un fuerte abrazo y nos vemos a las 22.00.

    Oliva.

  • Comentario por Oliva 14.03.17 | 20:56

    cada uno y Dios; y en tercer lugar, que el amor nos enclava como como seres en el mundo y nos sitúa en la órbita del otro. Dios o el amor, es inefable, pero no intransferible. Las obras que realizamos desde el amor y la misericordia lo hacen presente, lo materializan. ¿Cómo, si no, hablaríamos del Reinado?
    Dices, Saruce, diferir de mi forma de concebir a Dios. ¿Sabes acaso de qué manera es esa en la que lo concibo?, ¿sabes cómo vivo a Dios o cómo son mis oraciones? Creo que lo que te distancia de mi son nuestras formas diferentes de manifestar nuestras experiencias o nuestra fe en el blog. La mía, según tú, "de corta y pega", la tuya, más intuitiva. Pero eso no debe separarnos, Saruce. Las vías para nutrir nuestra fe son múltiples. Siempre he dicho que he necesitado leer, pues no he sabido hacerlo de otro modo. ¿En qué me diferencia eso de ti? Tú escribes desde el entorno que te habla de Dios: tu Mediterráneo, tu levante, Antonio Manuel desde el citado de las fuentes bíblicas que...

  • Comentario por Oliva 14.03.17 | 20:43

    Gacela, ¿qué tal fue la operación de tu hija?, ¿cómo está ella?, ¿cómo te encuentras tú?
    Saruce, amigo, comparto plenamente tus apreciaciones: el amor no se establece en nosotros siguiendo un "decreto ley, sino que es personal. Lo que no estoy de acuerdo contigo es en que el amor sea intransferible. Precisamente nosotros, los cristianos, creemos en la naturaleza dinámica del amor, que transferimos de unos a otros. Damos el amor que recibimos del Espíritu. Por eso, al participar de la salvación de otros (siendo misericordiosos como el Padre Bueno, siendo pan que se parte y se comparte y vino o agua que se derrama), nos salvamos también a nosotros mismos. En ese sentido, el identificar a Dios y al amor nos hace comprender nuestra fe desde una triple vertiente: en primer lugar, como bien dices, es un Dios personal, que nos habita y que es, ante todo, fuerte empuje vital; en segundo lugar, que no podemos entender esa relación personal como un soliloquio o una relación unívoca entre

  • Comentario por Gacela desde ALICANTE 14.03.17 | 20:28

    Estoy en alcante después de un duro viaje diluviando¡ no sé cómo llegue.esta mañana en el hospital preparada a las ocho de la mañana.entra el cirujano y dice que se ha suspendido la operacion por qué los quirófanos estan inundados¡! Vuelta a casa y por hoy nada mas De nuevo no se sabe en dos semanas o asi vuelta a la espera .......yo sigo apretando más las mano al Padre hasta las 22 besos.M. E da pena cambiar el rumbo del blog ...pero es asi

  • Comentario por saruce 14.03.17 | 14:45

    Para Oliva ( y termino).
    Creo que en general, en el mundo hay mucho amor.
    Ya sea en estados mucho más comprensibles, como la solidaridad, la confianza, el respeto, el cariño, el sacrificio o el "simple trabajo" por los demás, la justicia, la ayuda puntual, y la entregada mediante un plazo demorado de continuidad, etcétera.
    No hay que ser cristiano para amar, por supuesto.
    Todos conocemos a gente atea que ama a los demás, aunque no conozca a Dios.
    ¿A quién llevará Dios consigo, en la otra vida?.
    Yo creo que a todos sus hijos.
    ¿Quién soy yo, para recomendar o influir en Dios, para que elija a unos o a otros?.
    O dicho de otra manera:
    ¿Quién soy yo para interpretar a Dios, y exigirle que cumpla "Su Divino Plan", según mi interpretación?.
    ...
    El viento de levante sopla con fuerza; el mar está de color verde, con manchas de color marrón, y salpicado de pañuelos blancos.
    Ni un solo barco.
    Imponentes su grandeza y fo...

  • Comentario por saruce 14.03.17 | 14:28

    Para Oliva, con respeto y amor cristiano.
    Ignoro cómo piensas, Oliva, y espero no te incomodes si digo que tampoco me quita el sueño conocerlo o adivinarlo.
    El amor (para mí) no es algo que se establezca mediante un decreto ley, sino algo personal e intransferible.
    Y cuando yo me refiero a "mi Dios"no lo hago pensando en que es de mi pertenencia, sino el Ser superior que está íntimamente ligado a mi persona, mi Creador.
    Y difiero de tu forma de concebir a Dios, de tu reconocimiento de Dios, cuando aportas pequeños trozos de escrituras sagradas, utilizando el "corta y pega", para afianzar tus ideas y criterios.
    Como solemos decir por aquí, por el sur, a veces nos "embalamos", y nuestra verborrea no es capaz de parar la marcha.
    Y por último, Dios no es susceptible de ser juzgado por las personas.
    Digamos que "geográficamente" hay infinitas diferencias entre planos, y espiritualmente, ni te cuento. Me siento sobrepasado...

  • Comentario por Antonio Manuel 13.03.17 | 23:12

    Oliva
    Repites la pregunta. Mi opinión ya fue expresada con antrioridad. Mi opinión no importa, lo que sabemos es que Jesús conoce nuestras almas.
    Como puedes leer, hay quien presiona a Jesús, ya que si alguien se condena es "un fracaso del Creador" que debería "dimitir de su condición divina". Que quede claro.
    Prefiero la Esperanza que me promete Jesús, Dios.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 13.03.17 | 22:30

    Me he sumado de corazón a la preciosa oración de Oliva y he dado gracias al Padre Bueno por las vidas de Gacela y su hija. Hoy, ellas viven la esperanza y mañana, la tranquilidad. Para todos la vida se hace dura y nos impone exigencias que humedecen los ojos y hacen que duela el corazón. La salvación -repito- es inherente a nuestra condición de cristianos y a la de seres humanos. En mi forma de pensar es absolutamente imposible, más que la cuadratura del círculo, que Dios permita o consienta la "condena eterna" de ningún ser humano. Sería tal Su fracaso que no podría suceder sin perder su condición divina, como si una criatura pudiera arrebatársela, ni siquiera la que hemos dado en llamar "Demonio", valiente fantasma de cartón piedra con el que nos han aterrado cuantos querían sacar algo de nosotros. Es la nuestra una soberana,inconmovible y gozosa esperanza. La misma que deseo ahora para Gacela y su hija y para todos los lectores y comentaristas de este excepcional blog.

  • Comentario por Oliva 13.03.17 | 21:57

    Antonio Manuel: tú y yo podemos proclamar a Jesús como Cristo y Señor hasta que se nos seque la lengua y el gaznate, pero no olvidemos que "no todos los que me dicen "Señor, Señor" entrarán en el reino de Dios, sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre celestial" (Mt.7). ¿Y cuál es la voluntad del Padre? Según Jesús: amar, amar y amar. Por nuestras obras nos conocerán, Antonio Manuel.

    La pregunta no es, como tú planteas: "¿Tiene que un cristiano renegar de su Iglesia para amar a su prójimo?", sino justo la contraria: "¿tiene que entrar alguien que se declare no cristiano en nuestra Iglesia para amar a su prójimo? Y si ambos amamos, ¿quién se salva?: ¿el cristiano o el que afirma no serlo?

  • Comentario por Oliva 13.03.17 | 21:23

    Nunca permitirás que resbale. Nunca duerme el que vela por mí. Tú, Padre Bueno, me cuidas y me proteges en todos mis caminos ahora y siempre. ¿A dónde puedo ir lejos de tu presencia?, ¿a dónde puedo ir lejos de tu espíritu? Si subiera a lo alto de los cielos, Padre mío, allí estarías tú; y si bajara a las profundidades de la tierra, también estarías allí. Y si se convirtiera en noche la luz que me rodea, la oscuridad no me ocultaría de ti, y la noche sería tan brillante como el mediodía. Porque aun allí me alcanzaría tu mano; tu mano, Padre Bueno, nunca me soltaría.

    Amén.

  • Comentario por Oliva 13.03.17 | 21:21

    Y me pregunto y os pregunto, ¿importa acaso qué nos mueva? Es el mismo Espíritu quien el que actúa en unos y en otros.

    Gacela, he preparado una oración para ti. He ligado los salmos 121, 131 y 139 y los he actualizado. Espero que te sirva de ayuda. Oraré esta noche a las 22 desde esta oración. Al resto de compañeros y de compañeras, os convoco e invito a hacer lo mismo. Un fuerte abrazo en el Espíritu que nos une.

    ORACIÓN

    Padre, me has examinada y me conoces; tú conoces todas mis acciones; aun de lejos te das cuenta de todo lo que pienso. ¡Sabes todo lo que hago! Aún no tengo la palabra en mi boca y tú, Padre Bueno, ya la conoces. Tú fuiste quien formó mi cuerpo en el vientre de mi madre. Tus ojos vieron en lo secreto mi cuerpo en formación. Ante ti estoy callada y tranquila como una niña recién amamantada que está en brazos de su madre. ¡Soy como una niña recién amamantada! ¿De dónde vendrá mi ayuda si no es de ti, Padre?

  • Comentario por Antonio Manuel 13.03.17 | 21:18

    Oliva
    Yo creo en Dios, que Jesús es el mismo Dios, que el Espíritu Santo es la presencia real del mismo Dios en nosotros. El Amor de Dios a todos alcanza. El Espíritu de Dios a todos ilumina para obrar en su Amor.
    Creo que el ser humano es libre de decidir. La parábola del "hijo pródigo" nos ilustra la misericordia de Dios, pero también el egoísmo del hijo que abandona a su padre. Y la parábola del "buen samaritano" deja claro el amor al prójimo "dar sin esperar nada a cambio".
    El que un cristiano proclame a Jesús como Cristo y Señor, impide que ame al prójimo como Él nos lo pide. Reconocer a Jesús, ¿no es reconocer a Dios?. ¿Tiene que un cristiano renegar de su Iglesia para amar a su prójimo?.


  • Comentario por Oliva 13.03.17 | 21:15

    El temor y el dolor que imaginamos en nuestra querida Gacela nos ha dejado paralizados en la escritura. Tras su testimonio, encontrar una vía para seguir con nuestras disquisiciones acerca de la salvación parece difícil, como si incurriésemos en una triste frivolidad. Sin embargo, el testimonio de nuestra amiga ha logrado algo grande: nos ha unido por encima de nuestras diferencias manifiestas estos días atrás. No nos conocemos en profundidad, no nos vemos ni sabemos quién lee, ni cuándo lo hace. Sin embargo, cada uno se ha asomado a ofrecerle consuelo en su aflicción y esperanza en su futuro, en el de su hija y en el de su familia. Ambos (consuelo y esperanza) son signos de amor y misericordia y son cantos que empiedran nuestra salvación colectiva, porque procurando juntos la salvación de todos, nos salvamos a también a nosotros mismos. Algunos, creyentes, ofrecerán consuelos animados por su fe viva en Jesús; otros, "descreídos", lo harán animados por sentimiento de solidaridad.

  • Comentario por Antonio Manuel 13.03.17 | 18:22

    Amiga Gacela.
    Saruce ha experimentado en su persona estos momentos tan difíciles, y sus palabras es el mejor consuelo que yo podría darte. Conozco un caso con un igual enfermedad, son madre e hija y las dos la padecen; se la diagnosticaron hace más de quince años. Han superado algunos momentos difíciles, y a pesar de ello, como dice Saruce, son felices con sus familias, nietos e hijos, y mantienen un espíritu vital encomiable.
    Que la tristeza pronto se torne en alegría.
    Besos.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 13.03.17 | 17:08

    Antes de iniciar el viaje he necesitado abrir el ordenador ya un poco mas tranquila.
    Os he visto lo cerca que os tengo y quiero daros las gracias de corazón.Decía oliva que ...ayudar al afligido en su necesidad ...!Gracias os quiero un montón y se que estaréis dándonos ánimo fuerzas y confianza !Hasta luego .
    El dibujito de Jairo es tierno como el.!!GRACIAS!!

  • Comentario por Manuel_RH 12.03.17 | 23:50

    Querida Gacela : por desgracia ese mal es cada vez más habitual, es como el pan de cada dia. Pero ten confianza, ya verás como dentro de poco todo estará olvidado. Conozco cantidad de personas operadas, algunas en mi entorno de amistades, y están como si nada. Pido por tí y por tu familia y el martes os tendré en mi pensamiento en la oración. Que Dios os de fuerza y todo pase pronto.

    Te mando un fuerte abrazo.

  • Comentario por saruce 12.03.17 | 10:30

    Gacela, ya he pedido a Dios por la salud de tu hija, y de todos vosotros, y deseo darte mi testimonio, y el de otras personas que hemos superado el cáncer, con buena nota.
    Espero que tu hija sea dócil a los tratamientos (algo fundamental), y si es creyente, que ponga sus esperanzas en los oncólogos y en Dios.
    Y que procure (ella) no pretender ser una heroína, sino una persona que necesita los medicamentos durante el tratamiento oportuno.
    Yo pasé catorce meses de "quimio", y a los diez años, me dieron el alta (enero pasado).
    Vais a conocer gente maravillosa con batas sanitarias.
    Un hospital con enfermos de Oncología es como una sucursal del reino del Amor.
    Mi experiencia, y la de mis "colegas" enfermos, es altamente positiva. La gente es amable, muy amable, y el trato suele ser exquisito.
    Dile a tu hija que no esté asustada.
    Que se ocupe de curarse, y que se puede ser feliz a pesar del cáncer.
    Un abrazo a las dos.

  • Comentario por Isabel G 12.03.17 | 03:12

    Querida Gacela:
    Te mando un fuerte abrazo desde Buenos Aires. Dios está a tu lado para acompañarte a transitar este difícil camino. Entregale a Ël todo tu ser. Jesús nunca te abandonará.Como podés advertir, todos los comentaristas estamos contigo para darte fuerzas.
    Muchos cariños

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 11.03.17 | 22:13

    Querida Gacela, tras pedirle a Dios hace un momento salud para tu hija y fuerza para ti, justo es aparecer aquí para expresar nuestra cercanía. Afortunadamente, es un cáncer que se cura en la inmensa mayoría de los casos y así será esta vez, seguro. Pero la tensión y la preocupación no hay quien las quite hasta que la cosa pase y pasará, Desde lejos solo tenemos dos medios de acercarnos amistosamente a vosotros: el afecto que comparte penas y la oración que da gracias al cielo por todo lo que acontece cuando se tiene una visión providencialista de la historia global de la humanidad y de la de cada uno en particular. Por todo ello, estoy convencido de que de este dolor brotará alegría, conformidad y una hermosa acción de gracias. A todo ello me sumo e invito a comentaristas y lectores de este blog a hacer lo mismo. La descripción que ha hecho Oliva de nuestro "ser cristiano" es magistral y nos aporta el rico testimonio de su propia vivencia cristiana.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 11.03.17 | 20:52

    .
    Para mi querida Gacela:

    Después de hacer el 100% de lo que esté en nuestra mano, queda solo esto que es lo mejor:



  • Comentario por Oliva 11.03.17 | 20:19

    Querida Gacela: tu hija, tu familia, tú... estaréis en el corazón de nuestra oración a las 22. Siéntenos contigo en una oración que no deja de ser un fortísimo abrazo de comunión fraterna. Cuenta con nosotros, sabes dónde encontrarnos.

    A las 22 nos vemos, Gacela, y nos damos un cálido achuchón en el Espíritu que nos une. Amén.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 11.03.17 | 19:58

    Queridos:Hemos pasado el sábado en Murcia con nuestros hijos y nos lo prometíamos tan felices... .Mi hija nos ha comunicado que le han descubierto un cáncer de mama y que la operan el martes próximo en Alicante !!Asusta !!y ahora mismo que llego a casa me pongo a decíroslo y compartir mi miedo .ahora mi corazón me dice !déjalo en las manos de Dios"lo primero mi miedo y después a mi hija para que su cuerpo reaccione al tratamiento y que se sienta tranquila.ESo es todo sigo asistiendo a las diez y cuento con TODOS.Besos Por hoy nada mas necesito drenar y sentirme acompañada .Ya sabéis que yo me abro fácilmente ante quien yo quiero

  • Comentario por Oliva 11.03.17 | 15:08

    en que rompas las cadenas de la injusticia y desates los nudos que aprietan el yugo; en que dejes libres a los oprimidos y acabes con toda tiranía; en que compartas tu pan con el hambriento y recibas en tu casa al pobre sin techo; en que vistas al que no tiene ropa y no dejes de socorrer a tus semejantes. Entonces brillará tu luz como la aurora (...). Si haces desaparecer toda opresión (...) si te das a ti mismo en servicio del hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad y tu sombras se convertirán en luz del mediodía" (Is 58...).

    Amar, por tanto, está al alcance de todos.

    Luego sigo.

    Abrazos.

  • Comentario por Oliva 11.03.17 | 15:01

    El amor y vivir amando nos hace más cristianos, sí, pero aún más importante es que amar y vivir amando nos hace más fraternos, nos acerca los unos a los otros y nos hace vivir en comunión por encima de nuestros credos; esa es, en definitiva, nuestra salvación. El amor no es privativo de quienes nos manifestamos cristianos, Antonio Manuel: “A Dios nunca le ha visto nadie; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor se hace realidad en nosotros” (1 Jn…). Amar está al alcance de todos nosotros, (creyentes, no creyentes, descreídos). Porque para nosotros la Fe nunca puede ser enrocarnos en unos ritos que median entre Dios y los hombres y mujeres. La verticalidad de nuestra Fe (relación con Dios) se asienta sobre su horizontalidad (relación de fraternidad). "Creéis que el ayuno que a mí me agrada consiste en afligirse, en agachar la cabeza como un junco y acostarse entre ásperas ropas, sobre cenizas? (...) El ayuno que a mi me agrada consiste en esto: en

  • Comentario por Oliva 11.03.17 | 14:49

    Tienes razón, Antonio Manuel, Dios está en Jesús, “en esa Persona” pero también es cierto que“¿acaso no sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios vive en vosotros?” (1 Cor…). Dices, además: “Él (Jesús) nos ha enseñado. O se cree en Él o se cree en otra cosa”. ¿Y qué es para ti creer en Jesús, Antonio Manuel? Juan nos recuerda lo siguiente “Si os amáis los unos a los otros, todo el mundo conocerá que sois mis discípulos” (Jn13…). Amar, identificarnos con la vida tal y como Jesús la vivió, es lo que nos convierte en discípulos. Lo que nos hace cristianos no es la proclamación de Jesús como Cristo y Señor. Lo que nos hace cristianos es el seguimiento, la adhesión a un proyecto vital (las bienaventuranzas) que tiene como centro la lucha contra toda forma opresiva (contravalores) y la búsqueda de una vida digna para todos los seres humanos respetando lo creado (lo que, en definitiva, es favorecer el Reinado y su justicia).

  • Comentario por Antonio Manuel 10.03.17 | 22:45

    Lo que se dice y se registra, queda dicho. A propósito, solo me divierte lo cómico.
    Jesús es una persona, y Dios está en esa Persona. Él nos ha enseñado. O se cree en Él o se cree en otra cosa.
    La Cuaresma es una preparación para la Santa Pasión y la Gloriosa Resurrección, donde nuestros corazones estallan de alegría.
    Me asaltan muchas dudas con la salvación que por algunos se preconiza.
    El Evangelio no nos exige, nos enseña. "El que tenga oidos para oir, que oiga..."

  • Comentario por saruce 10.03.17 | 19:24

    Los seres humanos, y en especial los católicos de buena fe, somos únicos a la hora de "simplificar", como os he explicado en el comentario anterior, a pesar de mi torpeza, de mi humildad real, y de mi rebeldía ante tantos excesos verbales.
    Creo haber dicho, en alguna otra ocasión que poseo un libro que, según el propio autor, fue escrito por el mismo Jesús el Cristo.
    Desde luego, no se trataba de Jesús de Nazaret, aunque el autor plagia muchas palabras de los evangelios, pero no es capaz de robar una sola frase completa.
    El cristianismo, el amor a Dios, el amor de Dios Padre, la salvación de las personas, por la misericordia de Dios, está en la genética de nuestra fe, y no hay que buscar miles de palabras para explicarlo.
    Porque no es sabiduría tratar de explicar los designios de Dios, ni su esencia, ni su "comportamiento", sino un exceso de atrevimiento.
    Lo que los humanos no estamos autorizados a conocer ... todavía.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 10.03.17 | 19:17

    BIEN!! Oliva y te ha faltado decir "a otra cosa mariposa"He tenido que leer seguido todo lo anterior y os aseguro que me ha costado trabajo...Al estar fuera unos días no he podido leerlo en pequeñas" diocesis" y me he perdido, yo como saruce a dejar descansar las neuronas .Viva las cuatro mujeres que habéis sacado a colación en NUESTRO DIA es que valemos mucho(en mi modestia claro).Perdonad pero es lo que he sentido .Hasta las diez.

  • Comentario por saruce 10.03.17 | 19:05

    No se trata de desdecirme, sino de actuar, no con "la verdad", sino con la verdad en la que creo, no con "la fe", sino con mi fe, y no con "la esperanza", sino con mi esperanza.
    Quedarme callado ante tanta oscuridad, tantas ocurrencias, y tanto sinsentido, o dicho de otra forma, tanta nebulosa, me resulta algo innoble.
    He de hablar, de protestar, y de intentar expresar mis convencimientos básicos, sin contentarme con leer las ideas expuestas por los demás, con un "calla y otorga".
    ¿Redención?, ¿salvación?, ¿participación activa del Reino de Dios?, ¿estar con Dios, a partir de nuestra vida actual?, ¿alguna otra manera de llamar al hecho de estar/vivir con el Padre Dios?.
    El cristianismo fue resumido por el mismo Jesús de Nazaret:
    "Ama a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo".
    Esas catorce palabras llenas de amor y sabiduría, están casi representadas por más de 2.800 entradas en nuestro catecismo.
    ...

  • Comentario por Oliva 10.03.17 | 15:17

    A veces tengo la impresión de que en este blog señalamos con ahínco hacia nuestros desacuerdos. Y eso, en sí, no es una opción equivocada, pues puede servir para avivar la reflexión, el debate y el enriquecimiento mutuo. Lo que me inquieta es que pocas veces ( y ni escurro el bulto) destacamos las aportaciones de compañeros y de compañeras que nos constituyen y edifican. Y el encuentro de ambas líneas (lo que rechazamos y subrayamos, por una parte; y lo que es posible que nos aporte, pero que pasamos de largo, por otra) me preocupa. Porque es posible que la cuestión latente sea que estemos sujetos a nuestras convicciones como lapas a la roca, herméticos o de espaldas a la novedad que nos brinda el otro, y con el puente levado y en estado de defensa enclaustrados en aquello que consideramos nuestra propia fortaleza: el conjunto de las ideas que nos forjamos y que constituyen el filtro con el que interpretamos nuestro mundo, nuestra vida y nuestra Fe. Os invito al cambio de rumbo.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 10.03.17 | 12:11

    Amigo Antonio Manuel, tengo la impresión de que usted se empeña en sacar agua de un pozo seco con un cesto fabricado con mis propios mimbres. Si le divierte, adelante, pero solo si le divierte. Nadie que siga este blog debería tener dudas de lo que se entiende aquí por salvación. En cuanto a Dios y la creación, nadie debe de dudar de que es su designio y un proyecto o hecho realmente esplendoroso. En cuanto a la persona y obra de Jesús, ídem de ídem. Así que, amigo Antonio Manuel, dejemos de darle vueltas a la noria al carecer el pozo de agua, pues nada aportamos con estas disquisiciones y, estando en Cuaresma, deberíamos aprovechar mejor el tiempo, el nuestro y el de nuestros posibles lectores. Es este un tiempo de abundante gracia y cada uno de los minutos debería servirnos para lo único que nos exige el Evangelio, para el amor de obra, no de palabra, el amor eficiente entre nosotros, como discípulos y seguidores suyos. Un saludo amistoso

  • Comentario por Antonio Manuel 09.03.17 | 19:53

    "...Ya he dicho que la salvación es un don de la creación... Peor es afirmar que "muchos se condenarán" por no haber aceptado a Cristo o seguido la difícil senda de los mandamientos. Creación y salvación van de la mano. Si Dios creó el mundo, lo creó en la eternidad, que es su exclusiva condición, y lo mantendrá en la eternidad que es Él mismo. Los seres efímeros, como somos los vivientes, permaneceremos en esa eternidad siempre, valga la redundancia..."
    ¿Porqué precisamente es la salvación un don de la creación? ¿De qué nos tiene que salvar Dios, si ya estamos en la eternidad "...Los seres vivientes son efímeros, pero permanecen en la eternidad siempre"..?. Y todo esto si se cumple la condición "...Si Dios creo el mundo..."
    En este lío filosófico, hay al menos una premisa falsa, si estamos en la eternidad la salvación no puede ser un don, y si la salvación es un don, entonces no estamos en la eternidad.
    Con argumentos como el indicado, ¡ Se quiere rebatir a Jesús, Di...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Lunes, 29 de mayo

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031