Blog de Jairo del Agua

Teología luminosa y Teología oscura

02.02.17 | 08:00. Archivado en Religión

Sabiduria
Hay tantos teólogos escribidores, tantos opinantes, tantos libros… que los católicos nos perdemos. Unas veces porque nos cuentan profundidades que curioseamos con los zapatitos de la 1ª Comunión atados y bien atados.

Y, claro, no podemos dar un paso porque nos mancan. Otras veces vamos de "progres" por la vida y nos adherimos a cualquier viento novedoso. Los dos extremos me parecen muy peligrosos.
.

Existen, en mi opinión, dos tipos de Teología:

- Luminosa, la que suma, la que ilumina y por tanto ayuda.

- Oscura, la que resta, la que no aporta nada positivo y es inútil.

La primera es la que me lleva al descubrimiento vital del "rostro de Dios". La segunda es la que multiplica las archivoltas de la mente y levanta cerros de papel para recortar o negar los misterios de nuestra fe. En nuestra historia eclesial siempre ha habido demasiados teóricos empeñados en sacar leche de un botijo, sin ninguna vibración de vida que transmitir.
.


Me parece muy LUMINOSO, por ejemplo, que me hayan sacado de una "interpretación literal" de la Escritura y me hayan descubierto el lenguaje mágico, mítico y racional de la evolución humana.

Me ayuda saber que la creación pudo hacerse en 6 días o en 600 millones de años. Puedo, por tanto, mirar cara a cara los avances científicos sin que mi fe tiemble o se ponga a la defensiva.

Me ayuda enterarme que la mujer no procede del hombre, que lo de la costilla de Adán es puro mito patriarcal -propio de la época del escribiente- y, por tanto, no hay base alguna que justifique la inferioridad de la mujer, por mucho que se empeñe la "literalidad" de la Escritura.

También me ayuda darme cuenta que el pecado original no puede ser el quebranto puntual de una norma divina, cuyo castigo arrastra todavía hoy el género humano, sino la humana "limitación original" y sus sucesivos desequilibrios. Eso que, efectivamente, se transmite de generación en generación y que estamos llamados a mejorar personal y grupalmente caminando hacia la plenitud.

Por eso el bautismo no limpia nada, sino que ilumina y encamina al que se adhiere al Camino: En los niños por "representación", que ratificarán personalmente en la Confirmación. En los adultos por "conversión", que es realmente lo que nos abre al perdón, preconcedido desde la eternidad.

Me ha servido muchísimo percatarme de que el sacrificio de Isaac nunca pudo ser solicitado por Dios, sino por la influencia bárbara del "ambiente humano" de la época con sus sacrificios humanos a sus divinidades.

Ahora estoy protegido contra los cantamañanas (¡cuánto daño hacen y cuánto ensucian el rostro del Dios!) que me hablaron y hablan... de la "fidelidad de Abraham" al entregar a su hijo. Y estoy vacunado contra los paralelismos de tal sacrificio con la cruz del Señor. Mi corazón estaba cierto: Dios nunca, nunca, puede promover un parricidio. Lo intuí claramente aún en mi época de "carbonero".

Por el contrario, para nada me sirve que me digan que la historia de Noé fue un inexistente mito. ¿Cómo lo sabe el teólogo oscuro? ¿Estaba sentado allí tomando nota? No me sirve para nada destruir esa historia, aunque no sea una crónica exacta. Mi corazón me dice que Dios siempre protege a quienes se dejan proteger: "Al que sigue buen camino le haré ver la salvación", reza el salmo (Sal 49,23). Y esa es la moraleja precisamente, sin complicarme la vida metiendo la nariz en el arca. Podría seguir con innumerables ejemplos.
.
images

Si nos adentramos en el NT las luces y las sombras se acentúan. Bendigo a los que me confirmaron mis sospechas de que el Padre no pudo exigir la sangre de su Hijo en pago por nuestros pecados.

Y que las teorías redentoristas de san Anselmo son ya historia pasada, aunque las tengamos todavía clavadas en el tuétano, en la predicación y en la liturgia. ¡Qué horror y qué dolor seguimos soportando los cristianos con esa interpretación tan contraria al Abba de Jesús! (Volveré sobre este "tema esencial" en mis próximas meditaciones).

Esos teólogos han sido para mí verdadera LUZ porque me han permitido encontrarme con el Abba de Jesús y huir del "fantasma sádico", inevitablemente imaginado por los judeocristianos.

¡Pobrecitos! No podían concebirlo de otra manera por sus tradiciones judías. Aquí incluyo a san Pablo que, además de apóstol era "hombre falible". Nos lo advierte él mismo cuando escribe que no sois de Apolo, ni de Pablo, sino de Cristo. Mucha doctrina tradicional olvidó esa advertencia de Pablo sobre sí mismo y se quedó con la bombilla (rompible y perecedera) en vez de con la LUZ de la Escritura.

Bendigo igualmente a los teólogos LUMINOSOS que me han hecho ver que Dios está SIEMPRE volcado sobre sus criaturas y que la oración de petición es solo el mínimo comienzo para relacionarme con Él. O que los santos no son "conseguidores" sino "ejemplos de vida" porque con un Padre millonario todo lo tenemos conseguido. Basta con ABRIRSE a sus regalos y cultivarlos (parábola de los talentos).

Por el contrario, para nada me sirven los teólogos OSCUROS con racionalismos etéreos sobre si la Resurrección ocurrió como la cuentan los evangelistas o fue una visión interior de sus discípulos.

¡Qué disquisiciones más tontas! Lo esencial y cierto es que Cristo resucitó. Cualquier intento de racionalizarlo es hacer el bobo. Hay cosas que o se creen o no se creen. O dejas que el corazón salte de gozo al leerlas, o te quedas con sustitutorias ideas frías.
.

teologosmodernos

El NT conserva todavía una enorme carga mítica, es decir, un estilo de cuento pedagógico. Pero eso no nos puede llevar a negar la REALIDAD de los hechos allí relatados.

Se está exagerando tanto la interpretación simbólica que pareciera que el Evangelio no contiene hechos sino solo mitos interpretables a capricho.

Así se ha llegado al disparate de negar la realidad de los milagros, de la Transfiguración, de la Ascensión, de la virginidad de María, de la Eucaristía y un esperpéntico "et cetera". Pareciera que estos esnobs de la teología OSCURA tenían plaza de notario "in illo témpore"… Por ese camino llegaríamos al ridículo de afirmar que el mismo Cristo era un astronauta de avanzadísima era, con su láser de hacer lo que para nosotros -seres atrasados- serían milagros.

No podemos pasar de la pura "letra" al solo "símbolo", porque nos quedaremos sin contenido real. Esos dos peligrosos extremos nos muestran nuestra fatídica afición al péndulo y a la filigrana mental.
.

Amor
Tenemos totalmente olvidado que la Palabra está inscrita previamente en el corazón humano y que la Escritura no es más que el despertador de nuestra dormida consciencia.

Por eso la teología que no sirve para la vida, que desbarata, que destruye, que confunde, no puede ser "sabiduría". Solo aquellos que nos descubren el amoroso rostro de Dios y el abrazo a los hermanos pueden ser verdaderos teólogos LUMINOSOS.

Los que siembran retorcimiento, confusión y oscuridad, inútil para la vida, no merecen más que nuestra indiferencia. "Cuando un ciego guía a otro ciego, los dos caen en la olla" (Mt 15,14).

Todo intento de explicar a Dios ("teo - logos" significa tratado de Dios) ha de partir de la certeza de que a Dios se le puede VIVIR y SENTIR pero no se le puede COMPRENDER. Sería tanto como encerrarle en nuestra pequeña cabecita donde realmente no cabe.

Esa certeza es la que me ha llevado a afirmar que "es tiempo de escucha" (1) también para los teólogos. Esa apertura al Pueblo de Dios les llevará a darnos las respuestas que hoy necesitamos para llegar a VIVIR al Dios que nos habita y nos envuelve, al que nuestro corazón ansía.

Y, como nuestra racionalidad exige partir de algún principio, no podemos olvidar las dos afirmaciones primarias e irrefutables:

- Dios es Amor: Cualquier teología que no parta o no llegue a esa realidad es falsa de toda falsedad. Es más, cualquier teólogo que no VIVA envuelto en ese amor está incapacitado para ayudar a VIVIR, por muchos doctorados que acumule.
.

Mas grande que yo

- Dios es Misterio: Es imposible saltarse el misterio y dar explicación cabal de todos los movimientos y obras de Dios. Lo único que podemos hacer es perforar nuestras inconsciencias y descubrir el ADN divino en nuestras propias entrañas. Por ahí, tal vez, podamos entrever quiénes somos y quién es Él. Ahora comprendo el apasionado ¡noverim me, noverim te! (que me conozca, que te conozca) de san Agustín.

A estas alturas de mi vida, mientras desciendo al "valle del abrazo", tengo la certeza de que debemos "dejar a Dios ser Dios", abrirnos dócil y humildemente a su "progresiva revelación" e intentar vivirlo, única manera de acercarse a la Vida.

Cada día estoy más cierto de que hay que buscarlo apasionada y constantemente en lo hondo, más que en la cabeza. Tu "ser" no puede más que anhelar "Al que es" y vivir en "El que te hace ser". Solo desde esa VIDA interior -corriente que te arrastra al mar- podrás intuir "quién eres" y "Quién es el que te llama".
.

Por eso la "oración de impregnación" es la mejor escuela de teología que podrás encontrar. El mejor teólogo de todos los tiempos nos lo dejó dicho: "He aprendido más delante del Sagrario que en los libros". Y, al final de su vida, Fr. Tomasón de Aquino, después de una inmersión profunda en "El que es" (en la fiesta de san Nicolás) se negó a escribir una sola letra más, a pesar de la insistencia de su compañero, ayudante y amigo:

- ¡Tome la pluma, Fr. Tomás!

- No puedo, Fr. Reginaldo, no puedo, porque todo lo que he escrito me parece nada más que un poco de paja en comparación con lo que he visto y me ha sido revelado.

¡Qué buen ejemplo para los que tenemos la evidencia de "ser paja… pero paja enamorada", con el único deseo de trocarse en llamarada, que inicie verdaderas hogueras en la buena madera de los hermanos! Para terminar, tal vez, dejando de escribir como Fr. Tomás y practicando solo el abrazo...
_____________________________

(1) ¡Es tiempo de escucha! - "Meditaciones desde la calle", pag. 17. Ediciones KHAF.
___________________________________________________________________________

.
LA VOZ DE LOS LECTORES:

Meditaciones desde la calle 5

¡Gracias, Jairo, por tus artículos! Son una lluvia de agua fresca que reaviva la esperanza y hace zoom para traernos aquí y ahora el mensaje del Evangelio en toda su dimensión. Sigue haciéndonos partícipes de lo que Dios te va mostrando por el camino. Unas veces nos abres cauces, otras nos confirmas lo que también nosotros percibimos y soñamos, otras nos ayudas a caminar juntos -con puntos de vista diversos- hacia la misma meta, dando gracias a Dios por la novedad de su mensaje y de su amor.

Me encanta lo que escribes, cómo lo escribes, desde dónde lo escribes y por qué lo escribes. Así que sigue escribiendo. Haces bien. La nueva evangelización va por ahí, le pese a quien le pese. Y el Concilio Vaticano II -tan recortado, olvidado y tergiversado- pretendía seguir por ahí también. Pero se puede recuperar y restaurar si nos lo proponemos. Un fuerte abrazo.

Sor Teresa Botana
León - España

_______________________________________________________________________________________

.

________________________________________________________________________________

cenefa 6

___________________________________________________________________________


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Oliva 12.02.17 | 15:59

    Coincido de pleno con Ramón: magnífica, lúcida y muy luminosa la intervención de Baldo. ¡No te vayas lejos del Blog, querido amigo! Gacela, el Padre Bueno es muy pedagógico con nosotros y su presencia se incardina en nuestra vida atendiendo a nuestro macro y micro contexto "natural" y "social" (otra dicotomía un tanto absurda): nuestras costumbres, ritos, el marco cultural en el que se desenvuelven nuestras relaciones humanas, nuestras categorías de pensamiento y también nuestros paisajes. Eso es, en definitiva, lo sobrenatural sobre la natural; es decir, no hay distinción entre lo uno y lo otro y menos aún teniendo en cuenta que para nosotros el Padre Bueno es el "Dios-encarnado" o "Dios-con nosotros". Lo más importante es no olvidar que somos templos vivos de Él. En eso, al menos, creo yo. A algunos, como "mediación" en su experiencia religiosa les puede servir el monte, como aludes tú, a otros, como Saruce, el mar. Por cierto, ¿dónde están Saruce e Isabel? Abrazos a las 22:00.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 12.02.17 | 11:43

    Gracias, Baldo, pues, en el lenguaje de Jairo, eres perfecta "teología luminosa" y quien te lea bien y te entienda verá delante de sí un horizonte extraordinario de luz y amor. El cristianismo es realmente hermoso por lo que aporta, no por sus amenazas o por lo que, en versión de algunos, pretende arrebatarnos a los pobres mortales, como, por ejemplo, el goce de la sexualidad y la alegría de vivir, ya que el cristianismo es puro goce y alegría. Hoy es domingo y, por ello, día de alegría.

  • Comentario por BALDO 11.02.17 | 20:00

    y 4. Con todos los planteamientos que hemos hecho sobre la razón, ¿qué queda entonces de la gracia? ¿Es que uno puede comprender que Dios es Padre, que Jesucristo es el Hijo que resucitó de entre muertos, con la sola intervención de la razón humana teologal? Yo no tengo ninguna duda en afirmar que así es. El don o gracia está en la creación. Para el que mantiene una relación con Dios, ve que todo es don. Y tan don es que la razón puede llegar a comprender el teorema de Pitágoras como el misterio de la santísima Trinidad. Eso sí: son manifestaciones de la razón distintas. Pero ambas son humanas. Y, para un creyente, ambas son regalo de Dios; no es necesaria una gracia suplementaria para una de ellas.

  • Comentario por BALDO 11.02.17 | 19:59

    3. Qué hacemos entonces con la fe teologal? Desde luego, no distinguirla de la razón teologal como un conocimiento de orden superior. No existe tal conocimiento divino superior insuflado en el ser humano. Lo que sí podemos y debemos hacer con la fe es situarla en el ámbito de la receptividad. En efecto, existe en los humanos una actitud de receptividad o de rechazo ante los valores religioso. Con todo lo dicho anteriormente parece que queda desarmada toda la teología cristiana. En cierto modo así es. Papas, obispos y teólogos quisieron salvaguardar su experiencia teologal de los ataques “racionalistas” subiéndose del plano humano al divino, cuando lo acertado hubiera sido mantenerse en su específico plano de racionalidad: la racionalidad teologal. Ésta es diferente de la de los racionalistas, y no inferior.

  • Comentario por BALDO 11.02.17 | 19:58

    2. Así pues, no es posible ni necesaria en los humanos una energía distinta y superior a la razón para dirigir sus experiencias. Los no creyentes hacen bien en no tomar en serio eso del conocimiento suprahumano que los creyentes llaman fe. Las relaciones con Dios las dirige, las articula la razón teologal, en sus manifestaciones directas y reflexivas. Y ésta es una manifestación totalmente humana de la razón. Por eso a esta razón teologal no tienen por qué oponerse los ateos y agnósticos, salvo que ellos hayan caído en el reduccionismo de considerar “una” razón como “la” razón, actitud por lo demás frecuente por esos pagos. Quienes sean beligerantes contra la experiencia teologal (religiosa), han de batirse dentro de la racionalidad y la lógica teologal, no desde fuera de ella, igual que sucede con las demás experiencias: nadie ataca a la ciencia con argumentos artísticos; tampoco al revés.

  • Comentario por BALDO 11.02.17 | 19:56

    1. Me uno a las tesis de Ramón, de Oliva y de otros participantes. Propongo humildemente que se supriman de la teología y del conocimiento común cristiano dicotomías como natural/sobrenatural (naturaleza/gracia), razón/fe y otras, porque están fuera de lugar. Para un creyente cristiano todo es gracia, pero gracia recibida en la naturaleza y forma de ser del mundo, nunca al margen o por encima de ella. El Dios salvador es el Dios creador y no hay más salvación que la creación. Y un creyente debe ver que Dios es, en último término, el origen de los árboles y del viento, y que los árboles son, dada su naturaleza, arrancados por el viento huracanado y pueden pillar a una familia dentro de un coche que pasaba por allí y matarla. No hay que atribuirle a Dios la posibilidad y responsabilidad de evitar el accidente, porque sería pretender que el viento no fuera viento y que los árboles no fueran árboles. No existe un ámbito de lo sobrenatural al margen de lo natural, salvo Dios.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 11.02.17 | 17:49

    Oliva decía que Jesús subió al monte (lugar de la presencia de Dios ) Me anima me ayuda me encanta pensar que cuando nos reunimos a las diez cada uno en su monte ,no estamos solos estamos en racimo aunque la distancia física nos quiera separar.Ramón precioso "Lo sobrenatural pertenece a Dios y Dios está en todo lo natural "
    Algo de Jairo a "Dios se le puede sentir pero no comprender" Pero de que manera!!! sentimos que está cerca que todo está tocado por El que nos lleva en la palma de su mano.Leía que tenemos que liberamos de DIOS del Dios poderoso que nos controla y manipula...(.y yo digo) y descubrir como nos sigue tan de cerca acompañando en nuestras luces y sombras.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 10.02.17 | 20:17

    ¡Maravillosos los testimonios y las exposiciones de Oliva y Gacela a la hora de entender las escrituras y, sobre todo, a la de de orar! ¿Por qué hablamos o necesitamos hablar de lo "sobrenatural" para referirnos al ámbito divino? Seguramente porque hemos devaluado o desvirtuado lo "natural". Si lo sobrenatural pertenece al ámbito divino y lo natural al ámbito de lo creado, ¿acaso lo creado no está en el ámbito divino? ¿Hay algo más digno que un ser humano,aunque sea un salvaje confinado en la selva que solo ha alcanzado a maravillarse de las muchas cosas que pasan y que no entiende? ¿Es la creación natural o sobrenatural? Lo sobrenatural, como la salvación, no puede estar confinado en el ámbito de actuación de una determinada fe como la católica o la cristiana, pues, hablando con propiedad, lo sobrenatural pertenece a Dios y Dios está en todo lo natural. Es preciso abrir las mentes y no caer en las trampas o reducciones del lenguaje.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 10.02.17 | 18:46

    Oliva con relación a Marcos te digo que me encanta que me ayuda (Como Jairo) a quitar la broza y quedarse en lo esencial ,Se atreve a decir lo que el piensa pero me deja sin ninguna muleta ,A Dios no le podemos pedir nada el está siempre a nuestro lado luchando, dando animo intuyendo pero el trabajo es nuestro. Para mi lo oración lleva una carga de confianza tan grande que me atrevo a pedirle a Dios muchas cosas y siempre me llega a través de alguien de un libro de un amigo de la vida misma ,la respuesta a mi petición.Bueno eso es lo que me ha pasado con Marcos.Ir descubriendo de sus escritos las preguntas que todos nos hacemos de lo que es Mistero y que solo cuenta para dar respuesta la fe.De todas formas nada me quita ni me ponen los dogmas (la virginidad de Maria y tantos pesos que he tenido que soportar a través de los tiempos) para mi relación con Jesús con el Padre con el Espiritu..Que aunque sean lo mismo yo me dirijo a ellos de diferente manera.Me he liado un poco perdón.

  • Comentario por Oliva 10.02.17 | 16:56

    Lo mismo se puede decir de la expresión "ponerse en la piel del otro" que espero que, de ser puesta en boca del buen Jesús, nadie la interprete como un imperativo de despellejarnos los unos a los otros.

    ¡Feliz fin de semana!

  • Comentario por Oliva 10.02.17 | 16:21

    converséis con vuestros semejantes". Si Jesús dijese una frase tal y como esa, tan incardinada en su tiempo (nuestro presente), desearía que dentro de algunos cientos de años las disciplinas afines a la Teología, bien de las Ciencias Sociales o bien de las Humanidades (Historia, Sociología, Lingüística) explicasen que esa expresión se utilizaba en ciertas regiones en el siglo XXI para expresar "cambiar forzadamente el parecer". Preferiría esa interpretación antes que alguien decidiese prohibir cocinar la tortilla en sartén porque lo dijo Jesús, o peor aún, antes que alguien prohibiese su ingesta entre los cristianos.

    ¡Un abrazo! Nos vemos a las 22. ¡¡Paso lista!!

  • Comentario por Oliva 10.02.17 | 16:14

    Y entonces los discípulos se percatan de que junto a Jesús ya no están ni Elías (los Profetas), ni Moisés (La Ley). Solo está Jesús. ¡Es bellísimo! Ni tú ni yo podemos transfigurarnos, Ángel, pero podemos pensar, debemos creer que tratando de hacer aquello que Jesús hizo (sanar, consolar, aliviar, besar, abrazar, amar, orar, alabar, bendecir), con el empujón del Espíritu, podemos parecernos un poco más a ese Padre Bueno del que decimos que tiene entrañas de misericordia. Te pondré otro ejemplo, que aportó Baldo hace unos días. Si tú quieres creer que Jesús multiplicó los panes y los peces de forma sobrenatural, ¡hazlo!, ¡créelo! Pero cree también en el sentido del pasaje que es lo que a nosotros nos constituye. Que el verdadero milagro estuvo en que repartieron y compartieron de modo que nadie pasó hambre; que todos se saciaron. Y concluyo. Si hoy Jesús estuviera vivito y coleando entre nosotros y dijese por ejemplo una sentencia como esta: "no deis la vuelta a la tortilla cuando

  • Comentario por Oliva 10.02.17 | 16:06

    y el rostro de Jesús se tornó resplandeciente y una voz del cielo encumbró entronándolo como hijo… ¡hazlo!, ¡créelo! Pero, ¿en qué te hace eso mejor persona para tus semejantes?, ¿está acaso a tu alcance? Piensa el mensaje de ese pasaje, porque es bellísimo. A mí llámame bobarrona sentimentalista, pero me conmueve y me estremece profundamente. Fíjate: monte, nube, luz… son elementos teofánicos. Jesús sube al monte (lugar de la presencia de Dios) y allí conversa con Elías (los Profetas) y con Moisés (La Ley). Y los discípulos observaron que el gesto de Jesús resplandecía, luminoso, brillante. Es decir, para los discípulos Jesús a través de sus actos, de su forma de vivir, de su estilo de vida, se identificaba de tal forma, se asemejaba de tal manera con Abba que era casi como si se transparentase y pudiesen verlo a Él. Ver a Jesús era ver a Dios. Ser como Jesús es ser más hijos del Padre Bueno. Porque de hecho, oyen una voz que les dice: Este es mi Hijo amado, escuchadle.

  • Comentario por Oliva 10.02.17 | 16:05

    Estimado Ángel. No voy a entrar a refutar o a reforzar tu argumento sobre lo sobrenatural. Me moveré en otro plano. Pero, en primero lugar, quiero señalar que lo hecho sobrenatural, sensu stricto, es aquello "que excede los términos de la naturaleza" (RAE) y, por tanto, queda fuera de nuestro alcance. No podemos imitar el hecho sobrenatural (transfiguración, resurrección, virginidad y maternidad de María, etc); tampoco apropiarnos de él de forma que acicate nuestro hacer o nuestro estar en el mundo (no podemos, por ejemplo, multiplicar panes, peces o chuletas de cordero). Así que, si quieres creerlos a pie juntilla, ¡hazlo!. Tú o cualquiera, ¿por qué no? Pero eso no excluye que nos quedemos también con el sentido, la interpretación o el símbolo porque, ante todo, somos seres simbólicos y la interpretación es lo que nos cala y nos edifica. Te pondré un ejemplo. Si quieres creer que Jesús subió al monte Tabor y allí se encontró con Elías y con Moisés...

  • Comentario por Angel 10.02.17 | 12:30

    EL prejuicio literal, según mi opinión. es considerar que lo que se expone en las Escrituras es tal cual. Por ejemplo creer que Dios hizo el mundo en 6 días, seis periodos de 24 horas. Este tipo de prejuicio (visión, si les parece más adecuado) está prácticamente superado. Al menos en la Iglesia católica. En cambio, el prejuicio o visión racionalista, insisto, según mi criterio, está haciendo mucho daño. El prejuicio racionalista es querer explicarlo todo con argumentos razonables. Por ejemplo, como decía Jairo, interpretar que Jesús resucitó en "el corazón de los apóstoles". Y cual es el problema de esto, pues muy sencillo: lo que está ocurriendo hoy día: ESTAMOS DEJANDO DE LADO EL HECHO SOBRENATURAL. Y los teólogos, o cualquiera que intente hablar de Dios sin contemplar la SOBRENATURALIDAD en su argumento acaba siendo un político o un filósofo en el mejor de los casos.

  • Comentario por Oliva 10.02.17 | 01:00

    al mensaje que se transmite. Pero viendo el comentario de Ramón comprendo en otro sentido las afirmaciones Ángel. ¿Cómo nos enfrentamos nosotros (o debemos hacerlo) a los textos bíblicos, de forma literal o interpretativa?. Pues de forma literal que alguien me explique, por ejemplo, el Padrenuestro. ¿Qué es eso, por sin ir más lejos, de "danos hoy nuestro pan de cada día"? Que alguien me lo explique, porque como no se trate de que el Padre Bueno tiene pensado lanzarse a la aventura empresarial, abrir una panificadora y una panadería y dedicarse a repartir hogazas... no lo comprendo. Y aun así, me sigue descolocando el término "prejuicio", que no deja se ser una valoración infundada previa a cualquier razonamiento. No ha lugar por tanto.,
    Baldo, gracias por tu aporte. Lo he ojeado por encima y tiene muy buena pinta. Mañana, siguiendo las recomendaciones de Ramón, lo leo.
    ¡Seguimos viéndonos a las 22! ¡No faltéis!

  • Comentario por Oliva 10.02.17 | 00:46

    Gacela, precisamente las diferencias entre los miembros de una comunidad es lo que le aporta riqueza. Y el respeto y el valor dado a esas diferencias nos convierten en individuos que caminan juntos formando una comunidad de fe-vida. Así que si en algo discrepas, ¡desembucha! Será un placer leerte. En cuanto a Ángel, no comprendí su comentario. Que hablaras de prejuicio me despistó por completo. Obviando esto, al principio pensé que tratabas de distinguir entre un enfoque empirista ("literal", los hechos) y uno hermenéutico (racionalista -imagino que querías decir interpretativo-, el sentido) en la exégesis de los textos bíblicos. Pero ambos no son necesariamente excluyentes. La Cena de Jesús o la crucifixión se puede y se debe investigar como acontecimiento (en menudo berenjenal me estoy metiendo yo solita con Baldo rondando cerca), pero se debe realizar también una aproximación al sentido que quiso darle el evangelista o al grupo humano al que se dirigía (judíos, paganos...), así como

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 10.02.17 | 00:25

    Amigo Baldo: acabo de releer este trabajo, tan luminoso para orquestar los comportamientos humanos. Auguro a quien haga el pequeño esfuerzo que exige leerlo (es muy pedagógico) que no se arrepentirá de los minutos que invierta en ello. Pocas veces un lector puede encontrar un camino tan llano y tan bien iluminado para alimentar su mente y darle sentido a su propia vida. ¡Ánimo, pues, amigos comentaristas de Jairo! ¡Sumergíos en su lectura y ganaréis! Ahí sí que podemos decir que hay "teología luminosa".
    Baldo utiliza por lo menos dos veces el nombre "Casorvidense", gentilicio referido a un amigo con el que ejercita profusamente su gran sentido del humor, ese que tiene que ver mucho con los puntos 4 y 5 de este escrito. Descubridlo por vosotros mismos. El final os maravillará y os ayudará a ser mucho mejores personas de lo que ya sois.

  • Comentario por BALDO 09.02.17 | 16:21

    Querido Jairo y queridos amigos del blog. Os invito a que leáis en

    antiguosalumnosdominicos.blogia.com/2017/020901-poder-ley-justicia-y-gratuidad-por-baldomero-.php

    el artículo RELACIONES DE PODER, LEGALES, DE JUSTICIA Y DE GRATUIDAD, escrito por el maestro Eladio Chávarri y facilitado por mí para su mejor comprensión. No os arrepentiréis de leerlo, porque os aclarará muchas cosas. Ya me diréis.
    PD. Ramón no necesita la invitación, porque lo conoce mejor que yo.
    Oliva: ya te contestaré a tu amable carta. Sí, yo soy Baldo o Baldomero.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 09.02.17 | 16:05

    Ángel, de buen grado le rogaría que me explicara un poco lo de "prejuicio literal" y "prejuicio racionalista", pues mis cortas entendederas no alcanzan a tanto. Entiendo muy bien lo de literal y también lo de racionalista, pero me pierde por completo calificar con ellos prejuicios o valoraciones equivocadas. En hablando de Escritura, lo literal pueda ser fábula (aunque no siempre) y lo racionalista, crítica seria en busca del auténtico mensaje o significado. ¿Dónde cabe en todo ello el "prejuicio"?). Cierto que creer a pie juntillas lo literal bíblico implica a veces mucha ignorancia, pero considerar un prejuicio la crítica racional para desentrañar lo literal me parece improcedente, pues el creyente también razona (critica) lo que dice el "racionalista" y se queda con lo que le parece apropiado. De todos modos, el método literal y el método racionalista son técnicas o herramientas de interpretación, no prejuicios, me parece.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 08.02.17 | 23:48

    Gracias a todos.Feliz descanso.Veo que nos ayudamos a seguir con las dudas pero compartidas....Veo que Oliva conoce a Marcos .así se llama el cuando me envía cada semana sus escritos. Compartiendo tantas cosas que todos nos cuestionamos es una maravilla,.claro y directo aunque no en todo estoy de acuerdo.De todas formas gracias!!!

  • Comentario por Angel 08.02.17 | 11:04

    Interesante post en el que equiparas dos prejuicios: el prejuicio literal frente al prejuicio racionalista. Según lo veo yo el problema es que el primero es compartido por muy pocos cristianos, al menos en nuestra sociedad. En cambio el prejuicio racionalista es muy generalizado.
    Está bien el post, pero no es justo, según lo veo yo no es equiparable: el daño a nuestra fe se la hace desde el prejuicio racionalista. Puede que hace unas décadas el mal viniera por el otro lado, pero hoy no es así.
    Saludos.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 06.02.17 | 20:47

    ¡Conmovedoras y luminosas las manifestaciones de Oliva! Lo suyo ya no es solo teología en el sentido más rico y profundo que nos ha descrito Baldo, sino teofanía. ¿Quién no ha sentido y siente lo mismo que ella? Ser cristiano es fundamentalmente eso. Cuando en mi comentario anterior hablé de la enorme manipulación que se hace del concepto Dios debí añadir que el auténtico no puede condenar a nadie, pues a todos ha dado el ser y no lo ha hecho en balde.Se equivocan de plano quienes piensan que, porque el infierno sea solo cosa de esta vida y Dios regale el cielo a todos, uno puede pecar a capricho y correrse cuantas juergas le apetezca, porque al final también irá al cielo. ¡Cuánta ignorancia y equivocación! El infierno seguro es solo producto de una conducta tan desordenada y oportunista como esa. La reacción a la generosidad de Dios no puede ser otra que tratar de pagarle con la misma moneda. El eco del amor no puede seer otro que más amor.

  • Comentario por Oliva 06.02.17 | 12:15

    ¡Nada!, ¡no hice nada, Silvia! Por eso no solo lo invoco como Padre, sino como Padre Bueno.
    Y con un Dios así merece la pena amar, orar, alzar la mirada dando gracias hasta que se te seque la lengua, vivir y dejarse exprimir como un limón por Él.
    No imaginas, Silvia, cuánto bien me ha hecho tu comentario. De corazón te digo, ¡gracias! Me ha hecho pararme un momento a pensar de nuevo en qué Dios se regocijan mis días y me ha dejado un sabor dulce, como cosquillas, en las entrañas.
    Hoy tú, Silvia, eres un bonito motivo para llenar mi acción de gracias de las 22. ¡Nos vemos allí!
    Te mando un fuerte abrazo y mi sentida bendición.

  • Comentario por Oliva 06.02.17 | 12:07

    No sé si te refieres a mi, Silvia, pues tu mensaje es inmediato al mío. Pero, ciiertamente, el día que tenga que dar respuestas ante Dios, como dicen en mi pueblo, "me voy a enterar de lo que vale un peine". Y no por mis numerosas meteduras de pata, sino porque me habré equivocado por completo de Dios. Porque fíjate, Silvia, el Dios en el que creo, y del nos habla Jairo, cuando me ve aparecer por casa con toda la mierda de la porqueriza donde me he estado revolcando aún encima, no me mira con asco, ni me manda derechita y sin torcerme para la ducha, ni me larga de vuelta por donde he venido. Más aún, antes de que haya tratado de disculparme o de ofrecerle explicaciones, me ha plantado dos besos, me ha cubierto de abrazos y me ha soltado un ¡qué bueno que viniste! que me ha dejado tiritando hasta los huesos y con los lagrimones por los carrillos. Y, además, me ofrece un plato de puchero y una fiesta ¡con lo que a mí me gusta la buena sopa!. ¿Y qué hice yo para que me agasajara así?

  • Comentario por José Luis González Regueiro 06.02.17 | 11:40

    Dichoso tú Jairo, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso sino el Padre que está en el cielo. Y que te dice, sobre piedras como tú edifico mi Reino.
    Y dichosos nosotros tus lectores y amigos que nos beneficiamos de tu pluma reflejo de tu espiritualidad encarnada y profunda.

  • Comentario por Silvia Velazquez 06.02.17 | 01:45

    Qué asco de Teología, YA RESPONDERÁ USTED ANTE DIOS.

  • Comentario por Oliva 05.02.17 | 21:46

    Bueno, Manuel, cualquier día de estos entra un exégeta por estas puertas digitales y me da dos tortas. Pero mientras eso no ocurra, voy:
    "Juan le dijo:-Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre; pero selo hemos prohibido, porque no es de los nuestros-. Jesús contestó: -No se lo prohibáis, porque nadie que haga un milagro en mi nombre podrá luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros, está a nuestro favor" (Mc.9) Entonces, Manuel, ¿quién encuentra la salvación en su propia vida?, ¿Los cristianos que aman, perdonan, abrazan, besan, comparten, sanan, enjugan lágrimas, reconfortan?, ¿o quienes ¿aman, perdonan, abrazan, besan, comparten, sanan, enjugan lágrimas, reconfortan y declaran no serlo?. "No todos los que me dicen Señor, Señor, entrarán en el reino de Dios, sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre" (Mt 7)

    Ya sabía yo que no sabría estarme calladita. ¡¡Nos vemos en 15 minutos, familia!!

  • Comentario por Manuel_RH 05.02.17 | 20:56

    Tienes mucha razón, Oliva, cuando dices que la salvación está al alcance de todos y ya digo en mi comentario que no solo es para los bautizados. Pero eso es posible sólo por el mérito de Jesús; si no fuera por él ningún ser humano podría hacer nada para salvarse, por justos y buenos que fueramos. El es el que nos justifica ante Dios y hace que nuestro amar y compartir tenga un valor eterno.

    Saludos y hasta otra.

  • Comentario por Oliva 05.02.17 | 17:56

    ¡Ya me callo, prometido! Voto de silencio de Oliva una temporada. Ja ja ja ja ja. A ver si soy capaz de cumplirlo.

    ¡¡Abrazos!!

  • Comentario por Oliva 05.02.17 | 17:54

    Que sí, que sí, Ramón, que todos somos hijos del Padre Bueno, ¡pero yo he necesitado media vida para enterarme! Voy bautizándome y re-bautizándome o en proceso de conversión ja ja ja.
    El trabajo de Masiá que refería ayer, ahonda en la idea de Ramón: todos somos creaturas del Espíritu desde antes desde la concepción. En un artículo hermoso, Gacela.
    http://blogs.periodistadigital.com/convivencia-de-religiones.php/2016/12/19/natividad-puerta-de-la-vida
    Te paso también la reflexión de Fray Marcos sobre el bautismo de Jesús, Gacela. http://feadulta.com/es/buscadoravanzado/item/8344-el-verdadero-jesus-nace-del-espiritu.html
    Por último, encontré la cita de Hillesum de la que os hablé: Mi vida es en realidad un escucharme a mí misma, continuo, un escuchar a los demás y a Dios. Y cuando digo que yo me escucho, entontes es en realidad Dios quien escucha en mí. Lo más esencial y lo más profundo de mí, escuchando lo más esencial y profundo en el otro. De Dios a Dios. ¡Ya m...

  • Comentario por Oliva 05.02.17 | 17:34

    Los cristianos creemos (o eso espero) que siendo más humanos, somos más divinos y nos acercamos más al rostro amable de Dios (en lo que se afana Jairo), pues nos hacemos más semejantes al padre Bueno que nos creó. Eso es en lo que creemos. Y esa salvación está al alcance de todos y todas.

    Y por último, hablas de estar del lado de Dios, ¿y qué es eso? Pues hoy, precisamente, lo hemos leído en la Eucaristía: "Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, cubre a quien ves desnudo y no te desentiendas de los tuyos. Entonces surgirá tu luz como la aurora". Por ese camino y aquí y ahora empieza nuestra salvación. Y ese es, también, el mensaje que nos dejó las bienaventuranzas.

    Eso, al menos, es lo que creo.

    Un abrazo, perdón por el rollo y feliz domingo. ¡Nos vemos a las 22! ¡Paso lista y borrico el último!

  • Comentario por Oliva 05.02.17 | 17:25

    Era, por así decirlo, un "rito de paso". La salvación, por tanto, no estaba en el ingreso en la comunidad, sino en la opción libre de vida adoptada: la opción por el Reino donde Dios no es soberano, sino Padre Bueno de sus criaturas. Reconocer a Dios como Padre va unido al reconocimiento de nosotros como hermanos (bautismo) y a la aceptación de ser alimento compartido (eucaristía). Pero como actualmente el bautismo no se vincula a la conversión, sino al ingreso en la Iglesia, se tiende a creer que los salvados son los que están dentro de la Iglesia y… ¡agua para todos! Y, por tanto, paso a tu segunda idea.
    2. Dices que en Jesús está la salvación: Sí y no, Manuel. La salvación está en Jesús, pero no en Jesús, sino en su mensaje y su legado: amaos los unos a los otros como yo os amé. La salvación empieza aquí y ahora. Y la salvación, como dice Ramón, no es sino “ayudar a cada ser humano a comportarse humanamente”.

  • Comentario por Oliva 05.02.17 | 17:22

    Querido Manuel:
    Iba a apuntar algunas cosas más para Gacela cuando me he encontrado tus maravillosos comentarios. Ambos estamos de acuerdo con Ramón en que desde antes de nuestro nacimiento (bien en la concepción, bien en la implantación embrionaria... eso es lo de menos) somos, por el Espíritu, hijos del Padre Bueno. Luego subiré un precioso artículo sobre estas ideas. Disiento, no obstante, contigo en algunos puntos.
    1. Sobre que el Bautismo nos hace miembros de la Iglesia. Debo suponer, (que algún teólogo me corrija) que el bautismo en las primeras comunidades cristianas se efectuaba de forma inversa a como se contempla ahora. Te sumergías en un proceso de conversión en el que aceptabas identificar tu vida con la Jesús, vivir como él vivió y para lo que él vivió (el bautismo por el Espíritu, o el bautismo como vida o desde la vida, de lo que hablaba antes) y, entonces, te bautizabas y formabas parte de la comunidad de discípulos del nazarenos (Iglesia).

  • Comentario por Manuel_RH 05.02.17 | 16:41

    ...del lado de Dios. Eso es lo verdaderamente importante; lo demás es bastante relativo.

  • Comentario por Manuel_RH 05.02.17 | 16:38

    ... a la Iglesia, que es distinto. Creo que no hay que pertenecer a la Iglesia para salvarse; aunque en Jesus esté la salvación. El bautismo a una edad tan temprana puede ser aconsejable a efectos prácticos pero me parece que nos perdemos un gran dia en nuestra vida al ser incoscientes de ello. Luego en nuestra confirmación deberíamos teóricamente ser conscientes de lo que significa; pero me parece que tampoco somos muy conscientes de ello.

    En cierta ocasión puede asistir a una primera comunión en la que una niña hubo de ser bautizada previamente en la misma ceremonia. Fue verdaderamente emocionante el ver a una niña que pedía por sí misma ser bautizada, renunciar al mal y sentir el acogimiento de la comunidad a un nuevo miembro. Seguramente aquella niña no lo olvidará jamás y lo podrá valorar de forma mucho más significativa que el resto.

    Para los demás creo que el verdadero bautismo espiritual se produce cuando voluntariamente optamos por estar del lado de D...

  • Comentario por Manuel_RH 05.02.17 | 16:19

    En parte de acuerdo con Ramón, y en parte no. De acuerdo que cuando nacemos somos hijos de Dios...todos. En cierta ocasión oí decir a un obispo: " El Bautismo nos hace hijos de Dios..." y algo rechinó dentro de mí. Cierto que para quien lo medite el Bautismo nos puede hacer tomar consciencia de lo grande que es sentirnos hijos de Dios. Pero todos, bautizados o no, somos hijos muy queridos de Dios. Y como hijos suyos que somos, Dios no dejará nunca de echarnos el lazo y de insuarse como Padre amante, hayamos estado acompañados o no, Gacela, en busca de nuestra amistad, de nuestro reconocimiento; y no cejará nunca aunque le rechacemos. Creo que debes tranquilizarte en el sentido de que nuestro testimonio de vida es importante para nuestros hijos; pero no es lo único importante: Dios siempre estará ahí insinuándose para que libremente vayamos hacia él.

    En lo que no estoy de acuerdo con Ramón es que aunque todos seamos hijos de Dios, el Bautismo nos hace pertenecer a la Igl...

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 05.02.17 | 13:22

    ... de nacer, en el parto o, si se prefiere, en el momento mismo de la concepción, momento en el que el nuevo ser comienza a ser ya "hijo de Dios". ¡Hermoso! ¡Saber que todos los seres humanos somos hermanos!
    En cuanto a hablar de Dios, me parece que el concepto "Dios" es el más manipulado y polivalente del diccionario. ¡Cuántas salvajadas se han cometido en ese nombre! El gran esfuerzo de Jairo en todos los post es descubrir su "auténtico" rostro. Y una manera infalible de hacerlo es ayudar a cada ser humano a comportarse humanamente. Hay más Dios en compartir un sentimiento y un trozo de pan que en profesar un "credo" determinado. Ayudemos a nuestros hijos a ser buenas personas y estaremos haciendo una maravillosa evangelización. Seamos conscientes de que cada vez que compartimos hacemos eucaristía.
    Resumiendo, todos somos cristianos por nacimiento y todos nos alimentamos de eucaristía cuando compartimos alimentos. ¡Hermoso! ¡Compartiendo, todos comulgamos!

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 05.02.17 | 13:14

    Aunque yo, aun esforzándome mucho, no fuera capaz nunca de expresarlo ni con la elegancia ni con la riqueza con que lo hace Oliva, abundando en su perspectiva, me gustaría ir más lejos para responder a este reto de Gacela. Si al hacerlo escandalizo, el lector tiene dos opciones fáciles: no leer lo que voy a escribir o mandarme a freír espárragos. Pues bien, tras tan pertinente advertencia, le diría a Gacela que no se preocupe en absoluto ni por el tema del bautismo ni por el de hablar o no de Dios.
    En cuanto al bautismo -y la exposición de Oliva es esplendorosa-, si por tal entendemos segregación o pertenencia a un grupo humano determinado, su valor se relativiza y hasta se volatiliza porque no han sido pocos los bautismos realizados a resultas de un proselitismo depredador. Si entendemos lo que dice tan bien Oliva, es otra cosa. En todo caso, tengo como muy cierto que el auténtico bautismo de todo ser humano se produce en el hecho....

  • Comentario por Oliva 05.02.17 | 00:29

    a través del Espíritu reconocemos (o descubrimos) que somos hijos de un mismo Padre Bueno y es así como despierta en cada uno de nosotros el eco de aquellas palabras que se dirigen a cada uno de forma singular y única: "Este/a es mi hijo/a amado/a". Este es, sin duda, un proceso, un camino que se recorre a lo largo de la vida y que requiere apertura y docilidad al Espíritu que habita en nosotros, o lo que es lo mismo, dejarse interpelar por el Espíritu, lo que conlleva una conversión constante. Recuerda las palabras de los Hechos, Gacela: Ungido por Dios con el Espíritu, anduvo haciendo el bien y sanando a los que sufrían (Hech. 10, 38). Ese es nuestro Bautismo, Gacela. Dejar que troque el corazón de piedra por uno de carne: la fe, si no es vida compartida, no es fe. Así que no te apures por tu nieto, corazón, está bien y estará bien. Daos tiempo y como dice Manuel: "ponerlo todo en manos de Dios". Como en las manos del Padre Bueno, en ningunas, Gacela.

    Un abrazo y feliz ...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Viernes, 24 de marzo

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031